los blogs de Canarias7

Archivos Agosto 2011


Lo que no han logrado largos argumentos políticos, repetidas reivindicaciones históricas y encendidas polémicas lingüísticas lo está consiguiendo el dinero, o mejor dicho, su escasez. Haber dejado a CIU fuera del pacto de los dos grandes partidos para reformar el artículo 135 de la Constitución ha prendido la mecha, y ya no es cosa de que si Carod Rovira dice esto o lo otro, ni puede enmascararse en el artificial debate de si es mejor Messi o Cristiano (uno portugués y otro argentino, qué cosas), lo que no se ha movido durante 35 años se ha convertido en un terremoto. zzztumel.JPGEl bolsillo, la fiscalidad, el dinero es lo que ha puesto en pie de guerra a la sociedad catalana, y me temo que esto irá a más por la torpeza de unos políticos que no dudan en llevarse por delante el pacto constituyente con tal de hacernos luz de gas. Hay mil maneras de limitar el gasto público (la primera siendo responsables), pero al PSOE y al PP se les ha ocurrido la más incendiaria: reformar la Constitución. Tampoco me creo que actúen al dictado de Merkel, porque de todos los estados de la UE solo Alemania ha introducido esa nota en su Carta Magna. Lo que se va a reformar es un parche teórico que no resuelve nada, y si lo hacen para tener buena imagen ante eso que llaman mercados están consiguiendo un efecto contrario. Estamos en manos de irresponsables que quieren hacernos comulgar con piedras de molino, y encima ni se plantean un referéndum. Nunca hubo un gobierno más torpe ni una oposición más cerril, y resulta que s eponen de acuerdo para abrir la caja de Pandora, y a ver qué hacemos ahora con esa furia desatada. Y los hay que siguen aventando en la era de una España quemada la simiente de la crispación, con asuntos religiosos, hurgando en las viejas heridas o diciendo cancaburradas. Y todavía no sabemos qué destino final tiene el 15-M ni cómo van a terminar las tensiones ocasionadas por un paro galopante. Creen que redactando medio folio y añadiéndolo a la Constitución se resuelve todo. Mejor dicho, no lo creen, pero quieren que lo creamos. Como Luis XIV, nos tienen por ignorantes ("todo por el pueblo pero sin el pueblo"), cuando ellos han demostrado con su incapacidad que no tienen ni idea de lo que están haciendo. Malditos ciegos, egoístas, hipócritas y mentirosos, indignos de atribuirse le representatividad del pueblo soberano al que desprecian a la hora de la verdad.


Gracias al cine y la televisión, Nueva York se convirtió en el siglo XX en un mito hasta para los norteamericanos. Desde que King-Kong trepó por el Empire State y Henry Fonda, haciendo de Presidente de Estados Unidos en la película Punto límite (1962), la sacrifica bajo una bomba atómica para evitar así un holocausto nuclear generalizado en plena Guerra Fría, la ficción ha hecho de Nueva York centro de todos los desastres cinematográficos posibles. En la pantalla, hemos visto cómo un tsunami arrasa Manhattan, cómo es destruida de distintas maneras, y la han atacado rusos, terroristas, alienígenas, hormigas gigantes y parece ser que el año que viene volverá a ser aterrorizada por el brutal Godzila. Cualquier gran catástrofe de ficción que se cierna sobre el planeta Tierra irá a parar a Nueva York, pues de ello hay referencias hasta en la primera película de El Planeta de los simios. Las tragedias reales pasaban de camino a Nueva York, fuera el Titanic o el Zeppelin, pero la ciudad permanecía incólume.

1314604569798[1].jpgAl doblar la esquina entre los siglos XX y XXI, parece que toda esa fantasía terrorífica que hemos visto en el cine y la televisión se empieza a hacer realidad, cuando todo ello era impensable hace tan solo una década. Nadie podía pensar que Nueva York podría sufrir esas terribles peripecias que le adjudicaban las ficciones cinematográficas. Era la capital del Mundo, la ciudad inexpugnable, el símbolo de la seguridad. De repente, caen La Torres Gemelas como un castillo de naipes, hay terremotos y hasta puede ser víctima de un huracán, cuando casi nunca van mucho más arriba del Golfo de México. Nueva York se muestra vulnerable, y lo que nos mostraba el cine como hipótesis imposible está pasando de verdad. Ya solo falta que los extraterrestres lleguen con sus naves al Central Park. Habrá que llamar entonces a Supermán, pero esta vez en serio.


zmurga.JPGLas ciudades cambian su nombre cuando cambia la lengua (Zaragoza: César Augusta; Compostela: Campus Stellae o Campo de la Estrella), y ya empieza a olvidarse por qué Schamman, La Paterna, Escaleritas, Arenales o Miller se llaman así. Se pone a una calle el nombre de una persona ilustre para homenajearla, pero luego nadie sabe quién fue. ¿Saben siquiera la mayoría de los carteros o los vecinos de esas calles quiénes eran, por ejemplo, Cayetana Manrique o García Tello, que la calle Pérez Galdós no se refería cuando la rotularon al novelista, sino a su hermano militar, o que las calles de Schamman son personajes o títulos de Galdós? ¿Por qué Juan de Quesada es El Toril, Bravo Murillo el Camino Nuevo y la Plaza de la Feria es en realidad del Ingeniero León y Castillo? Salvo José Barrera Artiles, ¿quién demonios sabe quiénes eran y a qué dedicaban su tiempo libre el Lectoral Feo Ramos, el Sargento Llagas, Travieso, Carvajal, Perdomo y Cebrián? Como curiosidad, les diré que la calle Murga no se refiere a una agrupación del carnaval, sino a un obispo de nuestra diócesis cuya tumba encontré un día en la catedral de Burgos. Y el problema es para la mayor parte de la gente Tomás Morales es simplemente el nombre de una calle. Para eso, como en Nueva York, calles numeradas, y encima no te pierdes.


Hace unos años, cuando aún el pensamiento único no se había impuesto en todo el planeta, se decía que, cuando alguien no tenía de qué escribir en los periódicos se sacaba de la manga un artículo sobre la televisión. Hoy creo que empieza a ser al revés, que escribir sobre la televisión es casi un deber ético. Parece un lugar común echar las culpas de muchas de las cosas que suceden a la televisión, pero es que en estos momentos este medio de comunicación es tal vez el soporte más comprometido en la idiotización colectiva que profetizó Orwell hace más de medio siglo.

Creo que la televisión es un medio extraordinario, con unas posibilidades inmensas, pero resulta que justamente esas posibilidades están siendo utilizadas hasta el máximo para destruir cualquier tipo de sociedad civilizada que se precie. Es un instrumento adormecedor de las conciencias y alentador de cuantas estupideces es capaz de hacer el ser humano. La radio tiene todo tipo de programas, desde los deportes hasta el debate, la filatelia, la música, la literatura y la gastronomía. También las grandes cadenas obedecen los dictados de sus amos, pero hay todavía espacio para buscar horas de entretenimiento, información y cultura.

zzDSCN3605.JPGCon la prensa escrita pasa lo mismo que con la radio. Hay prensa del corazón, hay periódicos que sirven a determinados intereses, pero siempre queda un resquicio para el debate, la controversia y la razón. Lo triste es que Internet, que es otro medio de comunicación de posibilidades increíbles hace tan solo unos años, va camino de convertirse en otro gran instrumento destinado a idiotizar. Y es una lástima que esto suceda, hasta el punto de que cuando nos dicen que estamos todavía lejos del nivel ideal de utilización de Internet casi le entra a uno cierta tranquilidad, porque el 95% es basura.

¿Y qué me dicen de los móviles? Ya es un vicio. ¿Para qué quiere un móvil un niño de 12 años? Y es que el móvil es otra manera de sacar dinero, con mamarrachadas, musiquillas y concursos televisivos que se autosufragan a través de la factura del teléfono. Desde luego que no me niego a los avances tecnológicos, pero me da escalofríos pensar en las horas que se pasa la gente viendo páginas insulsas, hablando en chats estúpidos escribiendo mensajitos totalmente prescindibles.


Vaya por delante que uno de los pilares de una constitución democrática y la esencia del pensamiento de la gente que ama y respeta la libertad individual y colectiva es estar siempre contra la xenofobia, el machismo, zz78h.JPGla homofobia, el racismo y cualquier tipo de exclusión o discriminación religiosa o de cualquier otra índole. Ahora bien, muchas veces callamos verdades como puños porque en ello está implicada una persona de otra raza, una mujer o alguien que tiene una opción sexual distinta a la que se considera la norma.

Por otra parte, los nacionalismos radicales empiezan a moverse, hay incomodidad ambiental, pero el discurso de la gran patria española sigue en pie y arrincona las soluciones. Un día se harán la pregunta de quién ha creado y engordado la xenofobia, el racismo y el separatismo. Sé que a muchos les parecerá alarmista lo que digo, pero por si acaso voy a imprimir esta hoja y ojalá nunca tenga que sacarla para decir que yo lo dije. Si es así será porque entre todos cogemos al toro por los cuernos y afrontamos la cuestión, si no, aquí queda. El que avisa no es traidor. Para terminar, hagámonos la pregunta: ¿a qué Estado le convendría sostener económicamente un movimiento radical independentista en Canarias?


zzFoto0110.JPGCreo que esa casta que suele ser llamada "intelectuales" pierde demasiado tiempo en tonterías y en guerras que solo tienen perdedores. Y es que se repite el mismo debate en las cuatro últimas décadas y todo sigue siendo un proyecto. Cómo será la cosa que, siendo escritor, no tengo la menor idea de si debo decir literatura canaria, en Canarias o de Canarias. Y además, tampoco me preocupa saberlo mientras me queden fuerzas para escribir, que es de lo que se trata. Creo sinceramente que los debates son otros, por ejemplo, cómo dar respuesta al envejecimiento de la población, qué hacer con nuestros jóvenes, cómo acabar con la violencia doméstica, de qué manera vamos a parar el inevitable colapso demográfico... Y en eso poco van importar palabras como colonialismo, esbirro, patria o españolismo. Incluso tiemblo cuando oigo hablar de libertad, en cuyo nombre se han cometido las mayores atrocidades cuando sale de la boca del fanatismo o de la tiranía. Las palabras a veces son una bomba de relojería, cuidado con ellas.


zzDSCN3777.JPGAfrica ya estaba en la ruina material y humana con tantas guerras y sequías; en Asia los jinetes cabalgan desde la miseria de Calcuta hasta la guerra inútil de Afganistán, la tensión entre Pakistán y La India o el revoltijo de Indochina, Indonesia o Filipinas; en América del Sur no está el hormo para bollos en ninguna parte, y como muestra piensen en Argentina, Brasil o Venezuela; Centroamérica postrada como siempre, desde Haití hasta Guatemala; Norteamérica, qué les voy a contar, en recesión y sin Torres Gemelas, dados al prozac y mandando marines a todas partes. Ya no les hablo de Palestina, de Chechenia, de la tensión balcánica...

Queda Europa. Y hay miedo. Miedo a la crisis económica, a la inmigración, al terrorismo y al propio miedo que hace que la economía se retraiga. Con estas premisas no es raro que los agoreros hayan desaparecido, ya bastante agoreros son los periódicos, la radio y la televisión. La realidad supera a la ficción, y el drama universal literario y cinematográfico que ocasiona el dichoso anillo maldito de Tolkien es una menudencia cuando pensamos en el fanatismo, la intolerancia, la pobreza, la avaricia y las armas nucleares prestas a ser utilizadas.

Pero, qué quieren, por encima de los hobbits, los nordols, los gamos o los elfos, yo sigo creyendo en los humanos, y en el fondo quiero ser optimista.


zzatopp.JPG
Es cierto que ya no sabemos lo que comemos, pero cada día la esperanza de vida es mayor, seguramente porque los humanos también sabemos adaptarnos al medio para sobrevivir. Eso quiere decir que cada vez hay más ancianos, viejos o personas mayores; sea cual sea el eufemismo que usemos, lo cierto es que todos estamos abocados a acabar fuera de circulación, en una nueva sociedad en la que el esquema familiar no es menos afectivo sino diferente, porque la estructura convivencial es otra. Eso quiere decir que tenemos que planificar el futuro en función de esta nueva perspectiva, porque los ancianos que no pueden valerse por sí mismos, o simplemente que están solos, necesitan el apoyo social. En una sociedad de hijos únicos, o como mucho dos hermanos, dedicarse al cuidado de los mayores es romper la vida de los hijos, vestir a un santo para desvestir a otro. El ultraliberalismo que está atacando por los cimientos el Estado de Bienestar es el mayor problema con que nos enfrentamos en Occidente. De él proviene todo: las hipotecas basura, la globalización, la crisis... Los grandes poderes financieros no quieren, y los políticos les hacen el juego. Entonces lo que tendremos que hacer es presionar para que haya otra forma de hacer política social. Hay que buscar soluciones, y no olvidemos que la vejez llegará para casi todos. Alguna vez todos seremos viejos, y si no, la aternativa es peor.


zzzzzzzDSCN3668.JPGDe repente, todo lo que hasta hace unos pocos años parecía ciencia-ficción se vuelve real. Después de la recuperación y de los llamados fabulosos años sesenta, Occidente se había diseñado de una manera que se mostraba inalterable, y cada una de sus naciones funcionaba de una manera determinada y solo de esa. Lo que quedaba fuera estaba controlado, fuese con las guerras coloniales en Africa o con otras técnicas en Asia y América Latina. A nadie se le ocurría que Bélgica, Dinamarca o, menos aún, Estados Unidos, tuviese problemas económicos o sociales. Se habían borrado de la memoria colectiva los tiempos difíciles, y la depresión del 29 solo era un tema que salía en las películas y que dio lugar al crecimiento de las mafias en Estados Unidos. Ahora estamos que no nos lo acabamos de creer, porque la maquinaria del capitalismo que se sostenía en el consumo empieza chirriar. Y la consecuencia primera es la desconfianza del otro. Así nacieron en los años treinta del siglo pasado aquellas doctrinas que dieron lugar a regímenes terribles. Y vuelven los cruzados del Tea Pary (nunca se habían ido, estaban agazapados) y se da la paradoja de que China, un país supuestamente comunista, reprende a Occidente porque dice que gasta mucho dinero en políticas sociales. Es el mundo al revés, porque ocurren cosas tan impensables como que no haya fútbol los fines de semana por huelga de futbolistas.


zzFoto0093.JPGRespeto muchísimo a los creyentes católicos, no en vano esa ha sido la fe de mis mayores, lo mismo que respeto otras creencias (y no creencias) religiosas. La relación del ser humano con la transcendencia es algo tan íntimo que no puede ser proclamado en un púlpito. Lo que no respeto, porque no es respetable, es el comportamiento de la jerarquía católica, que sigue agazapada detrás de unos privilegios medievales en un estado supuestamente laico. Y si España, en las actuales circunstancias, es un estado laico, que baje Dios y lo vea (y no es un chiste malo). ¿Dios representado en La Tierra por quienes han estado al lado de los tiranos, que han sido cómplice de genocidios históricos, que han callado cuando debieron hablar?

Mucha razón tenía Jesucristo cuando decía que los ricos serían bienaventurados porque heredarán La Tierra. Claro, La Iglesia es rica, y tiene poder, bienaventurada. Y hasta hubo un obispo de Canarias que se permitió llamar la atención en público a los legítimos representantes del pueblo, y los amenazó con no invitarlos al Pino. ¿Es que El Pino es de La Iglesia? Las Fiestas del Pino son, además de un acto religioso, una tradición popular, parte de nuestra cultura y de nuestra historia. El fundamentalismo crece en la misma medida que la hipocresía en la jerarquía eclesiástica, y ya es hora de que se acabe tanto privilegio y tanta chorrada, que estamos en el siglo XXI y ya pasaron los tiempos en que un obispo nos impedía bailar o bañarnos en la playa. Como me parece legítimo que se celebren todas las jornadas que deseen, nadie puede prohibirnos ir de romería a Teror, a comer carajacas y a tomar vino (pero sin ponerse al volante, eh). Bonito fuera...

De todas formas, sea Bienvenido Benedicto XVI.


zxxxxDSCN3677.JPGQue nadie se preocupe, todo está bajo control, ha venido el Obispo de Roma en persona en ayuda de España. Monseñor Cañizares ya lo dijo la semana pasada: "El problema no es la crisis, el problema es que hemos dado la espalda a Dios". Si esto es así, yo creo que al señor cardenal se le ha trastabillado la frase, porque lo que más bien parece es que es Dios quien nos ha dado la espalda a nosotros. Pero ya ha venido el Romano Pontífice a poner remedio. Por si no estuvieran enconados los ánimos, más leña al fuego, aquí lo que prima es el maximalismo, atrincherados unos y otros. No estoy seguro de si el Papa viene a despedir a Zapatero o a hacerle la campaña a Mariano Rajoy. Todo se aprovechará, y es tan importante su visita que el Rey interrumpe sus vacaciones mallorquinas para besarle el anillo.


A golpe de zapping y de Internet, no me ha quedado más remedio que enterarme del partido Barça-Madrid. Más de los mismo. Después de la vergüenza ajena pasada en los cuatro partidos de la primavera, solo cabe repetir lo dicho, con indignación y decepción. Yo creía que habrían reflexionado sobre el bochornoso espectáculo de entonces, pero ellos al contrario, remachan el clavo con otro de mayor envergadura. Y ahora resulta que los niños quieren ser futbolistas, menudo ejemplo de deportividad que les están dando estos millonarios en calzoncillos, y también algunos dirigentes de pantalón largo, sin dejar atrás a periodistas afines a ambos equipos que no son capaces de ver lo evidente, o si lo ven lo ocultan. ¿De quién es la culpa? ¿De la soberbia culé disfrazada de modestia? ¿De las actitudes chulescas de Mourinho que ha logrado abducir a jugadores que antes eran comedidos y dicen ahora exactamente lo mismo que el portugués? Entre todos la mataron y ella sola se murió.

zzz1 GUERRA CARLISTA[1].JPG

(Según Guardiola, así pueden ser los próximos partidos entre el Barça y el Real Madrid)

En un país en el que millones de personas están pasándolo muy mal, esta juerga de millones es un sinsentido, un insulto, y encima sin modales. Impresentable. ¿Que quién ganó? Nadie, perdieron los dos, porque encima, con esa superioridad a golpe de talonario están condenando el campeonato. Si yo fuese Vicente del Bosque, en la próxima convocatoria de la selección española no llamaba a ningún jugador del Madrid o del Barça, aunque se pierda. Si esto es deporte, hay que ser deportistas. A ver si así aprenden ellos lo que debieran enseñar. A lo mejor habría que volver a la idea clásica de que más vale honra sin naves que naves sin honra. Pero no será así, hay demasiados intereses: La Liga, la AFE, la Federación, las televisiones, los patrocinadores... Dinero, así que mejor si dejamos de llamarlo deporte.


zxtelef.JPGLo que yo piense no tiene importancia, pero los hechos hablan por sí solos. Ahora todo se arregla con prohibir, establecer plazos amenazantes y poner al ciudadano contra la pared. Compre usted dos triángulos antes de tal fecha o le caerá una multa si no los lleva en el coche cuando lo pare la policía; no tenga más de no sé cuánto de alcohol en sangre o se le caerá el pelo si lo mandan soplar; haga usted esto antes de no sé cuando, se le prohibe hacer esto otro, cumpla aquel calendario... Y luego dicen que la gente anda demasiado tensa. El tabaco es malo, pero lo siguen vendiendo, y ahora nos enteramos que los peces grandes tienen mercurio, las hortalizas pueden matarnos y hasta para comerse una manzana (símbolo de lo sano) hay que pensárselo. Nos hacen bailar la yenka de 110-120 kilómetros por hora y nadie sabe por qué (ya sé que es lo del petróleo, pero pienso que se ha hecho política). Lo cierto es que los accidentes automovilísticos son cada vez más numerosos, con o sin triángulos, con o sin alcohol, y encima nos dicen que podemos dar positivo si hemos comido demasiada fruta azucarada. Prohibir, amenazar, intimidar, eso es lo que nos hacen todos los días a los ciudadanos, mientras vemos que siguen sueltos perros de razas feroces, nadie pone coto a las ondas de los móviles, nos matan en un laberinto de burocracia y siempre llegan tarde y mal las soluciones a nuestro problemas. Como se le ocurra respirar más de las 13 veces por minuto que marca la ley, le caerá un multazo. Si respira menos, le subirá la prima del seguro de la funeraria.


Nunca me han gustado los tremedismos y por ello siempre he tratado de evitar ese camino, porque pienso que el ser humano tiene capacidad y recursos para enderezar lo torcido. Andando el tiempo, veo que como teoría está bien, pero me he ido encontrando con una cantidad enorme de personas que no ven más allá de sus narices, y lo más grave es que a menudo ocupan cargos de responsabilidad, sea pública o privada, zrzz76tfgFoto0077.JPGpues no olvidemos que lo privado tiene casi siempre un destino público, y cuando suele decirse que lo público es sagrado también se debería aclarar que público es casi todo, porque un restaurante que sirve comida en mal estado, un médico que no hace bien su trabajo o un periódico que hace demagogia están fallando en lo que hacen, que es un servicio público. Y sin querer ser tremendista, veo que quienes tienen la responsabilidad, la capacidad y el poder están en otra dimensión, se olvidan de la fragilidad del planeta Tierra, acaparan riquezas sin necesitarlas y están llevando al mundo al caos y la destrucción. ¿Puede pararse? Claro que sí, pero -Saramago dixit- cuando se está en un hoyo lo primero que hay que hacer es no seguir cavando. Pero ellos siguen en lo mismo, su película, bien para mantener el poder o para alcanzarlo Y el poder es precisamente un instrumento para cambiar la sociedad, no para seguir la inercia que nos está aniquilando en todos los campos. No quiero ser apocalíptico, y precisamente por eso advierto que a esta velocidad nos las vamos a pegar. Todos, los que conducen también, aunque ellos piensen que su posición es inmutable. Ya he dicho muchas veces que la historia es caprichosa, y lo que no cambia en décadas puede cambiar en días.


La verdad es que me resulta cansado volver una y otra vez sobre lo mismo, pero es que quien calla otorga, y el Presidente de la Conferencia Episcopal no da puntada sin hilo. A menudo me pregunto qué pretende con sus palabras, porque siempre está hurgando en la herida y tiene una asombrosa capacidad para presentar a la Iglesia Católica como víctima no sé de qué conspiración. ¿Qué laicidad es la que practica un Estado como el español que está batiendo el récord de visitas papales con el gasto que ello supone? ¿A qué otra religión le cierran medio Madrid para que realice sus reuniones multitudinarias? Ya sabíamos que la culpa es una de las estrategias más utilizadas durante siglos, pero ya no cuela. Los indignados, según Rouco, tienen un problema con su alma. ¿Es que acaso no hay católicos indignados? Nunca habla de los millonarios, de los banqueros y de los poderosos, siempre culpabiliza al de abajo. ¿Es esa la Iglesia de Cristo?

zzzzroucooo.JPGQue el Papa, el Dalai Lama o el Arzobispo de Canterbury viajen y se reúnan con sus seguidores me parece perfecto, pero no echen las culpas de la miseria y el abuso que se vive hoy en nuestras sociedades a los Estados. Rouco dice ahora que el Estado español se mete en asuntos que no le corresponden. ¿Cómo que no le corresponden? Ve la paja en el ojo ajeno pero ignora la viga en el propio. Qué pena que una institución seguida por millones de personas esté continuamente atizando la llama del enfrentamiento. Ya sé que es una perogrullada lo que voy a decir, pero a lo mejor tendría que releer los Evangelios con una mirada más abierta, porque lo escucho y sólo percibo algo parecido al rencor.


Se suele decir que es en verano cuando más se lee, pero seguramente no es verdad, porque hay buen tiempo y la gente está mucho en la calle y con amigos, que es una costumbre muy saludable. En otros ámbitos parece ser que sí, que es el verano el momento de la literatura. En Francia, por ejemplo, los grandes lanzamientos se hacen al final de la primavera y los grandes nombres están en el mercado estival con sus últimas obras, algo similar a lo que ocurre aquí en otoño, pero el mercado español mira más hacia la Navidad y luego hay un repunte en abril con motivo del Día del Libro y las ferias. Releer es una actividad que viene bien, porque siempre se aprende de una gran obra y de los grandes autores, sean clásicos o contemporáneos.

zzzsFoto0079.JPGHubo un tiempo en que casi todos los verano releía Cien años de soledad, pero ya me agota porque siempre me abruma lo que falta por suceder. Por eso no entiendo muy bien a esos especialista de los llamados libros sagrados de la literatura. Les juro que he leído El Quijote, pero volver otra vez sobre él me resulta muy cansado. Por lo pronto, estoy releyendo a Jorge Semprún y a Carmen Martín Gaite, dos plumas que unen a la literatura un pensamiento muy rico. Iba a releer El Crimen y el castigo, pero me entró miedo, porque no me siento capaz de liarme con la psicología profunda. Tengo la tentación de seguir el consejo que me dio Rubén Benítez Florido, compañero bloguero de Canarias7, y volver ahora sobre Así habló Zaratustra. Lo leí en su momento y me impactó, pero con la experiencia seguramente tendrá otra lectura. A ver si me animo.


Tradicionalmente dejamos para verano los libros gordos, para leer en la hamaca o en las horas muertas. El problema es que ahora todos los libros son grandes. Parece que si una novela no es muy extensa no puede convertirse en un clásico, y la historia no dice eso.

zzstefan-zweig-marc3ada-antonieta[1].jpgHay en efecto novelones que forman parte de la historia de la literatura, desde Guerra y Paz a Fortunata y Jacinta, pero no es menos cierto que novelas de pocas páginas también están en el cuadro de honor: Pedro Páramo, La perla, El extranjero, Carta de una desconocida... Recuerdo que dejé para verano El nombre de la Rosa, la trilogía de la familia del Valle de Isabel Allende o me discipliné para leer de cabo a rabo El Ulises de Joyce (lo leí con esmero y sigue pareciéndome insufrible). La lectura de verano que recuerdo con mayor gozo es la biografía de María Antonieta escrita por Stefan Zweig, una maravilla, que se lee como una novela y que acabas administrando porque no quieres que se acabe. Siempre que me piden consejo para comprar un libro bueno y entretenido recomiendo a Zweig, nunca falla, porque aparte de novelas magníficas, es probablemente uno de los mejores escritores de biografías que conozco; y hay donde elegir: María Estuardo, Erasmo de Rotterdam, Paul Verlaine, Fouché, Dostoievski, Balzac, Casanova y, por supuesto, la estrella: María Antonieta. Hay más. Ahora acabo de leer un "tocho" de un afamado novelista español, aclamado por la crítica y que cuenta una historia en 400 páginas que a Hemingway le habría dado apenas para un relato no muy largo. Dicen los especialista que tiene una prosa profunda y envolvente, y a mí me parece que marea la perdiz. No les digo el autor, pero si les doy una pista: sus obras estaban entre los libros que Umbral tiraba a la piscina.


zzzcDSCN3679.JPGVerá usted, amigo... Este verano es... No sé cómo definirlo. En realidad, tendríamos que estar aterrados, pero miro alrededor y creo que la mayor parte de la gente ha decidido anestesiarse. Los medios tratan de distraernos con este o aquel fichaje futbolístico, con el estreno de una precuela de El planeta de los simios, con los famosos del papel couché en las playas de Ibiza... Pero al realidad es testaruda: hambruna en Somalia, secuelas de terremotos en Japón, Chile y Haití, represión sangrienta en Siria, guerra interminable en Libia, ambiente parecido al de la Gran Depresión en Estados Unidos, las bolsas en picado, terroristas iluminados matando gente aquí y allá, disturbios fuera de control en la ordenada Gran Bretaña... Ponga otra ronda, camarero... Con este panorama, no creo que se cumpla la profecía maya del fin del mundo en diciembre del 2012; esto no va a guantar quince... no, diecisiete meses más. O nos estamos equivocando todos o hay una fuerza cósmica que nos empuja hacia el precipicio. Lo que está claro es que la Humanidad no lo está haciendo bien. ¿No cree usted, camarero? Ande, ya no queda nadie, tómese la arrancadilla conmigo... ¡Ah! y traiga también unas aceitunitas. ¡Por el fin del mundo! ¿Por qué cadena lo retransmiten?


¿Cómo es posible que, con la que está cayendo, el Presidente del Gobierno tome vacaciones? Pero es que, además, las vacaciones presidenciales son carísimas: seguridad, personal de servicio, desplazamientos en avión privado... De esta forma no hay quien crea en los dirigentes, es que no tienen ni un gesto, y luego pregonan austeridad.

¿Cómo es posible que María Dolores de Cospedal tenga la inoportuna ocurrencia de subir el sueldo a los cargos de segundo y tercer orden de Castilla-La Mancha? Para colmo, dicen que el PSOE no está legitimado para pedir explicaciones por ello. Es decir, cuando Gobierne el PP podrá hacer lo que quiera porque, según ellos, siempre será menos que lo que han hecho los socialistas. Otro gesto de los que pregonan austeridad.

zz777754.JPG¿Cómo es posible que sigan subiendo el paro en Canarias mientras a políticos y dirigentes sociales se les llena la boca diciendo que tenemos la mayor ocupación turística en muchos años? Esto se comenta solo.

¿Cómo es posible que...? Es posible porque estamos en manos de irresponsables que solo se miran su ombligo. Todo es una gran falsificación.


En los próximos meses nos llegará todo tipo de mensajes, nos venderán motos de todas clases y a estas alturas ya no creo en grandes palabras salidas de la boca de quienes luego las mancillan apenas tocan poder. Creo, por supuesto en esos grandes conceptos, pero cuando escucho a despilfarradores hablar de austeridad, a corruptos invocar la transparencia y a ineptos pregonar la eficacia, me entra la risa. Ya verán: unos dirán que hay que acabar con la autonomías porque desangran España, otros que hay que profundizar y llegarán al federalismo e incluso a la independencia en sus discursos, todos clamarán que la culpa es de los otros, pero ya yo no sé quienes son los otros, y llegado a este punto me acuerdo de la frase atribuida a Pío Cabanillas: "yo no sé si soy de los nuestros". El colmo del absurdo, Faemino y Cansado en su apogeo, Groucho Marx en su mejor momento, Cantinflas en plenitud. Bla, bla, bla, y todos se limitan a ser diligentes en la oposición y paquidermos en el poder.

zzert65.JPGY esto va a durar hasta el 20-N y más allá, como en Blade Runner: "Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Urbanizar Tindayas radiactivas más allá de Orión. He visto diputados, senadores y ministrables brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhäuser..."


Durante el mes de julio todo se va ralentizando, y cuando llega agosto disminuyen los servicios públicos y privados, se aletarga la producción, y como la mayoría de la gente está de vacaciones, es un calvario cualquier gestión, porque trabajan poquitos para atender a una muchedumbre. A España en agosto le cuelgan el cartel de "cerrada por vacaciones". Así, no hay manera de encontrar un servicio a la altura de la normalidad, puesto que ocurre con casi todo. Hasta los gobiernos se van de vacaciones. La disculpa del buen tiempo no vale, porque hay al menos cuatro meses, de junio a septiembre, con buen sol y excelentes temperaturas. Si las vacaciones se organizaran de una manera racional, el país seguiría funcionando, no habría aglomeraciones, la gente siempre tendría un buen servicio y los establecimientos hoteleros tendrían buena ocupación en mayo y septiembre. Y con los fines de semana y los puentes también habría que hacer algo en un país serio.

zzz2345.JPGPor otra parte, en estas fechas siempre recordamos a Marilyn Monroe, que murió en extrañas circuntancias la noche entre el 4 y el 5 de agosto de 1962. Otro juguete roto. De todas formas nadie recordará dentro de 49 años a los miles de muertos por hambre en Somalia, o a los asesinados en Siria, pero seguramente en los medios de entonces (que ya ni me atrevo a imaginar) alguien pondrá imágenes y canciones de Amy Winehouse. Es asi.


Hace unas semanas comentaba lo largo que es el proceso electoral en España, antes y después de las urnas. Algo que puede resolverse en la mitad de tiempo se sigue realizando como si hoy no existiesen medios casi instantáneos para corroborar un resultado. Si ya los previos a las elecciones son casi dos meses, lo posterior no se queda atrás, porque hay una serie de trámites que se realizan a paso de tortuga hasta que que constituye el Parlamento, y luego otro tramo hasta la investidura del nuevo Presidente del Gobierno. Si las elecciones son el 20 de noviembre, tendremos nuevo gobierno no antes de Navidad, y eso si no hay que hacer negociaciones complicadas. Por si ya los plazos no fueran exasperantes en una situación como la actual, en la que la sensación de provisionalidad no ayuda, Zapatero anuncia las elecciones dos meses antes de su convocatoria real. Es decir, vamos a estar cinco meses prácticamente en el limbo, y luego a ver cómo se adapta el nuevo gobierno.

zzxxxxDSCN3624.JPGTotal: medio año mirando hacia la luna de Valencia. Digo yo que, ya que Zapatero llevaba tanto tiempo remoloneando, tenía dos opciones: si pensaba en el 20-N, tendría que haberse estado calladito hasta el 26 de septiembre, y así no tendríamos una campaña agria e interminable que no va a beneficiar a nadie; la segunda opción era la de convocar ya y vernos en las urnas a finales de septiembre o primeros de octubre. Pero no, venga precampaña mareante, campaña horrible y postcampaña tremenda hablando de la herencia que deja Zapatero, si, como parece, gobierna el PP. Y mientras, esa abstracción que son los mercados, sacándonos la piel a tiras. Es que que hasta para retirarse hay que tener estilo.


Foto0109.jpgEn Las Palmas (ya, ya, de Gran Canaria) llovizna en verano, es la panza de burro en toda su plenitud. Cada vez que esto sucede escuchas el mismo comentario, que el clima ha cambiado y que dónde se ha visto que llueva en el estío. En el sur de la isla hay un sol luminoso, se va uno un rato a la playa y solo escucha el rumor del mar y la caricia del calorcito (ni frío ni calor, cero grados, como dice mi amigo el pintor José Antonio García Alvarez). Es que miras un telediario, abres un periódico o escuchas la radio, y no hay una sola noticia que alegre. Tendido al sol, durante ese ratito me meto en una burbuja en la que no fanáticos ultraderechistas portadores de un mesianismo asesino, ni senadores que dimiten por asuntos confusos, ni prima de riesgo para la deuda española, estadísticas de accidentes de tráfico, incendios forestales, ni la maldita violencia de género que no cesa llueva o haga sol. Rajoy, Zapataero y Rubalcaba son una ficción. Incluso Ortega Cano es humo. Y es que, a este paso, la profesión de periodista va a ser como la de mensajero de un juzgado de lo criminal, nunca da buenas noticias. Y como parece que esto no lo arregla ni el médico chino, yo me tiendo y miro al Sol, y ya veré el Fin del Mundo cuando llegue a casa y salga en la televisión Pedro Piqueras ("apocalíptico", que diría Buenafuente).


zzznoruega.JPGDesde que en los años veinte, Rudolf Hess ayudó a Hitler en la cárcel a escribir su maléfico libro Mein Kampf, muchos han sido los que han tratado de convertirse en guías visionarios de un nuevo orden. Esto siempre viene de la extrema derecha, y nace de ideas excluyentes, donde siempre la religión, la raza y la cultura de quien predica es lo que debe prevalecer a fuego y sangre. Después de la II Guerra Mundial esta ultraderecha se acobardó al quedar en evidencia con el Holocausto, pero poco a poco se ha ido envalentonando y ya es un verdedero peligro. Lo ocurrido en Noruega ha sido ejecutado por una persona, pero si lo tachamos de "loco" a las primeras de cambio estaremos cometiendo un error. No es un loco enajenado e ignorante como los hermanos de Puerto Hurraco, es algo mucho más serio. Se trata de la punta del iceberg de una ideología que lo justifica todo en aras de una Europa blanca, cristiana y ultraliberal en lo económico. Hay doctrinas que se extienden como la pólvora por Internet, y ya los medios tradicionales no sirven para prevenir esta ola terrible. Noruega era un blanco fácil, como en su día lo fue Suecia cuando asesinaron a Olof Palme. Pero ya nadie está a salvo, y lo más triste es que el poder va a usar a esto fanáticos como coartada para restringir libertades. De hecho, ya está ocurriendo en la UE. Los crímenes de Noruega son condenables, pero a la vez son el pitido del comienzo de otro partido, el que van a jugar con nosotros, ya no sólo son los islamistas, ahora también está el enemigo en casa. Y eso nos afectará a todos. Qué pena de siglo XXI.

Archivos mensuales

Blogs de Canarias7

...y los gatos tocan el piano

Atarecos

Ciclotimias

Entremesas

Los olvidados