los blogs de Canarias7

Archivos Octubre 2012


zzzBco. Mogán.JPGPues no, eso nunca pasará, porque los agricultores quiere lluvia para sus cultivos y los empresarios de terrazas playeras se aterran cuando llueve porque sus negocios quedan vacíos. Pero tiene que llover, porque el agua es el bien más imprescindible para la vida. También es verdad que a veces nueve a disgusto de todos, ahí sí que puede haber unanimidad, y sucede cuando el agua cae de una forma destructiva, generalmente mucha cantidad en poco tiempo, y eso destruye cosechas, casas y lo que se ponga por delante, porque el fuerza del agua en movimiento es terrible. En Canarias, el temporal de mucha agua que llena presas y hace correr los barrancos, suele venir casi siempre del suroeste, y por eso en las medianías de Gran Canaria los campesinos lo llamaban antaño "El Tirajanero". Este temporal de ahora mismo es otro Tirajanero, que viene acompañado de viento, y el peligro está tanto en su fuerza como en los disparates que ha hecho el hombre, contruyendo en los cauces por donde debe discurrir el agua, cerrando vías de salida y creando un anuncio casi seguro de que más tarde o más temprano todo aquello se inundará, Ocurre frecuentemente en el sur de Gran Canaria, donde han levantado construcciones turísticas en la desembocadura de barrancos, que de vez en cuando reclaman su espacio natural. Y esto lo sabían nuestros abuelos cuando no se hablaba de líneas isobaras, zona de bajas presiones, satélites meteorológicos o el anticiclón de las Azores. Ellos con el almanaque Zaragozano, las cabañuelas de agosto y el ángulo de Venus sobre una montaña determinada el verano anterior ya predecían el invierno; y casi siempre acertaban. No despreciemos esa sabiduría.


zcastanas-asadas-xl-640x560x80[1].jpgLa palabra "Finaos", que es tradicional por aquí, se refiere a los difuntos, aquellos que ya han finalizado su vida. Sin embargo, la gente la relaciona con castañas tostadas, y es normal, porque ambas cosas forman parte de la memoria colectiva, que se va perdiendo por la presión mediática que hace que cada vez se imite más la fiesta norteamericana de Hallowen (proviene de mucho más atrás, pero no viene al caso), que en realidad es una especie de carnaval con disfraces temáticos, en este caso de terror. Alguien dijo una vez que era curioso que se temiera tanto a la muerte cuando es lo más seguro que tenemos, aunque algunos pueblos, como el mexicano, han conseguido tomarlo con distancia y el 1 de noviembre celebran El Día de los Muertos, pero fiesta-fiesta. Por aquí hay colectivos que tratan de oponerse a esa corriente globalizadora para rescatar los tradicionales Finaos canarios. Y no hay que confundir esta reivindicación de nuestras tradiciones positivas (las negativas, cuanto más lejos, mejor) con los nacionalismos recalcitrantes. Y si de miedo se trata, los norteamericanos tienen este año un Hallowen complicado por el huracán Sandy, que es terrible ver cómo lo cambia todo y tiene un eco mediático enorme cuando sucede en la costa este de Estados Unidos, y apenas se menciona cuando los huracanes arrasan los países pobres del Caribe. De todas formas, ojalá Sandy no sea muy destructivo.


zzrelojDSCN4041.JPGEstá claro que lo de habitar varias dimensiones coincidentes debe ser verdad, porque los dirigentes deben vivir en una distinta a la mía. El Rey dice en La India que los españoles saldrán de la crisis con el cuchillo en la boca, que no sé exactamente qué significa, las cifras del paro son escalofriantes y en medio la pompa de los Premios Príncipe de Asturias (con modelito letiziano incluido) y el rechazo de Javier Marías al Premio Nacional de Narrativa, que, aunque es muy respetable su postura, tampoco se sabe muy bien qué mensaje envía. Por lo pronto, dedico este fin de semana a cambiar la hora de los relojes, porque a lo tonto hay muchos en cada casa y solo se cambia automáticamente el del ordenador. Y mientras, hay gente que vive en otro espacio cósmico, valorando la realidad (que esa es otra, habría que definirla) con distintos parámetros. Ayer fui a comprar el pan, y un señor comentaba el asunto de Cataluña. Otro parroquiano, de sopetón, le preguntó: "¿y si Cataluña es independiente, la liga se juega sin el Barça?, pues vaya porquería, sin la rivalidad con el Real Madrid". El primero le perdonó la respuesta y yo seguí callado esperando mi turno, consciente de que se entrecruzan dimensiones y realidades paralelas.


zFoto0476.JPGÚltimamente, cada vez que hay que prevenirse de algún peligro se pone a España como ejemplo. Lo han hecho los dos candidadtos a la presidencia de Estados Unidos, y Obama especifica que ante la burbuja inmobiliaria España reaccionó tarde. La verdad es que la crisis empezó en 2008, Zapatero la reconoció en 2010, y estamos en 2012. Primero era una "desaceleración del crecimiento", después una crisis puntual y ahora ya no sabemos cómo llamarla. Lo cierto es que ni antes ni después de asumirlo se ha hecho algo que implique un impulso para salir. La burbuja inmobiliaria proviene de la ley del suelo de Aznar, que Zapatero no corrigió; luego vino la crisis, se dieron muchas vueltas y en 2011 llegó Rajoy, y tampoco ha corregido a Zapatero. Todo lo que se hace es echar las culpas al anterior, proyectar reformas de esto y de lo otro y lo único que vemos es que recortando se han cargado a muchas familias trabajadoras y de paso han bloqueado el crecimiento. Docenas de economistas predican en el desierto el disparate de este frenazo a Europa, pero los responsables políticos siguen con su obsesión de parar. Como consecuencia de ello, en España los pescadores en río revuelto tratan de aprovecharse. ¿Pero eso hará que salgamos de la crisis? No, porque nadie hace nada de provecho, nadie dimite, nadie reforma (los ajustes no son reformas). Definitivamente, o se han vuelto locos o hay alguien que con esto gana mucho dinero. ¡Ah, sí! parece ser que muy pronto le subirán el sueldo a Messi y a Cristiano Ronaldo. Es un comienzo, a ver si cunde el ejemplo.


Como por lo visto el fin del mundo va a producirse el 21 de diciembre, estamos en plena cuenta atrás. Ya vamos descontando: 60, 59, 58... Anuncio que lo van a suspender a última hora porque la operadora que tiene los derechos no ha logrado vender la retransmisión a ninguna cadena, como el reciente partido de España en Bielorrusia. En épocas de crisis crecen los charlatanes como hongos, y tengo curiosidad por ver cómo explican el 22 de diciembre que no haya habido fin del mundo; dirán, como hacen algunas sectas, que se ha aplazado para no sé cuándo, y ya habrán encontrado otra estela maya o asiria que corrige la fecha.

z20195656_1[1].jpgEn los últimos tiempos abundan los programas de televisión y radio y los reportajes en suplementos y revistas donde se dan por ciertos algunos mitos que vienen rodando desde que el hombre empezó a escribir. Internet es una orgía sideral. Que si los annunakis sumerios venidos de otros planetas, que si los hombres del cielo que trazaron las pistas de Nazca, que si las interpretaciones ufológicas de episodios de La Biblia... Recientemente se han puesto de moda los arcontes, que era un título similar al de gobernador en la zona de Alejandría en el siglo III, pero que también dan nombre a unas "presencias" (habría que definir presencia) de lo más pintorescas y dañinas; las explicaciones que aparecen por todas partes no tienen desperdicio, como esta: "Los arcontes fueron producidos por impacto fractal en los densos campos de formación elemental (dema) de los brazos galácticos, cuando el Eón Sophia se arrojó unilateralmente desde el núcleo galáctico". Exacto, la gallina, Groucho Marx sería un aprendiz al lado de estos, y eso que dejo atrás a los reticulianos, el Templo del Sol o los adoradores de la antimateria. Yo alucino con la capacidad de seducción de estos predicadores y con la credulidad inocente de quienes los siguen. Es cierto que lo ignoramos casi todo de todo, pero precisamente por eso no hay que dar credibilidad a historias propias de la literatura fantástica. Es como creer en Supermán, aunque a decir verdad las religiones no se quedan atrás. Simplemente, se trata de tener dominio sobre un grupo, cuanto más numeroso, mejor, con dinero siempre al fondo. Como en la política. Tal cual.
***
(La ilustración es una foto reciente de un arconte. Está algo desmejorado porque estuvo enfermo de atracnania reticular cuántica, que debe ser una especie de gripe cósmica. Vamos, lo normal).


zz1296141870875[1].jpgLo ocurrido en la pedanía albaceteña de El Salobral nor retrotrae a la España negra del crimen de Los Galindos, la matanza del expreso de Andalucía o la más reciente tragedia de Puerto Hurraco. Puede que no tenga relación, pero no sería extraño que la tensión colectiva que está generando esta crisis tan tremenda esté haciendo mella en la estabilidad mental de la gente, y empieza por los más inestables. Matar nunca es justificable, y menos cuando hay menores y conductas sociales peculiares, por llamarlas de alguna forma. A resultas de este asunto, he sabido que la edad de consentimiento sexual en España es de 12 años, algo impensable en Europa, donde en general esta edad se retrasa a los 16 años. En ese tema, nos hemos quedado en la vieja sociedad precristiana, en la que ancianos desposaban a niñas. Y se le ponen a uno los pelos de punta cuando ve que un hombre de casi cuarenta años se bloquea porque no lo dejan estar con una niña de 13 años. Su argumento es que ella consiente; claro, está fascinada porque un adulto se haya fijado en ella, pero no deja de ser una niña, para ella es como un juego. Lo que me resulta difícil de entender es cómo pueden entenderse, a no ser que el adulto tenga una edad mental de 13 años. Es que en este país por lo visto no hemos hecho ni una cosa bien.


Aparte de que me parece absolutamente incomprensible que el PP aumente su mayoría en Galicia y de la previsible barrida en dos frentes de los nacionalistas en Euskadi, hay dos evidencias después de las elecciones del 21 de octubre. Por un lado, queda claro que Rajoy coge un poco de aire (ya se lo quitarán las elecciones catalanas del mes que viene) y se apresta a cumplir con el gran capital atornillando aun más a los españoles más débiles, con la coartada de que ha ganado en Galicia (por eso digo que me resulta difícil de entender este aumento de apoyo al PP). zpo0Foto0173.JPGLa segunda evidencia es que el PSOE va a la deriva, sin capacidad de hacer de rompeolas frente al tsunami de la gran derecha, que cada día saca más pecho. No solo es que Rubalcaba esté quemado, es que su presencia en el anterior gobierno, donde tenía un gran peso, va a ser siempre un lastre, aparte de que sigue apareciendo como un retal del zapaterismo y aun del felipismo, pues no olvidemos que fue ministro en los años 90 con Felipe González. Esta deriva sin ancla del PSOE está haciendo un daño terrible a nuestro país, porque ante desafíos como la crisis, el soberanismo catalán y vasco y la afonía de la voz española en Europa, poco puede hacer, pues ahora mismo el PSOE no pinta nada en ninguna parte. Escribo esta nota a las nueve de la noche del 21 de octubre, y tengo la esperanza de que antes de que sean las doce en el reloj tendré sobre mi mesa de ciudadano la dimisión irrevocable de Rubalcaba y la convocatoria inmediata de un congreso socialista en el que tendrán que enseñar nuevas cartas y nuevas caras para que pueda ser una alternativa real; ya que no hace, no estorbe. Si no es así, esa defensa que la ciudadanía pide a gritos contra la voracidad del capitalismo será ocupada por otras fuerzas que en este momento ni siquiera suponemos, pero ya he dicho muchas veces que en política lo que no sucede en décadas ocurre en tres días. Esa es la lección que nos da la historia, y a veces con sorpresas muy desagradables. Así que, señor Rubalcaba, si quiere hacer un servicio a su imagen histórica (que no es mi problema), al PSOE (que tampoco es asunto que me quite el sueño) y a los ciudadanos (esto sí que me implica), firme ahora mismo su carta de dimisión, y no se conceda un nuevo plazo hasta las elecciones catalanas, que ya sabe cómo van a terminar. Y preséntese en cuerpo y alma, no mande a un propio como está haciendo en este mismo momento. No le queda otra; si no lo hace, me decepcionaria, porque dejaría que su innegable inteligencia fuese derrotada por la vanidad de seguir y acaso por el miedo. Deje paso ya, gracias por sus servicios y buena suerte, don Alfredo.


Sé, Galicia, que eres el destino final de Europa, el extremo (Finisterre) del camino que transita por la ilusión y la esperanza. Por suerte, eres más que Millán Astray, Cela, Franco, Fraga, Rajoy o Pepiño Blanco. Cuando pienso en Galicia veo a Rosalía, a Castelao, a Cunqueiro, a Milladoiro, a Valle-Inclán, a Concepción Arenal, a Carlos Núñez, al pintor Felipe Bello, a Luz Casal, a Manuel Rivas y casi a Amancio Prada, porque Ponferrada es casi Galicia. Yo creo en esa Galicia que viene de los bosques y siempre mira al mar, en la Galicia que desafía la Costa de la Muerte, en la Galicia hermana de Asturias, el Bierzo y Portugal. Yo creo en ti, Galicia, y por eso ahora espero que no caigas en las mentiras que te han contado en estas semanas. Eres inmensa en la memoria de muchos siglos, pero ahora hay que mirar hacia adelante, hay que salir de la larga noche de piedra del gran poeta Celso Emilio Ferreiro. Finisterre es el siglo XXI. Suerte, querida Galicia.

zfinisterre[1].JPGY tú, Euskadi, que llevas medio siglo sangrando esa rabia que nos nos dejaba dormir. Es la hora de hoy, que ya es mañana, y también eres mucho más que unos gudaris con pistola y unos caciques detrás de una sotana y un árbol que les sirve de parapeto. Eres el hierro duro del Nervión, el vino de la Rioja Alavesa, el sabor tus hornos, la placidez de las playas en Zarauz y la belleza total en Donostia. También es en esa Euskadi en la que creo, que viene de muy lejos, dicen que desde antes que nadie en Europa, y tantos milenios no pueden volatilizarse con demagogia barata. Hoy es un día en el que me acuerdo de Unamuno, de Chillida, de Pablo Zorozábal, de Bernardo Atxaga y de tantos otros, vascos de dentro y de fuera. Cruzo los dedos para que tu gente acierte. Suerte, querida Euskadi.

zdonostia.JPG


zz200px-Sylvia_Kristel_926-2274[1].jpgSeñora Kristel: lamento sinceramente su partida, porque es usted el paradigma de varios mitos que acaban destruyendo a celebridades del cine, especialmente a mujeres. En primer lugar, es usted un ejemplo más de la actriz que hizo muchas películas, pero que es y será recordada por una sola, Emmanuelle; es más, en su caso casi por dos escenas. Eso no es tan raro y le ha ocurrido a grandes estrellas: a Rita Hayworth con Gilda, con las escenas del guante y la bofetada, a Vivian Legth, que siempre se nos aparece como Scarlette O'Hara poniendo a Dios por testigo, a Claudia Cardinale entrando en el baile de El Gatopardo. Siempre hay una escena que marca a determinadas figuras porque se convierten en iconos del cine (Brando acariciando el gato en El Padrino, Bogart y Claude Rains perdiendose en la niebla del aeropuerto de Casablanca, Greta Garbo tumbada en el diván de La Dama de las Camelias, Marilyn volando sobre su falda sobre el respiradero del metro...) pero las hay, como usted, que aunque se las recuerda también por otros trabajos, son una sola película (Linda Blair en El exorcista, Sue Lyon en Lolita, María Schneider en El último tango en París). El mercado la encasilló, y reconozca que usted se prestó a ello, pues hizo luego muchas secuelas de Emmanuelle para el cine y la televisión. Nadie es perfecto, pero le digo que de alguna forma usted contribuyó a cambiar la manera de pensar de nuestra sociedad, como hiciera años antes Brigitte Bardot con Y Dios creó a la mujer. No fueron grandes películas, ni siquiera razonablemente buenas, pero ayudaron a abrir muchas mentes, cosa que algunas obras maestras no logran. Fue usted rehén de su propia historia, y también podría ser una muestra más del mito de la bella infeliz, aunque dicen que en sus últimos años consiguió algo parecido a la felicidad. Sepa usted que, al menos yo, entiendo que su trabajo no fue en vano. Vaya en paz, señora.


Es tan procaz e hipócrita el modo en que tratan de explicarnos el gran timo de esta supuesta democracia, que ya no sé por dónde empezar. Hablaré de otra cosa y seguramente pagarán justos por pecadores. Por eso voy a hablar de un asunto banal: Sara Montiel. Y lo hago porque hace unos días, en una larga entrevista, la superdiva que fuma puros (todo muy femenino) se ufababa de ser la primera española en conquistar Hollywood. Como he dicho muchas veces, el arte es cuestión de gustos, y desde luego Sara Montiel no forma parte de mi imaginario de artistas favoritas. Y digo artistas porque es más ambiguo; si trato de imaginarla como actriz me chirría esa cara inexpresiva que nada transmitía, y si la rememoro como cantante me zumban los oídos. De Lola Flores dijo el New York Times cuando actuó por primera vez en Nueva York: "No sabe cantar, no sabe bailar, no sabe actuar, pero no se la pierdan, es genial". Es decir, Lola Flores tenía ese algo mágico que transmitía, justamente de lo que, con los mismos aperos técnicos, carecía Sara Montiel. Era guapa, eso es innegable y tenía un cuerpazo que hacía temblar las rodillas a los hombres, fueran Gary Cooper, un altísimo poeta como León Felipe o un Premio Nobel como Severo Ochoa. Pero eso no es arte, es biología. Aun así, pudo ser una estrella, porque para ello no es condición indispensable ser una gran actriz; ha habido estrellas rutilantes que no fueron buenas actrices (Kim Novak), y por el contrario grandes actrices que nunca gozaron del status de estrella (Ronda Fleming). zzmontezmontiel.JPGPero Sara Montiel no fue ni una cosa ni la otra, aunque es cierto que en los años cincuenta, después del éxito de El último cuplé, la recibían multitudes, pero no en Hollywood precisamente, como ocurría con Sofía Loren. Y esa película tenida por mítica es una cinta razonablemente bien rodada con escasos recursos, gracias al talento del director, Juan de Orduña. Y en ella se salva casi todo, menos las protagonista. Y es verdad que cantó (bueno, entonó) las canciones en la película, pero mucho no debía confiar la discográfica en sus valores musicales cuando no se hizo un disco hasta muchos años después, y sí que otras cantantes grabaron aquellas canciones y vendieron muy bien, como hizo Mary Sánchez en Colombia acompañada al piano por el Maestro Sansón. De manera que ese supuesto mito de la Montiel no es que sea inexplicable, es que en realidad no hay nada que mitificar. Y en cuanto a que fue la primera hispana en triunfar en Hollywood habría mucho que decir, porque muchas llegaron antes que ella a hacer papeles secundarios (Katy Jurado, Dolores del Río, María Félix, Libertad Lamarque). Conquistar Hollywod es algo que pocas extranjeras han logrado a lo grande, y hacerlo es ser Greta Garbo, Marlenne Dietricht, Hedy Lamarr, Jean Simmons, Sofía Loren... Ni siquiera actrices tan grandiosas como Caterine Deneuve o Claudia Cardinale puden presumir de haber conquistado Hollywood. De ascendencia hispana sí que fue una estrella Rita Hayworth. Pero antes, durante todos los años cuarenta, la hispana que sí era un número uno fue María Montez, dominicana de padre canario y educada en un colegio religioso de Canarias. Es decir, una canaria (ya puestos a forzar el asunto) llegó a Hollywood y a lo grande mucho antes que ella, que hizo de secundaria en Veracruz quince años después (¿esa es su Casabanca de Ingrid Bergman, su Desayuno en Tiffany's de Audrey Hepburn? Y si hablamos de una española en Hollywood tenemos que hablar de Conchita Montenegro, que triunfó a lo grande en los años 20 y 30, aunque nadie lo recuerde porque ella se retiró en los años cuarenta y nunca más concedió una entrevista ni aceptó medallas u homenajes (murió en 2007 a los 95 años). Así que, Sara Montiel puede decir misa, pero los datos están ahí, y lo que no entiendo es por qué ese empeño en repetirnos que es un mito. Hasta Elsa Pataki ha llegado al mismo lugar que ella: a ninguna parte, pero en inglés.
***
(Ninguna de las dos fue una gran actriz, pero haría falta estar ciego para no reconocer que ambas eran bellísimas, solo que una fue una estrella de la segunda época dorada de Hollywood y la otra no).


zzde-Espana-4053[1].JPGDesde el pasado 11 de septiembre, parece que tanto en el palacio barcelonés de la Generalitat como en La Moncloa y en varios ministerios de Madrid han entrado súcubos que han poseído a los dirigentes para que echen gasolina al fuego. Por un lado arman mucho ruido las proclamas cada vez más subidas de tono de Artur Mas y su gente, por la otra Wert casi se basta para alimentar el incendio, aunque el Presidente ha tenido el detalle de no dejarlo solo y lanzar sus arengas sobre todo en la campaña electoral en Euskadi. Hasta el Rey se ha pringado las botas, con sus reuniones con empresarios y sus veladas alusiones al asunto, con lo que tampoco ayuda. Gallardón, quién si no, se ha sumado al coro de los despropósitos, y en un solo de barítono (con música de El barbero de Sevilla, él es muy melómano) ha soltado una colección de perlas. Entre todas, destaco dos; la primera es que señala que convocar un referéndum sin la conformidad del Estado es delito, y responsabliza a quien lo convoque, lo que suena a amenaza (ya sé que dirá que no). Muy bien, declarar la intención, aunque sea veladamente, de meter en la cárcel a Artur Mas es el primer paso para crear un mártir por la causa, y cuando hay mártires es complicado dar marcha atrás. La segunda perla es de una torpeza descomunal. Dice Gallardón que si Cataluña y el País Vasco (él no diría Euskadi ni muerto) salen, España desaparece. Pues a lo mejor, que diría el otro, pero es que hay otras 15 comunidades que quedan automáticamente menospreciadas. Las palabras en política pesan mucho, y parece mentira que políticos curtidos no lo sepan. Esa cerrazón mental y esa ligereza de la lengua por ambas partes están cavando una zanja que luego va a ser difícil puentear. Es que tenemos los políticos más irresponsables e ineptos en el momento menos oportuno. El destino es un usurero, ya sabía yo que algún precio habría que pagar por un Mundial y dos Eurocopas.


zoooDSCN4024.JPGLos medios están vendiendo la proeza del autriaco Félix Baumgartner al lanzarse desde la estratosfera en caída libre como un hito comparable al descubrimiento de América o a la llegada del hombre a La Luna. Decían ayer en la radio que en el futuro la gente recordará el 14 de octubre de 2012 y preguntarán aquello de qué estabas haciendo cuando Félix Baumgartner batió media docena de récords. La verdad es que todo eso está muy bien, pero discrepo en equiparar esta puesta en escena mediática con verdaderas proezas que han marcado la historia. Metido en una cápsula climatizada, con docenas de mecanismos automatizados, solo un rosario de fallos podría hacer fracasar algo así. Es verdad que hay que tenerlos cuadrados para meterse en ese artilugio y con una preparación física tremenda para soportar esa velocidad y esos cambios de presión. Antes que esta historieta de ayer yo pondría la hazaña de Linberg al cruzar el Atlántico en avión, o el primer hombre que se lanzó con éxito en paracaídas en 1797 (que por cierto fue un tal André Jacques Garnerin, del que nadie se acuerda, aunque hubo otros antes que se partieron las piernas o la crisma). Son muchas las aportaciones que se han ido haciendo, y esta, que lo es, significa un grano de arena en la montaña del progreso. Así que, enhorabuena a Baumgartner, y que le vaya bonito con el dineral que le caerá en derechos de imagen y patrocinios (como a Colón o a Marco Polo). Y digo yo que también forman parte del progreso inventos como la papelera o el orinal (¿quién inventó el orinal? Es un puntazo).

Por cierto, hoy, día de Santa Teresa, se falla el Premio Planeta, otra gran puesta en escena, con jurado y todo (pobres escritores ingenuos que se presentan). Echo cuentas a ver qué nombre mediático no lo tiene y me sale una docena. No apuesto, pero sí es seguro que ganará una novela histórica o negra. Es lo que está vendiendo, porque no veo yo una novela erótica en este premio. Quién sabe.


zppppFoto0459.JPG

Las religiones utilizadas como instrumentos de dominación han sido siempre fuente de intolerancia. Ha pasado con todas, y cuando estamos en el siglo XXI, 50 años después del Concilio Vaticano II, recordamos los cambios de actitud de Roma, que sigue pareciendo antigua, pero que en 1962 dio un salto, porque lo que había antes era pura inquisición. En las religiones todo es muy lento, aunque esto parece lógico en instituciones que manejan la eternidad. Y me pregunto si el islam violento y fanático que ha disparado a Malala, la niña pakistaní cuyo único pecado es querer ir a la escuela, bebe en el mismo libro sagrado que el de la Córdoba de Abderramán III, ejemplo de tolerancia y convivencia, a quien le debemos haber servido de puente con nuestra antigüedad clásica. Da escalofríos escuchar a los agresores de Malala diciendo que aunque salga curada del hospital volverán a atentar contra ella. Esa fijación me estremece, porque sé que hay un islam que ha leído de otra forma las suras del Profeta. La vida es un bien único, pero poca racionalidad puede pedirse sobre la vida de los otros a quienes están dispuestos a inmolarse. Ojalá alguna vez el ecumenismo y el respeto que impulsó Juan XXIII en el Vaticano II tenga reflejo en las otras religiones monoteístas y siga avanzado en la católica, porque también hay que decir que Pablo VI y sobre todo Juan Pablo II no fueron muy entusiastas con los nuevos aires surgidos del Concilio.


Este 12 de Octubre ha sido raro. Siempre me lo pareció, desde que antaño lo llamaban Día de la Raza, y nunca he podido saber si se referían a una reivindicación de los pueblos amerindios o a una proclama de la superioridad de la raza española y, sobre todo, de su religión. Pero este año he tenido una sensación extraña, y se han acumulado detalles que han contribuido a ello. Por una parte, los noruegos han concedido el Nobel de la Paz a la UE, y en su declaración han llenado de elogios a una institución en la que siempre se han negado a participar (si es tan buena, ¿por qué no quieren entrar?) Y chirría un Nobel que premia a una comunidad que esquilma a los países más pobres en beneficio de los más ricos, aunque después de que este premio recayera en Kissinger, zzza-colores.JPGArafat, Sadat, Carter, Gore y Obama, lo raro es que no se lo hayan otorgado a los de Operación Malaya o al organizador de las fiestas de Berlusconi. Fíjense si será ecuánime este galardón que nunca se lo dieron a Gandhi. Si yo fuese el responsable de instituciones realmente humanitarias premiadas, como la Cruz Roja o Amnistía Internacional, lo devolvería en señal de protesta. Luego España jugó al fútbol en Bielorrusia y, aparte de que los dos canarios de la selección se lucieron, no televisaron el partido, porque la empresa alemana que tenía los derechos quería atornillar bien a las cadenas españolas (¿por qué será que tampoco esto me sorprende?) Y desde luego, también fue raro el acto de celebración de la Fiesta Nacional en Madrid: no hubo paracaidistas, ni tanques (con lo que me gusta un tanque), ni abucheos del público al Presidente del Gobierno (¿por qué habrán suprimido los insultos este año? Dan ambientillo y son gratis), no compareció la cabra de La Legión y en su lugar llevaron a un inexperto carnero que por no tener no tenía ni cuernos, y quitaron de la tarima presidencial a las infantas. Ya nada es lo que era. Y lo peor: entre los invitados se echaron muchos en falta, sobre todo a dos, porque un desfile no es lo mismo si en la grada no están Revilla y Esperanza Aguirre. Para eso, casi mejor que hubiera llovido. Ya digo, un día raro.
***
(Como me han dejado sin tanques, los pongo yo por mi cuenta, qué se creían)


Doña Beatriz de Bobadilla, condesa-viuda de La Gomera, es un personaje histórico que ha sido objeto de muchas controversias. Hay dos aspectos de su personalidad en los que los historiadores difieren; uno es su extrema crueldad y el otro es su vida sexual de mantis religiosa, hasta el punto de que el historiador Alejandro Cioranescu negaba incluso que la condesa hubiera sido amante de Colón, y mucho menos del rey Fernando el Católico. Por otra parte, es extraño que un personaje de esta envergadura novelesca haya aparecido poco en la ficción, seguramente porque está muy acotado a Canarias y en estas islas la novela histórica no ha tenido mucho cultivo.

zlaseñora.JPGSí se acercó a ella el novelista argentino Abel Posse, que nos retrata a una condesa casi de novela fantástica, una especie de monstruo devorador que podría encarnar el pecado. Dice Posse en la novela Los perros del paraíso: "La mayoría de sus amantes, pescadores, marinos desorientados, jefes guanches capturados, monaguillos con precoz pasión pastoral, terminaban la noche despeñados al mar desde la ventana de la Torre..." O bien: "Decíase que, vulvidentada (con molares y dos poderosos incisivos que surgían de las puertas de su intimidad), solía devorar con horrible parsimonia el sexo de sus amantes..." Como vemos, hay una gran diferencia entre la dama piadosa que nos presenta Cioranescu y la demoníaca criatura que inventa Abel Posse, quien, además debe desconocer la ubicación de la Torre del Conde, puesto que es imposible que desde sus muros se pueda caer al mar.

Carlos Álvarez acaba de publicar la novela La Señora, cuyo personaje central es precisamente doña Beatriz de Bobadilla. Y ha hecho una novela, que es lo que se le pide a un novelista, aunque algunos quieran que una novela con personajes históricos sea una tesis doctoral. Y es curioso que un narrador como él, que en su narrativa anterior no se paró en barras y cruzó muchas veces la línea de la hipérbole, en esta novela se muestra cauto, comedido y muy realista, supongo que en aras de la verosimilitud de la historia que nos cuenta. La Beatriz de Bobadilla de Carlos Álvarez no es la virtuosa dama católica que sigue al pie de la letra la castidad y las normas humanitarias dadas por Isabel La Católica para el trato a los aborígenes conquistados, pero tampoco es la encarnación de un demonio devorador de hombres, con la espada y en la cama, sino una mujer apasionada que amada el poder y la seguridad, y por eso probablemente mantuvo amoríos con el rey (que encima dicen que era muy apuesto) y con Cristóbal Colón, además de otros lances (nunca exagerados), pero que en su viudez acaba casándose con Alonso Fernández de Lugo, primer Adelantado de Canarias. Ella quiere poder y futuro para sus hijos, y trata de conseguirlo como sea. Podríamos decir que La Señora es una mujer muy interesada en interesante, que se vale de su belleza para conseguir sus propósitos.

zss4[1].JPGEstá época de la historia de Canarias (finales del siglo XV) es muy curiosa, porque es el tiempo en que hay tres clases de islas: las de señorío, la conquistada Canaria (GC) que es de realengo, y las de Tenerife y La Palma aún en manos de los aborígenes. En ese mundo fronterizo en el que la mixtura de razas pone las bases de una población canaria (guanches, portugueses, castellanos, andaluces y otros) es donde surgen historias de una fuerza terrible, porque están de por medio el poder, la religión, la violencia, el racismo y los distintos estratos sociales que se van creando según quien sea el que tome una tierra en los repartimientos. Y ese mundo inicial de Canarias entrando en la historia europea coincide necesariamente con la liquidación de una forma de vida neolítica que los románticos retratan como el Jardín del Edén, aunque seguramente no fuera así. Es el mito del buen salvaje, al que tampoco hace concesiones el novelista.

El desarrollo de la peripecia transita por caminos realistas, con un esmerado tratamiento del diálogo, actualizando las expresiones sin que por ello pierda ese aire de siglo XV que respira toda la novela. Es un gran acierto este manejo del diálogo, que nunca es ornamental, sino que contiene información y se convierte así en una manera eficar de hacer avanzar el relato, añadiendo detalles que sería muy engorroso narrar y leer. Hacer novela histórica no es aplastar al lector en documentación (de eso Galdós sabía mucho), sino partir de hechos conocidos y crear ficciones alrededor de ellos, haciendo que figuras históricas reales hagan y digan cosas que nunca dijeron o hicieron en la realidad. Es creación y eso es lo que hace el novelista, de manera que La Señora es un magnífico ejemplo de que en Canarias hay material muy interesante para hacer buenas novelas históricas. Ya Carlos Álvarez se se había acercado a nuestra historia con su primera novela, La pluma del Arcángel, y por lo tanto es buen conocedor de aquellos primeros siglos en que Canarias pasó a formar parte de la corona castellana con distintos rangos (señorío y realengo).
***
(No sé si hablar de la novela de Carlos Álvarez sobre la Condesa de La Gomera sea una manera de celebrar el 12 de Octubre, y tampoco sé si de esta forma se critica o se exalta aquello que unos tienen por comienzo de una gesta y otros de un genocidio).


Cuando uno piensa en la pintura de José Antonio García Álvarez se llena de azules, porque el mar ha estado siempre en su obra. Hay incluso un azul que tal vez debiera llevar su nombre, porque es muy característico en sus cuadros hasta hace unos años. García Álvarez nació frente al mar y se llenó de mar para trasladarlo a la pintura, incluso cuando sus temas eran otros, siempre el mar estaba al fondo, como premisa inexcusable de un isleño. Sucede que la vida personal nos lleva de acá para allá y el pintor fue a parar Madrid, muy lejos del mar, y más concretamente a la sierra madrileña, un paisaje absolutamente opuesto a la trayectoria pictórica de García Álvarez. desde allí, en la última década, el artista ha trabajado los temas que le llegaban desde la inmediatez, y fue creando otros mundos, amparados a menudo en otras islas, como Sicilia, o en la historia de la pintura como sus memorables Meninas. Así, el pintor se ha ido consolidando como una ventana siempre segura de la luz que aparece por doquier. Porque la pintura de García Álvarez es luz a todas horas, y la distancia ontológica que puso con el mar le permintió entrar en otros espacios y trasladarnos a ellos.

z garcía alvarez.JPGPero el mar seguía ahí, en el ADN, y la playa de Las Canteras es un icono imborrable en la mente de quien la haya conocido y disfrutado de la manera tan intensa con que el artista se ha relacionado con ella. Y está siempre en la memoria. Por eso es un acierto sublime el título de la exposición con que nos ha deleitado durante el último mes en la sala Miller del parque de Santa Catalina: El mar de la memoria. esta exposición es una orgía de salitre, que en buena parte sigue fiel a aquellos azules del origen pero que indaga en los otros colores del mar. Es como el Everest, el pico más alto del mundo, que nació en el fondo oceánico y las fuerzas geológicas han llevado con él caparazones marinos a la cima del mundo. La pintura actual de García Álvarez es así, subida a un Himalaya de talento y expresividad pero llevando consigo la memoria del mar del principio. Hace muchos años que sabemos que estamos ante uno de los artistas plásticos imprescindibles en la reciente historia de las artes plásticas canarias y más allá, y ahora lo disfrutamos en su plenitud, cuando ya no es esclavo de los azules y por el contrario azulea cualquier otro color. Ha conseguido lo que ambiciona todo artista, un estilo, una marca, una huella dactilar, que a mucha distancia delata que estamos ante una obra de José Antonio García Álvarez.


zFoto0347.JPGEn estos días, entre el 5 y el 10 de octubre, se han recordado algunos aniversarios, unos muy significativos y otros simplemente curiosos para los coleccionistas de fechas. Y la verdad, es que parece que hace cincuenta años que cambió el mundo, y especialmente en octubre, pues en estos días se produjeron hechos como la aparición de la canción Love Me Do, primera grabación de The Beatles, con lo que es el acta de nacimiento del grupo para el gran público. También fue en estos días de octubre de 1962 cuando se vio por primera vez en la pantalla a James Bond, el archifamoso agente 007 al servicio de SM británica con licencia para matar (como ahora, más o menos), y dicen que fue el 9 de octubre de ese año cuando Vargas Llosa entregó a Carlos Barral el manuscrito de la novela La ciudad y los perros, que lo consagraría como novelista muy reconocido. Comenzó entonces el Concilio Vaticano II, el que sacó la misa del latín y dio la vuelta a los curas hacia la gente, y también es cierto que aquel octubre de hace 50 años casi volamos todos por los aires con la crisis de los misiles en Cuba. Pero escapamos, así que, parecen buenas fechas estas, y más las de hace cincuenta años, aunque fuera de esa condición tampoco está mal que el 9 de octubre de 1940 naciera John Lennon y el 10 de octubre de 1884 viera la luz primera el poeta Tomás Morales. También es cierto que en esa misma fecha, en 1967, en la boliviana escuela de La Higuera mataron a Ernesto Che Guevara, para unos un asesino, para otros un mito salvador (las enfermeras del hospital de Vallegrande al que llevaron el cuerpo para lavarlo decían que se parecía a Jesucristo... A la imagen que ellas se habían creado de Jesucristo). Se entiende entonces que estos días de principios de otoño son importantes, sobre todo porque cumplen años algunas personas con las que tengo mucha relación. Es como si yo les hubiera preguntado si eran del signo Libra antes de tratarlas, pero no, resultó que lo eran y lo supe después; acaso por eso seguimos. Una de ellas lleva años pegada a mí como mi sombra, y aunque discutimos constantemente, incluso cuando duermo, he decidido que debemos llevarnos bien. A saber qué nos depararán las estrellas para dentro de cincuenta años... Por cierto, el 12 de octubre de 1492 pasó algo importante... Ya me acordaré.


2184549701_469f6f907d[1].jpgQuerida Venezuela, lo tuyo es una gran contradicción. Cuando Américo Vespucio y sus hombres entraron al territorio de los indios tacariguas y caquetíos de tu interminable llano, lo hicieron por las vías fluviales de las barrancas, perchando con palos contra el fondo del cauce, de una manera parecida a como perchan los gondoleros venecianos. Fue así como nació tu nombre; te llamó Venezuela, pequeña Venecia, y la gran contradicción es que en tu inmenso espacio todo es grande, desde las montañas metálicas de la Guayana hasta la majestuosidad de la mayor catarata del mundo, el Salto de Ángel, que cae casi un kilómetro desde la meseta del Auyantepui hasta el río Caroní, que sigue curso por el Orinoco tremendo de la Gran Sabana, atraviesa el parque nacional de Canaima y llega hasta la orgía de fuerzas que es el Delta Amacuro, donde el río y el océano se dan un beso tormentoso. Todos es grande en ti, también las pasiones, las corrupciones y las revoluciones. Tu gente tenía que elegir apasionadamente entre la revolución personalista que se legitima en las urnas y la moderación que venía de la desunión y se sostiene en la prepotencia petrolera. Y ha elegido, con pasión. Ojalá, querida Venezuela, encuentres el camino y todo deje de ser brutal y homérico, es mejor la vida tranquila si esta proviene de una sociedad justa. La democracia y el griterío casan mal. Que el futuro sea mejor. Ojalá, Venezuela.


Vivimos una época en la que los cambios que se están produciendo en todo el planeta aconsejan la concentración, y la UE es un buen argumento para unir las fuerzas de 27 países para poder jugar en igualdad de condiciones la partida del futuro con Estados Unidos, China, las economías emergentes y Rusia, que con su arsenal energético en el Cáucaso y en Siberia sigue siendo un invitado al baile. Ni Alemania, ni Francia, ni Gran Bretaña, ni, mucho menos, cualquiera de los demás países puede soñar siquiera entrar solo en esa fiesta, y como ejemplo hay que pensar que California tiene una economía equivalente a la de Francia. zzy9DSCN4252.JPGPor lo tanto, lo razonable es pensar en la asociación porque la disgregación es un disparate, y cuanto más separatismo haya en Europa más se frotarán las manos los otros, porque no son solo Cataluña y Euskadi; también son Córcega, Normandía, Escocia, Prusia Oriental, Galicia, la región autónoma de Hamburgo y muchos más territorios continentales e insulares que tienen en su ADN la idea de ser un estado. Y eso Europa hoy no puede permitírselo, sería un lujo muy caro. Pero claro, si en el estado al que perteneces hay un gobierno dislocado como el de Rajoy, una oposición que sigue con sus pulsos internos sin visión de futuro, unas instituciones caducadas en manos de irresponsables que se empeñan en demostrarlo cada día, a uno le entran ganas de salir corriendo. Es que cuando he visto a Soraya y a la Cospedal vestidas de negro, con peineta y mantilla, promocionando con pinta de viudas la marca España en el Vaticano, no vi a mi país, sino a un vieja foto en el que solo faltaba un Torquemada que pasara por allí. Pensé entonces que Canarias debería ser independiente, y luego que Gran Canaria no tiene por qué aguantar las ofensas del ultrachicharrerismo, y después que mi pueblo aporta más papas que las que recibe, y que mi barrio es el que pone siempre el cherne del sancocho. Sin saber catalán, empecé a cantar Els segadors y me creí poseído porque hablaba lenguas que nunca he estudiado, vitoreando en catalán los goles del Real Madrid. Una locura, traté de buscar explicación en el programa de Iker Jiménez, pero salió En clave de ja. Fue entonces cuando me dirigí al consulado del País de Nunca Jamás y solicité asilo político. Oye, y me lo concedieron.


Se puede cometer un error difuso en un momento dado, pero se necesita mucha torpeza para meter la pata de la manera que algunos personajes públicos lo hacen, porque parece mentira que no sepan la que van a liar con sus patinazos. Esta temporada la cosecha ha sido magnífica, empezando por Marta Sánchez, cuando dijo que la crisis no se arregla jodiendo al prójimo sino trabajando (que se lo diga a los millones de parados que tenemos) y terminando con un tal Castelao, que es (o era) Presidente de no sé qué consejo raro del ministerio de Exteriores, que dijo que las leyes, como las mujeres, son para violarlas. Y se quedó tan ancho.

zoooDSCN4166.JPGEn medio están el diputado Rafael Hernando, que dijo que el juez Pedraz es un ácrata pijo, la delegada del Gobierno en Madrid que pidió "modular" el derecho de reunión, Vidal-Cuadras, que solicitó a la Vicepresidenta que fuese preparando a un general de la Guardia Civil como receta contra el catalanismo y la cantante Amaia Montero, que afirmó que cuando las mujeres dicen NO solo quieren ver qué serías capaz de hacer por ellas. Con este muestrario se ve que la estupidez humana abunda (y subiendo, que diría Groucho Marx).

Luego suelen tratar de matizar lo que han dicho, que si fue en clave irónica (no creo que la torpeza tenga nada que ver con la ironía), que no se les entendió, que se han tergiversado sus declaraciones, que sus frases han sido sacadas de contexto... ¿Qué ironía hay en lo que dijo Vidal-Cuadras? ¿Qué no se entendió en las palabras de Marta Sánchez? ¿De qué contexto se sacan los 140 caracteres de Twitter de las palabras de Amaia Montero? ¿Qué tergiversación se ha hecho en lo que claramente largaron Castelao y la delegada del Gobierno? Pero el que dio un recital fue el alcalde del pueblo leonés de Toreno, quien, aparte de llamar "tonto del culo" al ministro Soria, dijo que a Canarias debería llevársela el moro, y que si vendieran La Gomera y el Hierro a los alemanes aminoraban el déficit público. Por lo tanto, debemos colegir que, efectivamente, el género humano se está idiotizando a marchas forzadas, argumento que se refuerza viendo que se vende muy bien como humor las groserías de Paz Padilla, como inteligencia la mala educación de Mourinho y como valentía el discurso incoherente de Sandro Rosell, presidente del Barça, que hasta ahora era un modelo en el fútbol, pero que no sé si ahora empieza a jugar a otra cosa. Y suma y sigue.
***
(Ahora que hay que recaudar como sea, habría que poner una multa o impuesto alto a quien desbarre de esa manera tan escandalosa... Vaya, que he desbarrado, que eso atenta contra la libertad de expresión...)


zvh10065281.JPGSi ya estamos viendo que la política parlamentaria va a ser cosa de ricos que pueden permitirse no cobrar salario, en Canarias el agua lleva el mismo camino. De todas las partidas presupuestarias del mundo, incluso antes que Educación, Sanidad y Servicios Sociales, la última que se le ocurriría tocar a quien tenga dos dedos de frente es la de la subvención a las desaladoras. El agua es como el aire, sin ella no hay vida ni es posible todo lo demás. Tener agua a precios altísimos generará un desastre en cadena que afectará a todo, y a lo primero a esas tres áreas básicas de lo que soñábamos como Estado del Bienestar. Nombrar el agua en Canarias es mencionar al diablo, porque siempre ha sido una constante que ha determinado el decurso de nuestra historia. Con la eclosión turística y el pelotazo demográfico que Canaria ha experimentado en las últimas décadas, el agua potabilizada no es un lujo sino una necesidad. Pensemos en islas como Fuerteventura y Lanzarote, secas por definición, o en una población como Las Palmas de Gran Canaria, que necesita agua a todas horas. No sé qué pretenden quienes hacen estos presupuestos, pero negarle el agua a la gente de un territorio es la mayor humillación que puede cometerse. Se ducharán quienes puedan pagar enormes facturas de las compañías, y llevaremos la camisa sucia por imposibilidad de pagar el recibo. Además, me temo que con la ausencia de las subvenciones a las desaladoras se pierde un mecanismo de control indirecto de los precios, con lo que la cuenta subirá más de lo debido. He buscado en el diccionario de sinónimos un adjetivo para calificar esta cacicada y ninguno sirve para dar una imagen real de la brutalidad inhumana que tal medida supone.


aFoto0360.JPGEn el siglo XIX, los diputados que salen en las novelas de Galdós y de Juan Valera son ricos terratenientes, encumbrados abogados o aristócratas con mando en plaza. Ir al Parlamento era cosa de ricos, porque entonces los diputados no cobraban salario. La señora Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha, ha cortado por lo sano y ha eliminado de los presupuestos de 2013 la partida destinada a los salarios de los diputados. Esto quiere decir que solo podrán sostener ese nombramiento los que tengan una posición desahogada o un trabajo en el que obtengan buenos ingresos. El otro problema es que si los diputados se dedican a su profesión y acuden al Parlamento solo a ratos, poca dedicación podrán tener. Así que, con unos diputados que dedican poco tiempo a su labor parlamentaria, está claro que se perderá calidad democrática. La otra opción es que solo vayan al Parlamento los ricos, como en el siglo XIX. Y es que aquí o no llegan o se pasan, hay quien cobran varios salarios (la propia señora Cospedal) y quien ahora pasa a no cobrar. Todo muy coherente, maniobrero y disparatado. Como se ve en la foto, el reloj de la democracia no anda muy fino.


zirma-grese[1].jpgEl escritor Alberto Vázquez Figueroa es siempre un invitado interesante y ameno en las entrevistas que concede. Gran viajero desde su juventud, es interlocutor en muchos temas, y hace unos días volvió a capar mi interés cuando hablaba de la maldad. El asunto venía a cuento de su áltimo libro, que tiene como protagonista a Irma Grese, una mujer que existió realmente y que fue brazo ejecutor de las atrocidades nazis del holocausto en varios campos de exterminio, especialmente en el de Belsen. Fue juzgada en 1945 en el jucio de Bergen-Belsen, de similares características al de Nüremberg, y ejecutada en la horca. Tenía solo 22 años, y con tan corta edad figura entre los personajes más sanguinarios, crueles y psicópatas de la historia, hasta el punto de que los medios británicos la bautizaron irónicamente "El ángel rubio de Belsen". Era una joven bien parecida y su aspecto era muy agradable, pues no denotaba que una muchacha tan hermosa fuese capaz de perpetrar atrocidades terribles que pueden calificarse directamente de inhumanas. Comentaba Vázquez Figueroa que es una excepción, porque la mayor parte de las veces la maldad se va reflejando en el rostro. Con 22 años, no hubo tiempo para eso. Como ejemplo contó que entrevistó a Gadafi en 1969, cuando acababa de hacerse con el poder en Libia, y dice que era un joven con una gran presencia, muy carismático y atractivo tanto para las masas como cuando se le trataba de cerca. La maldad que le atribuye el escritor fue reflejándose en su rostro, y en los últimos años era casi una caricatura diabólica. No sé si una cosa es consecuencia de la otra, y no puedo saber qué grado de maldad anidaba en Gadafi, pero sí que daba miedo mirarlo, como si de pronto se hubiese hecho realidad el retrato de Dorian Gray. Lo que sí es cierto es que a veces la maldad se nota al menos en la mirada, que casi nunca engaña.


La literatura ha sido durante décadas fuente de alimentación del cine, y algunos autores y autoras ni siquiera soñaron en que sus historias se verían reflejadas en la linterna mágica, sencillamente porque cuando escribían el invento del cine estaba en pañales y no pasaba de ser una atracción de barraca de feria, o bien porque ni siquiera se vislumbraba en el horizonte. Ocurre con Henry James, y sobre todo y más curiosamente con Jane Austen, novelistas que han llenado horas y horas de cine. En el caso de la autora británica que vivió escasos cuarenta años a caballo entre los siglos XVIII y XIX, lo suyo eran las historias que reflejaban la burguesía inglesa medio-alta, con una adoración por la aristocracia sólo comparable a la que el Gran Gastby sentiría por el mundo de los ricos más de un siglo después. Leídas una a una, las obras de Austen son muy detallistas, descriptivas y analistas de detalles que para otros autores parecerían insignificantes.

Curiosamente, este tipo de historias, a priori tan poco cinematográficas, se han convertido en una receta de éxito casi seguro, como lo demuestran taquillazos del calibre de Sentido y sensibilidad y, la última, Orgullo y prejuicio. Hay otro tipo de novelas, más contemporáneas, que ya fueron tocadas por el cine cuando se escribían, porque en el siglo XX el cine y la novela se han influido mutuamente, y eso se nota en el modo de narrar de la mayoría de los prosistas. De estas últimas hay centenares, miles, por lo que entrar en ellas requeriría un espacio enorme.

zzFoto0473.JPGPor su parte, hay otra fuente de alimentación del cine, sobre todo en las últimas décadas, que es el cómic. Este género, en el que se aúnan las viñetas y los bocadillos llenos de letras, se hace masivo a partir de los grandes personajes nacidos en la industria editorial norteamericana de los años treinta y cuarenta, con el añadido de algunas genialidades europeas del tamaño de Tin-tin o Astérix. Así, hemos tenido sagas tremendas que han hecho historia en varias generaciones, desde Superman al Hombre Araña, pasando por X-Men y el grandioso Batman, Flash Gordon y las series pseudohistóricas del cariz de El Principe Valiente. Este tipo de lenguaje pasó al cine al adaptar historias de estos personajes de cómics, y de alguna manera ha impregnado un nuevo estilo de filmar, puesto que esta manera de hacerlo ha influido también en películas que no procedían del cómics.

Los españoles somos pobres hasta para eso. El género se ha tenido que conformar con personajes humorísticos del estilo de Mortadelo y Filemón o Pepe Gotera, que salían en los tebeos de antaño, y que algunos han entrado en el cine. La dictadura también dejó su huella al crearse un personaje que es sin duda el trasunto de un caballero cruzado, el Capitán Trueno, cuyo grito de guerra era nada menos que ¡Santiago y cierra España! Se ha llevado al cine, pero de aquella manera, y mejor no hablar de Roberto Alcázar y Pedrín. Después de la dictadura surgieron otros con una intención más ideologizada, como la serie Paracuellos, de Carlos Giménez. En eso España ha sido gris, y menos mal que en los ochenta surgieron nuevas publicaciones que llevaron al cómic español por el campo de la fantasía. Ahora lo que está de moda es el Anime japonés, que proviene del manga (cómic), la mayor parte de ellos con personajes que repiten hasta la saciedad la cara, los ojos y la boca de Heidi y Pedro. Pero en Japón y en el mundo gusta.

Que personajes de cómic pasen a los dibujos animados es casi natural, y de eso tenemos muchos ejemplos, quizá el más pionero fuese Popeye, pero lo que es innegable es la gran influencia que este género ha tenido en el cine con imagen real. Las adaptaciones no suelen ser calcadas, y por ello el mundo del cómic sigue siendo muy atractivo para sus seguidores, porque no es lo mismo el Clark Kent de la gran pantalla que el Supermán de los papeles, y sobre todo cambian las relaciones del personaje central con los de su entorno.

De todo esto se deduce que el cine es una gran batidora que se ha ido alimentando de todos los géneros literarios y artísticos, pero hay que decir que también ha sido generoso, porque ni la novela, ni el cómic, ni siquiera el teatro han vuelto a ser los mismos que antes que una imagen en movimiento fuese vista por millones de personas. A cuenta del cine nos hemos ido creando una iconografía de casi todo. Probablemente Napoleón, Julio César o Van Gogh se parecen más en nuestra memoria a sus imágenes cinematográficas que a las reales transmitidas por cuadros o esculturas. Juana de Arco es un híbrido entre Ingrid Bergman y Jean Seberg, y el Coronel Lawrence tendrá siempre la cara de Peter O'Toole, aun cuando haya fotografías suyas.

Archivos mensuales

Blogs de Canarias7

...y los gatos tocan el piano

Los olvidados

Niutin blog

Punto de vista

Ventana verde