los blogs de Canarias7

Archivos Abril 2012


Han costado esfuerzo, lágrimas, sangre, siglos, vidas.

Son derechos, no privilegios.


zz1demayo.JPG¿VAMOS A PERMITIR QUE SEAN DESTRUIDOS

INOCULANDO MIEDO?


De unos meses para acá, los viernes han sido temidos como la puerta que se abre chirriando en una película de terror. Llevan ya unos cuantos Consejos de Ministros anunciando lo que ellos llaman reformas, los sindicatos recortes y la sociedad desmantelamiento del Estado de Bienestar. Yo lo llamo golpe de estado por fascículos, y me baso en que se están cargando hasta los más pequeños derechos de los ciudadanos, como la atención sanitaria, el programa del sida o la ayuda a las dependencias. Y tan anchos.

zzFoto0204.JPGCon una chulería que nunca pensé que pudiera exhibir, Mariano Rajoy volvía ayer a anunciar que los zarpazos de los viernes van a seguir. La pregunta es qué va a hacer ahora, si se ha cargado la educación, la sanidad, el poder adquisitivo de los empleados públicos, la posibilidad de estudiar una carrera universitaria a los menos pudientes y no sé cuántas cosas más; ¿qué va a reformar-recortar-destruir-ahora? Digo yo, que incluso para que los mercados sepan a qué atenerse deberían publicar ya todas las reformas y no tener al país en vilo. Además, tendrán que tocar algo de las rentas más altas y de los grandes propietarios, que es donde realmente se puede recaudar, porque con lo que suponen los diez mil millones para la sanidad y la educación, es calderilla en los grandes números, y si se mira hacia arriba los ceros se multiplican. ¿Se atreverá Rajoy a tocarle el dinero y las narices a los que más tienen? No creo que esa sea su idea, puesto que lo han puesto ahí precisamente para beneficiarse de la situación, y convertir en negocio lo que son derechos. La borrachera de poder de la mayoría absoluta es tan fuerte, que hasta los que votaron al PP empiezan a preguntarse si esta gente sabe lo que hace o es presa de una locura megalómana.


Este abril se cumplen 75 años del bombardeo de

Guernika por parte de la Legión Cóndor alemana.

Fue el primer bombardeo aéreo masivo de la historia.

Qué triste galardón.

zzzguernica picasso[1].JPG


zzdebattt.JPGA estas alturas soy incapaz de poner pasión en discusiones como el feminismo, la existencia de Dios, el pleito insular y otras cuestiones por el estilo como la identidad canaria. Y no es porque no sea apasionado, es que me doy de baja por agotamiento, siempre es lo mismo. Por eso admiro a los tertulianos cuando los veo debatir con furor el mismo guión de hace diez, veinte, treinta años. Agotador. Recuerdo el Congreso de Poesía de La Laguna de 1976, la carajera de los intelectuales después del Manifiesto del Hierro, las sesiones de fundación de un sindicato en las que participé, el Congreso de la Cultura que se hizo en 1985 con el Gobierno de Saavedra, docenas de mesas redondas en Canarias y hasta en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Siempre el mismo tema, y siempre en el mismo punto. No se avanza, ni se retrocede, ni se evoluciona.

Cuando escucho palabras como esbirro, colonialismo, españolismo, patria, pueblo y libertad, cambio de canal o me largo de la sala. Porque puedo compartir muchas cosas de las que se dicen y disentir de otras, pero no entiendo cómo personas con supuesto talento político, social o intelectual pueden seguir en esa noria. Canarias tiene una identidad cambiante, el mestizaje, siempre fue así. Es una sociedad que ha ido asumiendo todas las culturas que nos han llegado incorporándolas a su acervo. Y cada isla ha creado su propio mundo durante quinientos años de aislamiento.

zzdebattt11.JPGTal vez ahora, con la generalización de las comunicaciones físicas y mediáticas, empiece a ser posible una idea común de Canarias. Pero ni siquiera me molesto en indagar cuál es porque será el propio devenir de las cosas lo que la determine. Y si no, pregunten a los partidos políticos, nacionalistas o no, que llevan décadas intentando hilvanar un análisis teórico tras otro, y todos se disuelven en la lucha por el poder.

Cómo será la cosa que, siendo escritor, no tengo la menor idea de si debo decir literatura canaria, en Canarias o de Canarias. Y además, tampoco me preocupa saberlo mientras me queden fuerzas para escribir, que es de lo que se trata. Creo sinceramente que los debates son otros, por ejemplo, cómo dar respuesta al envejecimiento de la población, qué hacer con nuestros jóvenes, cómo acabar con la violencia doméstica, de qué manera vamos a parar el inevitable colapso demográfico... Y en eso poco van importar palabras como colonialismo, esbirro, patria o españolismo. Incluso tiemblo cuando oigo hablar de libertad, en cuyo nombre se han cometido las mayores atrocidades. Las palabras a veces son una bomba de relojería.


zzteccccc.JPGLas telecomunicaciones instantáneas y el desarrollo de la informática aplicada son pasos de gigante en el intercambio del conocimiento, comparables a la invención de la imprenta. Todo esto, combinado con el tratamiento de la imagen, los satélites y la curiosidad podrían convertir al hombre del siglo XXI en algo que hasta ahora sólo cabía en la mente de los novelistas de ciencia-ficción. Pero sucede que en los últimos veinte años de avances nada ha sucedido que haga que este planeta sea más justo. La tecnología punta no ha evitado el genocidio, la sangre, el odio y la violencia sin más. El racismo, la intolerancia, el hambre y el abuso siguen ahí. Esa tecnología sólo ha servido para apuntar mejor cuando son disparados los misiles que llevan en directo la muerte de su carga explosiva y en diferido con su vestimenta de materiales radiactivos. No estoy contra los avances, muy al contrario, puesto que incluso he publicado una novela en internet porque creo en los nuevos soportes. Me desgarro las vestiduras al ver cómo el ser humano es tan ignorante, porque cuando tiene en sus manos los medios más sofisticados para conseguir una vida mejor los malgasta o los utiliza para la destrucción. La Sociedad de la Información puede servir para crear un paraíso, pero también para alienar brutalmente a la Humanidad, y me temo que ha emprendido más el segundo camino que el primero.


zzzzzzzzcm.JPGAsustan los resultados obtenidos por la ultraderecha francesa en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Si leemos matemáticamente esas cifras, podríamos deducir que casi la quinta parte de los franceses es ultraderechista. No es así, pero votan ese cartel porque han creído su discurso del miedo, que se polariza siempre en el distinto. El miedo es la materia con la que se construye el odio, y aunque toda esa gente no tenga esa ideología, la apoya por miedo, y acabará odiando. Ya pasó en la Alemania de los años treinta del siglo pasado, y la escalera es esta: mentira, miedo, odio.

Y esto sucede en la Europa de las libertades, que es muy justa y equitativa cuando las cosas van bien, pero que se transforma en un monstruo desde que hay problemas. Ya lo dijo Albert Camus en una entrevista en 1947:

"El siglo XX no ha inventado el odio. Pero cultiva una variante particular que se llama el odio frío, en maridaje con las matemáticas y las grandes cifras. La diferencia entre la matanza de los Inocentes y nuestros ajustes de cuentas es una diferencia de escala. ¿Sabe usted que en veinticinco años, desde 1922 a 1947, setenta millones de europeos, hombres, mujeres y niños, han sido privados de hogar, deportados o matados? He ahí en lo que se ha convertido la tierra del humanismo, que, a pesar de todas las protestas, es como debemos seguir llamando a esta vergonzosa Europa".

Ese es el peligro ahora.


Quienes no sigan el fútbol, por favor no se vayan, porque no voy a hablar de fútbol pero sí que lo voy a tomar como espejo de la vida, ya que, salvo que alguien se haya retirado a una gruta como los anacoretas, quien viva en este mundo intercomunicado, le guste el fútbol o no, sabe de la existencia de Cristiano Ronaldo, Messi y todo lo demás. Aunque no soy especialmente futbolero anoche vi el Barça-Chelsea. Y ocurrió lo imprevisto, lo inesperado, lo impensable: David se comió a Goliath. El Barça lo tuvo todo en su mano, dos goles en su casillero, la expulsión de un adversario y un penalti a favor. Ni así pudo clasificarse, cuando no eran los postes era la fotuna, de manera que, según los comentaristas, el Chelsea, que tiró tres veces durante los dos partidos de la eliminatoria, marcó tres goles, y el Barça marcó dos habiendo tirado más de treinta. Pero parecía estar escrito que no había manera, ya estaba decidido.

En cierta ocasión estaba junto a un amigo anciano viendo en un bar un partido de un equipo español contra un equipo extranjero, y el primer tiempo acabó 0-0, aunque "los nuestros" habían barrido al rival, pero el balón se había estrellado tres veces en los postes y media docena de veces el otro equipo se salvó de milagro. En esas, el anciano se levantó y dijo que se iba. Le recordé que aún faltaba el segundo tiempo. Y él sentenció: "No, este partido está perdido, los nuestros han tenido ocasiones para ir ganando por goleada y no han entrado. Ya está, la pelota no quiere entrar, ahora le toca a los otros". Y ganaron los otros.

zDios%20dados[1].jpgY ahora vienen las preguntas: ¿Decide el destino de antemano quién gana y quién pierde? ¿Da el destino oportunidades que se pueden aprovechar o él mismo las deshace? Schiller decía que no existe la casualidad, que lo que entendemos por azar proviene de causas muy profundas, y Anatole France creía firmemente en la casualidad y la suerte. Y uno no sabe qué pensar porque, si crees al poeta Virgilio, hagas lo que hagas, lo que ha de suceder sucederá, mientras que, si escuchas a Einstein, resulta que Dios no juega a los dados con el Universo. En resumen: ¿realmente tenemos la capacidad de intervenir en nuestro destino o ya nos viene con una ruta que no se puede modificar? ¿Juega el destino con las cartas marcadas?


Así se llama el nuevo libro -un ensayo- de Vargas Llosa, que pone en la picota la manera en que se ha ido banalizando la cultura en los útimos años, hasta el punto de que hoy sería prácticamente imposible -por ruinoso- estrenar una obra de teatro del corte de las de Bertol Brecht, Strindberg, Chéjov, O´Neil o Buero Vallejo. Ahora, cuando se va al teatro es a reírse, y así zzzDSCN4081[1].JPGvenden como monólogo dramático a un tipo que durante una hora se sube a un escenario a contar chistes inconexos. Se han olvidado adrede de que para que hay teatro debe existir conflicto, tensión dramática y una historia aunque sea muy leve. Es verdad que el humor es un vehículo muy poderoso para decir cosas entre líneas, y lo sabemos desde los clásicos, y gracias a él se ha ironizado sobre casi todo por parte de muchos autores, especialmente los de teatro: Bernard Shaw, Ionesco, Darío Fó, Edward Albee, Willy Russell... Y es que hasta el humor se ha transformado porque se entiende por tal lo grosero y se desprecia lo sutil. Hasta los humoristas han bajado el nivel, porque cuentas el chiste de siempre y la gente no se ríe, pero es un clamor si el mismo chiste lo envuelves en sexo grueso y a menudo discriminatorio (van dos mariquitas...) Se puede prescindir del humor, pero eso no parece posible en esta sociedad ya definitivamente banalizada, tanto, que hasta el humor ha perdido su genuino valor satírico. Eso es la banalización de la cultura, que no es otra cosa que el dictado de los mercados que determinan casi a priori qué va a ser un bombazo discográfico, editorial o televisivo (La Macarena, Ruiz Zafón, Gran Hermano) y qué debe quedar aparcado porque genera el peligro de hacer pensar a la gente. Han contrapuesto lo superficial a lo aburrido, y Hamlet transmite de todo menos aburrimiento.


Dicen los arqueólogos que África es la cuna de la Humanidad, donde una aventajada subespecie de chimpancé se puso de pie hace 190.000 años. Por eso, cuando se habla de la vieja Europa, me entra la risa, porque si de vejez histórica y prehistórica hablamos tenemos que referirnos a África, que en latín africano significa "expuesta al sol". Y tan expuesta sigue, que las noticias que nos llegan son casi siempre malas, cuando no es un golpe de estado en Mali es el endurecimiento de la dictadura militar de Guinea-Bissau, una hambruna en Somalia o una sequía en el Sahel. zzchobegamelodge[1].jpgEuropa y el mundo Occidental se limitan a expoliar materias primas, a crear guerras civiles de las que sacan provecho, y siguiendo la estela del terrible Leopoldo de Bélgica, los dirigentes europeos se relacionan con África para recibir diamantes valiosos (Giscard D' Estaing), para hacerse los machitos yendo a buscar rehenes liberados o para ordenar bombardeos (Sarkozy) o para ir a escondidas a cazar elefantes, con lo que significa el comercio del marfil de un animal en peligro de extinción. Con semejante apoyo, se han creado monstruos del tamaño de Bokassa, Idi Amín Dadá y demasiados coronelitos enchatarrados que manejan como suya la ayuda internacional. Cuando aparece alguien que intenta actuar con algo de lógica, se le quita de en medio de la forma que sea (Patricio Lumumba, Moise Tshombe, Ben Bella...) Y ahí sigue África, expuesta al sol de los traficantes de armas, de marfil, de coltán, de personas, consumida por la guerra, el hambre y el sida, y al Papa, cada vez que va de visita, lo único que se le ocurre es decir que no usen condón.


Si quiero ser justo, no puedo pronunciarme sobre la expropiación de Repsol en Argentina porque hay demasiado fuego cruzado y carezco de datos fiables para decidir quién tiene razón. A primera vista, parece una medida populista, pero a la vez mosquea que moleste tanto a Estados Unidos y la UE. Creo que si se quiere tener credibilidad hay que ofrecer seguridad jurídica, y expropiando y nacionalizando no se atrae la inversión exterior. Pero, ya digo, hay demasiadas trampas en esa ratonera y tampoco parece lo mejor que el gobierno español se tome este asunto como un casus belli.

zzzkichtnyer.JPGPor otra parte, la forma en que Argentina ha hecho las cosas refrenda lo que más de una vez he dicho sobre la curiosa y contradictoria manera de ser de los argentinos. Construyen dioses y mitos como nadie, de Perón a Maradona, y se encomiendan a los muertos como tal vez sólo lo hace el gigante del norte, Estados Unidos. De Gardel al Ché Guevara, Argentina tiene más muertos en el santoral que nadie. Los discursos de estos días de la presidenta recuerdan a las encendidas proclamas de Evita (aparecía su foto detrás)hablando a los descamisados desde un elegante vestido parisino aderezado con joyas que matarían el hambre de los que la escuchaban. Evita se arrimó al nombre de su marido y perdió el Duarte por el Perón, y la hoy presidenta argentina no piede de vista a su marido muerto y se hace llamar Fernández de Kirchner. El remache del asunto es que he leído en la prensa digital bonaerense que la presidenta llevará al mausoleo que guarda los restos de su esposo Néstor Kirchner una copia del proyecto de nacionalización de YPF. Eso ya es necro-no sé qué. Y, la verdad, no entiendo cómo pueden ser entendidos y jaleados estos comportamientos que más parecen parodias chaplinianas propias de sociedades incultas en la nación de Borges, Mujica Láinez, Alfonsina Storni, Facundo Cabral y Atahualpa Yupanqui, y en una ciudad, Buenos Aires, que rebosa cultura por todas partes. No lo entiendo.


Ya con unos días de margen después del asunto de Botsuana, se escucha mucho la palabra abdicación, y precisamente en boca de los que han manifestado más abiertamente sus tendencias republicanas. Ya puestos, habría que poner las cartas boca arriba, porque lo de pedir una abdicación resulta extraño, viniendo de quienes conocen todos los recovecos de la política y saben de sobra que primero habría que hacer una ley que reglamente esa figura. zzcoronaaa.JPGEs que con las leyes constitucionales que desarrollan los reglamentos de las instituciones ha habido mucha pereza, pues ya sucedió cuando falleció Leopoldo Calvo Sotelo, que hubo que improvisar una especie de ceremonia porque no existía una normativa aplicable cuando muriese un expresidente de gobierno. Y que la abdicación no está reglamentada lo saben estos figurones. Porque en España hay mucha tricolor en las manifestaciones, pero supongo que a nadie se le esconde que un cambio de modelo político no se fuerza solamente cantando el Himno de Riego. Tiene que haber apoyos bien pertrechados, porque los movimientos de esa envergadura necesitan financiación y gente con influencia para ello. Por eso me malicio si esa cantinela sobre la abdicación no será una manera de crear la sensación de incapacidad de don Juan Carlos, y así justificar acciones posteriores. Y ahora las preguntas: ¿Quiénes están manejando esos hilos? ¿Pretenden realmente la entronización del heredero? Y si la quieren, ¿es porque desean una sucesión de verdad o piensan que sin juancarlismo es más asequible su propósito? Y si quieren la república, primero que se identifiquen y luego que expliquen de qué tipo. Y por último, una petición-consejo: Dejen de jugar al Robespierre, que ahora mismo hay otras prioridades, y no se juega con las cosas de comer (digo comer no por casualidad, y si no pregunten en Cáritas).


Si pasamos rapidito el anuncio de las nuevas tasas universitarias, deduciremos que en realidad solo suben el 10%, porque las tasas actuales cubren el 15% del presupuesto de las universidades y con la subida alcanzarán el 25%. Pero no es así, porque la subida es del 25% la primera vez, el 40% en la repetición, el 75% la tercera vez y el 100% en cuarta matrícula. Si obramos tan ladinamente como la manera de comunicar que tiene el Gobierno, sacamos la media aritmética y la subida real media de las tasas es de un 60%. La explicación de números y porcentajes se puede manipular por medio del lenguaje, y ahora, dependiendo de los medios y los intereses políticos, los titulares serán sesgados:

1.- LAS TASAS UNIVERSITARIAS AHORRARÁN UN 10% A LAS UNIVERSIDADES.

2.- LOS UNIVERSITARIOS REPETIDORES PAGARÁN MAYORES TASAS.

3.- LAS BECAS UNIVERSITARIAS PARA EL ALUMNADO CON MEJORES NOTAS.

4.- EL GOBIERNO SUBE UN 60% LAS TASAS UNIVERSITARIAS.

zzLI0021A[1].JPGTodos los titulares dicen la verdad, pero no toda la verdad. Lo que sí queda claro, pongan los números que pongan, es que otra vez se castiga a los que tienen menos recursos. Los que tengan dinero podrán repetir cuantas veces sean necesarias porque sus bolsillo lo aguantan bien, y así tendremos futuros profesionales universitarios que habrán obtenido sus titulaciones doblando o triplicando el tiempo y el dinero. Los menos pudientes solo acabarán si son lumbreras, y no tendrán una segunda oportunidad, un error significará el abandono. Los que no sean Einstein, ni siquiera podrán intentarlo.

Asi que, pueden manipular los números y los porcentajes cuanto quieran; el resultado será que se perpetuará una clase poderosa aunque no sea brillante, y la inteligencia quedará en la cuneta si no hay dinero. Recemos pues para que la prole con dinero salga inteligente, porque con ella y solo con ella se cubrirán las profesiones especializadas del futuro.

Disfrazando su discurso con números, porcentajes y palabrerío,

eso es lo que realmente comunicó ayer la secretaria de Estado de

Eduación, Formación Profesional y Universidad, Montserrat Gomendio.

Blanco y en botella...

***

NOTA DE LA RAE: Abundando en la decisión reciente de suprimir el futuro de las conjugaciones verbales (si no hay futuro, para qué perder el tiempo), y siguiendo con la línea de ahorro, se suprime el verbo RECORTAR, puesto que REFORMAR significa lo mismo de ahora en adelante.


La pasada Semana Santa se cubrió usted de gloria cuando arremetió contra la homosexualidad, dando de ella una imagen sórdida y delincuencial (club de hombres nocturnos). Es usted muy dueño, es su homilía y su ideología. No contento con aquello, ahora vuelve a las andadas y remacha en una revista digital una serie de argumentos que solo demuestran que es usted un hombre muy leído, porque utiliza un vocabulario con el que no creo que comunique mucho (intrínsecamente, inocua, deconstruir, concupiscencia, somático...) Demuestra que con vocabulario tan escogido también se puede rozar la ignorancia que deviene (yo también tengo diccionario) en fanatismo. La verdad es que quería oponer argumentos a los suyos pero es que no sé por dónde empezar. zzsosmit.JPGEn realidad lo mío es una enmienda a la totalidad, porque dice usted cada cosa que la caridad cristiana me empuja a perdonarle la respuesta. Digo yo que, una tarde de estas, los obispos españoles deberían reunirse a tomar un chocolate con pastas y a releer el Evangelio. Les recomiendo el de San Marcos, porque es el que para mi gusto más se acerca a las pasiones humanas. Dirá que es una osadía por mi pate recomendar lecturas evangélicas al episcopado, cuando se supone que ese es su terreno; sin duda eso es evidente, pero no dejo de pensar que si en verdad los obispos leyeran los Evangelios no dirían las tonterías que dicen. También le diré que tiene escasa comprensión lectora porque ha leído La teoría queer en la que no se dice lo que usted le atribuye. Ni siquiera voy a entrar en el debate sobre si la homosexualidad es cultural, biológica o interplanetaria, en cualquier caso cada ser humano debe ser libre para desarrollar su sexualidad como mejor le plazca. Y una vez alguien se siente de una manera, vivirá así porque es su derecho, aunque no me imagino a un señor o una señora decidiendo racionalmente si en adelante sus relaciones van a ser con fornidos leñadores o con esbeltas bailarinas, porque en realidad no es una opción, es una manera de ser, y miente quien diga que se puede tratar, porque entre otras cosas no es una enfermedad (lo dice la OMS, que de eso debe saber algo). Se apoya usted en las Escrituras, y si bien es cierta su cita en la que San Pablo condena a los sodomitas (a las lesbianas ni las nombra, las mujeres para él no cuentan), no hay en los cuatro Evangelios canónicos ni una sola mención sobre el asunto puesta en boca de Jesucristo. Epístolas, encíclicas y pastorales todas las que quiera, la prueba es usted. No estaría de más aplicarse lo de la mota en el ojo ajeno y la viga en el propio. Y nada más, quedo a la disposición de su Ilustrísima, pero si quiere hablar conmigo antes relea con atención los Evangelios. A mejor le ayudan a salir de su obcecación, como usted cree tanto en las terapias...


Si yo fuese ministro de Educación y estuviera en el empeño ajustar presupuestos, lo primero que haría sería eliminar por decreto el futuro de las conjugaciones verbales. Sería un derroche invertir tiempo y esfuerzo en enseñar algo que no se va a utilizar. Porque la Educación es el futuro de las sociedades y la investigación una inversión para la prosperidad. Alemania, Suecia, Holanda y Dinamarca han subido su presupuesto de I+d porque entienden que así aseguran el futuro, mantienen el nivel de inversiones en Educación y promueven campañas para involucrar a todos los sectores sociales en la dignificación de la Enseñanza y la valoración de la investigación. Así les ha ido, así les va y así les irá.

zzFoto0334.JPG¿Qué hace España? Justo lo contrario: reducir a cifras irrisorias las ya bajísimas aportaciones a la investigación y herir de muerte el sistema educativo. Aparte del efecto inmediato que significa enviar al paro a cien mil profesores (que luego deben cobrar el subsidio de desempleo, con lo cual no veo el ahorro en el montante global), las consecuencias educativas van a ser catastróficas. Desde la administración central se habla de imponer más horas y más alumnos, y hay una campaña cada vez más al descubierto que pone al profesorado en el disparadero. En las encuestas el profesorado siempre sale mal parado, y el sambenito de las largas vacaciones es ya un clásico. Descargan sobre los enseñantes todo el peso de una sociedad dimisionaria en la Educación, porque ya dicen en Africa que para educar a un niño hace falta toda la tribu. Pues ahora todo ese conflicto se agravará, porque con menos profesores hay que atender al mismo alumnado. Y esa es la formación que se prepara frente a una crisis tremenda. Abdicar de la Educación es una sentencia condenatoria para las próximas décadas, y ya empieza a no ser un chiste que España en unos años estará por debajo de Vietnam en la lista de los países desarrollados. ¿Por qué las vacaciones escolares españolas son demasiado extensas si hay los mismos días lectivos que en el resto de Europa? Y, vale, seguramente hay que reorganizar el calendario, pero de eso no se habla, porque es competencia de quienes ahora estrangulan lo poco que quedaba. ¿O es que el calendario escolar lo decide el profesorado?

zzzFoto0334.JPGPor otra parte, en Canarias esos recortes se llevan aplicando al menos en los dos últimos años. Si de algo no puede acusarse a la Consejería de Educación es de no optimizar recursos, y si se ha realizado ese esfuerzo (que otras comunidades no han hecho), si ahora se aplica un segundo hachazo nuestra comunidad habrá sido doblemente recortada. Y eso es impresentable. Ya, ya sé que la mies es poca, pero hay otros sectores donde ajustar que no hipotecan el futuro. A no ser que lo que quieran sea precisamente eso: condenarnos a volver a tiempos y modos que ya creíamos superados. Y esa cantinela de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades no es que sea discutible, es que es directamente mentira, porque ese montón de dinero que generó la burbuja inmobiliaria está a buen recaudo en los bolsillos de unos cuantos, los mismos que ahora dicen que hay que bajar los salarios. Eso sí que es tener el rostro de amianto.


zzcorrrea].jpgYo no sé si el novelista José Luis Correa sueña sus historias en abril o noviembre, si se las dictan las sirenas que dejan rastro o se le aparece Nuestra señora de La Luna. Lo cierto es que sus relatos tienen esa magia que seguramente ni siquiera su autor sabe en qué consiste, porque es un don. Se ha hablado mucho del don poético, y a ese caballo se han montado no pocos poetas, que en cierto modo se sienten por encima de cualquier cultivador de otro género literario. Los ensayistas también se han adjudicado para sí la máxima catagoría literaria, y recuerdo la firmeza con que el profesor Rumeu de Armas defendía que por encima del ensayo no hay nada. Y los filósofos, y los dramaturgos y hasta algunos periodistas deportivos. Por lo visto, para hacer cada una de esas cosas hay que tener un don, como el que tenía la madre del doctor Zhivago para tocar la balalaika, pero en su consideración novelista puede ser cualquiera. Y resulta que no, que la capacidad de contar también es un don artístico, que no es frecuente y que ni siquiera todos los que se dicen novelistas poseen. Porque hay que distinguir entre prosa, narración y novela, y resulta que es una escalera en la que el tercer escalón contiene a los otros dos, y así en disminución. Novelista es quien tiene el poder de fundar mundos, crear otras realidades, hacer que vivan otras entidades, y José Luis Correa lo es con todas las de la ley, porque sus novelas, que algunos despachan como una serie protagonizada por el detective Ricardo Blanco (tiene otras, aviso) son mundos autónomos en sí mismos, espacios con vida porque el autor no devora a sus personajes, sino que se esconde para que ellos vivan. Eso es un novelista; por eso recomiendo la lectura de cualquier obra de Correa, y para animar la fiesta lo mejor es que se interesen por la más reciente: Nuestra Señora de La Luna.

aalagartos.JPGEl poder siempre se ha excedido, pero hoy conocemos sus flaquezas porque los medios de comunicación ponen el ojo en lo público y lo privado. Porque el poder fue el centro de mil disparates que se hacían a espaldas del pueblo, que nunca se enteraba, y adoraba a sus líderes como si fueran dioses. Desde las orgías imperiales romanas a los fines de semana en la villa de Berlusconi, la historia está llena de dislates pagados con el sudor de los pueblos. A veces, el poder llega a tal estado de locura que degenera en sadismo inhumano, como muy bien queda reflejado en el film de Pasolini Saló o los 120 día de Sodoma. El poder exagerado e incontrolado tiende al exceso, y así lo hemos visto en los 21 amantes fijos que tenía Catalina de Rusia (necesitaba seis encuentros sexuales diarios) o las burradas protagonizadas por los dictadores latinoamericanos para su placer enfermizo y el de su cohorte (Trujillo, Somoza, Ortega...), y en dimensiones más contemporáneas en la doble vida del mitificado John Kennedy, en la indebida utilización del despacho oval por Clinton y Mónica Lewinsky o en la trastienda de Dominique Strauss-Kahn, que iba como un tiro hacia la presidencia de Francia. ¿Por qué será que no me sorprende que el rey de España se vaya a África a cazar elefantes en peligro de extinción?


Decía Albert Camus que los debates políticos hay que hacerlos en la sobremesa, refiriéndose a la necesidad de que hay que tener primero cubiertas las necesidades básicas para luego dedicarse a polemizar. Y eso es lo que pasa en este país y en este tiempo, que se confunde lo urgente con lo importante, porque a veces la urgencia es tan evidente que hace desaparecer los grandes temas de fondo. Ayer fue 14 de abril, una fecha en la que los republicanos sacan a pasear su pensamiento tricolor, y en este año en el que la monarquía española no pasa por su mejor momento.

aaaeap.JPGEstá claro que ninguna persona es superior a otra por nacimiento, eso ya viene en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de hace doscientos cincuenta años, pero la verdad es que no hace falta frase alguna, la propia monarquía está haciendo una sesuda campaña antimonárquica. Parece que la propia familia que ostenta el privilegio de sucederse en la Jefatura del estado no acaba de entenderlo, y del Rey abajo todos, porque entre lo de Urdangarín y el escopetazo de Froilán parece los yernos reales fueron elegidos por fervorosos republicanos. Nuestras abuelas recomendaban tener siempre muy limpia la ropa interior, por si ocurría algo, y ahora todos nos estamos preguntando qué se le había perdido al Rey en la punta sur de Africa, en plena ruta de los elefantes. Aparte de lo mal que queda esa afición por liquidar animalitos, está la imagen del derroche, pues son muchas las familias que comerían caliente con lo que ha costado esta juerga. España es un estado muy peculiar, dado al caudillismo, en el que un monarca suele representar ese papel, aunque últimamente la imagen de un caudillo con muletas no ayuda mucho. Tampoco acabo de fiarme (por venir de quien viene) de esa república presidencialista que algunos proponen. En idea de Lampedusa, cambiar algo para que todo siga igual; y como dijo aquella vez Ortega "No es eso, no es eso".

***
(Este post sale un día después de su fecha ideal no por olvido, sino por decisión propia -ayer no era día de palabras-, lo mismo que ayer y hoy me he inhibido del centenario del hundimiento del Titánic, puesto que ya publiqué hace unos días un relato sobre el asunto).

zzbotas.JPG


Abril es el mes que adoraba el poeta César Vallejo y el que pintaron mil veces Renoir, Van Ghog y Oramas. El tiempo en que se acomete la recta final de los proyectos estudiantiles, el momento en que Carpentier y Stravinsky celebraron La consagración de la primavera, la época en que empiezan a revolotear fuera del nido los canarios del monte. Abril es el mes en que se cuentan los años jóvenes, cuando hay fuerza, deseo, osadía y plenitud, cuando se guardan las bufandas y el Sol regresa a broncear nuestra piel.

zzaDSCN4070.JPGEs en abril cuando empezamos a ver las piernas sensuales y los hombros elegantes de la belleza, cuando las terrazas se llenan al atardecer, y todos realzamos la existencia de los libros. ¿Por qué entonces en abril, apogeo de la primavera y la vida, se usan misiles y cuchillos contra el amor, la tolerancia, la amistad, la poesía, el Sol y las ilusiones? Es que algunos sólo saben de invierno y muerte. ¡A ver si estos se enteran de que estamos en abril!


Kyrie, rex genitor ingenite, vera essentia, eleison.
Kyrie, luminis fons rerumque conditor, eleison.
Kyrie, qui nos tuæ imaginis signasti specie, eleison.

(Señor, Rey y Padre no engendrado, Verdadera Esencia de Dios, ten piedad de nosotros.
Señor, fuente de luz y Creador de todas las cosas, ten piedad de nosotros.
Señor, Tú que nos has marcado con el sello de tu imagen, ten piedad de nosotros).


MERCATUS, tú que decides la prima de riesgo de la deuda, que controlas el Ibex-35, que eres el dueño absoluto del futuro, Kyrie eleison.

Hemos inmolado en el altar del sacrificio la estabilidad laboral, los salarios decentes, la posibilidad de un crecimiento del PIB por causa de los ajustes presupuestarios. Kyrie eleison.

Lo hemos hecho todo, y sigues derramando tu furia. Kyrie eleison.

Nos pides lo que ya no tenemos y nos envías a uno de tus emisarios para amenazarnos con lo terrible que sería que vinieran de fuera a hacernos los presupuestos. Kyrie eleison.

Uno de tus arcángeles, ¡Oh, Señor! que antes llamaban Angel Exterminador y ahora se hace nombrar Fondo Monetario Internacional, pide que acortemos nuestras vidas para que el sistema de pensiones sea sostenible. Kyrie eleison.

Ya nada tenemos, Oh, Señor MERCATUS, dinos de una vez qué demandas de nosotros.

¿Quieres acaso la cabeza de los funcionarios, el fin de la escuela pública, la eliminación de la sanidad universal? ¿Deseas que dejemos de existir?

Señor MERCATUS, Kyrie eleison, ten piedad de nosotros.

***

zzsaturno_devora.jpgY ahora entonemos con devoción este salmo penitencial e imprecatorio:


Señor, MERCATUS, MERCATUS, MERCATUS,

tuyos somos, ya sin disimulo,

a cuatro patas y sin pantalones,

entregados a nos des por ...

(El salmo te lo cantamos en español porque desconocemos el hebreo antiguo, el latín empieza a quedarnos lejos y a estas alturas no sabemos si debemos hablarte en inglés o en alemán).


Del agua mansa líbrame Dios, que de la brava me libro yo.
(Refranero español)

Supongo que todos preferimos que quien esté al mando sea justo, ecuánime y firme. Ser líder no es fácil, porque, aparte de ese don que dicen que existe y que llaman carisma, también hay factores que mueden mejorarse. Decía Maquiavelo (que no era nada conspirativo como tampoco Kafka era enrevesado) que el Príncipe (el líder) debe mostrar siempre un ánimo distinto al resto, porque si los demás están nerviosos y asustados él tiene que transmitir serenidad y valentía, y si los demás están confiados él tiene que mostrarse inquieto, alerta, como un perro cazador. De esa manera el líder genera confianza, porque los demás suponen que él siempre sabe lo que hay que hacer y qué actitud tomar.

zzzzFoto0267.JPGPero la mayor parte de los que tienen que gobernar no ha leído a Maquiavelo, y suelen comportarse de dos maneras: o son autoritarios y expeditivos, o se presentan como suaves corderitos indecisos. Puestos en esta tesitura, me remito al refrán del principio, y prefiero a uno que me venga de frente y no se esconda en subordinados o en silencios injustificados. Mariano Rajoy de momento es de los segundos, y uno no sabe a qué carta quedarse con él, porque trata de parecer buena gente, gobernante comprensivo y padre de la gran familia nacional, pero luego aparecen los hachazos que hacen que uno no confíe en lo que dice ni en lo que transmite. Rajoy responde al tópico del gallego, que cuando está en mitad de una escalera nunca sabemos si sube o baja. A su manera, Zapatero era igual, seguramente porque León tiene frontera con Galicia. Y es que a una persona que tiene verdadera vocación política lo que le gusta son las situaciones difíciles, que es cuando hay que tener el temple necesario para dar la talla. Con miedo no se puede gobernar, y sin duda ahora mismo tanto Paulino Rivero como Mariano Rajoy están en la situación deseada por un político de raza, porque si hoy Churchill, De Gaulle, Kennedy o Suárez están en la historia con letras grandes es por cómo gestionaron situaciones muy complicadas. Y, francamente, estoy a la expectativa de nuestros dirigentes actuales, y en el caso de Rajoy más bien da señales de que no es capaz siquiera de controlar a su gente, y Esperanza Aguirre es el ejemplo. Así que, estoy esperando que aparezca un Rajoy que me sorprenda, piense en la España de dentro de cinco años y sea capaz de hacerse con todos los hilos. De lo contrario, será agua mansa al que borrarán de la historia sus allegados.


En una tertulia radiofónica, mujeres dedicadas a la política de los partidos representados en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria debatían ayer sobre la situación de un barrio como El Lasso, en el que un ciudadano anónimo ha pagado la cuota de comedor de tres meses de diez alumnos cuyas familias no podían afrontarla. zzzpeerrr.JPGEl caso de este barrio es solo un botón demuestra de lo que sucede en toda la ciudad, y lo más triste es que las tertulianas se pasaron casi una hora quitándose responsabilidades de encima, que si esto es cosa del Gobierno Autónomo que es quien subvenciona los comedores escolares, que si es del Ayuntamiento porque es consecuencia del estado de precariedad familiar, que si Soria dijo, que si Zapatero hizo. En fin, que me dio vergüenza ajena escucharlas, porque lo que transmitían a la ciudadanía es que lo único que les importa es echar basura sobre el oponente político y mantener o lograr algún día el coche oficial. Eso no anima a la gente, porque siente que sus responsables políticos miran muy poco a su alrededor y solo se mueven para tratar de dejar buena imagen de lo que hacen o dejan de hacer y para destruir la imagen del otro. En un momento llegaron a hablar de una moción que no se presentó por problemas de redacción, y por lo visto hay una filóloga encargada de corregir esos documentos. Es el colmo, un asunto gramatical obstaculiza una gestión urgente. No sé qué demonios desayunan nuestros políticos, pero deben tomar algo que los traslada a un mundo de fantasía, y parecen no darse cuenta de que vivimos una situación de emergencia, mientras ellos siguen discutiendo si son galgos o podencos. El problema es que cuando nos alcancen los perros -da igual su raza- ellos estarán a buen recaudo.

zzx56.JPG
Siempre he sido -o he pretendido ser- un optimista, aunque esa palabra tiene cada día menos pedigree. En todo caso, prefiero ver el lado positivo de las cosas (vale, el posible lado positivo), y a lo mejor se mezcla eso con unos gramos de esperanza en que lo que sea vaya mejor. Por eso a menudo me digo que esa división encarnizada de las dos Españas ya es historia. No hay acuerdo sobre el momento en que empezó a emponzoñarse esa dualidad; unos dicen que es desde las Guerras Carlistas, otros que desde el absolutismo de Fernando VII, y otros lo sitúan más atrás. Luego, los optimistas-positivistas o cegatos como yo llegamos a creer por un momento que la Transición había acabado con todo eso. Pero no, me rindo. Dirán que procede de las diferencias sociales, de la Inquisición, del fanatismo religioso, de las guerras civiles; puede ser, pero de todo eso ha habido en Italia, en Francia, en Inglaterra, en toda Europa, y en ninguna otra parte hay tanta cerrazón y tanta bilis a punto de reventar. Cuando no es un obispo homófobo o un periodista nostálgico es una cofradía que saca en procesión símbolos franquistas. Siempre lo mismo, y el españolito que decía Antonio Machado sigue atrapado en este juego de las dos España, que espero (otra vez el del lado positivo) termine algún día. Es que ya cansa.


Como en las tragedias griegas, el destino parece escrito para muchas

personas, y nada lo alterará para bien o para mal. Este es un relato de

ficción que aparece en mi libro Crónicas del Salitre y tiene al destino de

cada persona como elemento clave.

EL TITÁNIC Y EL VALBANERA

A Sir Thomas Pilcher lo llamaban inmortal porque había participado en las mil guerras coloniales del Imperio Británico y nunca recibió el menor rasguño. Cuando se retiró de la milicia, se dedicó al negocio de las navieras, y como vicepresidente de la White Star Line fue el más entusiasta impulsor en la construcción de un trasatlántico inmenso e inexpugnable, que por ello debía llevar el nombre de Titánic. En representación de la compañía, formó parte del pasaje del primer viaje del coloso, que se interrumpiría la noche entre el 14 y el 15 de abril de 1912, cuando un iceberg hundió aquella nave insumergible al sur de Terranova. Mil quinientas personas, sesenta mil toneladas de lujo y toda la vanidad de los astilleros dublineses irían al fondo del mar entre cánticos religiosos de los pasajeros. Tanta era la seguridad que se pregonaba, que ni siquiera había salvavidas para la mayor parte de los viajeros.

ztitanicosos.jpgSir Thomas volvió a hacer honor a su fama de inmortal. Cuando el Titánic se fue a pique, él, caballero con honor donde los hubiera, estuvo dispuesto a hundirse con él, pero en el último momento fue obligado a subir a una de las barcazas salvavidas. Después de la tragedia y del desdoro que significó para la compañía el desastre del Titánic, Sir Thomas decidió retirarse a la isla de Gran Canaria, a donde llegó en vísperas de la guerra de 1914. Y fue en los ambientes portuarios y financieros de Las Palmas donde trabó amistad con Rafael Romero, el poeta que firmaba de mil maneras en los periódicos locales. Algunas veces, el poeta y el viejo Sir pasaban juntos por el bar de Toribio, en la calle La pelota, pero donde más paraba el inglés era en el bar Polo del puentepalo, porque le gustaba el ambiente aliadófilo de los que allí discutían sobre los avatares de la nueva guerra en la que ya la edad impedía participar a Sir Thomas.
El hambre y la curiosidad se aliaron durante la segunda década de este siglo orlado con salitrosa brisa oceánica. Los canarios se iban a Cubita la Bella, por ver si de esa forma salían de pobres; los que no lo conseguían, regresaban con el rabo entre piernas, pero con el aura aventurera de haber tentado a la fortuna, y un baúl lleno de historias que difícilmente pudieron haberle sucedido a la misma persona.

-Se ve que el sol de Cuba pone alas a la imaginación de los indianos -diría en el bar de Toribio años más tarde Juan Rodríguez Doreste, un hombre locuaz que a la postre se convertiría en un indiano sin emigración.

-Lo que pasa es que al volver de Cuba los indianos se vuelven mentirosos -sentenció entonces César Ayala.

-No sea usted lerdo, César -aconsejaba Don Juan-, la mentira y la fantasía son cosas muy distintas, la una muy rastrera, la otra muy noble.

-Pues para mí, el que no dice las cosas como son es un mentiroso.

zquesada.jpgDon Juan debió dejar a Toribio por imposible, porque el dueño del bar de la calle La pelota había escuchado demasiadas historias de indianos, y entre tanta aventura no acertaba a diferenciar dónde empezaba la fantasía, por qué ruta seguía la mentira y en qué lugar acababa la estupidez.

Sir Thomas no faltaba nunca a las escalas del Valbanera en el puerto de La Luz. El paquebote de la naviera Pinillos solía hacer trazados excesivos para su envergadura, pues desplazaba sólo doce mil toneladas y hacía recorridos tremendos, desde Barcelona y Cádiz, al Caribe o al Río de La Plata, pasando siempre por las Islas Canarias.

-Yo no me fiaría de un barco escocés, allí sólo saben hacer barriles para guardar malta -solía comentar Sir Thomas, que tenía a los irlandeses por los mejores fabricantes de barcos del mundo, y el Valbanera había sido construido en Glasgow.

-Tampoco en Irlanda son infalibles -dijo el joven César Ayala, que ignoraba el pasado naviero de Sir Thomas, y si no, fíjese en lo del Titánic.

-Eso es una puñalada, amigo César -intrervino el poeta Rafael Romero, traduciendo el refunfuño del británico.

En el viaje del verano de 1919, embarcó para La Habana Rogelio Palmés, un viejo amigo de Toribio, muy conocido por su afición a la parranda y su tendencia más que sobrada a la melaza refinada de Telde. El barco zarpó de Las Palmas el 18 de agosto, y debía llegar a La Habana a mediados de septiembre, después de tocar puerto en Santa Cruz de La Palma, San Juan de Puerto Rico y Santiago de Cuba.

El billete de Rogelio Palmés le daba derecho a llegar en el barco hasta el mismísimo malecón habanero. Más de mil personas se hacinaban en un barco de 121 metros, la tercera parte de largo del Titánic y un quinto del tonelaje de aquel. El Valbanera llegó por fin a Santiago de Cuba, donde al parecer solía hacer largas escalas de hasta una semana. Palmés bajó del barco, se encontró a un amigo y se metió en copas. No debió calcular bien los días y las horas, de modo que, cuando llegó al puerto de Santiago para embarcar hacia la otra punta de la isla donde estaba La Habana, el Valbanera había zarpado.

En el transcurso de la travesía entre Santiago y la capital cubana, se levantó un ciclón. El Valbanera se hundió frente al puerto habanero, pero la imaginación indiana dice que el ciclón levantó en peso al paquebote y que desde el malecón se le vio salir volando hacia Florida. También dicen que algunos trozos del barco fueron encontrados en Cayo Ciego, muy lejos del lugar del desastre. Lo cierto es que la marina norteamericana afirma que los restos están hundidos en el Bajo de la Media Luna, lo que deja en imaginación la historia del vuelo del navío. Incluso, parece que el comandante de un barco de guerra americano vio el naufragio hacia las once de la noche del 9 de septiembre. Las Islas Canarias se conmovieron con el suceso. Se dijo que murieron mil canarios, aunque la naviera aseguró que sólo eran cuatrocientos. En cualquier caso, muchos que llevaban billete hasta La Habana se salvaron porque no subieron al barco después de la escala en Santiago. Sir Thomas no creía en la casualidad y estaba seguro de que un huracán de aquellas características debía de haber sido anunciado, y por eso los más prudentes prefirieron quedarse en tierra firme.

-Y si había un ciclón, ¿cómo es que estaba por allí un barco de guerra americano? -se preguntaba Toribio.

zvalbanera2.jpgAl cabo de los años, Rogelio Palmés regresó a Las Palmas con lo puesto. La fortuna no quiso cuentas con él, y a duras penas logró el dinero para el billete de vuelta. Una vez en su isla natal, se dedicó más a las copas que al trabajo, y su mujer estaba amargada.

-Rogelio, que el ron te va a matar le decía.

-Un vez me salvó una borrachera, de ley sería que una borrachera me matara.

Pero con Rogelio Palmés nació otra leyenda sobre los inmortales. Se cayó docenas de veces en los callejones de El Risco, unos marineros portugueses le dieron una cuchillada durante una riña cerca de la calle de La Marina, fue atropellado, desriscado y pateado hasta el infinito, y la muerte se vio impotente para hacerse con él.

Sir Thomas Pilcher, superviviente del Titánic, murió, ya muy viejo, en el Londres del que había desertado, durante un verano en que decidió acudir a Inglaterra para vender el resto de sus pertenencias. Cuando esperaba el tren en la estación Victoria se desvaneció y cayó fulminado. Allí lo dejaron creyendo que era un vagabundo borracho, y cuando se dieron cuenta de que estaba muerto y de quien era, los diarios dijeron que había fallecido en su cama de un ataque al corazón.

Rogelio Palmés, salvado por el ron cubano de una muerte segura en el Valbanera, murió a los setenta años. Borracho, como era su estado natural, se cayó junto a unos sacos de afrecho en un almacén de la zona portuaria. Las ratas habían abierto un agujero en uno de los sacos. El afrecho empezó a caer sobre el rostro de Palmés y le ocasionó la muerte por asfixia. Rogelio Palmés y Sir Thomas Pilcher, supervivientes de cien lances mortales y aliados con la vida en las catástrofes del Titánic y el Valbanera, murieron de la forma más absurda.

-Es que no podía ser de otra manera -comentaba Toribio cuando lo recordaba.


-Don Virgilio, estoy confundida con tanto famoso en los actos de la Semana Santa andaluza.

-No se extrañe, doña Asunción, para muchos es religión profunda, pero para la mayor parte de la gente es tradición, como aquí la romería del Pino o el cordón de San Blas.

-¿Quiere usted decir que esas personas no son creyentes?

-No, señora, eso solo lo sabe cada uno en su intimidad; quiero decir que pertenecer a una cofradía, acudir a las procesiones o repetir letanías en público puede ser religión o tradición, o las dos cosas.

-Es que me resulta contradictorio que aparezcan con capitotes toreros divorciados y "arrejuntados", locutores deportivos que han saltado a la fama por sus andanzas erótico-festivas y hasta un actor que viene de Hollywood a servir de costalero. Y luego no tengo noticia de que vayan a misa o tengan una vida recogida, más bien todo lo contrario.

zzcatred.JPG-Es lo que le digo, doña Asunción, cumplen con la tradición, y la Semana Santa es una fiesta como la Feria de Abril, Los Carnavales o La traída del agua en Lomo Magullo.

-Pero es que estamos hablando de unos ritos que son los cimientos de la religión católica.

-Mire, señora, los pueblos suelen asimilar lo festivo con lo religioso, y al revés, y pobre de aquel que sea crítico. Un ejemplo de eso es el pollo que se montó cuando el ya desaparecido novelista Alfonso Grosso escribió Con flores a María, una novela en la que venía a decir que la romería del Rocío era pura hipocrecía. ¿Ha oído hablar de la etnografía?

-Déjese de palabrotas, don Virgilio, que a mí, que como usted sabe son muy religiosa y devota del Cristo de la Sala Capitular, se me abren las carnes cada vez que veo famosas y famosos de la prensa del corazón, duquesas y baronesas con pedigree y misses con peineta y mantilla detrás de un Nazareno o una Dolorosa.

-El asunto es complejo, y no se despacha solo con lo de la hipocresía.

-Es que me choca ver a Antonio Banderas con vestidura talar, cantando un himno a la Virgen que él mismo compuso. No sé si eso es tradición o religión, pero yo no lo veo ejemplar. No me cuadra.

-Pero a lo mejor a él sí, qué sé yo, deje a la gente que viva a su manera, ya que todos reivindicamos respeto. Tampoco creo yo que pretendan ser ejemplo de nada.

-Y que conste que el Banderas me cae muy bien, es tan buen chico y tan guapo...

-¡Acabáramos, doña Asunción, acabáramos!


En Las mil y una noches, un criado pide al amo un caballo veloz para huir de Bagdad, porque se cruzó con La Muerte en el mercado y esta le hizo un gesto de amenaza. El criado sale a galope tendido hacia la distante ciudad de Ispahán con intención de llegar antes del anochecer. Intrigado, el amo va al mercado y allí ve también a La Muerte y le pregunta:

-¿Por qué has hecho un gesto de amenaza esta mañana a mi criado?

-No ha sido un gesto de amenaza -explica la Muerte-. Ha sido un gesto de sorpresa. Según mis libros debía encontrarme con él esta noche en Ispahán.

zcrux15[1].jpgHasta ahí la tremenda historia contada por Sherezade. La leí hace muchos años y siempre me sobrecoge, porque es la fuerza de lo inexorable, cómo los humanos a menudo pretendiendo salvarnos nos hundimos más. Es la fuerza del destino, que ha dado lugar a muchas leyendas, a las tragedias griegas o a la ópera que Verdi basó en una obra del Duque de Rivas.

Y es curioso cómo el Cristianismo se basa en la celebración de la muerte de un enviado, eso que se conmemora cada año la primera semana que cae en luna llena después del equinoccio de primavera (por eso cambia de fecha). La mayor parte de las religiones se simbolizan en el triunfo, en la gloria, en la luz; en el Cristianismo también hay elementos para hacerlo, pues podría representarse con un Cristo resucitado, o ascendiendo a los cielos, o incluso con el simbólico natalicio de Navidad; sin embargo, su símbolo máximo es la cruz, el patíbulo de donde pende un Cristo difunto en un Gólgota tenebroso que da pavor. Los teólogos lo explican como Sherezade, como Sófocles en Edipo rey, como Verdi y el Duque de Rivas: ese era el destino del enviado y debía cumplirse. Es difícilmente explicable, seguramente por eso es una religión, y también por eso confundimos los significados de cruz y destino.


zv444.JPGWinston Smith, el protagonista de la novela de Orwell 1984, empieza a escribir su diaro el día 4 de abril. Los mismo que se celebran aniversarios de la tarde fundamental que se narra el El Ulises de Joyce, también podríamos celebrar este día de ficción orwelliano, que nos atañe mucho más, por las nuevas tecnologías y el control del Gran Hermano, que las provincianas costumbres de unos pacatos habitantes de Dublín. Y es que, como les pasa a los periodista deportivos con las estadística (tantos, goles, tantos rebotes o el más joven en conseguir un trofeo), cada día nos inundan con celebraciones que a veces son muy forzadas. Hoy, 4 de abril, podríamos celebrar la fecha de nacimiento de Caracalla, un emperador romano de principios del siglo III, aunque poco habría que celebrar porque era el paradigma del tirano obesivo, sangunario, loco y arbitrario, o sea, una joya. Pero ya es habitual que en los telediarios nos pongan una cuña audiovisual sobre cualquier cosa que cumpla siglos, años o meses. Ya hemos visto con qué insistencia se ha celebrado el 20 aniversario de la película El Padrino, supongo que para vender otra tanda de copias, y en este mes nos apabullarán con el centenario del hundimiento del Titánic, al que me sumo este fin de semana con la publicación en este espacio de un relato sobre el asunto que forma parte de mis Crónicas del salitre. Pero, en realidad, la mayor parte de las veces la cosa es muy forzada, y les aseguro que precisamente el cuatro de abril no tiene buen lugar en mi memoria personal, por lo tanto estimo que hoy no tengo nada que celebrar.


La huelga es un instrumento que tienen los trabajadores para tratar de hacer valer sus derechos, pero como todos los recursos hay que gastarlos sabiamente. Dice el clásico que pesa más la espada en la vaina que en la mano, porque cuando está enfundada es un valor desconocido y por lo tanto misterioso, que puede disuadir al otro por temor a que el acero brille al sol.

zzespppad.JPGCuando se ha desenfundado y entra en acción ya sabemos el verdadero peso que tiene, y entonces puede que no sea tan eficaz como se temía. Por eso la espada de la huelga, que es un instrumento legítimo, puede ser también un factor que actúe en contra de quienes la blanden si no se hace con mesura y destreza. La huelga general es sin duda la Tizona suprema de los trabajadores, y por lo tanto no puede ser utilizada de cualquier manera, pues sus filos son muy delicados y se corre el riesgo de que un uso excesivo o inadecuado haga mella en el acero. Es una Excalibur que puede romperse al intentar sacarla de la piedra si se hace mal. La satanización que algunos líderes conservadores hacen de la huelga nos retrotrae a tiempos en los que ni siquiera habíamos nacido, es como leer titulares de la prensa de principios del siglo XX, y ese afán por desacreditar a los sindicatos no debe ser echado en saco roto, porque ya decía Goebels que una mentira mil veces repetida empieza a sonar como verdad. Es lo que llamamos propaganda. Esa y otras muchas son las razones por las que los líderes sindicales deben medir muy bien su fuerza y administrarla con la mayor eficacia posible.


Hace unos años fui testigo de una escena que entonces me dio risa y ahora me pone los pelos de punta. A una señora recién llegada de Venezuela le presentaron una chica adolescente de unos 15 años, bella, esbelta y de andar elegante. Al saber que estudiaba, le aconsejó: "No pierdas el tiempo estudiando, tú tienes que dedicarte al modelaje, al cine o a la televisión". Es decir, si eres guapa, tu futuro está en la dolce vita, que ya sabemos que no es tan dulce y a menudo es muy dura y tiene trampa. Pensé entonces que aquello era típico de Venezuela, país especializado en fabricar ganadoras de Miss Universo. zs20111006123501[1].jpgPero con el tiempo vemos que aquí también hay una obsesión por lo que aquella señora llamaba modelaje, y con eso ya hay futuro. También sucede ahora con los varones, que además de soñar con ser futbolistas adinerados, quieren anunciar calzoncillos o ser actores de cine. No se plantean estudiar arte dramático o periodismo audiovisual, piensan que les basta con su palmito. Pues por muy guapa o guapo que seas, coge número y haz cola, porque no hay platós y pasarelas para tanta gente, y menos en Canarias donde hay más chicas guapas y donceles apuestos por metro cuadrado que en ninguna otra parte. También es verdad que son muchas las canarias que han ganado títulos de belleza nacionales e internacionales, pero la inmensa mayoría de estas chicas y chicos se pierden en el camino, porque no hay ruta indicada y menos si no hay una formación previa. Que un fotógrafo famoso se fije en una chica que ve por la calle y la convierta en supermodelo (eso le pasó a Claudia Schiffer) es como sacarse la lotería sin jugar. Por eso me entristecen los concursos de miss y míster, porque veo ilusiones sin otra base que la efímera lozanía de la juventud y la esperanza en la diosa fortuna. Es verdad que a veces se producen los milagros, y una vez un británico se sacó 150 millones en la euromillonaria. No es esa la ilusión que debiera tener nuestra juventud, aunque con las salidas laborales que esta sociedad les ofrece no me extraña que, si tienen lo que antes se llamaba buena presencia, intenten dedicarse al modelaje. Claro, es que esto se parece cada vez más a Venezuela.

***

NOTA IMPORTANTE: Aviso a los amables lectores que realizan algún comentario en este blog, que siempre les doy paso. Quiero que sepan, que por alguna razón informática desconocida o acaso por mi torpeza al intentar borrar spam, los comentarios hechos y publicados a partir del día 14 de marzo se han borrado hace dos días y no sé la forma de recuperarlos. Lo digo porque ya está todo normalizado y sigue funcionando igual, salvo que aquellos comentarios se borraron en contra de mi voluntad. Gracias.

Archivos mensuales