los blogs de Canarias7

Archivos Septiembre 2013


zzzzzFoto0212.JPGEn septiembre de 1995 se celebró la muy esperanzadora Conferencia de Pekín (Beiging o como se diga). Han pasado exactamente 18 años y conviene recordarlo. Está muy bien que a veces las mujeres sean objeto de deseo, porque eso va con la naturaleza. Igual que los hombres, porque si no existieran Angelina Jolie, Georges Cloony y otros humanos por el estilo esta vida sería mucho más ingrata de lo que ya es. Pero no podemos olvidar nunca que la mujer es ante todo un ser humano, con los mismos derechos que los hombres, que en muchos países figuran ya en el papel, pero que aún falta mucho para que la letra se equipare a la realidad. En otros lugares, ni siquiera están escritos esos derechos, e incluso algunos que había se han borrado y la mujer vive en una constante humillación. Por eso, aunque suelen tener menos efecto los grandes temporales que la continua llovizna, es bueno que haya eventos como la Conferencia de Pekín sobre la mujer. Y casi dos décadas después me pregunto qué fue de aquella declaración que firmaron 189 países, porque miro a mi alrededor y veo que no solo no hemos avanzado, sino que el feminicidio se agranda: Afganistán, Nigeria, Guatemala, Ciudad Juárez. Hay como una consigna planetaria para destruir a la mujer, es de locos, algo que no me entra en la cabeza. Por eso, con muchísima tristeza, me pregunto qué fue de aquellos compromisos gubernamentales que con tanto ruido se firmaron en Pekín hace 18 años. Gallardón, por ejemplo, debe haberse olvidado que esa conferencia auspiciada por la ONU se celebró. Qué vergüenza.


De vez en cuando es conveniente echar un vistazo al diccionario de la RAE para aclarar conceptos, que diariamente se embarullan en el maremágnum mediático. Hoy se me ha ocurrido mirar tres:

1.- Dictadura:

Acepción 4ª de la RAE: Gobierno que en un país impone su autoridad violando la legislación anteriormente vigente.

2.- Oligarquía:

Acepción 3ª de la RAE: Conjunto de algunos poderosos negociantes que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio.

3.- Democracia:

1. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno. 2. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

zzzotal1.JPGUna vez aclarados los conceptos, vemos que la tercera entrada, que es la democracia que se supone disfrutamos, no se produce. Sin embargo, la primera y la segunda, ideas supuestamente antidemocráticas, son las que priman. Ya, no es una dictadura porque el gobierno salió de las urnas, pero su comportamiento solo favorece a la oligarquía y deja mudo e inerme al pueblo que lo eligió. Tres botones de muestra:

1.- Las compañías eléctricas han obtenido en el útimo año grandes beneficios, exactamente el triple de lo que les correspondería si en España rigiese una ley como, por ejemplo, la alemana. La consecuencia es que sube el recibo de la luz más de un 3%.

2.- Este año ha sido récord de ocupación turística en Canarias, con el añadido de que la media de gasto por visitante subió y los precios se han recuperado. La consecuencia general es ninguna.

3.- El Presidente habla de una inminente recuperación, da cifras positivas a los medios de Estados Unidos y las consecuencias son congelar salarios públicos, hundir el poder adquisitivo de los pensionistas y recortar en todo lo que suene a social.

Conclusión: repasen los significados de dictadura, oligarquía y democracia, cotejen hechos con consecuencias y ya me dirán.

Como dice, el pueblo, no la RAE: blanco y en botella... zotal.



Obligado de alguna manera por el calendario de Pleamar, este mes de septiembre he tenido que volver la vista 40 años atrás, porque el año 1973 hubo una especie de liquidación en muchos campos, y figuras destacadas que marcaron en gran medida la trayectoria de nuestra sociedad fueron alcanzadas por la Parca. Hoy recordamos a Pablo Neruda, fallecido un 23 de septiembre, pero en este primer párrafo no quiero dejar al menos de enumerar los nombres de algunas de aquellas personas que están en los cimientos de los que somos (ya lo estaban): Picasso, Pau Casals, John Ford, el gran poeta mexicano José Gorostiza, nuestro paisano Claudio de la Torre, Nino Bravo, José Alfredo Jiménez, Salvador Allende, Tolkien, Víctor Jara... Tampoco podemos olvidar la importancia social y política que tuvo en 1973 la muerte del Almirante Carrero Blanco y el desgarro por la desaparición de una de las mayores actrices que hemos visto en una pantalla, Anna Magnani, cuyo aniversario se cumple precisamente mañana, 26 de septiembre.

zzpablo-neruda_0[1].JPGPero hoy toca Neruda, un poeta que consiguió que su vida fuese tan seguida como su obra, cosa poco frecuente en la literatura y mucho menos en la poesía, que suele ser muy minoritaria. Neruda fue una estrella desde que publicó su segundo libro, Veinte poemas de amor y una canción desesperada, en 1924, con 19 años. Las palabras barrocas al tiempo que directas de aquel poemario epigonal del modernismo calaron en todos los rincones de nuestra lengua, y Neruda se convirtió en una referencia, que se agrandó por sus viajes por todo el mundo y su conocimiento de otros lugares debido a su carrera diplomática. Fue secretario de embajada aquí, cónsul allá y embajador, delegado o vocero de Chile en medio mundo.

En España, su eclosión coincidió con el estampido que significó la llamada Generación del 27, y en tiempos de La II República creó en Madrid una de las revistas fundamentales de la época, Caballo verde para la poesía. Como un actor de Hollywood o una estrella del Rock, intuyó que cualquier combinación que usara de su verdadero nombre, Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, tendría poca pegada en las portadas de los libros, así que tomó prestado el de un poeta checo al que admiraba y de esa forma lo conocemos, y de paso anuló sin querer al ya desconocido autor que realmente se llamaba Pablo Neruda (*).

Literariamente fue un aldabonazo, porque era distinto, nuevo, pero en cuanto a biografía responde al esquema de escritor latinoamericano que se implica en la política, sea por la militancia o por la diplomacia, cosa que en Europa nunca estuvo bien vista para su autores, y por eso le llovieron críticas a Orwell, a Malraux, a Vaclav Havel o a Semprún cuando dieron un paso al frente y accedieron a cargos públicos. En Latinaomérica eso es casi la normalidad, y así el listado de autores implicados en lo público es casi paralela a la de escritores sin más: José Martí, Rubén Darío, Domingo Faustino Sarmiento, Alejo Carpentier, Miguel Ángel Asturias, Rómulo Gallegos, Octavio Paz, Uslar Pietri, Jorge Edwards, Ernesto Cardenal y un largo etcétera, combinado, además con otros autores que nunca ejercieron de ministros o embajadores pero que han tomado partido políticamente, desde García Márquez a Ernesto Sábato y Vargas Llosa. Borges en eso era europeo.

zzTumbaNeruda[1].jpgPor eso no es raro que Neruda combinase su actividad literaria con sus cargos diplomáticos, su militancia en el Partido Comunista de Chile o su apoyo claro al bando republicano durante la Guerra Civil española, haciendo de enlace de las Brigadas Internacionales, y en cuyas idas y venidas nacieron poemarios tan importantes Los versos del Capitán y España en el corazón. Formó parte de la Unidad Popular chilena en las elecciones de 1971, y renunció a su candidatura a la presidencia en favor de Allende, reservándose el cargo de embajador en París, donde los suecos lo sorprendieron con el Premio Nobel de Literatura de aquel mismo año. Neruda es uno de esos autores a los que el Nobel no les sirve de mucho porque ya han llegado a todas partes, pero fue a recogerlo porque exhibía una confesada vanidad, por otra parte legítima.

Vivió una época de gran esplendor para la poesía en nuestra lengua, pero siempre fue un punto y aparte porque su popularidad era arrasadora. Aparte de la mencionada Generación del 27 en España, fue coetáneo en América de poetas tan grandes como César Vallejo, Juana de Ibarbourou, Gabriela Mistral, Silvina y Victoria Ocampo, Alfonsina Storni, José Gorostiza y los chilenos Vicente Huidobro, Nicanor Parra y Pablo Rocka. El Nombre de Neruda era aplastante, y aun hoy siguen los debates estériles sobre si Rocka era mejor, o si Vallejo es el número uno. Todos esos nombres están con merecidísimas letras grandes en la Literatura con mayúsculas, y Neruda también, pero lo que resulta evidente es que muchas generaciones de lectores y lectoras adoraban a Neruda, a su poesía y al autor. Y cabe preguntarse si este hombre excesivo en todo era realmente ese poeta gigantesco que sigue sonando por todas partes. Sí que lo era. Pablo Neruda fue y es un poeta cenital, hace sencillo lo alambicado y lo cotidiano lo convierte en sublime. Poseía una especie de varita mágica que lo hacía diferente.

Otra de sus divisas es su relación con las mujeres. Hay dos que sin duda marcaron su vida, Delia del Carril y Matilde Urrutia, pero su historial de seducciones es inabarcable, porque a su verbo florido unía una voz poderosa y una presencia física tremenda con su enorme estatura aureolada, además, por su fama universal. De sus versos se desprende que para él las mujeres eran seres celestiales y por lo tanto el sexo tenía caracteres de religión. En su diccionario, tan rico en palabras expresivas, no estaba "fidelidad" tal y como se entiende generalmente. Las mujeres que lo amaron supieron siempre que para un devoto mujeriego como él, siempre hay que celebrar el amor.

zzTrasatlantico-ddddd].jpgY acabo con una anécdota: En 1972, ya enfermo, regresaba desde Francia a Chile en un trasatlántico (no era amigo de aviones) que hacía escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Cuando se supo, estudiantes y escritores se juntaron en La Laguna, algunos llegados desde Gran Canaria, y después de la peregrinación etílica por Maquila y Artillería, cogieron unas guitarras y se fueron a dar una serenata al poeta. Desde el muelle, cantaron desafinadamente una cueca de Quilapayún (entonces, con Franco vivo y a medianoche, ese acto rozaba la subversión). Terminaron dando vivas a Chile y a la Unidad Popular. Neruda se asomó a la barandilla del barco y gritó en respuesta: "Viva la España de los rondadores", porque él sabía que los de la serenata tenían entonces otra España en su cabeza.

(*) Me corrige acertadamente Maite Lacave y el autor checo se llamaba Jan Neruda, no Pablo.

***
(Este trabajo se publicó en el suplemento Pleamar de la edición impresa de Canarias7 del día 25 de septiembre)


Estereotipos son ideas sobre algo y que se aceptan comunmente sin discutir, como la ley de la gravedad, especialmente los que se refieren a colectividades: cubanos bailones, italianos elegantes, escoceses tacaños, homosexuales sensibles, búlgaros violentos... Luego puede resultar que no siempre es así y a menudo sean las excepciones más numerosas que la regla. Es un estereotipo que los rusos se ponen ciegos de vodka, discuten a gritos y luego tiran las copas vacías dejándolo todo perdido de cristales mientras cantan "Siberia, patria querida", por ejemplo. Hace unos días se reforzaba el tópico en una publicación madrileña, que informaba que en una de estas discusiones uno de los participantes llevó su pasión demasiado lejos y disparó sobre su contendiente, que por fortuna no murió. También eso responde a otro estereotipo, el de que los rusos son excesivos en casi todo, y más si están borrachos.

Hasta ahí nada que llamase especialmente mi atención, pero leo que los rusos ebrios suelen discutir sobre filosofía, historia, poesía, cine o música. Por aquí las copas inducen a atrincherarse en discusiones políticas, futbolísticas o aledañas al ombliguismo (o somos los peores o los mejores en algo). La verdad es que sorprendería mucho entrar a un barucho y encontrar a dos parroquianos discutiendo a voz en grito sobre la manipulación de la semántica en las traducciones de Píndaro o sobre la esencia conceptual de La crítica de la razón pura, del filósofo prusiano Immanuel Kant, como hacían los borrachos rusos de la información.

zzzkant.JPGEsto lleva a hacerse preguntas como sobre qué discuten los borrachos peruanos, suecos o neozelandeses. Ya sabemos que en Irán o Arabia Saudí no pasa esto por dos razones obvias, porque allí hay pensamiento único y porque los musulmanes no toman alcohol. Desde este punto de vista, es muy refrescante que podamos discutir sin censura sobre asuntos tan profundos como la amante de un diputado o los atributos del Tritón de La Laja (¿o era el laja del Tritón? otro debate libre).


-La verdad puede eclipsarse pero no extinguirse. Así que no me mienta, tarde o temprano se sabrá que no es usted un Brunetti auténtico. Se apellida usted Brunetti, sí, pero ¿es acaso de los Brunetti importadores? ¿De los Brunetti farmacéuticos? ¿ Del Brunetti canónigo? ¿De los banqueros?

-No.zzzsabana.JPG

-¿Nooo? ¡Entonces usted no es un Brunetti! Al menos no es un Brunetti con legitimidad. Es que hay Brunettis arrieros, estibadores, costureras, gente baja.

-Sepa usted que yo soy magistrado de la Audiencia.

-Sí, pero su padre fue panadero. No es usted uno de los nuestros, carece de sangre hidalda. Por lo tanto debo rechazar y rechazo su solicitud para ser miembro
del Club de los Próceres. Por cierto, ¿tiene hijos?

-Sí, un varón.

-Magnífico, dígale que puede pasar para hacerse socio.

-No creo que lo acepten. Además, regenta un bar de copas.

-Da igual a qué se dedique, por sus venas corre sangre de próceres.

-Vamos a ver: ¿Yo no puedo ser socio de su club y mi hijo sí?

-Eso es, usted es hijo de un panadero, pero él es hijo de un magistrado de la Audiencia. Así son las cosas.

-Extraña regla.

-Es que en el club no nos fiamos de quien no haya nacido entre sábanas de seda.


He leído en algún periódico de gente de orden que cuando en España algo no es justo, es incorrecto o simplemente va mal, la gente de izquierdas echa la culpa al rancio pensamiento carpetovetónico, a la Iglesia Católica, a la CIA, al Gobierno norteamericano infiltrado en distintos organismos, a Aznar, a la COPE y a los ricos. Y a Franco, no se olviden. He hecho memoria y es verdad, siempre acaban en uno de esos puntos. Llevo días reflexionando sobre esto y me he dicho que tal vez hay que ser más ecuánimes, que se ha de tener un pensamiento más riguroso, que las causas de los males pueden ser muy diversas, en cuyo caso habría que cambiar el disco.

zzzcastillo-pt[1].JPGAsí que he pasado revista a los males colectivos más comunes, sopesando datos y detalles, y resulta que no es que la gente de izquierdas tenga una fijación, es que siempre, al final de la cadena están los mismos. Pues mira, sí, la culpa de todo lo malo que sucede en España la tienen el pensamiento medieval que va al galope, la Iglesia Católica, la CIA, el Gobierno norteamericano, Aznar, la COPE y los ricos. Y Franco también, que desmanteló este país durante 39 años y sigue ahí, atrincherado y reencarnado en otros que funcionan como zombis fascistas. Es más, no es que la culpa de lo malo la tenga siempre alguno de estos elementos, es que todos tienen la culpa de todo, porque juegan en equipo. Así que no es una fijación, es la constatación de una realidad.


zzTolkien_1916[1].jpgEste año se han conmemorado diversos aniversarios que cierran década, ya que, por ejemplo, se cumplen 40 años de la muerte de figuras como Picasso, Pau Casals, Nino Bravo, José Alfredo Jiménez , Salvador Allende, Víctor Jara y Pablo Neruda, entre otros, de los cuales se han ido haciendo reseñas y conmemoraciones a medida que se cumplían las fechas. Sorprende por lo tanto que el pasado 2 de septiembre se cumplieran también 40 años del fallecimiento de John Ronald Reuel Tolkien, el autor de El Señor de los Anillos, entre otros libros celebrados ya por varias generaciones, y prácticamente no se haya visto nada en los medios. Eso choca con el ruido que se monta alrededor de la adaptación al cine de sus libros, y ya era multitudinario el seguimiento de su obra escrita. Tolkien está considerado como uno de los padres de la llamada alta fantasía literaria, con su creación del universo casi mitológico de un continente imaginario llamado por él Tierra Media, y que conformó con otros autores británicos el grupo denominado Inkling, en el que también estaba integrado su gran amigo C.S. Lewis, el autor de Las Crónicas de Narnia. Tolkien da para mucho, por su compleja personalidad, con un acendrado catolicismo, asunto este en el que era radical, que condenó a Hitler y los desmanes del nazismo y también a los Aliados que hicieron de Alemania un símbolo del mal. Esto no le granjeó muchos amigos en Inglaterra, pero lo salvaba la popularidad de sus libros y el prestigio de haber sido oficial combatiente en la I Guerra Mundial, de lo que tampoco se sentía orgulloso. Un tipo muy especial, y aunque se haya hablado poco de él en su 40 aniversario, o precisamente por eso, lo traigo a mi post como homenaje a un autor de un género muy especial. Así, pues, Tolkien es Tolkien, y a los puristas literarios les digo que algo tendrá el agua cuando la bendicen. Tal vez no ayude que, en la tumba de Oxford en la que yacen él y su esposa, en lugar de figurar sus nombres, por propia voluntad aparecen escritos los de dos personajes literario surgidos de la fantasía del autor. Es como jugar al escondite.


Me han contado que Obama quería disparar unos cuantos misiles sobre Siria, pero se ha ido quedando solo y ahora van por un camino menos agresivo. La gente sigue muriendo en Siria. El problema no es matar, sino con qué matas, y eso de las armas químicas está muy mal visto, pero no importa que se lancen bombas de racimo, que se coloquen minas antipersonas o que directamente le peguen un tiro a la gente. Y lo de químicas habría que matizarlo, porque, que yo sepa, la mayor parte de los explosivos son el resultado de un proceso químico. Pero, en fin, en Siria hay que escoger entre una dictadura férrea y excluyente o el islamismo radical que acabará liderando a los rebeldes. Como en Egipto, pero con más muertos sobre la mesa.

También me dicen que Cataluña quiere ser independiente, y me aseguran que es apabullante ese sentimiento expresado en la cadena humana y la manifestación del día 11; otros argumentan que por el millón que salió a la calle se quedaron en casa siete millones. Las encuentas hablan de un 52% de mayoría independentista, pero luego otros dicen que cuando la gente se acerca a la urna se vuelve conservadora. No sé a quién creer.

zzzzkkFoto0703.JPGEn cuanto a lo de las corrupciones patrias que tanto ruido armaban hace unos meses, ahora se oyen menos, y ya es normalidad que imputen a este, que pidan facturas de hace ocho años aunque eso ya esté prescrito, que reinas y princesas vayan de aquí para allá a ver partidos de tenis o a esconderse de la prensa. Nos dicen que en la España del Lazarillo la picaresca es un valor nacional.

Debe ser porque ya empezó la liga y entre fichajes multimillonarios, sueldos estratosféricos por dar patadas a un balón y debates sobre si hubo o no falta previa en este o aquel gol, la gente se entretiene, y hasta se agobian porque el pobre Casillas, cienmillonario, a lo mejor no puede jugar el Mundial porque el entrenador de su equipo no lo pone. Qué tragedia, estoy desolado, lo mismo que con Fernando Alonso, que su coche no tira, y el pobrecito no encuentra consuelo en los 35 millones anuales que le pagan por conducir un coche (yo conozco a taxistas que ganan menos).


A ver, queridos niños y niñas; ahora que comienza el curso, quiero que sepan que en los países democráticos existe un documento que organiza la convivencia de los ciudadanos. Se suele llamar Constitución. Veamos, por ejemplo, algunos de los derechos fundamentales en la Constitución española:

Artículo 31
1. Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.

-Y no pasa como aquí, profesor, que los ricos casi nunca pagan.

Artículo 35
1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

-Claro, señorita, y no le pasa como a mi tía Hortensia, que la echaron del trabajo porque engordó.

Artículo 43
1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.
2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.

-Huy, eso estaría bien, porque mi madre lleva año y medio en lista de espera para que la vea el cardiólogo.

Artículo 41
Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo.

-Mi tío lleva mucho tiempo en el paro y ya no le dan ninguna ayuda.

Artículo 50
Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio.

zzzzzimg0112.JPG-Pues mi abuela es viuda, cobra poquísimo y le va a quitar la casa porque no puede pagar el alquiler. ¿Cómo dice usted que se se llama ese país tan democrático y que tiene esa Constitución?

-España, hija.

-Pues, señor profesor, a mi me gustaría vivir con mi familia en España, porque mi tía tendría trabajo, mi madre podría ir al médico mañana y mi abuela cobraría una pensión con la que podría pagar el alquiler. Profesor: YO QUIERO VIVIR EN ESPAÑA.
***
(El post es un claro plagio de aquellos chistes que se contaban sobre la antigua Unión Soviética, que muchos recordarán. La ilustración es un cuadro del movimiento Macchiaioli, realismo impresionista italiano).


Hablar de John Ford, del que se cumplieron 40 años de su muerte el pasado 31 de agosto, es contar la historia del cine, desde sus inicios pioneros hasta su plenitud en la segunda mitad del siglo XX. Aunque llegó a ser extra en la película El nacimiento de una nación (1915) de Griffith, Ford vio muy pronto que su lugar estaba detrás de la cámara. Su nombre de pila era Francis O'Feeney, pero muy pronto empezó a firmar como Francis Ford, y es en 1923 cuando aparece por primera vez su nombre artístico definitivo en la película Cameo Kirby, con la que fue es pionero en el uso del color.

zford1.JPGFacturó cerca del centenar de títulos en su etapa de cine mudo, si bien la mayor parte de ellos no se conservan porque, como se sabe, el celuloide de entonces se autodestruía por combustión espontánea pasado cierto tiempo. Fue en el cine mudo en el que "inventó" el western con actores que fueron su alter ego como Tom Mix y Bronco Billy. Cuando llegó el sonoro en 1928, los directores quedaron sin trabajo porque los estudios contrataban para dirigir a directores de teatro, que, salvo excepciones, sabían mucho de vocalizaciones pero nada de cine y ante su ineficacia manifiesta volvieron a llamar a los cineastas más sólidos, entre ellos John Ford.

Se le acusó de que en su cine las mujeres siempre estaban en un segundo plano. Tal vez por eso, su última película de ficción fue Siete mujeres, con la consagrada Anne Bancroft y Sue Lyon, la fugaz actriz de Lolita. Pero es cierto, Ford hacía cine en el que el peso lo llevaban los hombres, y de alguna forma se proyectaba en ellos, especialmente en John Wayne, tal vez porque era de ascendencia irlandesa como él y compartía en imagen y en ideas la figura del americano indomable, con sangre irlandesa pero muy patriota de las barras y las estrellas.

zford3.JPGFord es la primera fuente del western; fue el creador del género cuando aun el cine no hablaba, y en el cine sonoro filmó unos cuantos de los mejores títulos del género, casi siempre con John Wayne como bandera: La diligencia, Dos cabalgan juntos, El hombre que mató a Liberty Valance y Centauros del desierto, esta última considerada por los especialistas como la cima del western. Dirigió, además Pasión de los fuertes, una versión muy fiel del legendario duelo en OK Corral, esta vez sin Wayne pero con un Henry Fonda durísimo, y hasta consiguió que Víctor Mature tuviese una actuación memorable, sin esa cara de angustia tipo Nicolas Cage que siempre exhibe.

Profundizar en la obra cinematográfica de John Ford daría para varios libros, y siendo su referencia más certera, apenas si llegan a 10 los westerns que filmó en cine sonoro. Es verdad que otras películas sobre la caballería norteamericana se le asimilan al género y las suman a la cuenta, pero estas en realidad no son westerns, sino un homenaje al ejército de su país. Fort Apache, La legión invencible o Río Grande son relatos militares, pues Ford fue oficial de la Marina durante la II Guerra Mundial, continuó siendo reservista toda su vida y alcanzó el grado de contraalmirante. Fue por ello fiel notario de aquella guerra y de la de Corea, filmando noticiarios y documentales sobre hechos bélicos tan renombrados como el ataque japonés a Peal Harbour, el desembarco de Normandía o la batalla naval de Midway, donde fue herido y condecorado, y hay quien dice que es allí donde perdió el ojo izquierdo. Otros dicen que fue antes, y hay confusión en la datación de las fotos, e incluso hay quien asegura que en realidad no había perdido el ojo y usaba un parche negro de seda para generar esa leyenda. El caso es que, durante casi la mitad de su vida, llevaba el parche incluso cuando se ponía gafas oscuras.

zford2.JPGAdemás de su rutilante filmografía de westerns y películas de asuntos militares, también dirigió magníficas películas de temas variados, haciendo incluso concesiones al glamour con Mogambo, donde coincidieron nada menos que Clark Gable, Grace Kelly y Ava Gardner, a la comedia, con El hombre tranquilo, en la que vemos a Maureen O'Hara más bella y actriz que nunca y a un John Wayne comediante magnífico, al drama, con Las uvas de la ira y a la tragedia histórica con Katharine Hepburn encarnando a una María Estuardo insuperable. Hizo también Qué verde era mi valle, un película social que solo podía hacer él, un patriota fuera de toda sospecha de ser comunista. Hay por lo tanto muchos John Ford, dominador de todos los géneros. Y una recomendación final: siempre que vean en el videoclub una película dirigida por John Ford, cójanla, si no es una obra maestra -que suele serlo- será como mínimo muy buena, aunque esté John Wayne. No es cosa mía, lo dijo Orson Wells, otro maestro, que preguntado por una definición del cine, contestó: "John Ford, John Ford y John Ford".
***
(Este trabajo fue publicado en el suplemento Pleamar de la edición impresa del periódico Canarias7 de las Palmas de Gran Canaria el miércoles 11 de septiembre).


zzcharco%[1].jpgHay fechas que tienen un sello especial, pero ninguna como el 11 de septiembre. En esta fecha, se conmemora un gran dolor colectivo o una victoria histórica, y parecen coincidir en este día hechos que luego quedan para la memoria y para los libros de historia. Por eso no todos lo recuerdan igual, pues para unos significó lo contrario que para sus adversarios. Los catalanes nacionalistas o españolistas lo tienen por símbolo de independencia o de la españolidad de Cataluña; los neoyorkinos tienen un dolor de tres mil muertos clavado en su ADN, que es a la vez logro histórico para los fundamentalistas islámicos; los chilenos demócratas recuerdan ese día a Salvador Allende y los conservadores a Pinochet. Por desgracia, hay más 11 de septiembre, y no los conmemoran igual los palestinos de Septiembre Negro que los israelíes, los rusos que fueron invadidos por tropas norteamericanas e inglesas para luchar contra la revolución bolchevique, los pakistaníes que aclaman su independencia y los británicos que tuvieron que cederla... Y así muchos más hechos que, curiosamente coinciden el 11 de septiembre.

Y como esta fecha está cargada de dolor, muerte, fanatismo y sangre, yo me quedo con el único 11 de septiembre en el que la alegría es unánime: la fiesta de El Charco de La Aldea de San Nicolás de Tolentino, en la que si acaso hay alguna cuenta pendiente es con las lisas más escurridizas que no se dejan pescar.


Hace unos días, con motivo de la edición de un libro divulgativo, un medio estatal recordaba los diez consejos para el buen gobierno que emanan de la mente de Marco Tulio Cicerón. Algunos dirán que Cicerón no era para tanto, pero dos milenios lo avalan repetidamente, y algo de razón debía tenen porque desde la antigua Roma hasta hoy saltarse sus observaciones siempre llevó al desastre. Hay que resaltar que el actual gobierno de Rajoy está haciendo exactamente lo contrario. Estas son sus ideas:

zzcicerón[1].JPG1. La corrupción destruye a la nación.
2. La inmigración fortalece a un país.
3. Jamás hay que empezar una guerra injusta.
4. La inteligencia no es mala, es un bien colectivo que hay que cultivar.
5. El gobernante debe poseer una integridad excepcional.
6. No hay que subir los impuestos.
7. La negociación es necesaria.
8. Hay que tener a los enemigos cerca.
9. Debe haber equilibrio de poderes.
10. Hay que seguir las leyes universales sobre la conducta humana.

No sería mala idea que Mariano Rajoy dedicase un rato a leer a Cicerón, y que reflexionara sobre la lectura mientras reposa su cabeza para que le administren esas ampollas que descansan la piel durante unas horas para aparecer estiradito en el Parlamento o en la televisión. Si sigue por el mismo camino, la historia nos dice qué pasará.



Querido Diario:

Estos días están siendo muy importantes para mí. Ahora mismo estoy sobrevolando el Atlántico en un viaje de 16 horas desde San Petesburgo y que está llegando a Buenos Aires. La semana ha ido bien, porque este mes de agosto, que tiene 31 días, hemos tenido 31 parados menos, uno por día. Es un logro, y piano piano se va lontano. Con mi firmeza expresada en no hacer nada (gran estrategia), he conseguido amedrentar a Artur Mas, y ahora el hombre ha dado un paso atrás en lo de su referéndum, aunque él diga lo contrario. He llegado a San Petesburgo y le he cantado las cuarenta sobre Gibraltar a David Cameron, a ver que se cree ese jefecillo de la pérfida Albión, que no tiene ni siquiera capacidad de convencimiento para que su Parlamento lo apoye en lo de Siria. Es un blando, lo mismo que Hollande, aunque eso era de esperar en un socialdemócrata. Putin me ha recibido muy cariñosamente, y he interpretado (yo soy un gallego listo) que quería que intercediera ante Obama para que lo de Siria no se vaya de las manos. Cuál no sería mi sorpersa cuando he visto que Obama hacía todo lo posible por caminar junto a mí cuando íbamos a la sala de reuniones, seguramente buscando mi apoyo para su ataque al régimen de Damasco. Yo me he hecho el longuis y así tengo a Putin y a Obama comiendo en mi mano. Hasta han sacado a España de la lista de países problemáticos para el G-20, y Merkel no ha rechistado. Es que un desempleado menos al día pesa mucho, y yo que soy un estratega impresionante.

zzzCelajes.JPGY ahora viene la votación del COI, que es un asunto cojonudo, porque cualquier resultado me favorece y así me quito de encima la sombra de Gallardón. Si se lo dan a Madrid (que es posible), se hablará mucho y nadie mencionará que el trabajo lo dejó hecho él, y si no se lo dan procuraré que se hable de su tercer chasco; sí que fue buena la decisión de meter a Galladón en el Gobierno; así, en vez de pasar a la historia como el alcalde de Madrid que consiguió los Juegos Olímpicos, pasará por ser el ministro que se cargó definitivamente la justicia y el reaccionario de la nueva ley del aborto. Este trabajito me salió niquelado. Ahora que nos acercamos a la capital argentina hay turbulencias, por eso llaman a la ciudad Buenos Aires, jejeje (¡Qué gracioso soy!) A ver si se olvidan de una vez de Bárcena; si España le ganase a Finlandia esta noche, sería una semana redonda, aunque juegue el catalán Valdés en la portería (mejor sería Casillas, que es del Real Madrid, pero bueno, la perfección no existe).

Hasta otro día, querido Diario.


Hace 60 años que se estrenó Bienvenido Míster Marshall, una de las películas que coronan el Olimpo del cine español y europeo, y que, considerando la época en que se rodó, las dobles y triples lecturas que tiene y la férrea censura que en aquellos años estaba en su apogeo, uno se pregunta cómo es posible que semejante bomba de pensamiento libre y a la contra se hiciera realidad.

Cuando hablamos de su director, Luis García Berlanga, tenemos que situarlo en un contexto europeo muy especial. Hacía películas que supuestamente eran costumbristas y muy apegadas a la realidad española de entonces, y al mismo tiempo se inserta en una universalidad neorrealista, pues el aire de su cine de los años cincuenta y sesenta (especialmente la primera década) tiene la potencia visual y verbal de Lattuada, De Santis y hasta de Rossellini, solo que con el desparpajo e ironía de Vittorio De Sica, que parece esconder pero que muestra una sociedad que sufre y que a la vez se siente capaz de burlarse de sí misma.

zzjzzzuan_antonio_bardem[1].JPGBienvenido Míster Marshall, forma parte de un ramillete de películas que abarca diez años inigualables del cine español (19153-1963), junto a Plácido y El Verdugo del propio Berlanga, Calle Mayor y Muerte de un ciclista, de José Antonio Bardem, y Luis Buñuel derramando talento por donde quisieran producirle películas como Nazarín, Él, Viridiana o El ángel exterminador. Berlanga, Bardem, Buñuel, por eso los historiadores suelen decir que entonces el cine español se escribía con B.

Mientras Buñuel se movía por México, Estados Unidos y Francia, Bardem y Berlanga se defendían como gato panza arriba en un espacio sitiado por la dictadura, diezmado por la censura y sin capacidad económica. Escribían guiones a cuatro manos, uno detrás de otro, y la mayor parte quedaba en el cajón. Cuando no era un censor taimado era la falta de financiación. Así que, sacar adelante un proyecto como Bienvenido Míster Marshall entra casi en el territorio del milagro.

Años más tarde, cuando la sociedad Berlanga-Bardem se hizo menos continua porque el segundo consiguó, por fin, dirigir sus propias películas, Berlanga formó un nuevo tándem con Rafael Azcona, que iba para novelista pero se metió en el mundo de los guiones pensando que sería por una temporada y que finalmente se dedicaría a la novela, pero la vida lo arrastró y de ese modo surgió uno de los guionistas más lúcidos de nuestro cine, y que tendría sus momentos cenitales asociado a Berlanga en películas como Plácido, El verdugo o La escopeta nacional. En contra de lo que mucha gente piensa, no todas las películas de Berlanga tienen guiones de Azcona, si bien trabajaron mucho juntos en proyectos que nunca se filmaron, o quedaron aplazados, como un guión de 1956 titulado Tierra de nadie, que era imposible filmar en el apogeo de la dictadura porque trataba la guerra civil desde la comedia más disparatada. Este proyecto pudo al fin realizarse en 1985 con el título de La vaquilla. Azcona también es el autor de guiones memorables para otros cineastas, y botones de muestra son Belle Époque, La lengua de las mariposas, ¡Ay, Carmela! o La niña de tus ojos.

zbienvenidomistermarshall1a[1].jpgTodo esto para decir que es un error muy extendido creer que Azcona fue guionista de Bienvenido Míster Marshall. No, el guion es de Juan Antonio Bardem y de Berlanga, y su tono cómico (fue aclamada como comedia en Cannes) es una pátina para expurgar el retrato del dolor de una España gris y desilusionada. Los americanos pasan de largo por el pueblo de Villar del Río, que se queda compuesto y sin visitantes, que es cuando el alcalde, un surrealista Pepe Isbert, se dirige a ellos con el discurso político más repetido de este país: "Como alcalde vuestro que soy os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar". Era la metáfora de una gran decepción, porque España había sido el único país europeo que quedó fuera del European Recovery Program, un plan norteamericano impulsado por el General Marshall, a la sazón Secretario de Estado de Harry Truman, destinado a la reconstrucción de una Europa arrasada por la II Guerra Mundial (EE.UU. necesitaba levantar Europa para tener mercado), que se valora hoy en 13.500 millones de dólares, mucho dinero hace sesenta años. Funcionó durante el cuatrienio 1947-51 y se anuló cuando los enormes gastos de la guerra de Corea obligaron al tesoro norteamericano a suspender las ayudas que en principio iban a continuar y que posiblemente habrían alcanzado España. Hasta en eso hemos tenido mala suerte.

La película es una metáfora del aislamiento de España, una crítica mordaz en clave de comedia que dejaba desnudo al régimen, por lo que resulta casi inexplicable que burlase la censura y consiguiera financiación. Hay quien dice que eso le costó el puesto a los censores de turno, y otros que el régimen abrió la mano para dar una imagen de que en realidad no eran tan malvados. En cualquier caso, estamos ante una de las grandes películas de la historia del cine, una obra maestra.
***
(Este trabajo fue publicado en el suplemento Pleamar de la edición impresa del periódico Canarias7 de las Palmas de Gran Canaria el miércoles 4 de septiembre).


Hoy no quiero agobiarles, en todo caso, pueden ponerle nombre a las

magníficas sardinas de la imagen: Bárcenas, Rajoy, Obama, Bale, El

Assad... Mientras las degustamos, pasamos por encima de inútiles con

poder, sátrapas, hipócritas, corruptos, mentirosos, diosecillos del

balón...

zzzz sardinas.JPG

¡Salud!


zzzzzzzzzdependencia.JPGCada vez que siento caer sobre estas islas la canícula sahariana me echo a temblar, porque se me hace presente la endeblez de nuestra economía, que se basa en gran medida en el turismo, y que mantiene un tipo de vida artificial a base de quemar hidrocarburos y potabilizar agua del mar. Cuando veo los campos resecos y ardientes del sur de las islas siempre pienso en lo que pasaría si hubiera una crisis mayúscula que nos privase del turismo, y al mismo tiempo del dinero con el que mantener el tipo de vida a que estamos acostumbrados. Hablar hoy de los sectores primario y secundario en Canarias suena a jerga de viejos, pero hemos de tener en cuenta que de alguna forma habría que ir reconvirtiendo nuestra economía para que no fuese tan dependiente del exterior, cosa harto complicada cuando la población es mucho más alta de lo que correspondería a nuestra extensión. Pero claro, seguramente muchos pensarán que se me ha metido el sol en la cabeza. El monocultivo, ya saben.

Archivos mensuales