los blogs de Canarias7

Archivos Octubre 2013


ztv6.JPGMucha gente cree que un sistema educativo es un listado de temas y se acabó. Para que funcione ha de tener en cuenta muchos elementos, y los psicológicos no son menores. Las siete leyes educativas que hemos tenido en los últimos años se han limitado a cambiar itinerarios, materias y temporalidades siempre a partir de la enseñanza secundaria. Eso estaría bien si se hubiera atacado la base. Pero la Primaria es prácticamente la misma y a peor desde 1971. El asunto se limita a cambiar los nombres de las asignaturas, a engordar la industria editorial de libros de textos (la mayor parte inútiles y sin sentido pedagógico) y a cambiar una y otra vez los conceptos burocráticos de la programación, invirtiendo horas y horas en chorradas que luego no tienen repercusión en el aula. Diría que cada nueva ley empeora la anterior en Primaria, y la LOMCE es sencillamente un disparate. No hablo de ideologías, dejo aparte el asunto de la religión, me olvido de pública y concertada. Todo eso también, pero ahora hablo de lo estrictamente técnico. Todas estas leyes se han hecho de arriba hacia abajo, sin contar con quienes están en el tajo, y si ya con la LOE el sistema se resquebrajaba por la base, ahora será un sindiós. No hay un sistema que enseñe a pensar, a deducir, a crecer, y no va a haberlo. Si a eso añadimos los otros elementos ya mencionados, es fácil entender que quienes se plantean una educación eficaz y profesional se echen las manos a la cabeza y se opongan a la soberbia política del ministro Wert. No es posible aprender a pensar con este sistema, y para remacharlo arrasan con la Filosofía en las estapas posteriores. Ya no sé si es torpeza o maldad.


Los imperios necesitan siempre un enemigo. De momento y desde hace casi un siglo, mandan los norteamericanos, que necesitan satanizar a alguien para que la maquinaria siga produciendo. Y es verdad que eligen bien al demonio de turno, porque suelen ser unas bestias pardas, aunque hay otras iguales o peores que son intocables porque convienen al sistema ("son unos hijos de puta, pero son nuestos hijos de puta") que le dijo un presidente a un ambajador). En 1914 satanizaron al Káiser, después del "crack" del 29 y la depresión, Hitler les vino como anillo al dedo, cuando acabaron con Hitler tuvieron que gastarse en el Plan Marshall todo el dinero que habían acumulado durante la guerra y comenzaron con la Guerra Fría, satanizando a Stalin, vía Corea y más tarde a todo el Kremlin a través de Fidel Castro y Ho-Chi-Ming. zzzzDSCN4477.JPG¿Quién dice que sus aventuras de Bahía de Cochinos y Vietnam les salieron mal? Murieron unos cientos de miles de americanos y millones de vietnamitas pero la maquinaria seguía engrasada y el dólar en la cima. Todo calculado. Luego se abrieron en guerras indirectas contra el bloque soviético, fuera en Africa, en Oriente próximo o donde cayera; por ejemplo, Granada o Panamá. La caída del Muro de Berlín y la desintegración del sistema soviético los dejó sin demonio a la vista y enseguida encontraron a Sadam Husein. Montaron la Guerra del Golfo y empezaban el milenio sin enemigo cuando Bin-Laden (que ellos ayudaron a fabricar) les cayó del cielo. Y sigue la rueda, aunque no sé por cuánto tiempo, pero cuando acaba un imperio siempre viene otro y vuelta a empezar. El mundo no tiene remedio.


La muerte de Manuel Vázquez Montalbán no provocó hace diez años el gran revuelo mediático, sentimentaloide, hiperbólico e hipócrita que se dio con ocasión del fallecimiento de escritores como Terenci Moix o Camilo José Cela. Vázquez Montalbán era un escritor distinto, que sabía separar la vida de la literatura y no iba por ahí, como otros, dando espectáculos que luego no se corresponden con el peso de la obra.
El recién fallecido escritor catalán era de la madera de Miguel Delibes, Jesús Fernández Santos, Carmen Martín Gaite o Angel Mª de Lera. Estos escritores serán estudiados y leídos dentro de un siglo, porque han contado la vida a su alrededor, sin hacer un sola concesión al autopanegírico.

Murió Vázquez Montalbán en Bangkok, una ciudad lejana que fue por cierto escenario de una de sus novelas de la serie del detective Carvalho (Los pájaros de Bangkok), pues Vázquez Moltalbán se entregó en buena parte de su obra a tratar un género que nunca ha contado con prestigio literario en España, pero él ha sabido aplicar a su serie detectivesca la frescura, la ironía y el talento que en otras lenguas utilizaron Hammett, Chandler, Chesterton, Simenon o Graham Greene, aunque él parecía tomárselo más en broma, por que lo entendía como un juego.

zmanuel-vazquez-montalban[1].jpgTambién tiene una obra de otro corte, bastante copiosa, en la que ha tratado de diseccionar la historia reciente desde la ficción, y se atrevió con personajes tan peligrosos literariamente como Franco o Galíndez. También tiene el escritor una obra poética importante, y una maestría gastronómica hecha literatura, además de haber sido siempre, en dictadura y en democracia, un defensor impenitente en periódicos y revistas de valores sociales que por lo visto ya están en desuso, siempre con la pluma como arma humanista, sin alharacas de beato progre y con la solidez del que tiene las cosas muy claras.

Murió uno de los grandes escritores de nuestra lengua, y lo enterraron con sordina, porque encima era de izquierdas y nunca hizo el rendez-vous a la corriente dominante. Podríamos decir que su divisa fue siempre la ironía, arma literaria que hay que saber administrar y que él dominaba como pocos. Veía el mundo desde la distancia que da el talento y la propia experiencia bien digerida, y tal vez por ello quiso distanciarse en su propia marcha y fue a morirse a Bangkok, muy lejos, pero a la vez muy cerca, porque al final, tailandeses o españoles, es el ser humano lo que importa. Su obra crecerá, estoy seguro, porque se alimenta de su propia arquitectura, no de las payasadas del autor, que, cuando ya no está, se diluye, y con él su obra. Eso no pasará con Manuel Vázquez Montalbán. De hecho, ahora que hay un boom de la llamada novela negra, la figura del maestro se agiganta como faro de esa nueva generación de escritores que saben que la buena literatura no sabe de etiquetas ni de géneros.


zzzFoto0743.JPGNo soy comunista, ni leninista ni, mucho menos, stalinista. Soy marxista en el análisis. Pero más marxista que yo son los que mandan, porque fue Marx el que descubrió los mecanismos de la opresión. Jesucristo dijo unas cuantas cosas, pero no hizo un análisis científico. Antes de Marx, la tiranía se ejercía por la fuerza bruta. Después de Marx, el capital supo cómo tenía que funcionar, él se lo explicó muy bien. Marx descubrió en qué consistía ese mecanismo que funcionaba por instinto, y es como si le pasara los planos al enemigo. Y la derecha aplica el rodillo, utiliza los medios y las voces de los paniaguados. Nos llama tontos e irresponsables. Hay que joderse. El pueblo se echa a la calle, pero les da igual como cuando nos metió en una guerra en contra de la voluntad del pueblo y de la lógica más racional. Tanto predicar Europa y cuando hay que ser europeos siempre es para las verdes. ¿Quién es el irresponsable?


Escribo la víspera de la huelga de la Enseñanza para unirme a ella y no escribir el día 24 de octubre. Y entiendo que es toda la sociedad la que se opone, aunque ya desde las almenas del gobierno y medios afines emponzoñan y hablan de que es una huelga laboral encubierta, dirigida por los sindicatos rojos y demás. Es decir, no cuenta el alumnado, los padres y los sectores que se han pronunciado en rechazo de una ley destructiva, la LOMCE. Y si en última instancia fuese como ellos dicen, también sería legítima, porque sería una huelga de profesionales contra aficionados que ejercen de ministros una temporada gracias a un carnet político o unas simpatías del Presidente. Lo mismo ocurre en Sanidad, cuando el personal sanitario se opone a diletantes que lo único que persiguen es privatizar y ganar dinero, no prestar un servicio público.

zzzjjj1.JPGY es que los aficionados dan miedo. Cuando voy en un avión, en la guagua o en un taxi, me pongo en manos de una persona profesional, lo mismo que confiamos en los ingenieros cuando atravesamos un túnel, en los peluqueros cuando nos cortan el pelo y en los médicos cuando nos recetan un medicamento. No vamos igual de tranquilos cuando quien conduce es alguien con el carnet reciente o si somos invitados por un amigo a comernos una paella que es su primera aventura culinaria. Y es que la profesionalidad da confianza. Y si nos paramos a pensar, los políticos solo son profesionales de la política (justo lo que no deberían), y aunque se rodeen de técnicos son los que tienen la última palabra. En una democracia, una profesora de Filosofía puede ser ministra de Obras Públicas, un Músico ministro de Defensa, un médico Gobernador de un estado y un químico Presidente del Gobierno. Ah, y un analfabeto funcional alto cargo de cualquier cosa. Ya ha ocurrido. Es decir, la última palabra la tiene siempre alguien que no es profesional.

zzzjjj2.JPGEntonces hemos de convenir que estamos en manos del azar, y una vez más se escenifica la lucha de siempre: profesionales contra aficionados. Lo más triste es que estos últimos suelen tener el poder y en lugar de servir a la gente sirven a quienes los ha puesto ahí para su beneficio. Y en todo caso, los padres, las madres y el alumnado, de alguna forma son profesionales de lo suyo.


Ahora, TVE se empeña en volvernos a otros tiempos con series como Isabel, tratando de vendernos la grandeza de la España sacrosanta del siglo XV. Y mienten la serie y los voceros que en todos los medios hablan no solo de la unidad sino de la uniformidad de España, pues los fueros que hoy se alegan provienen precisamente de otras épocas, y en tiempos de los Reyes zzhitDSCN4462.JPGCatólicos eran distintos los tratamientos según los territorios. Nos engañan adrede porque, para empezar, es mentira que España se unificara con Isabel y Fernando, primero porque eran monarcas de dos reinos distintos, Castilla y Aragón, que luego heredaron sus descendientes y sólo se unían en la corona, porque cada territorio tenía sus fueros y su sistema diferenciado, que curiosamente ellos respetaron, cosa a la que hoy algunos no parecen muy proclives. España no es España como estado hasta la Constitución de 1812. Canarias, por ejemplo, tenía un trato fiscal distinto desde los tiempos de Carlos V y la reina Juan La Loca, y todo fue así durante siglos. En el siglo XV, había una hacienda en Castilla y otra en Aragón, bien es cierto que dirigidas por el mismo hombre, don Luis de Santángel, ejércitos distintos y cortes diferentes. También es mentira que todo el territorio que hoy es España estuviera bajo sus coronas, puesto que el reino de Navarra sería conquistado temporalmente por Fernando el Católico años después de la muerte de Isabel (el problema vasco viene de lejos). Es evidente que pretenden reescribir la historia. Con este sistema y siguiendo hacia atrás, pronto veremos a Calígula convertido en una hermanita de la caridad.


zsssFoto0714.JPGEn la actualidad, si sumamos todos los grandes simios (gorilas, orangutanes...) que hay en el planeta, alcanzamos una cifra aproximada a los cien mil ejemplares, y el número de seres humanos pasa de los ¡siete mil millones! Eso da una idea de la eficacia de la raza humana para sobrevivir en La Tierra, algo que no se da en ninguna otra especie, pues el equilibrio entre mamíferos, aves peces e insectos se ha mantenido de manera similar durante milenios. Sólo el hombre ha dado ese salto gigantesco y matemáticamente deslumbrante.

Por eso es el hombre el elemento que rompe el ecosistema general, pues el planeta puede aguantar ese crecimiento exagerado, pero no la capacidad de transformación del entorno que ha desarrollado el hombre. Es casi una alucinación ver el recorrido de los humanos desde que se pusieron de pie hasta la potencia tecnológica que hoy dominan. Y todo sale de La Tierra, el hombre ha aprendido todos los pasos de su desarrollo, que es tal que ha llegado el momento en que lo ha sobrepasado y puede conducirlo a la destrucción. Tampoco sería la primera vez, y de eso los arqueólogos podrían ilustrarnos largamente. Por eso la desaparición de una civilización no significa la de los humanos, puesto que por pocos que sobrevivan pueden volver a repoblar el planeta y a desarrollar otras civilizaciones tan poderosas o más que la nuestra. Es la metáfora de Adán y Eva repetida hasta que el Sol nos absorba, pero para eso todavía faltan 75 millones de años, y no sé cuántas veces puede el hombre levantar y destruir civilizaciones en ese tiempo. La Humanidad puede morir de éxito.


El cáncer es una enfermedad muy grave que antaño era directamente la muerte. Se ha avanzado muchísimo y, según que tipos de cánceres, la posibilidad de superarlo es muy alta, en algunos prácticamente del cien por cien. Pero hay una premisa: hay que cogerlo a tiempo, antes de que haga metástasis y se extienda. Hay factores importantísimos en el éxito d ela lucha contra el cáncer; el primero de ellos es el que ya mencionamos, y por eso hay que oponerse a llos recortes en Sanidad, porque una enfermedad así depende mucho del calendario, y vemos cómo cada día se dan más casos de tardanza en un tratamiento que no admite demoras. zzlazorosa.JPGEn este mismo punto está esa luminosa idea del gobierno del PP de implantar el copago de los tratamientos, lo que en en muchas situaciones significa que la persona afectada no podrá salir adelante. Contra todo eso hay que estar, porque en ello nos va la vida.

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que es un tipo que tiene especial incidencia en Canarias. Y hemos de estar concienciados de que es una enfermedad contra la que podemos luchar, y si bien están las cuestaciones y todas las ayudas solidarias que vengan, mejor sería que no se hurtase el dinero para la investigación y los tratamientos, porque si hoy tenemos tantos avances es porque durante décadas se ha investigado. Los gobernantes no pueden ser insensibles a este asunto, y por eso hoy llamo la atención sobre el cáncer de mama. Ya está bien de que los senos femeninos sean motivo de estupideces, y que sirvan muchas veces como reclamo comercial erótico. Los senos son el símbolo de la vida, la memoria de nuestra madre, la fuente que mana vida y belleza como agua limpia. Modestamente, rindo homenaje a las mujeres luchadoras que siguen adelante, porque la feminidad no está en ninguna parte concreta del cuerpo, sino en la fuerza, la sensibilidad y la capacidad de dar. Y de eso las mujeres tienen a raudales. De paso, insisto en reclamar atención médica a tiempo y gratuita para quienes padezcan esta enfermedad, porque los que están arriba, como tienen dinero y acceso a tratamientos caros en clínicas privadas, se olvidan del sufrimiento de los demás. Y eso no es justo.


zzzzcielos.JPG Cuando el escritor vio un nubarrón oscuro y amenazador, escribió en su libreta un escalofriante relato de terror gótico que ponía los pelos de punta. Una mañana vio que el cielo estaba especialmente luminoso, apenas trazado por unos flecos blanquísimos, casi transparentes; entonces escribió un cuento infantil rebosante de fantasía. Otro día observó un conglomerado de nubes con muchos matices de blancor sobre un cielo bien contrastado; abrió de nuevo su libreta y comenzó a escribir una novela-puzzle muy experimental. Una tarde, poco antes del ocaso, vio unas nubes de algodón sobre un cielo azul oscuro y escribió un electrizante poema de amor. Y aquella mañana que miró al cielo y lo vió completamente limpio, de un azul metálico y sin una brizna de nubes... Cerró su libreta, cogió el bañador y la toalla y se fue a la playa.

zzzz724del-oceano-atlantico[1].jpg


No es un chiste, es verdad desde que en 1979 la ONU decidiera dedicar un día al año para concienciar sobre las necesidades alimentarias del planeta, que sirviera como recordatorio contra el hambre, la pobreza y la miseria (son cosas distntas, las tres muy malas). Digo que parece un chiste porque parece que eso solo le interesa los cuatro locos que formas las ONGs que tratan de paliar tanta desigualdad. Mientras pueblos enteros se mueren de inanición, los ricos son cada vez más ricos a costa de esa muerte que revienta sus bolsillos ya repletos pero insaciables. A nuestro alrededor hace tiempo que empiezan a verse situaciones terribles, y parece una broma cruel que nos llenen las parrillas de la televisión con nuevos programas de cocina. La pregunta para muchas personas no es cómo cocinar, si le pones eneldo o sofríes a fuego más lento a más rápido; la pregunta es qué cocinar, qué llevar a la mesa porque la despensa está vacía.

zfao.JPGMientras tanto, nuestros dirigentes siguen mirando las cuentas de resultados de las grandes corporaciones (a las pymes que las parta un rayo), porque aquí por lo visto nada es más digno que el dinero en grandes cantidades. Y resulta que, además de la salud y a veces la vida, la miseria se lleva por delante la dignidad. Y dicen que todavía hacen falta más ajustes, que como siempre recaerán en los más débiles. Si a esto le sumamos (más bien le restamos) el copago farmacéutico y la mordida de las pensiones, ya me dirán. Pero no hay problema, España se clasificó para el Mundial de fútbol, y podría ganarlo otra vez. Ya ha ocurrido antes: Cuando más miseria había en el país, Brasil ganó tres en doce años.


Aquí todo el mundo quiere pasar a la historia por una ley con su nombre, una reforma o un disparate que supuestamente mejore el estado. Al filo del comienzo del siglo XIX, cuatro figuras diseñaron, independientemente de lo brutos o cínicos que fuesen y cada uno a su manera, lo que es el estado moderno: el francés Napoleón, el norteamericano Jefferson, el británico Pitt y el austríaco Metternich. Después de este pócker de estadistas, ya nada fue igual, y las estructuras estatales de hoy son herederas de aquellos cuatro figurones que combinaron como pocos en la historia la teoría política con la eficacia.

zzpocker.JPGAquí todos se creen Napoleones, y reforman por acá una ley de educación, por allá otra sobre el aborto y por acullá un engendro nuevo sobre el poder municipal. Nadie se atreve con el toro grande, la Constitución, que está muy oxidada, ni con otros becerros mayores; dilatan, reforman, discuten y todo se pudre. España necesita una revisión general de arriba a abajo, pero solo hacen parches que encima no casan unos con otros. Nada se ha hecho con el Senado, se han olvidado de aunar ayuntamientos pequeños, ya no hay debate sobre las diputaciones. Como resulta que no tenemos media docena de Metternich y Jefferson, habría que externalizar este asunto, encargarlo a gente que sea puramente técnica, porque entre nosotros nunca habrá acuerdo, que eres del otro partido, que si tienes concierto y yo no, que la foralidad es sagrada...

Si de verdad se pensara en el Estado, propongo un acuerdo de todos los partidos parlamentarios para que encarguen a una comisión que lo reforme todo de una vez, y se comprometan a aceptar lo que saliera. Esa comisión estaría formada por cerebritos especializados en derecho, constitucionalismo y organización, de Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Sudáfrica y por ahí, que los hay, y cuanto más lejos, mejor, que no distingan entre un gazpacho y una fabada pero que tengan todos los parámetros de cada lugar para ser justos y solidarios. Se les puede pagar tanto o más que al americano que escribió el discurso de Ana Botella ente el COI. Los encerramos en un cónclave, como a los cardenales papables, y no se les deja salir hasta que no lo tengan todo clarito y terminado. Luego Parlamento, referéndum y a otra cosa, caiga quien caiga.

Es la única forma, porque Napoleón no está ni se le espera.



Estoy impresionado por lo sucedido con las chicas de Femen, tres mujeres que muestran sus senos en el Congreso en señal de protesta contra los cambios que Gallardón quiere hacer en la nueva Ley del Aborto. Como ustedes comprenderán, a estas altura no me afecta un top-less, ni tres. Los conservadores se han escandalizado con redobles wagnerianos porque por lo visto seis tetas son una blasfemia contra el sacrosanto templo de la democracia, lugar que por cierto mancillan ellos un día sí y otro también, traicionando el contrato social que establecieron con el binomio programa electoral-urnas. Eso tampoco me ha impresionado, ya hemos visto muchas veces z6zz757px.JPGcómo los supuestos guardianes de la democracia pasan por encima de ella para favorecer intereses espurios (por ser suave).

Lo que realmente me ha sorprendido es que los senos femeninos sigan teniendo tanto efecto. No se montó semejante ruido cuando se protesó desde la tribuna de invitados por otros motivos y con métodos que seguramente consideraron tradicionales, ni siquiera cuando se convocó a la gente a rodear el edificio del Congreso. Van tres chicas, se quitan la camisa y arde Troya. Les confieso que también me impresionó ver la cara de Gallardón, era como si hubiera visto al Lucifer del catecismo expeliendo azufre. Y me asombra que los senos femeninos sigan ejerciendo ese influjo tan potente, lo que significa que nuestra sociedad no evoluciona.

Se entiende que, allá por 1968, los espectadores se deslumbraran en el cine por la visión de los senos de la actriz Olivia Hussey durante menos de un segundo (un flash que debió escapar a la censura) en la la versión de Romeo y Julieta de Zefirelli, que se quedasen boquiabiertos al ver en 1974 el reflejo ante un espejo de Ana Belén con el torso desnudo en El amor del Capitán Brando, o que en 1976 fuese una traca el desnudo de la actriz y bailarina Sara Lezana en la portada del primer número de la revista Interviú. Desde entonces, han llovido tetas a mansalva, y por muchas vueltas que le doy no entiendo por qué, en 2013, unos senos de mujer al descubierto arman tanto alboroto.

De todo esto se deduce que las chicas de Femen tienen razón cuando dicen que al poder establecido le molesta que la mujer decida sobre su cuerpo. No hablo de abortar, sino de ser dueñas de una decisión tan leve como mostrar o no sus senos; porque mientras sea el sistema el que decide (publicidad, espectáculo, porno, prostitución) no hay problema. Hay que ver cómo seis tetas han sacado de su cueva a los guardianes de cinco mil años de machismo instituido. Los fariseos que se mesan los cabellos se retratan.


Ahora que nace la enésima ley educativa en nuestro país, cabe preguntarse por el sentido del diseño de cualquier sistema educativo. El asunto encierra una contradicción en sí mismo, porque antaño, cuando la evolución de las sociedades era lentísima y podía preverse con bastante probabilidad cómo serían las cosas en los siguientes 30 o 40 años, tenía sentido proyectar un sistema que sirviera para desenvolverse en una sociedad que ya sabíamos más o menos cuál iba a ser. Desde hace más de un cuarto de siglo estas previsiones se han manifestado imposibles, porque todo cambia tan deprisa y en direcciones tan dispares que no podemos estar seguros ni por aproximación cómo será el mundo dentro de diez años. zzenFoto0111.JPGY ese es el problema, que estamos viendo en esa multitud de jóvenes muy preparados que no encuentran sitio en el engranaje actual. Me entra la risa y el pánico cuando escucho decir a dirigentes políticos que hay que cambiar el sistema de preparación de profesores. Y se hace hablando de un problema actual, que seguramente será otro dentro de cinco años. Encima, esas nuevas hornadas de profesores no acceden a las aulas, que siguen ocupadas por profesorado que en los últimos cuarenta años, desde la Ley Villar Palasí de 1970, han visto cómo en períodos muy cortos les hacían cambiar el paso, siempre a remolque de lo que iba ocurriendo y no de lo que podría suceder solo diez años después. De manera que el desafío educativo es tremendo, porque en ello nos va el futuro, y las respuestas institucionales inciden en la inútil hiperburocratización de los procesos, limitación de inversiones, desautorización del profesorado y redacción de leyes cuya única aportación novedosa es otra vuelta de tuerca a la ideologización. ¿Cuándo podremos vislumbrar un sistema estrictamente técnico, que prepare a los profesores en una línea que valore la necesidad del cambio constante, porque este mundo lo exige así?


El nombre de Africa procede del latín -otros dicen que se remonta al griego- y significa "expuesta al sol", o bien "dejada al sol". En Africa está el origen de la Humanidad (mientras Atapuerca no demuestre lo contrario), ha poblado todo el planeta y sigue dejada al sol, expuesta a la intemperie del hambre y el abandono porque sus descendientes europeos, americanos y asiáticos la han condenado al olvido, como quien abandona a sus padres en el desierto.

Y todo eso comenzó en Africa, ese continente que sigue tendido al sol, resecándose como clama su nombre, mientras los continentes que repobló siguen mirando hacia otro lado. Sólo van allí a buscar diamantes, petróleo, fosfatos, coltán... Esas razas impresionantes que están en el origen del hombre son nuestro predecesores, y han evolucionado como humanos, por eso el racismo contra la raza negra es, además de un signo de grave intolerancia, la demostración de una ignorancia supina sobre el origen de nuestra propia especie. Nosotros somos ellos.

z africaDSCN4471.JPGAhora, sin el menor respeto, se mira hacia Africa como un problema, como si los africanos se hubieran empobrecido por voluntad propia. Han sido las grandes potencias las que durante siglos han saqueado el continente, y siguen haciéndolo, como sucede ahora mismo en la República del Congo con la guerra del Coltán (columbio y tantalio), un mineral que es fundamental para los aparatos de las nuevas tecnologías de la comunicación. Por eso lo que ha ocurrido en Lampedusa debiera ser una campanada que despierte de una vez al Norte ciego que es finalmente el causante de esta tragedia.


Ahora que van a otorgar el Nobel de Literatura de este año, veremos cómo de nuevo fallan los adivinos. Es evidente que la Academia sueca tiende a premiar a escritores comprometidos, y por ello a veces se la critica. En realidad se limita a cumplir estrictamente el testamento de Alfred Nobel, que determina taxativamente que el autor o autora que reciba el galardón ha de tener una obra escrita en bien de la Humanidad. Esto puede entenderse de muchas formas, pero es evidente que la Academia lo entiende como una obligación con la sociedad en que vive el autor. Por ello, no es difícil que se dé esa lectura a obras de autores fronterizos que, como Pamuk, Naipul o el legendario Kipling, se movieron entre dos culturas, o a autores comprometidos como Camus o Sartre (aunque este lo rechazó), e incluso a los que bajo el yugo soviético tuvieron que renunciar a él por mandato gubernamental, como Pasternak.

zza3a.JPGEn cualquier caso, el Nobel es un premio político desde su nacimiento, aunque a menudo hayan premiado a autores neutros como Bernard Schaw o Vicente Aleixandre. A la postre, casi todos tenían un compromiso con sus ideas, y es que autores que alcanzan el nivel digno de un Nobel es raro que vivan en una torre. Parece que la Academia sueca sigue empeñada en dejar claro que un intelectual debe ser coherente con sus ideas, y que por lo tanto debe tener ideas, porque cada vez son más raros los buenos autores que sólo piensan en el Parnaso. Es una moda estúpida, pero si una obra literaria no tiene una idea como soporte es, en palabras de Truman Capote, simplemente mecanografía. Ahora diríamos procesador de textos.


Los políticos al uso miran al Presidente de Uruguay José Mujica y al Papa Bergoglio con una especie de conmiseración, como si se tratara de dos pirados que no saben estar en su sitio. Pues resulta que los discursos de la mayor parte de nuestra clase política están llenos de grandes palabras que luego se convierten en humo. Hoy sale la información de que en Sevilla se ha contabilizado el primer fallecimiento por hambre en España, en la persona de un inmigrante polaco de 23 años. Por desgracia, no es la primera, y produce indignación ver cómo los políticos se apresuran a hacer declaraciones, a emitir comunicados y a acudir aquí y allá. Con el dinero que se gastan en los procedimientos judiciales del caso, las pruebas forenses, los desplazamientos policiales y la gasolina de los coches oficiales de los políticos alrededor de este asunto, el joven falllecido habría pagado comida hasta convertirse en centenario. Hace tiempo que sabemos que Mujica no tiene pelos en la lengua y que es consecuente con sus palabras, y el nuevo papa se la está jugando, porque ni los poderes vaticanos ni los que revolotean alrededor (que son muchos) se andan con chiquitas.

zzjjj0984.JPGCreo más en los hechos que en las palabras, y tengo que decir que las palabras de Bergoglio ya son hechos, y no me duelen prendas al decir que empiezo a pensar que este hombre es de verdad. Y por eso me acuerdo de las medidas que tomaron el poder financiero internacional y las multinacionales contra los movimientos religiosos latinoamericanos que denunciaban la injusticia. Recordar a Monseñor Romero, al padre Ellacuría y sus compañeros o al párroco de Aguilares (El Salvador) es un buen argumento, o la nebulosa que hay en torno a la muerte de Juan Pablo I, o cómo se le hizo la vida imposible al Papa Pío XI, que en la encíclica Cuadragesimo Anno (1931) denunció los abusos del poder financiero que llevaron al crack del 29 y su estela de miseria para unos y de opulencia para unos pocos. Por eso me pregunto hasta dónde van a permitir que Mujica y Bergoglio sigan siendo díscolos. Su valentía merece el mayor respeto, porque no nacieron anoche y saben cómo va este juego. La hipocresía de los políticos españoles con respecto al joven muerto en Sevilla es estremecedora, y como ha dicho el Papa con respecto a los inmigrantes muertos en Lampedusa, es una vergüenza.


La lengua es el instrumento de comunicación más perfecto que ha creado el ser humano, y posiblemente sea esa facultad la que establece su preponderancia sobre el resto de las especies del planeta Tierra. Pero ese campo es muy complejo, porque, tomando tan solo una lengua, vemos que ha ido evolucionando a través del tiempo, tanto en sus significados como en su escritura, de tal modo que, alguien que no tenga cierto grado de conocimientos paleográficos sería incapaz de leer de corrido en su escritura original libros tan celebrados en nuestra lengua como La Celestina o El Lazarillo de Tormes. Si hablamos de los miles de lenguas que existen o existieron, y se han ido cambiando y entrecruzando, este fenómeno es la constatación física del mito de la Torre de Babel. Y son solo cuatro o cinco siglos.

zzvaya-cartel[1].jpgLa Real Academia fue fundada hace ahora 300 años, y se ha ocupado de ordenar y fijar criterios que han ido estableciendo usos, y al revés, acogiendo usos que finalmente la Academia ha aceptado. Sabemos que siempre hubo un componente machista en la lengua, consecuencia de la sociedad que la hablaba, y mucho de esto permanece, pero es el tiempo el que acaba absorviendo la evolución de la sociedad. Y si la RAE puede establecer normas sobre la ortografía, el uso y la gramática de las palabras, tiene muy complicado atajar las variables erróneas que se producen cada día, porque la combinación de palabras para expresar ideas tiende al infinito. Todos, hasta los más doctos, cometemos errores, y no sería raro que en este post hubiera más de uno.

Y es que el uso no correcto (decir mal uso suena fuerte) del lenguaje da pábulo a la risa o al menos a la sonrisa, sobre todo cuando los errores son fruto de las prisas, especialmente en la inmediatez informativa de un periódico. Y no me refiero a erratas, que son generalmente jugarretas de la vista. Hay cientos de anécdotas de este tipo, como la que informaba de una mujer con "120 pechos" o "la ambulancia que colaboró en un accidente". Quien lo escribió no quería decir lo que sus palabras delatan, pero las prisas tienen esos efectos, que casi siempre son exculpados porque, incluso con errores, quien lo lee acaba entediendo lo que en realidad quiso decir el autor. Otra cosa son los errores apocalípticos (exagerar a lo Pedro Piqueras a veces viene bien), como una coma de más o de menos que cambia totalmente el significado de una frase (es diferente "No, quiero pescado" que "No quiero pescado"), y especialmente algunas tildes cuya ausencia o presencia resultan determinantes (no es lo mismo hablar de la "pérdida" de su mujer, que de la "perdida" de su mujer). Y es solo una tilde. Así que la RAE tiene mucho trabajo, y aun así nunca podrá llegar a todo. Pero es bueno que exista.

Archivos mensuales