los blogs de Canarias7

Archivos Septiembre 2010


zxconf.JPGLos políticos andan siempre metidos en definiciones, y mezclan churras con merinas. Ya no está claro quién es el gobierno, si este es el Estado, o qué significa nación. Algunos, como Luis XIV, creen que el Estado es cada uno de ellos, cuando, con la Constitución en la mano, sólo es una parte del gobierno. Una conspiración contra la persona de Zapatero no lo es en sentido riguroso contra el gobierno, y mucho menos contra el Estado. Los grupos de oposición, dependiendo de la respiración de cada uno, se lo montan a su aire, confundiendo términos en una babélica ceremonia de la confusión. Esto no es raro si ya en la Constitución de 1978 se usa nacionalidad en lugar de nación, y se pervierte la semántica para suavizar lo que no debiera tener vuelta de hoja. Lo malo de todo esto es que cuando se confunden las palabras acaban embarullándose los conceptos. Y es que los paños calientes conducen inexorablemente a la mentira. ¿Que por qué digo esto? Porque este mi blog.


Primero cogieron a los comunistas,

y yo no dije nada porque yo no era un comunista.

Luego se llevaron a los judíos,

y no dije nada porque yo no era un judío.

Luego vinieron por los obreros,

y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista.

Luego se metieron con los católicos,

y no dije nada porque yo era protestante.

Y cuando finalmente vinieron por mí

no quedaba nadie para protestar.


zzDSCN3086.JPGEste poema de Bertol Brecht no necesita explicación. Lo pongo en el post en este día en que se ha convocado una huelga general, pero siento que todo es muy extraño, porque el ciudadano que va a la huelga puede temer que su acto determine un cambio de gobierno más todavía hacia la derecha, el que no responde a la convocatoria puede pensar que se ha hecho mal y tarde, o que los sindicatos moderan el efecto para que no caiga el gobierno, o que la derecha permanece callada esperando que caiga la fruta madura. En una huelga general como debe ser, el gobierno se juega su política, la oposición su capacidad para llegar al poder y los sindicatos su prestigio (muy desvaído últimamente). Pero en esta parece que nadie se juega nada, toca hacerla y el día 30 a seguir igual. Otra cosa sería una sorpresa.

Demasiadas dudas en un paisaje dominado por los miedos (unos lógicos y otros inducidos). La sensación es que lo que interesa a todos es hacerse un lavado de cara para alcanzar el poder o conservarlo, o para consumo interno de su clientela. Pero el poder no debiera ser un fin, sino un medio. Esa es la perversión de la democracia, porque al depender de las urnas, los políticos (y el sindicalismo es política al fin y al cabo) actúan en función de sus probabilidades de llevarse un voto, no de lo que entendemos por interés general. Esperen a los titulares del jueves de determinados medios de comunicación. Es todo muy confuso, y desde luego en este río revuelto tratarán de pescar las posturas más reaccionarias y antidemocráticas. Cuidado.


No he hablado hasta ahora de la huelga general porque en los tiempos que corren no hay seguridad de casi nada. Y ahora no estoy seguro de que esta huelga no sea una puesta en escena de los sindicatos, porque dada la situación toca hacerla para justificar la razón de ser de unas organizaciones que se han ido quedando anticuadas. Estoy con Iñaki Gabilondo cuando dice que también están desfasadas otras entidades de nuestra democracia (partidos, administración de Justicia, Senado...), pero, como siempre, mal de muchos consuelo de tontos. De todo esto se deduce que nuestro sistema entero necesita pasar por la ITV. Se ha ido posicionando hasta La Iglesia y sus organizaciones, y ya no sabe uno qué pensar.

zgbbDSCN3251.JPGLas huelgas generales se hacen para sentar al Gobierno a negociar, o para que retire un decretazo. Yo no creo que esto vaya a suceder ahora, como ocurrió con las huelgas que se le hicieron a Felipe González y Aznar. Se está tragando mucho, y una de las preguntas que yo me hago es esta: si estamos en Europa para las verdes, ¿por qué no también para las maduras? En Francia se retrasa la jubilación dos años, como aquí, sólo que los franceses pasan de 60 a 62 años y nosotros de 65 a 67. Y esas cuentas son las que no entiendo, porque Francia también tiene una pirámide de población muy envejecida. En cuanto a los servicios mínimos, también me parece una obra de teatro, y es lo que decía al principio: en las actuales circunstancias no se puede estar seguro de a qué juega cada uno de los actores de esta función (¿comedia satírica, melodrama, drama, tragicomedia o tragedia griega a tope?)


En política, hay quien tiene liderazgo político y quien, además, tiene liderazgo social, que indebidamente llaman carisma. Si repasamos los años de democracia veremos que el carisma no es una panacea, pues no le sirvió a Fraga para llegar a La Moncloa ni a Suárez para mantenerse.zleondsc_2814[1].JPG Por el contrario, políticos supuestamente sin liderazgo social, han alcanzado y renovado el poder, como Chaves en Andalucía o Hermoso en Canarias. Aznar llegó al poder pero la gente lo vio siempre como el líder del PP, no de la sociedad española, y lo mismo ha sucedido con Zapatero. Por eso es muy osado hablar de líderes carismáticos en plan Kennedy. En la actualidad, y aprovechando la Huelga General, hay líderes locales que tratan de proyectarse a escala nacional. No creo descubrir nada nuevo al decir que Esperanza Aguirre trata de sacar tajada del río revuelto, porque es su nombre el que se ve en los medios y no el de Rajoy. Aquí podríamos decir aquello de que el carisma es para quien se lo trabaja. De todas formas, Dios nos libre de líderes carismáticos, que ya hemos visto demasiados en el siglo que acabamos de cerrar, porque el problema no es que los demás crean en ellos, sino que ellos acaban creyéndose seres únicos e insustituibles.


Lo que está sucediendo actualmente en el mundo tiene que ver con la cultura, porque cultura es todo. Es evidente que el comunismo (llamado también socialismo real) fracasó después de la Guerra Fría, con lo que el capitalismo lanzó las campanas al vuelo porque había ganado. Al poco tiempo de la caída del Muro de Berlín entrevisté al escritor argentino Abel Posse, que ha sido embajador de su país en muchas capitales del mundo, y debe saber mucho de lo que sucede detrás de la cortina, y me anunció entonces (principio de los noventa) lo que podría suceder, que finalmente ha sucedido. Y en esa conversación le comenté una antigua leyenda polinesia muy ilustrativa. Tanto le gustó que me dijo que era motivo de un relato. Escribí un texto que más que literario es una parábola al modo evangélico. Viene al pelo de la actualidad y de los recortes que se hacen en todas las manifestaciones culturales, lo cual nos llevará indefectiblemente a un embrutecimiento de la sociedad. Esa sociedad que habla a gritos y usa la violencia verbal y física de forma cotidiana es la antesala del bloqueo total. Este relato quedó perdido en un viejo fichero de ordenador y hoy lo rescato porque es muy corto y explica las causas de la crisis del capitalismo. Dice así:

zzzzNew7wonders-Rapa-Nui-01[1].jpg"Había una isla en un pequeño archipiélago polinesio que en aborigen se llamaba Kauasu, incomunicada con el resto de las islas porque en el tiempo de la historia que se cuenta sus habitantes desconocían la navegación. El mundo de aquellos polinesios empezaba y acababa en su isla, y las demás islas que veían en el horizonte eran mitos, sombras, recursos mágicos para los brujos de la tribu. Cuando veían humear un volcán en una isla detrás del mar, los brujos anunciaban tragedias, y cuando el Sol salía detrás de las montañas de aquella otra isla era tiempo de alegría. Era como habitar un planeta, Kauasu era una metáfora de La Tierra y la islas del horizonte otros planetas de aquel sistema, que se veían pero a las que nunca se podía llegar ni en sueños.

Y en Kauasu se fue imponiendo la fuerza, de manera que el Jefe Akuey era el dueño de casi todo. No había monedas, y lo que hoy entendemos como dinero se simbolizaba en un pedregal basáltico en el que había miles de grandes piedras que sobresalían de la arena. Desde tiempo inmemorial, cada familia se había adjudicado un número determinado de piedras, y cuando se pasó del trueque al cambio, se pagaba en piedras, esto es, en el concepto de piedras, porque las rocas basálticas seguían clavadas en el mismo lugar, sólo que teóricamente habían cambiado de dueño. Era como una cuenta bancaria, una tarjeta de crédito en la que el dinero es una idea, porque se muda de propietario sin que nadie lo tenga físicamente.

Poco a poco, Akuey fue haciéndose con la mayor parte de las piedras, y cuando las tuvo todas, hacía préstamos usurarios; como tarde o temprano iba ahogando a los prestatarios, se quedaba con sus cabañas, sus tierras y sus cocoteros. Llegó un momento en que Akuey era dueño absoluto de todas las piedras y de todo lo que había sobre la isla, fuese animal doméstico, caña de pescar, cabaña o vegetal. Nadie podía comprar porque no tenía piedras, ni pedir piedras con una cabaña, una res o un palmeral en garantía, por nadie tenía nada. Akuey era dueño de todo.

Y en ese momento Akuey se convirtió en un pobre de solemnidad como los demás habitantes de Kauasu. Nadie compraba porque no podía comprar, y nadie vendía porque nada tenía que vender. Akuey no podía comprar porque todo era suyo, y no podía vender porque los posibles compradores no tenían ni una sola piedra. La leyenda no dice lo que pasó después, pero a juzgar por cómo se sigue repitiendo de forma oral en Oceanía es de suponer que el bloqueo de la economía fue el principio del fin de aquella diminuta civilización, y se cuenta para que sirva de lección".

zzzla-polinesia-francesa[1].jpgY es que cuando se colapsa la economía porque todo el dinero y todos los bienes están concentrados, se acaba la normalidad y empieza el pillaje; primero se roba un coco para comer, luego otro para guardar y finalmente se instala la delincuencia como forma de vida. Los marxistas dirían que después vino la revolución, los seguidores de Popper que surgió una nueva forma de vida y los catastrofistas que hasta la isla coralina se hundió en el océano, porque no existe ningún registro cartográfico de Kauasu. Una leyenda.

La enseñanza es muy clara, y no hace falta ir a Harvard para entenderla. Se crean enormes terminales de venta y todo el mundo compra. Cada vez se produce con menos personal, porque la tecnología permite hacerlo con menos manos, y las pregunta son obvias: ¿quién va a comprar todo lo que se produce si los posibles compradores están en el paro? ¿Para qué quieren los bancos todo el dinero si no van a poder negociar con él porque todos los bienes van a estar hipotecados y ya no quedará nada por hipotecar? Es una regla básica de la economía que parece haber olvidado el capitalismo, que puede acabar por devorarse a sí mismo. Y, según algunos expertos, las medidas que se están tomando tratan solamente de reparar un sistema que es el causante de la crisis.

***
(Este trabajo fue publicado en el suplemento cultural Pleamar de la edición impresa del Canarias7 el pasado miércoles).


Da grima el patetismo de la UE en el asunto de la expulsión de los gitanos de Francia. Han cogido el rábano por las hojas y han condenado las palabras de la Comisaría de Justicia de Bruselas cuando comparó estos hechos con las deportaciones en masa de judíos que realizó el colaboracionista gobierno de Vichy hacia los campos de exterminio nazis. Han puesto el grito en el cielo por las palabras de la Comisaria y han dejado atrás la clave del asunto, con lo que Sarkozy ha hecho trampas y la UE se lo ha consentido.

zo_mimbreras%20177[1].jpgYo no sé qué es y qué no es políticamente correcto para una Comisaria Europea, pero lo que dijo es una verdad como una catedral, y yo, que no tengo por qué ser políticamente correcto, digo que esta persecución -porque es una persecución- rememora otras expulsiones sangrantes, como las que hicieron los Reyes Católicos de los judíos y moriscos, Felipe III de los moriscos que quedaron o Carlos III de los jesuitas. A estas alturas de la historia uno creía que eso eran cosas del pasado, y más en un país como Francia, que se ufana de ser la patria de la libertad en los últimos dos siglos.

Por otra parte, los gitanos tienen en España un ADN histórico, pues incluso se les relaciona con el origen de algo tan español como el flamenco. Pero siempre han vivido marginados, aunque hay que decir que ellos tampoco hacen titánicos esfuerzos por integrarse en un tipo de vida menos aferrado a tradiciones que a veces no cuadran con estos tiempos. Y cuando hay un suceso, si hay gitanos de por medio, eso es lo primero que se dice. Es cierto que hay sucesos en los que están involucrados gitanos, negros, sudamericanos, homosexuales o cualquier otra minoría, pero también quienes no lo son. Y se cuelga siempre el sambenito a la minoría, y cabe preguntarse también si fue primero el huevo o la gallina, porque una colectividad marginada crea sus propias reglas. Creo que habría que hacer un esfuerzo por parte de todos, aunque no va por ahí la cosa, pues hasta Sarkozy ha vuelto a la Inquisición...

zxDSCN3024.JPGSeptiembre es un mes triste, aunque llegue la primavera a Santiago, y la memoria nos devuelve tiempos idos, como la época terrible de los años setenta en Hispanoamérica. El de septiembre es la fiesta nacional de Chile, la que fecha que cantaba Violeta Parra, la que recordaba Víctor Jara, la que estremece a los biennacidos en la cueca larga que es Chile, desde Antofagasta a Puerto Mont. Y el 18 de septiembre, fecha gozoza para los chilenos, ha quedado incrustada en medio de otros dos números septembrinos, dolorosos ambos, a la distancia triste de un cuarto de luna: el 11, fecha maldita en la que Allende entregó su vida a la democracia, y el 24, cuando la atronadora voz de Pablo Neruda enmudeció de pena bajo la lluvia pobre de Santiago, después de firmar de nuevo el poema Sátrapas, escrito ya en España en el corazón. Cambió sólo los nombres porque la tiranía siempre se escribe igual; con sangre. Ahora Chile sufre con las consecuencias del terremoto y mantiene la esperanza de que los mineros atrapados salgan a la superficie.
***
(El poeta Pablo Neruda murió en Santiago de Chile el 24 de septiembre de 1971, 13 días después del golpe de estado de Pinochet).


Pues no hay que darles más vueltas, ya está escrito el guión: el PNV saca su tajada en el Concierto vasco y apoya los presupuestos, con lo que Zapatero ya ha conseguido sacarlos adelante. Ahora se les barniza un poco con los dos votos de CC y tenemos otro año más a Zapatero en La Moncloa.

zasDSCN3190.JPGAsí que aunque ardan las tertulias y se mesen los cabellos algunos tertulianos, no hay resquicio para que el PP llegue a La Moncloa con antelación. Rajoy debería al menos tener la vergüenza torera de presentar una Moción de Censura, y poner en un brete a CIU, al propio PNV e incluso a IU. Porque si nadie está conforme con Zapatero la deducción lógica es que se produjera una solución a la griega. pero no pasará, porque España es diferente, se habla mucho pero a la hora de la verdad nadie da el paso. Rajoy no sacaría adelante su Moción, pero ya es que lo suyo es penoso, porque no creo que pretenda seguir siendo el líder de su partido si falla en su tercer intento; porque con el desgaste a que está sometido Zapatero, sin Rajoy no le gana ahora ya me dirán. Y francamente, viendo a unos y a otros, me estoy pensando en hacerme devoto de la Virgen de Lourdes.


No ha sido la sonrisa de Julia Roberts, ni el paseo enigmático de John Malckovich, ni el cambio de alfombra roja por negra lo que más me ha impresionado de lo que he visto en los medios sobre el Festival de Cine de San sebastián. Ha sido la mirada perdida de Pascual Maragall, de quien se ha hecho un documental que se ha proyectado en el festival. Padece Alzheimer, y contarnos el día a día del proceso contribuye a la sensibilización de la sociedad contra un mal que peor que la muerte, porque significa la pérdida de identidad.

zbDSCN3263.JPGCuando el Alzheimer está muy avanzado, los enfermos miran al vacío, de una forma tan aterradora que parece que lo adivinan todo, que lo saben todo. Quién sabe si será así, por eso la llaman "La mirada de Dios", y es un contrasentido porque esa mirada indica justamente lo contrario: que no se están percatando de la realidad inmediata. He leído que en Canarias el índice de Alzheimer es mayor que la media española, y eso es tremendo, porque, además del drama del enfermo, está la familia. Un hogar donde se da esta circunstancia cambia por completo, y al ver escenas del documental de Maragall se ve la diferencia en afrontar el problema cuando hay medios económicos, porque cuando estos son limitados o no existen significa el desmantelamiento de la convivencia. Hasta para morir con dignidad hace falta dinero.


zelmundo.750[1].jpgCreo que el fútbol está sobredimensionado, y en eso tienen mucha incidencia los medios de comunicación, porque ya es norma que los telediarios abran con una noticia futbolística que no tiene más alcance que un resultado más de un partido.

Entiendo que haya un gran despliegue cuando Nadal gana el Abierto de Estados Unidos, o que Contador gane el Tour, porque son hechos singulares y que se dan muy pocas veces (también cuando gana el Tenerife, por lo raro del hecho). Pero el fútbol es una comidilla permanente, que incluso crea tensiones sociales y problemas cuando hay partidos de gran rivalidad. En el mundo pasan cosas terribles, y sin embargo he perdido la cuenta del papel, las horas de radio y televisión y espacios digitales (generalistas, no deportivos) que se han consumido en los dos últimos días porque Messi tiene un esguince que no le dejará jugar dos semanas. Que en Nueva York se hable de los objetivos del milenio o que cada día mueran miles de personas de hambre tiene menos repercusión que el tobillo de Messi. Lamentable.


Z-labordeta-3[1].jpgHa muerto José Antonio Labordeta, ese maño tan simpático que hizo de la sencillez un arte. Todos cantamos alguna vez a coro su Canto a la libertad, que fue uno de los himnos de un tiempo que ya está haciendo cuentas. Hubo muchos himnos en las voces de muchos, desde Jarcha a Taburiente, con raíces populares una veces y otras menos, pero siempre con el futuro como estandarte, porque los cantautores y cantautoras de entonces ponían voz a nuestros deseos. Miguel Ríos se retira, Lluis Llach lo hizo hace unos años, Paco Ibáñez, Gullermina Motta, Raymond, Javier Krahe, Luis Pastor, Rosa León, Aute y otros tanto apenas aparecen. Queda Serrat en todo su esplendor, pero ya está también de vuelta.

Con la muerte de Labordeta se pone un nuevo candado a la memoria, porque él, como muchos, fue nuestra voz. Y ese Canto a la libertad del entrañable aragonés tiene la facultad de trasladarnos a un tiempo en el que el futuro era posible, con ese aire español y ciertas remembranzas chilenas de Víctor Jara. Aquella canción nos empujaba. Es una lástima que te vayas, amigo José Antonio; es una ley biológica, nuestras vidas tienen todas fecha de caducidad. Pero la ilusión es perpetua y se mantiene con las ideas. Y es que ahora mismo nos hace falta volver a pensar, porque tratan de robarnos hasta la esperanza. No quiero que te vayas pensando que finalmente han ganado los malos.


Con el otoño llegan las novedades editoriales, que este año se anuncian jugosas porque hay varias vacas sagradas que sacan libro, y la mayor parte de los que se anuncian son unos volúmenes de muchas páginas. Digo yo que esa moda de escribir tochos tendrá que ver con la idea de venderlos luego al mercado americano, porque cada día está más difusa la línea entre literatura y bet-seller, entendido este anglicismo como sinónimo de lectura (no literatura) de masas y por lo tanto de grandes dividendos.

Es verdad que con la llegada de Internet, la gente se ha acostumbrado a leer más, lo que pasa es que leen en las pantallas, y aprovechando esa circunstancia tratan de imponer el libro digital, pero la cosa va muy lenta, porque todavía el porcentaje de libros que circulan es bajísimo, y casi siempre títulos conocidos y que, además, existen en soporte papel. Así que, de momento, la literatura se reparte mayoritariamente en libros de toda la vida, pero en los últimos tiempos ya digo que hay cierta confusión.

zzzzlibro.jpgAparte de los libros cercanos al esoterismo, con la Sábana Santa, el Santo Grial o las leyendas varias de toda Europa (druidas, celtas, germanos o escandinavos), la media docena larga de Caballos de Troya, que son una insinuación permanente de la conjunción entre lo alienígena y lo esotérico, y el inagotable misterio del Egipto faraónico, con sus momias revividas, sus maldiciones y sus pirámides, hay otra línea que se quiere asimilar a la novela histórica, y como tal se venden muchas que no lo son. El modelo es Los pilares de la tierra, la magnífica obra del Ken Follett alrededor de las construcciones de las catedrales y el oscurantismo de los maestros de obra que son el antecedente de la francmasonería. Y Follett creaba una ficción para contar la realidad -su realidad, como todo novelista-, de manera que, acabada la lectura el lector tiene una idea muy bien dibujada del tipo de vida de la Edad Media en que transcurre el relato.

Visto el éxito, mantenido en el tiempo y remachado con el bolichazo de El Código Da Vinci, las editoriales se han echado al monte, y nos tienen muy nutridos de este tipo de libros. Novelistas medianos, periodistas con nombre y sin estilo y aprovechados que provienen casi siempre del campo de la Historia, nos cuentan relatos que no sabemos si son ficciones noveladas para explicar una realidad (que es lo que debe ser una novela histórica) o grandes reportajes en los que muchos presumen de aportar datos hasta ahora inéditos sobre un rey, una batalla o un momento histórico concreto, y otros argumentan que su relato está basado en la realidad y que todos sus personajes corresponden a personas que en verdad existieron. Entonces me pregunto si estamos ante una novela, ante una tesis doctoral o leyendo un repaso de un libro de historia.

El novelista que hace novela histórica ha de tomar el momento, el personaje o el hecho de las fuentes históricas, pero si no fabula no hay novela. Y es fabulando cómo se explica un mundo que se ha tenido que recrear. No basta con poseer todos los datos, hay que crear un espacio, unos personajes que respiren y un mundo verosímil. Eso es ser novelista, lo otro es como un atestado de la Guardia Civil. Algunas de estas novelas parecen más grandes reportajes de los dominicales, en los que se cuentan muchas cosas, seguramente todas ciertas, pero donde no hay vida, porque quien escribe es buen periodista, buen investigador, pero Dios no lo ha llamado por el camino de la novela. Carece del don de la fábula.

A nadie se le ocurre pensar que en el mundo del emperador Adriano las cosas ocurrieran exactamente como cuenta Marguerite Yourcenar en su extaordinaria novela. Tampoco creo que la destrucción de Cartago fuese con todo detalle como la cuenta Flaubert en Salambó, ni que la Roma de Claudio fuese el espejo justo de lo contado por Rober Graves en Yo, Claudio. Tampoco la invasión napoleónica a Rusia hilo por pabilo como la cuenta Tolstoi en Guerra y paz, y así pondríamos muchos ejemplos de novelas y novelistas que han bebido en la historia, que son maestros del género histórico, pero que son ante todo novelistas, empezando por nuestro inconmensurable paisano Benito Pérez Galdós, que nos contó el siglo XIX desde el talento y la ficción, no sólo en sus Episodios Nacionales, también en sus llamadas novelas contemporáneas.

zzzlibros1[1].jpgY me echo a temblar cuando amenazan con centenares de páginas sobre momentos de la Guerra Civil española, porque ya no sé si esta fabulación responde a criterios literarios o forma parte de la leña que media España le da a la otra media. Y esto viene ocurriendo en las últimas novelas sobre el tema, con algunas excepciones como la obra de Cercas Soldados de Salamina. Decía Truman Capote que gran parte de lo escrito en esas novelas gordísimas que consumen los americanos es mecanografía, no literatura. Puede ocurrir ahora algo parecido, pero como ya las máquinas de escribir han sido sustituidas por los ordenadores, podríamos decir que buena parte de eso que se vende como novela es simplemente un ejercicio mecanográfico hecho en un procesador de texto de Microsoft en su mayor parte, aunque los más avanzados utilizarán uno de Aple y los iconoclastas el de Linux. Es decir, mecanografía. Espero, no obstante, que detrás de alguna de estas novelas se nos revele alguien con el don de novelista, porque relatores de nombres, fechas y ciudades ya tenemos en los folletos de las agencias de viajes.

***
(Este trabajo fue publicado en el suplemento cultural Pleamar de la edición impresa del Canarias7 el pasado miércoles).


zxcbDSCN3264.JPGLa Iglesia aprovecha siempre para seguir hurgando en el sentimiento de culpa, y pregona que lo que está pasando es porque hay crisis de valñores (supongo que se referirá a sus valores). Otros dicen que estas crisis son propias de cada cambio de siglo; se alega que en el pasado siempre fue así, y con la Historia de España como coartada se dice que en la frontera de cada siglo se clausura una etapa. El siglo XVI empezó sin Isabel La Católica, el XVII sin Felipe II, el XVIII sin los Habsburgo y ya con los Borbones, el XIX con Napoleón y el XX sin Cuba y Filipinas. No niego estos mojones, pero creo que los hubo parececidos, e incluso más determinantes, en medio de los siglos de que hablamos, y como ejemplos cito sólo el reinado de Carlos III y las dos Repúblicas. No creo que estar al comienzo del siglo XXI signifique otra cosa que una manera de medir esa magnitud que se nos escapa de entre los dedos, el tiempo. No conozco ninguna época que no haya sido crítica, porque la vida y la evolución humana son un cambio sostenido. Y así debe ser, porque de lo contrario seguiríamos en el Paleolítico. ¿Que hay crisis de valores? Menos mal, eso significa que estamos vivos.


El Diputado del Común ha perdido una preciosa oportunidad para no meter la pata. Iba a decir callarse, pero como dicen que hay libertad de expresión cada cual puede decir lo que quiera. zdiana-espalda[1].JPGClaro, que esa misma libertad lo hace responsable de todo lo que diga. Uniformar a los funcionarios puede estar bien, mal o regular, yo les aseguro que muchas mujeres funcionarias lo agradecería porque así no tendrían esa angustia matinal de "¿qué me pongo?". Pero una cosa es uniformar a los funcionarios y otra hacerlo para que la gente los distinga cuando estén tomando café. Si se estima que hay dejación laboral, hay mecanismos para combatirla, pero lo que propone el señor Alcaide es señalarlos con una letra escarlata o con un vestuario de castigo para escarnio público. Supongo que, como preguntó Lot a Dios antes de que este destruyera Sodoma y Gomora, habrá algunos funcionarios que cumplen. Pero esos también estarían señalados. Lo siguiente es dibujarles una diana en la espalda, porque por lo visto todos los males de esta sociedad tienen su origen en el café de los funcionarios. Digo yo que, ya que tanto se exige a quienes cobran del erario público, el Diputado del Común podría tener un poco más de prudencia cuando pone en la picota a un colectivo que ya sale demasiado en los chistes de Forges, y con sus declaraciones los ha convertido a todos en sospechosos. Y generalizar es injusto. Mientras tanto, podría dedicarse a denunciar las subidas del IBI y otros abusos que se cometen sin que muevan un dedo quienes tienen la responsabilidad de hacerlo. ¿O es que quieren privatizar la función pública?


Está muy bien que a veces las mujeres sean objeto de deseo, porque eso va con la naturaleza. Igual que los hombres, porque si no existieran Megan Fox, Leonardo Di Caprio y otros humanos por el estilo esta vida sería mucho más ingrata de lo que ya es. Pero la mujer es ante todo un ser humano, con los mismos derechos que los hombres, que en muchos países figuran ya en el papel, pero que aún falta mucho para que la letra se equipare a la realidad. En otros lugares, ni siquiera están escritos esos derechos, y la mujer vive en una constante humillación.

zzbDSCN3266.JPGEn las últimas décadas se ha avanzado mucho en Occidente, pero de un tiempo a esta parte empieza a reaparecer lo de siempre, de manera muy sutil. Y quienes quiere provocar este retroceso lo hacen así porque saben que suelen tener menos efecto los grandes temporales que la continua llovizna. Luego vienen los debates supuestamente culturales, como el del uso del burka. Pero la cultura y la tradición no siempre son elementos positivos. Hay que luchar contra costumbres dañinas porque todavía se lanzan demasiadas cabras desde los campañarios. De algo tienen que servir eventos como la Conferencia de Beiging sobre la igualdad social de la mujer. Como los niños, las mujeres son las primeras víctimas de la violencia, el abuso, el paro, la pobreza, de la injusticia en suma. Habría que empezar por cerrar algunas cadenas de televisión... Ya, ya, la libertad de expresión, pero es que la usan para perpetuar el machismo.


Si he de ser sincero, hace años que le perdí la pista a la UD Las Palmas. Me aburrí de tanto tejemaneje, tanto disparate y tanto sube y baja. Un equipo que históricamente ha sido de Primera División se fue hundiendo en el fango. Aunque soy futbolero lo justito, antaño sabía quien era quien en el equipo, pero luego se me fue yendo el interés hasta el punto de que ahora mismo desconozco los nombres de los futbolistas. Es obvio que entonces ignoro también cómo juegan y en qué demarcación.

zzIMG_5940[1].JPGEste año, al comenzar la temporada sí supe por los medios que se había invertido poquísimo dinero y que se iba a primar la cantera porque no hay otra cera que la que arde. Y mira por dónde, esa nueva hornada de muchachos parece que lo está haciendo bien. Hay cierta euforia, y eso puede ser precipitado, habrá que esperar a ver cómo aguantan el transcurso de una liga tan larga. Por lo pronto, ya me dejaron sin la posibilidad de hacer chistes malos comparando cualquier desaguisado con la UD. La verdad es que creo que el fútbol está sobredimensionado, y finalmente es un juego de pelota. Me parece excesivo todo lo ocurrido con la Selección Española y esas adcripciones casi religiosas al Real Madrid y al Barça. Me echo a temblar cuando me dicen que la UD forma parte de la esencia del alma de Gran Canaria, pero desde luego es el equipo de la tierra y le deseo lo mejor. A ver si se responde a las expectativas.


El que no se consuela es porque no quiere. Zapatero dijo ayer que hay que mirar el paro con otros ojos, y que no son parados aquellos desempleados que están haciendo cursos de formación. Luego restará a los que tienen los ojos azules, más tarde a los que juegan a la petanca en su tiempo de desempleo y en un pis-pás se habrá acabado el paro.

zzzDSCN2762.JPGHombre, yo me tengo por un tipo abierto, tolerante y dispuesto a escuchar argumentos, pero no me hace ni pizca de gracia que me tomen por tonto. Si un parado que hace cursos de formación no es un parado, ¿qué figura social serían las personas con empleo que acuden cada día al trabajo y estudian en sus horas libres para formarse mejor? Digo yo que sería un sobreempleado y por lo tanto debería tener compensación económica por ese esfuerzo doble que hace. Hombre, yo entiendo que está empezando el curso escolar y los parvulitos de tres años están en su período de adaptación; ¿este discurso de Zapatero va a dirigido a ellos? Serán los únicos que lo crean, porque es que cuando lo vi en televisión diciendo tal cosa me sorprendió que no se partiera de risa a mitad de la frase. Es que parecía una parodia de sí mismo, pero de las buenas, porque a ningún humorista se le ocurriría semejante razonamiento en una imitación de Zapatero.

Entiendo, Señor Presidente, que está sujeto a muchas presiones de todo tipo, pero esta salida puede ser síntoma de algo. Y me preocupa, porque se empieza así y no se sabe cómo se termina. Míreselo.

Nota: La fotografía se corresponde con una máquina del tiempo que he construido, mucho más perfecta que la ideada por H.G. Welles. Ya, le parece una tontería, pues le digo que mi afirmación es filosofía profunda comparada con la suya.


aEsc0001.JPGAhora que se habla tanto de la estrategia de los sindicatos ante la huelga general del 29 de septiembre, y de las tácticas del gobierno para intentar que fracase, los que tenemos una edad recordamos con mucha ternura y algo de nostalgia aquellos debates de los años setenta en los que salían siempre las palabras "táctica" y "estrategia". Por alguna razón, tal vez porque primero me dieron el ejemplo y luego las definiciones, yo entendí enseguida ambos conceptos, pero confieso que cuando intenté que alguien los tuviera claros me costaba mucho trabajo conseguirlo. Y es que estas palabras se usan en el lenguaje de la política, la lucha social, el deporte, la guerra y en casi todos los campos de la actividad humana, incluso en el más lúdico de la seducción.

Probaré una vez más: estrategia es la planificación minuciosa de algo y táctica es la ejecución de eso que hemos planificado. Como se ve, no pueden darse la una sin la otra, porque estrategia sin táctica es sólo un proyecto, y táctica sin estrategia es hacer las cosas improvisadamente sin tener claros los objetivos. Estrategia es la preparación de un partido de fútbol, la colocación de los jugadores en el campo, la misión de cada uno, el ensayo de jugadas estudiadas; todo eso, que se ha de poner sobre el césped, usando determinadas tácticas. Puede funcionar o no, y cuando lo previsto se materializa hablamos de un estilo, como lo tuvieron Julio César, Napoleón o Rommel en la guerra. pero a veces, la estrategia se viene abajo porque la táctica no funciona. o porque el contrario también juega, y si no pregunten qué le pasó a la estrategia y a la táctica de Barça frente al Hércules. Y esto puede valer (cuando sale bien) para todo menos para la seducción, porque ahí sí que es mera teoría y de nada valen estrategias ni tácticas; manda la química.

Cuando leí por primera vez el texto que hablaba de esto entendí que estrategia es todo lo que se hace antes de que comience la batalla, el partido o la huelga, y una vez vez empezado lo que fuere, todo es táctica. Creo que el poema de Mario Benedetti lo explica mejor que yo.


Da la casualidad de que el poeta Domingo Rivero (1852-1929) falleció el 8 de septiembre, Día del Pino, hace 81 años, y por ello y por otras razones lo traigo hoy a esta página. Domingo Rivero ha sido durante casi todo el siglo XX tenido como el D'Artagnán de los tres mosqueteros que fueron Tomás Morales, Alonso Quesada y Saulo Torón. Eran cuatro los poetas, aunque Rivero era mucho mayor que los otros tres, y acaso por eso y porque dio en vida poca obra a la estampa se ha tardado mucho en reconocer su obra. Desde siempre hemos conocido el bellísimo y profundo soneto Yo a mi cuerpo, pero la obra del poeta, aunque no amplia, sí que es mucho más extensa de lo que en principio se podría suponer. Por fortuna, sobre todo después de la aparición de sus poemas en la Biblioteca Básica Canaria en las postrimerías del siglo XX y los trabajos en torno a su obra realizado por distintos estudiosos (especialmente Eugenio Padorno), la voz de Domingo Rivero está ocupando el lugar que le pertenece en razón de la obra y su tiempo.

dr3.jpgNo voy a entrar en valoraciones y análisis de su poesía, puesto que doctores tiene La Iglesia, pero sí que haré notar cómo hasta la fecha apenas se ha hablado de la trayectoria política de Domingo Rivero, pues no olvidemos que estamos hablando de uno de los fundadores de la Juventudes Republicanas en Las Palmas en el año 1869, en plena vorágine republicana, pues sólo un año antes había sido derrocada Isabel II. Su vida se movió entre la amistad con los tres poetas citados y la discreción exigida por aquella sociedad a un Relator y Secretario de la Audiencia de Las Palmas, por lo que, una vez pasados los impulsivos movimientos de juventud, mantuvo un silencio político que ahora sabemos que era impuesto, ya que en sus poemas se refleja esa inquietud política que lo arrastró en su época de veinteañero.

La peripecia vital de Domingo Rivero en esa primera juventud es digna del protagonista de la más dinámica novela de aventuras. Después de su participación en los movimientos republicanos en su isla, tuvo que poner tierra de por medio en 1869, con apenas 17 años, y fue a recalar nada menos que al París de la Comuna, cuando los movimientos populares logran derrocar al emperador Napoleón III, y con ello liquidar definitivamente la monarquía en Francia. Aquel episodio de 1870, que duró sólo 60 días, ha sido destacado como el primer gobierno popular de la época moderna, y es que en ese año cambió el rostro de Europa, después de la derrota francesa en la guerra franco-prusiana y el sitio y la conquista de Roma por las tropas unificadoras italianas, lo que liquida en la práctica el poder temporal de la Iglesia Católica, hasta el punto de que el Papa Pío IX se declara preso en el Vaticano.

dr1.JPGEspaña no era ajena a estos movimientos que tenían como motores el regeneracionismo, el liberalismo, el anarquismo y el marxismo, aunque en realidad es sólo teoría reivindicada por cada una de estas ideologías, puesto que lo que confluye de forma palpable es el descontento, que quita y pone reyes, funda repúblicas y es capaz de desafiar nada menos que al poder Papal. En España tiene lugar un sexenio que se cerraría con el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto y la restauración de la monarquía en la persona de Alfonso XII, después de una república efímera y una monarquía italiana que duró un suspiro.

Domingo Rivero vive por lo tanto la Comuna en primera fila, o al menos es testigo presencial de un hecho histórico de semejante envergadura. Luego se va a Inglaterra, donde permanece hasta 1873, año en que vuelve a España, y es entonces, con 21 años, cuando empieza a Estudiar Derecho en Sevilla, carrera que termina en Madrid. En esa época hace amistades y crea vínculos que quedan reflejados en su obra, como su relación con Fermín Salvochea, un interesantísimo personaje, líder anarquista andaluz que llegó a ser alcalde de Cádiz. Ya en el ocaso de su vida, Domingo Rivero escribe un soneto dedicado a este personaje:

dr2.JPGEn Cádiz se ha publicado un libro (102 razones para conocer a Salvochea) en el centenario de la muerte de esta figura, y en él está referido este poema, como muestra de la relación del poeta con el líder anarquista.

Como la mayor parte de los poetas canarios, en la guerra de 1914-1918 Rivero tomó partido por los aliados, y si Tomás Morales dice en su poema a las ciudades bombardeadas "más generoso que el cañón, el tiempo/ y más artista", apenas acabada la guerra y consumada la vergonzosa Paz de Versalles en la que se humillaba a Alemania, Domingo Rivero escribe en 1918 un poema que casi es una terrible profecía de lo que ocurrirá después, pues él veía que la herida se cerraba en falso. Es el poema que aparece arriba en blanco sobre fondo negro, que forma parte de un poema mayor secuenciado con motivo del final de la guerra.

Queda, pues, clara, la vertiente política de Domingo Rivero, y tal vez sea hora de que se indague y profundice en ella, aunque sea tardíamente, como sucedió con su poesía.

***
(Este trabajo fue publicado en el suplemento cultural Pleamar de la edición impresa del Canarias7 el pasado miércoles).


250px-National_Park_Service_9-11_Statue_of_Liberty_and_WTC_fire[1].jpgNueve años después del 11-S, estamos peor que estábamos. Una guerra inútil en Irak, que derribó a un dictador y luego sumió en el caos y la miseria a la población. Encima ha hecho que Al Qaeda, que antes no estaba en Irak, ahora mate un día sí y otro también. Otra guerra en Afganistán, donde no ha podido vencer nadie en toda la historia conocida, tal es la dureza del territorio y del clima. No sólo fueron derrotados hace unos años los soviéticos (con la ayuda nortemericana en la creación del movimiento talibán), también fueron rechazados todos los ejércitos que intentaron ocupar aquel territorio, desde el legendario Gengis Khan hasta los británicos en la cima de su imperio.

Nueve años después del ataque al World Trade Center, los fabricantes de armas son más ricos, nada sabemos del atentado contra el Pentágono y crece el fanatismo entre algunos sectores norteamericanos (Terry Jones, por ejemplo). No le temo a los libros sagrados sino a las interpretaciones que los hombres hacen de ellos, y estoy seguro de que cuando las tropas norteamericanas regresen (tarde o temprano volverán también de Afganistán) dejarán peor las cosas que antes, no sólo en los países en guerra, sino en todo el mundo, y si no vean qué está pasando con Al Qaeda de Africa Occidental. Y buscarán otra guerra externa, porque su dinámica económica, política y social no les permite hacer otra cosa; es una sociedad diseñada para eso desde que ocuparon aquella tierra matando indios.


El gran cambiazo que quieren darle al asunto del Sahara es otra pirueta criminal, como la de Afganistán, como la de Palestina, como la de Yugoeslavia. Y encima tenemos que tragarnos una y otra vez esos valores supremos de la prepotencia norteamericana. Aznar se atusa los bigotes, cuenta chistes malos y pinta menos que el sastre de Tarzán por muy presidente de Europa que sea. Otón I quiso hacer una Europa única hace más de mil años, y Carlos V, y Napoleón, y Hitler, todos a punta de cuchillo, y ahora se pretende hacer esa Europa a punta de cuchillo norteamericano. Si es que ni siquiera podemos ver en los cines películas europeas. Antes veíamos todas las de Truffaut, Godard, Gassman, Jurgens, Fasbinder... Y ahora, que estamos en Europa, sólo cine americano.

zpanelhara[1].jpgEspaña, que tiene un deber moral con el Sahara como antigua potencia colonizadora y desastrosa descolonizadora, debería aprender de su vecino Portugal. Sí, ese país pequeño que un día también fue imperio, y que al menos tuvo la elegancia de intervenir a favor de la paz en Timor, y gracias a su buena gestión ha sido posible una independencia en concordia. Tenemos tanto que aprender...


La política internacional es cada día más asunto de trileros, que cuando la carta parece que está en un lugar concreto, resulta que la levantas y no está. La mesa de ese infame juego es nada menos que las Naciones Unidas, que unas veces se calla, otras prepara un plan de paz, otras manda un enviado especial (norteamericano, por supuesto), y finalmente se pliega a lo que diga Estados Unidos.

Washington tiene alianzas curiosas. Para los asuntos de América Latina y Africa del sur es uña y carne con los británicos, para temas de Asia central y del Indico se entiende muy bien con Rusia, para Oriente Medio se entiende consigo mismo, con el dinero judío y otra vez con Londres, y para temas de Africa noroccidental es del mismo parecer que Francia. Y siempre es así, por lo tanto no es ninguna sorpresa que ahora Bush diga a las claras que apoya el expansionismo marroquí a costa del territorio del Sahara, puesto que Francia venía haciéndolo desde siempre.

zzISS004-E-10900.JPGLa gran disculpa para mantener el status quo saharaui era que la URSS, vía Argelia, obtendría de ese modo una salida al Atlántico. Cayó el Muro de Berlin, acabó la Guerra Fría, y la cosa no tenía ya razón de ser, y es por eso que las Naciones Unidas, siempre tan dependientes de la Casa Blanca, elaboraron el Plan Pérez de Cuéllar, que luego fue otro y otro, enviaron a la Minurso y comenzaron con el censo. Pero Francia seguía ahí, erre que erre, y finalmente se volvió a materializar ese pacto universal para esta zona del mundo entre París y Washington, que viene desde que el general La Fayette peleó con los 13 estados de Filadelfia y continuó cuando, cien años después, los franceses regalaron a los yanquis la estatua de La Libertad. Qué ironía.


El 20 de agosto de 2008 se estrelló al despegar en Barajas un avión de Spanair que iba con destino a Gran Canaria. Murieron 154 y sólo hubo 18 supervivientes. Desde entonces, nadie ha arrojado luz sobre el asunto y hay muchas preguntas sin contestar y seguramente responsabilidades que establecer. AENA tira de la brasa para su sardina, los controladores de Barajas lo mismo, la compañía aérea no convence sobre las acciones de mantenimiento, no se entiende por qué no se cambió de avión cuando se produjo la primera avería que retrasó el despegue, los fabricantes americanos del avión tratan de salvar la imagen de su marca, las compañías de seguros están a ver cómo se escabullen y las comisiones de investigación del accidente (la técnica y la jurídica) en Belén con los pastores. Por muy laberíntica que sea la situación, a mí no hay quien me haga creer que, con la tecnología que hoy existe y con los datos con que hoy se cuentan, después de dos años no se haya contestado a ninguna pregunta y que no haya un dictamen técnico definitivo como Dios manda.

zbarajas.JPGHan pasado más de dos años, y ni a los seis meses, ni al año, ni nunca, los políticos de aquí y de allá, que son los representantes legítimos de los ciudadanos (y por lo tanto de los accidentados) han estado en su sitio. El Gobierno de Canarias y el Ministerio de Fomento tendrían que haber hecho valer las leyes, exigiendo, ordenando y obligando a resolver el asunto, porque en democracia cuando hay que dar un golpe sobre la mesa, se da. No estamos hablando de un equipo de fúbol que pierde un partido importante y los jugadores, los directivos y el entrenador no comparecen en rueda de prensa. Hablamos de 154 vidas humanas segadas todavía no sabemos por qué.

Y los políticos se suben al carro dos años después, cuando una cadena de televisión emite una serie de ficción basada en el accidente (no entro en eso, es otro tema y bastante menor comparado con lo sucedido, la chapuza que se ha hecho después y las imágenes reales que una y otra vez emiten los noticiarios o los supuestos y morbosos documentales). Ahora sí que salen los políticos a decir lo que ellos creen que los demás esperan oír. Eso es demagogia populista, porque yo los creería si hubieran presentado una pregunta parlamentaria sobre la investigación, si se hubieran ocupado de mover los hilos que tienen a su alcance para impulsar el esclarecimiento de los hechos, y sobre todo que se hubiera hecho a su debido tiempo. Ahora es tarde, ya se les ha visto el plumero. Lo de la serie de Telecinco puede calificarse de inoportuno, doloroso, carroñero o lo que se quiera (seguramente será todo eso, pero ya digo que es otro tema y una anécdota en medio de la tragedia); el problema importante es el dictamen de la Comisión para delimitar responsabilidades y actuar en consecuencia. Con la vida humana no se juega, y hay que saber si hubo negligencia, error o incluso mala fe. Si ha sido así, que se responda ante los tribunales. En un Estado de Derecho no hay otra. Mientras no se sepa qué y por qué sucedió puede volver a ocurrir.

En los días finales de las masivas vacaciones de agosto, los medios de comunicación, especialmente la televisión, lanzan el mensaje de que se ha acabado lo bueno para una gran mayoría de la población, y que hay que enfrentarse al trabajo y la rutina diaria.

z2001.JPGCuando alguien se reincorpora a su puesto de trabajo y recuerda con nostalgia los días de descanso, piensa que puede estar al borde de una depresión, porque lo dijeron en las noticias. Hemos construido una sociedad irresponsable, hedonista en exceso, que sólo piensa en festejos, sin aguante y presta a alistarse entre quienes padecen depresión. Te dicen que están deprimidos, y eso es jugar con fuego, porque la depresión es una enfermedad muy grave que puede incluso llevar a la muerte. Podemos estar desanimados, cansados, contrariados, pero no por eso padecemos depresión, sobre todo si el mal desaparece los viernes por la noche. Toca trabajar, y dese con un canto en los dientes si tiene trabajo. En una sociedad sana se trabaja, y si se padece depresión se va al médico, no se toma a la ligera una enfermedad tan grave.


El anuncio por parte de ETA de una tregua levanta desconfianza, porque ya hemos visto que otras veces la organización terrorista ha utilizado las treguas para rearmarse y fortalecerse. Como ustedes comprenderán, mis conocimientos en este asunto son escasos, y no sé cómo se administra una tregua de estas características. Lo que sí sé, porque se ha comprobado una y otra vez, es que la utilización partidista por las fuerzas democráticas de la lucha contra el terrorismo ha debilitado las posiciones racionales que buscan la paz.

z20011.JPGAcabo de conocer la noticia y en el momento de escribir este post no he escuchado ninguna declaración, pero no sería de recibo que el Gobierno se apuntase un tanto en exclusiva, ni tampoco que la oposición argumentase tenía razón y que la única manera de acabar con esta lacra es la que ellos proponen. Está claro que cuando ha funcionado el pacto antiterrorista ETA ha retrocedido, y cuando cada partido ha hecho política sectaria de este asunto ha ocurrido lo contrario. Por eso, en estos momentos en que cesa el ruido de las pistolas y la amenza del tiro en la nuca, sugiero, pido y exijo que los partidos democráticos actúen con cautela y unidad. No sé si hay que hablar con los terroristas o no; desconozco qué actuaciones y estrategias se deben aplicar, pero es evidente que hay que tratar de aprovechar esta oportunidad para la paz y si nos equivocamos -ojalá no- que sea desde la unidad. De momento espero mucho de la buena fe y la generosidad de todos.


La tolerancia escasea. Por desgracia, lo vemos cada día en los noticiarios, y está sucediendo aquí mismo. Parece que el único diálogo posible es hoy la afilada hoja de un cuchillo en la garganta. La lucha por las ideas nunca es digna cuando se intenta imponer a los demás por la fuerza. Precisamente la tolerancia viene a decir que la única forma posible de convivir es intentar hacerlo respetando las ideas de los demás, y, por supuesto, exigiendo que los demás respeten las nuestras. Los fundamentalismos religiosos o de otra índole son la muestra de que el ser humano de hoy no está tan lejos del que pintaba bisontes en Altamira. Y eso tendríamos que aplicarlo a nuestra sociedad, en la que un juego como el fútbol acaba convirtiéndose en una especie de religión fanática. Una cosa es ser simpatizante de un equipo y otra un fanático intolerante, y detrás de la liga, la política y los fundamentalismos religiosos hay intereses creados. Tolerancia, esa es la receta.
z9996.JPG

¿Las fotos? No sé, es un sueño que tuve añoche. Le he dejado a Freud un mensaje en el contestador, no me cogió el teléfono.


Cuando siguen lapidando mujeres, haciendo ablación de clítoris a la niñas, cortando las manos a los ladrones o masacrando etnias enteras, pensamos que el mundo todavía necesita un buen repaso, pero al mismo tiempo nos apuntamos al triunfalismo de que esas cosas no ocurren en Occidente. Pero tampoco podemos tirar cohetes, porque siguen matando mujeres, expulsando gitanos, presumiento de fortunas mientras hay gente que no tiene para comer.

zzzz14zzz.JPGEsta es una sociedad muy injusta, y me entra la risa cuando hay quien pone el grito en el cielo porque a fulanito no lo han reconocido con el Premio Canarias, el Nobel o una medalla cualquiera. Es patético, porque hay miles de personas que merecen, no ya un premio, sino simplemente una vida digna, y se les niega, pero eso no importa, porque por ahí fuera son muy malos y no le dan el Balón de Oro a este o a aquel futbolista, que está más que reconocido y gana más de mil millones de pesetas al año por jugar. Eso es hiriente, y encima Zapatero dice que Japón es un ejemplo para España, cuando el país asiático ha crecido 0,5% en veinte años. Lo que hay que oír.


De las informaciones de estos días, la que me parece más angustiosa es la de los mineros chilenos atrapados a setecientos metros de profundidad. Son 33 hombres en un hueco de 40 metros cuadrados, es decir, prácticamente no pueden dormir acostados porque no cabrían. Luego está el asunto de la higiene, que a los pocos días debe ser un infierno. Las perspectivas son de que se tardará tres meses en llegar hasta ellos, y menos mal que se ha conseguido una vía para trasladarles oxígeno y alimentos. Otra cosa que me ha llamado la atención es el asesoramiento de oficiales de la marina especializados en submarinos, para aconsejarles cómo mantenerse con los músculos activos en tan escaso receptorio.

zvioleta 2.JPGSupongo que los mineros estarán más entrenados mentalmente que el resto de los humanos para sobrevivir en espacios cerrados sin que los ahogue la claustrofobia. Pero aún así, tres meses es mucho tiempo, sin referencias horarias del día y de la noche, condenados a moverse en un metro cuadrado. Cuando pienso todo eso, me asomo a la ventana y me siento afortunado. A qué pruebas tan terribles nos somete la vida. Ojalá los técnicos se equivoquen y el rescate sea mucho antes.


Por si ya la situación en Canarias no fuera preocupante con las terribles cifras del paro, la exclusión social y los problemas de mucha gente derivados de todo esto, parece que vienen más curvas, porque el asunto de la flotilla hacia el Sahara puede centrar la atención internacional sobre Canarias. Del Sahara llevo treinta años diciendo lo mismo, lo que es justo y lógico frente a la actitud impresentable de Marruecos; por ello no admito lecciones (por si alguien lo intentase), y en consecuencia, porque conozco el asunto, estoy con El Sahara libre y sueño con un futuro para Canarias, me creo legitimado para decir que visibilizar Canarias como espacio de conflicto, aparte de que no logrará remover ni un milímetro la posición de Rabat, puede ocasionar un daño irreparable a nuestra imagen exterior. En situaciones tan complejas, hay que mantener la cabeza fría, y la única manera de hacer avanzar este asunto es a través de la política internacional. La ONU es un placebo que nada cura mientras Estados Unidos y Francia no cambien de política con respecto a Africa noroccidental, porque creen que Marruecos es un dique contra el fundamentalismo islámico. Es un error, porque ya estamos viendo cómo Al Qaeda actúa en el Sahel.

zizzslas canaria11.JPGSi metemos a Canarias en el baile, nos convertiremos en moneda de cambio. Nuestros políticos siguen en sus tonterías partidistas, dándose codazos por el sillón, entretenidos en debates aldeanos y escarbando en los bolsillos de los ciudadanos, sea vía IBI o IVA (no es un trabalenguas, es un atraco), y no se plantan ante Madrid, y en Madrid siempre hay un Gobierno que agacha la cabeza ahora, antes y siempre, que no vengan algunos a decir lo contrario.

Condeno lo ocurrido hace unos días en El Aaiún, pero creo que armar una flotilla no sólo no servirá para el objetivo que se busca sino que, por el contrario nos convertirá en una pieza nueva y visible en el conflicto. No es eso lo que se pretende, ya lo sé, pero es lo que ocurrirá. Es mi deber ético decirlo, aunque sé que a muchos no gustará, pero hay que mirar con perspectiva y no dejarse llevar por los impulsos, que nacen de la buena fe pero a veces son contraproducentes. Es lo que pienso.


Como decía hace unos días, nos meten el miedo en el cuerpo por todo, y a eso se suma que nos hemos vuelto muy débiles, porque carecemos de aguante. Ahora ha pasado con el calor, y las conversaciones tienen que ver con el cambio climático, la destrucción del planeta y no sé cuántas predicciones apocalípticas más. Yo no digo que eso no sea verdad, porque es evidente que somos unos depredadores, y negar el deterioro del planeta es como cuando los fumadores dicen que Santiago Carrillo fuma y tiene más de 90 años. Es una estupidez, una coartada tan infantil que no merece respuesta.

zpiscina.JPGSin embargo, sí afirmo que las olas de calor no empezaron ahora. Siempre las ha habido y hay referencias de ello. Sin ir más lejos, sólo tenemos que recabar en nuestra memoria y veremos que cuando el alisio deja de soplar suben los termómetros. Recuerdo el verano de 1976, por ejemplo, en el que hubo una ola de calor que duró dos semanas, y yo me pasaba las noches en la playa de la Canteras, bañándome de madrugada, con otra mucha gente porque entonces la playa estaba repleta. Salía del agua y en segundos estaba blanco, porque el aire caliente evaporaba el agua y dejaba la sal. y después de 1976 ha habido muchas olas de calor como la de ahora. Suele ocurrir en verano, aunque haya algunos en que nos libramos. Cosas del alisio. Y no olviden que hace tan sólo unas semanas la gente se quejaba de que no había verano en Las Palmas, y eso también era motivo de alarma, y parece que nunca hubo antes panza de burro en nuestra ciudad.

Archivos mensuales

Blogs de Canarias7

Atarecos

Entremesas

Los olvidados

Ofelia

Punto de vista