los blogs de Canarias7

Archivos Abril 2010


atatob.JPG

Hoy, 29 de abril, se inaugura en el CICCA la exposición de Tato Gonçalves RETRATOS 1997-2003. En el catálogo figura este texto, entre otros que no puedo reproducir aquí, porque no son míos. Este sí.

La exposición es altamente recomendable, pues Tato es uno de nuestro mejores retratistas.

He incluido como homenaje dos retratos de Fachico Rojas Fariña y Andrés Solana, dos grandes de la fotografía ya desaparecidos, realizados por Tato, como los demás que están en este comentario, salvo la machangadita de la derecha, que hice con los ojos del fotógrafo extraída de un autorretrato suyo.

***

El retrato fotográfico es tan antiguo como la fotografía, pero su valoración artística, social y psicológica es muy posterior. En el siglo XIX eran muy frecuentes los daguerrotipos, fotografías de medio cuerpo o de cuerpo entero en las que se mostraba a un personaje casi siempre en actitud un tanto teatral, tratando de representar lo que era socialmente. Pero es evidente que el retrato es anterior a la fotografía, pues ya existe en la escultura desde la antigüedad. Pero siempre conservaba esas característica, pues cuando se hacía un grabado de un faraón se le mostraba en actitud de poder, y lo mismo sucedía con los retratos escultóricos de Grecia y Roma, en los que los artistas trataban de certificar la imagen que se quería dar de un emperador, un filósofo o un tribuno.

En el Renacimiento y el Barroco el retrato cobró expresividad, pero casi siempre lo que se expresaba era lo que deseaba el artista, no lo que debía transmitir la escultura o la pintura. Miguel Angel o El Greco proyectaban en sus obras dolor, esperanza, poder, sumisión o cualquier otra cosa, de manera que se servían del personaje para expresarse, cosa por otra parte muy legítima en un artista, aunque es evidente que también eran exigencias del cliente retratado, porque no me cabe la menor duda de que Tiziano representó a Carlos V como quiso aparecer el emperador. Más tarde, Goya comenzó a retratar el interior de los personajes a veces sin que ellos se dieran cuenta, y curiosamente coincide el final de Goya con el comienzo de la fotografía.

aAndrés Solana risa.JPGTato Gonçalves no es simplemente un fotógrafo. Lo es, sin duda, pero ante todo es un retratista. De toda su obra, la más extensa y la más mimada es el retrato, que tiene unas características muy peculiares, porque, si por una parte hace historia, retratando a personajes de relieve social por cualquier motivo, también trata de definirlos, no en la idea general que de ellos existe, sino desde su naturaleza humana. Para ello la cámara fotográfica es un arma terrible, porque mantiene la mirada mucho más tiempo que el ojo humano, que no es capaz de sumar luces, sino de tomar la que hay cada milisegundo. Los avances técnicos en la fotografía hacen esto posible, puesto que cuando había que posar y estarse quieto durante 10 segundos para fijar una foto, se acumulaban las expresiones y quedaba una imagen que era la suma de todas las que durante esos 10 segundos dio el personaje. Así vemos con la misma expresión las viejas fotos de Lincoln, Zola o Madame Curie. Incluso se retocaban después y hasta hicieron fortuna a principios del siglo XX las fotos pintadas, que originalmente habían sido disparadas en blanco y negro. Cuando las cámaras avanzaron técnicamente, el fotógrafo pudo decidir en qué fracción de tiempo disparaba. Ese es el verdadero retrato.

Recuerdo que una tarde fui al estudio de Tato para que me hiciera unas fotos, destinada a la solapilla de un libro o para una entrevista, no recuerdo bien. Disparó algunas instantáneas con una cámara digital y en seguida me preguntó por mi estado de ánimo. Yo le dije que estaba bien y él me dijo una frase que me resultó terrible, pero que es muy certera: "A mí puedes engañarme, pero no a la cámara". Y es verdad, la cámara capta matices que a simple vista no percibimos, y es en esa facultad maravillosa y a la vez terrible de la cámara fotográfica en la que se apoya Tato Gonçalves para retratar a los personajes, que dejan de ser modelos para convertirse en personas que transmiten sentimientos, ilusiones, alegrías, preocupaciones. Es seguramente una micronésima de milímetro en un párpado caído, o medio grado en el rictus de una sonrisa, pero por mucho que se quiera fingir, ante un fotógrafo que domina el retrato es imposible engañar a la cámara.

La exposición abarca diecisiete años de retratos. No están todos, por supuesto, porque Tato ha retratado prácticamente a todos los personajes de relieve en nuestra sociedad. Hubo un tiempo en que sus retratos iban de la mano de una serie de entrevistas que yo hacía para Canarias7. Más que entrevistas eran conversaciones, y se hacía con calma, sin prisas periodísticas, y allí estaba Tato, con su cámara, captando la verdadera esencia del entrevistado. Al final de la entrevista yo escribía medio folio tratando de retratar literariamente al personaje, y confieso que a veces lograba engañarme. Por eso, como mediaban días antes de entregar el trabajo, más de una vez le pedí a Tato que me mostrase los retratos que había realizado mientras yo preguntaba. Una vez visto el retrato no había duda, el personaje estaba definido, y hay incluso algún caso en el que escribí superfiacilidades adrede, porque lo que comunicaba el retrato era tremendo y habría sido un hachazo contra la imagen del personaje. Hasta ese punto es definitorio el retrato bien hecho.

aFachico  2004.JPGPodríamos decir que Tato Gonçalves es un fotógrafo que se ha especializado en el retrato, pero eso sería un error, porque ser retratista es un don, como el de la poesía o la música. Es como si dijéramos que alguien es un escritor que se ha especializado en poesía, novela o teatro. La tendencia natural de Tato es a retratar, y cuando hace alguna cosa que parece alejarse de ello, acaba retratando, pues lo hace a veces con el mar, con un edificio o con una calle. Pero son las personas las que lo llaman, y especialmente los rostros, aunque tampoco es desdeñable la información que proporcionan las manos, la posición de los hombros o cualquier otro elemento de eso que llamamos lenguaje no verbal. Pero es en el rostro donde se milimetran los detalles. La persona se pone delante de la cámara tratando de representar el personaje que intuye que más le conviene. Pero siempre hay un instante en el que la mirada, la dejadez de una minúscula mueca en la boca, un pequeño giro en el cuello, cualquier cosa, deja de estar gobernado por la conciencia del personaje. Es su inconsciente el que se muestra. Ahí sí que aparece la verdadera personalidad, y el fotógrafo ha de saber leer esos instantes para dar la dimensión exacta del personaje.

Durante varios años estuvimos juntos frente a una figura relevante, que hablaba y respondía con palabras a mis preguntas. Mientras tanto, Tato disparaba su cámara. A menudo el personaje trataba de mostrarse sólido, incluso altanero, y ese era su discurso verbal; pero estaba la cámara que trabajaba como una especie de máquina de la verdad. Daba igual que alguien quisiera mostrarse duro; si en su interior había ternura, salía en la foto. Y al revés, por muy dicharachera que fuese la pose, la dureza, la melancolía o el dolor quedaban estampados en la fotografía.

Podría entenderse que entonces cualquiera puede ser un buen retratista, puesto que el trabajo lo hace la cámara. No es así, la cámara es un instrumento valiosísimo que hay que saber manejar, medir los momentos, saber cuándo hay que disparar. Es una combinación de tiempo y sensibilidad, que funciona mejor si, como es el caso, se domina la técnica. Pero es quien dispara la cámara quien realiza el retrato, y debe buscar el instante adecuado para definir al personaje.

Tato Gonçalves es un fotógrafo-retratista de primer nivel, cuyas instantáneas palpitan como el corazón del personaje, algo que Alberto Schommer considera esencial cuando se dispara una cámara. Si lo dice el maestro por algo será. Por eso esta exposición va más allá de la imagen de este o aquel personaje, es un tratado de la naturaleza humana captada por un artista.

a72.JPG


aadria.JPGSupongo que ya saben que el restaurante Bulli de Ferrán Adriá, después de haber sido durante cinco años el número uno del mundo, ha pasado al número dos (y eso que va a estar dos años cerrado). Pero lo que más me ha llamado la atención es cómo los grandes medios nacionales, fueran radio, televisión o periódicos digitales, dieron la noticia con una celeridad y unos titulares tremendos: "Adriá cae del trono", "El Bulli ya no es el mejor del mundo", "Acabó el reinado de Adriá..." Se urgía la noticia como si se estuviera deseando. No vale que haya puesto el nombre de la gastronomía española en el mundo, ni que haya reinado durante cinco años, ni que siga siendo de la élite (es el número 2). Nada de eso vale, parece que estaban esperando su caída, que no ha sido tal, pero así la cantan. Este país es increíble, envidia pura intravenosa, pues pasa siempre, ya que cuando Penélope no ganó el Oscar hace un par de meses (estaba nominada con otras cuatro grandes actrices) aplaudieron, y volvieron a sacar la tontería de que si Sara Montiel, que si ya se lo tenía muy creído... Y de Sara Montiel y sus fastuosas "actuaciones", en el cine americano ya les hablaré otro día, porque eso sí que fue un "bluff".


aesayola.JPGAnuncio que durante unos días estos comentarios serán muy cortos. En un estúpido resbalón en el pasillo, me he roto la muñeca, y hasta que no me acostumbre a manejarme con la aparatosa escayola que me han puesto, tendré que teclear con una sola mano. Menos mal que la que tengo hábil es la derecha, y soy diestro -no torero ni taurino. Siguiendo el hilo de la palabra, y aunque no me entra en la cabeza el sentido de jugarse la vida delante de un toro, espero y deseo que José Tomás y Manuel Díaz "El Cordobés" se repongan muy pronto de las cogidas que sufrieron este fin de semana. Ellos juegan con su integridad física, pero está claro que nunca estamos seguros del todo, y que uno puede romperse la crisma en su propia casa. Es que hasta el Papa se rompe la muñeca, él la derecha y yo la izquierda (¿significará algo?); es que ponen mucha cera en los pisos del Vaticano.


El desprestigio de quienes se dedican a la política tiene su origen cuando se les empieza a llamar "clase política", un nuevo rango social que nombra a las personas que se profesionalizan en esa actividad. Hemos oído decir muchas veces que quienes conocen en profundidad un tema no se dedican a gestionarlo políticamente, porque en general la política está controlada desde los partidos, que son como viejos elefantes que anteponen su lucha por el poder a cualquier otra cosa.

Es malo ese desprestigio, puesto que conlleva el de la democracia. Como decía Tierno Galván, la democracia es el menos malo de todos los regímenes, ya que la alternativa es innombrable. El problema en España es que se dio mucho protagonismo a los partidos cuando se hizo la Constitución de 1978, porque entonces había que hacerlo para equilibrar la demonización que sufrieron durante el franquismo. Pero luego no se evolucionó hacia una mayor flexibilidad, y hablar de listas abiertas, como en los países de nuestro entorno con más experiencia democrática, es como hacer un brindis al sol. Los partidos no están por la labor porque eso les privaría del control que ahora tienen, de manera que estamos cogidos en esta democracia partidista y la Constitución se blindó de tal modo que moverla un tanto así es casi imposible, y más cuando existe tanta tensión como la actual entre los dos grandes partidos.

apart.JPG

(El problema básico es que nadie quiere tirar de la manta)

La solución no es abominar de la política y los partidos, sino tratar de avanzar hacia una mayor flexibilidad, y si los partidos políticos quieren hacer una apuesta de futuro democrático tienen que hacer un esfuerzo de entendimiento para actualizar nuestra democracia. Aunque, la verdad, no veo yo en el panorama actual a las personas con ese sentido del Estado que tanto estamos necesitando. La prueba está en que no se ponen de acuerdo ni para renovar el Tribunal Constitucional, que lleva varios años de retraso en el relevo, y eso también es muy mala imagen para nuestro sistema.


Como abril es un mes republicano, viene al pelo hablar de la república de las letras, que por una parte es la revista de la Asociación Colegial de Escritores de España y por otra es la memoria de una edad dorada de nuestra lengua, rebosante de poetas, dramaturgos, ensayistas y hasta novelistas, aunque no sean las novelas lo más recordado de la aquella generación del 27 (luego se han reivindicado Ayala, Chacel y otros).

afer21.JPGEstamos en vísperas de la feria del libro en casi todas partes, que llegan con la primavera como las golondrinas (permítaseme esta cursilería como homenaje a Bécquer). Se supone que es el momento de las novedades, aunque hoy, con el desarrollo de los medios, la feria del libro es permanente en los escaparates mediáticos, y el problema es que siempre están los mismos, y por eso hay que pedirle a las ferias tradicionales que nos expongan los libros que no nos muestra la televisión.

La novedad contemporánea viene de la mano de los medios cibernéticos y audiovisuales; ya sabíamos hace quinquenios de la informatización de enciclopedias, de la visualización por magnetoscopio de Las Soledades de Góngora y de la grabación en desfasado microsurco de vinilo de los Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Después se vendieron como novedad los libro-cassettes de El Principito en la voz de Marsillach o El maestro de esgrima leído por José Sacristán, algo que ya hizo la Disney para que los niños aprendiesen las machadas de Periquito Tragapepes (va sin segundas) y las niñas esperasen un príncipe azul, bajo la supina ignorancia de que los matrimonios morganáticos cuestan siempre una corona.

¿Son libros esos artilugios que debieran ser presentados en ferias audiovisuales? Y lo pregunto, no vaya a ser que suceda que sea en las ferias del libro donde se haga la competencia al libro. Ya estamos hablando de Internet y del libro digital, otro avance tecnológico que las asociaciones que se dedican a gestionar derechos de autor no saben cómo manejar. Puede ocurrir la paradoja de que en tiempos informáticos se vendan más libros de papel que antes, pues así ha ocurrido con la informática en general. Pensábamos hace quince años que los ordenadores suprimirían gran parte del uso del papel, pero vemos que con las impresoras se gasta más que antes con las máquinas de escribir. El caso es que sigue habiendo libros en este bosque de artilugios digitalizados, aunque es posible que esto vaya cediendo a medida que desaparezcan las generaciones que no conocían otra forma de leer que en libro tradicional y encuadernado.

Uno sigue preguntándose si las Ferias del Libro son en realidad iniciativas para la difusión o se convierten en meros espectáculos que, paradójicamente, alimentan campos ajenos al libro. En el entorno de la feria hemos visto marionetas, música folklórica y entrega de galardones, pero queda siempre la pregunta de si todo eso ha servido para que la gente lea más. El esfuerzo que supuestamente hacen las instituciones públicas, los libreros y los patrocinadores comerciales es grande. El trabajo que genera una feria es inmenso, y a veces el público no se da cuenta de toda esa labor, y siempre surge el mismo comentario descalificador.

Sin ir más lejos, yo suelo ser muy crítico con las ferias del libro que se hacen en Canarias, porque son siempre más de lo mismo, y no ayudan a que se conozca nuestra literatura. Y es que la feria, como Hacienda, somos todos. Los poderes públicos ponen las casetas, la organización contrata espectáculos y hasta traen a escritores de mucha imagen, y todo para dar a entender que el libro es un objeto cultural de suma importancia. Luego la gente responde según su parecer, pero hay que advertir que el éxito o el fracaso de una feria depende tanto del público como de la organización.

afer1.JPGComo el público es "el respetable" en el teatro y el cliente en la tienda, resulta que siempre tiene la razón, lo cual es mentira. El público es la sociedad y una sociedad que mira hacia otro lado cuando ve un libro no tiene mucho futuro, al menos futuro decente. En cuanto a los organizadores, hay que pedirle que exijan a las los libreros participantes un espacio para el libro de autores canarios, no es mucho pedir, un mueblecito con libros de la tierra, que hay espacio en las casetas. Con que pongan un libro de Pérez-Reverte es suficiente para que vendan cincuenta, ya está promocionado, no hace falta poner una torre para atraer compradores.

Y como es tiempo republicano, hay que recordar en esta feria a los escritores y escritoras que tanto nos dieron en sus obras llenas de libertad con mayúsculas y de autoconocimiento de nuestra sociedad. De Lorca a Agustín Millares, de Francisco Ayala a los novelistas canarios actuales. No conviene olvidar que en este último año nos han dejado dos grandes de nuestras letras en el siglo XX. José María Millares y Rafael Arozarena pusieron muy alto el listón de nuestras letras. No hay que imitarlos, pero sí seguir su rastro, porque son autores de una gran obra y de dos de los libros que ya son leyenda en nuestra cultura: el extraordinario poemario Liverpool y la mágica novela Mararía.

Pues mira por dónde, para mí que creo más en las obras que en los autores, no estaría mal que en las ferias del libro de Canarias tuvieran lugar especial estos dos libros, que nos han enseñado el interior de nuestra alma y nos han abierto los ojos para mirar el mundo. Pues sí, esta sería las ferias de los nuevos libros y de la memoria de Mararía y Liverpool.
***
(Este trabajo fue publicado en el suplemento Pleamar de la edición de Canarias7 el 14 de abril)


Los iluminados nunca han sido buenos gobernantes, porque acaban creyendo sus alucinaciones y llevan a la nación al desastre. Franco hablaba de un imperio y en un momento creyó tener la sartén por el mango cuando cuatro adulones le dijeron que conocían el modo de convertir el agua en petróleo. Hitler y su secuaz Himmler buscaron denodadamente objetos sagrados con fines esotéricos, desde la supuesta lanza de Longinos (la que dice la tradición que clavaron en el costado de Cristo) hasta el Arca de la Alianza, que vaya usted a saber dónde está, así como la mesa de Salomón, que hay quien dice que está en Toledo.

aevo.JPGAhora Evo Morales, que me llegó a caer simpático por sus suéters multicolores, dice que la cocacola da diarrea y que las homonas de los pollos de granja generan homosexualidad. Es decir, otro iluminado, y lo triste es que hay mucha gente que lo cree y lo sigue. Ya sólo falta que prohíba las líneas aéreas y organice vuelos ecológicos en cóndor. Siempre me han dado miedo los prepotentes que se creen en posesión de la verdad, y más si tienen poder, porque al final acaban volviéndose locos y llevando a los ciudadanos a la catástrofe. Viene pasando desde los faraones que decían hablar con los dioses hasta los visionarios que en nombre del Estado decretan purgas y exterminio: Stalin, Pol Pot, Mao, Castro, Pinochet, Musolini... Ya nombré a Franco y a Hitler, pero podríamos seguir con Napoleón, Robespierre, Julio César...


Hoy es Día del Libro, y desde hace unos años también Día de los Derechos de autor. Ya sé que esto último suena mal, sobre todo después de que la SGAE se haya empeñado en cobrar en todas partes y a veces doblemente, porque si una emisora de radio o de televisión paga derechos por emitir sus contenidos no veo por qué han de pagar nuevamente establecimientos públicos que tengan funcionando una radio o un televisor.

aconst.JPGEsa es otra guerra, en la que hasta los autores estamos en desacuerdo con la SGAE, pero lo que está claro es que los derechos de autor son la forma que tienen de ganarse la vida quienes se dedican a una actividad artística. Y como hoy es Día del Libro, reivindico a los escritores, que son los que durante siglos han mantenido encendida la luz del pensamiento y del idioma. A nadie se le ocurre que no cobre el que vende el papel, el impresor o el librero, porque es su medio de vida, pero se echan manos a la cabeza cuando quiere cobrar quien escribió el libro. Y he oído muchas veces frases que vienen a demostrar el poco aprecio que se tiene por la cultura, poco menos que hacen un favor al escritor cundo lo leen. No hagan favores a los escritores, lean lo que les plazca, pero no debe olvidarse que eso lo escribió alguien y a él o ella se le debe. Ya dijo Machado: "Al cabo nada os debo, me debéis cuanto escribo". Pues eso.


Nota final aparte:


(No hablo de Lanzarote, porque no tengo palabras).


Acabo de ver el programa 59 segundos de TVE1, y todavía estoy flotando. Ante los casos de pederastia en la Iglesia Católica, un clérigo presente en el debate (la perplejidad me impidió retener su nombre), en lugar de reconocer la evidencia del silencio cómplice del Vaticano, ha tirado del argumento de que el Papa ha pedido perdón.

accrruuz].jpgY ya está, el Papa pide perdón y se cierra el asunto. No es esa la opinión de la Asociación de teólogos Juan XXIII, también presente en el programa, que pide la dimisión de Benedicto XVI. No estamos hablando de pecados, sino de delitos, en plural, el de la pederastia y el de la complicidad. El colmo ha sido que en lugar de entonar el mea culpa (latín sabe para eso), el cura se ha despachado a gusto acusando de pederastia a las familias, a los pastores de comunidades no católicas y a los profesores de gimnasia. La pederastia es cosa del pederasta, a La Iglesia lo que le corresponde es su denuncia y no su ocultación. Cuando sucede en un colegio o en un club deportivo, estos no lo ocultan, sino que llaman a la policía.De eso es de lo que estamos hablando y lo demás es marear la perdiz.

Lo estaba viendo y oyendo y no sé si era mayor mi perplejidad o mi indignación, o al revés. Si me lo cuentan, les juro que no me lo creo, y como sé que ustedes no acaban de creerme (porque es increíble), sugiero visitar la página web de Televisión Española.

Para no repetirme más sobre el tema, me remito a los comentarios que publiqué el 30 de marzo y el 13 de abril, porque lo que vi anoche en televisión se parece mucho al juego de los trileros, tratando de hacer que lo blanco fuese negro y utilizando las habilidades del lenguaje para que sean los medios de comunicación los que parezcan culpables por publicar la verdad. Claro que en algún momento quiso decir que eran mentiras. Las mencionadas intervenciones del sacerdote en 59 Segundos son el mejor ejemplo que he visto en mi vida de lo que es un sofisma.


200px-Mark_Twain[1].jpgHoy hace cien años que murió un norteamericano que si les digo que se llamaba Samuel Langhorne Clemens es probable que no sepan quien fue, pero si les nombro a Mark Twain enseguida lo reconocerán como el autor de los libros sobre el gran río Misisipi. Y es que Mark Twain es todo un personaje de novela, con sus primeros escarceos de aventurero, su participación en la guerra civil americana en el bando confederado, sus ruinosas aventuras como editor y sus viajes increíbles en la última etapa de su vida.

Hoy es un gran clásico, pero tuvo una vida muy azarosa y en cierto modo triste, pues vivió lo peor que puede sucederle a un ser humano, la muerte de varios de sus hijos e hijas, lo que amargó sus últimos años. Dijo haber tenido una revelación, pues cuando se anunció unos años antes que el cometa Halley pasaría el 22 de abril de 1910 él predijo que moriría ese día, que se iría con el cometa. Unos dicen que falló por un día, pero otros aseguran que acertó, porque murió el 21 al filo de la medianoche. Tal vez fue causalidad, aunque Carl Joung dijo que "no existen, nosotros hacemos parte de un rompecabezas cósmico donde las casualidades nos guían hacia nuestro destino". Ahí queda eso, y también el recuerdo de un gran escritor, que pasó como el cometa Halley y sigue navegando en la memoria colectiva con las historias del gran río.


Los que empezamos a tomar conciencia del mundo en la segunda mitad del siglo XX hemos creído de una forma casi inconsciente que Europa era un paraíso y que los desastres de todo tipo eran cosa de otros continentes. La guerra de los Balcanes nos empezó a sacar del sueño de bienestar y comodidad en el que siempre lo resolvíamos todo apretando un botón, y que el horizonte era tener dinero porque así se puede comprar todo. Pero resulta que no. Estamos viendo que Europa es vulnerable, y que el poderío de antaño se ha ido disolviendo. Ni siquiera teniendo dinero puedes hacerlo todo, porqué dependemos de muchos factores externos. Incluso el dinero puede que un día no valga y sólo sea papel inservible.

avolcan1.jpgAhora lo comprobamos con el volcán islandés de nombre impronunciable, que nos aboca a memorias que creíamos periclitadas, como la del año 1815, cuando entró en erupción en indonesia el Tambora y envió a la atmósfera cenizas hasta oscurecer el sol, y hacer que 1816 fuese el año sin verano. En agosto helaba, se perdieron las cosechas y hubo una hambruna terrible. Y no hace tanto de eso. Pero lo olvidamos porque el ideal europeo son los fabulosos años sesenta, cuando todo parecía Jauja.

El volcán islandés nos da una lección de humildad. Ni siquiera Obama ha podido viajar a Varsovia, la naturaleza se impone, como se ha impuesto en tsunamis, terremotos e inundaciones. Las cordilleras del plegamiento alpino ya han dejado su recado en el Himalaya (China) y Los Andes (Chile). Dicen que los Alpes se están deshaciendo a ojos vista, por lo que vivir en Suiza empieza a no ser muy tranquilizador. No quiero ser apocalíptico, al revés, creo que estas cosas deben hacernos tomar conciencia de la fragilidad del ser humano y del inestable equilibrio que mantenemos con la naturaleza. Cosas como el volcán son un aviso de que si seguimos por este camino acabaremos con nuestra forma de vida.


Hay refranes referidos al atuendo que son verdaderos tratados de sociología, en positivo y en negativo, porque para cada refrán suele haber otro que sentencia lo contrario. Mientras uno afirma que el hábito no hace al monje, otro proclama que una mala salida es una afrenta para toda la vida. Existen también ideas que circulan por ahí y que escucho desde hace décadas, como que en tiempos de crisis económica la moda femenina es menos recatada, las prendas son más cortas y escotadas y se muestra mucha piel.

arebeca.JPGEsto es curioso, porque si fuera así respondería a un dictado que seguiría los diseñadores y fabricantes, porque las usuarias se limitan a comprar lo que se vende. Y se cree esto de forma general porque desde que tengo memoria la gente tiene la sensación de que hay crisis; y las ha habido, pero ninguna comparable a la de ahora. Se aligeró la ropa femenina en los años veinte, que fue tiempo de bonanza, y cuando llegó la crisis del petróleo de 1973 la gente creyó esa era la causa de las faldas cortas, cuando la minifalda llevaba una década en vigor. O sea, que no es exacto ese discurso causa-efecto.

Dicen que el vestuario tiene ideología. Yo no lo sé. Ahora circula por ahí toda una teoría sobre el renacimiento del uso de la rebeca. Puede ser verdad y echando una mirada veo que, después de la revolución sexual de los setenta y de que la ONU declarase 1975 como el Año Internacional de La Mujer, las mujeres comenzaron a tomar protagonismo social, y Giogio Armani e Ives Saint-Laurent lanzaron la chaqueta masculinizada como prenda indispensable del fondo de armario femenino.

arebeca2.JPGPero veo también que ya estuvo de moda en los cuarenta, aunque era otro tipo de chaqueta, más sofisticada y femenina, que le vimos en docenas de películas a Gene Tierney, Verónica Lake o Ingrid Bergman. La mujer seguía en su sitio, pero después de los setenta la chaqueta significó que salía a trabajar, que tenía un rol social en la calle, como los hombres, y desaparecieron las rebequitas lángidas que disminuían a la mujer, condenándola a su labor de ama de casa.

Y la verdad es que resulta curioso cómo ahora vuelve con fuerza el saquito de punto que daba a Joan Fontaine aire de indefensión en la famosa película Rebeca (que de ahí le viene el nombrecito a la prenda). Los asesores de imagen de la Casa Blanca se la han colocado machaconamente a Michelle Obama, dicen que para quitar fuerza a su imagen, ya que es una mujer intelectualmente muy preparada y con una presencia física imponente por su atura. Hay que difuminarla para que sea su marido el que brille.

Y las rebecas de la señora Obama sin duda imponen moda por su posición. ¿Podría ser que hubiese un contraataque de quienes quieren hacer volver a las mujeres a la cueva? Si así fuera, es muy sutil el mensaje, pero muy demoledor, apartar la fuerza de la chaqueta e imponer la fragilidad de una rebeca que haga dar a la mujer una imagen de desvalidez. Vamos, una campaña subliminal, pero de todas formas es muy aventurado relacionar rebeca con machismo y chaqueta con igualdad. Aunque puede que los sociólogos vean mejor que los demás.


Los chinos construyeron una muralla para defenderse de los mongoles, y eso hoy nos parece una barbaridad; he oído decir que fue, además, inútil, porque un ejército bien pertrechado la podría derrumbar. Pero resulta que no, que la muralla sirvió, y algo de eficacia deben tener los muros cuando aún siguen levantándolos.

amur.JPGCayó en 1989 el Muro de Berlín, y hemos estado casi un año celebrando los veinte años del episodio. Mientras tanto, se levantan muros en Palestina, en el Sahara Occidental y en la frontera entre Estados Unidos y México. Hay otros muros en el mundo pero a nadie parecen importarle porque todos causan dolor a personas que no pertenecen al llamado Primer Mundo.

Hay que ver la que se ha montado con los problemas aéreos derivado del volcán irlandés, porque atañe a los rubios ricos. Mientras tanto miles de chinos siguen enterrados entre los escombros de un lugar recóndito lindante con el Tibet. La gran montaña se ha vuelto a mover, como se movió hace un mes la otra cima del mundo en Los Andes. Pero, claro, eso importa menos. Nos preocupamos porque un volcán nos afecta y toda Africa, América Latina, Oriente Medio y gran parte de Asia hace décadas que están bajo el volcán de la miseria, la violencia y la injusticia. Y es que somos así.


aneuma.JPGLa corrupción que se ha enseñoreado de una parte de la política y sus aledaños es un cáncer para la democracia. Los partido políticos deberían ser los primeros guardianes de la limpieza, pero estoy hasta las narices de que cuando se habla de un caso de corrupción siempre sale el adversario echando en cara las corrupciones pasadas de su oponente. El lenguaje es siempre una trampa, porque delata inconscientemente. En este caso no hay que invocar a Freud, es todo muy claro y grosero. Cuando alguien utiliza el "y tú más" está reconociendo implícitamente que es corrupto, porque viene a decir aquello de que los míos son corruptos pero los tuyos también.

Y estos señores, que ocultan corrupciones, que viven una vida de lujo que no se justifica con su sueldo, son los que nos piden el voto en las elecciones. Digo yo que pensarán que somos tontos, como aquel sketch de humor negrísimo que tanta fortuna hizo hace unos años: "Ponga en su vehículo neumáticos Magnun, los de más glamour, que han sido usados por los campeones del Mundo de Fórmula 1 Jim Clark y Ayrton Senna, el actor James Dean, el escritor Albert Camus, el general Gutiérrez Mellado, el coronel Lawrence (Lawrence de Arabia) y los cantantes Nino Bravo y Cecilia. Y, el colmo del glamour, son los que usaban en sus coches la bailarina Isadora Duncan, el diplomático y play-boy Porfirio Rubirosa y la princesa Grace de Mónaco. No lo dude, ponga en su automóvil neumáticos Magnum". (*)

Señoras y señores que se han profesionalizado en la política: muestren un poco de seriedad, y ya que no pueden con un máximo, al menos intenten un mínimo de honradez. Con tales antecedentes, quieren que les sigamos comprando su marca.

***
(*) Todas las personalidades citadas en el sketch murieron en accidentes de coche o moto.


Democracia. (Del gr. δημοκρατία).
1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.
2
. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

Eso es lo que dice el diccionario de la RAE, y La Constitución de 1978 dice en su artículo 7: "Los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la Ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos".

accc.JPGNo hace falta ser catedrático constitucionalista ni experto filólogo para deducir de ambos referentes (y de algunos más referidos a la libertad de expresión) que los sindicatos pueden defender, además de los intereses económicos de sus afiliado, sus intereses sociales. Por eso es absolutamente democrático que un sindicato muestre públicamente su parecer o se manifieste corporativamente sobre el devenir político y social del Estado, como pueden hacerlo los partidos políticos, las confesiones religiosas o cualquier grupo social. Se puede estar o no de acuerdo con lo que se manifiesta, pero lo que sí hay que defender es el derecho a decirlo, por el inalienable derecho a la libertad de expresión, que es uno de los pilares de la democracia.

Por ello creo que los altos dirigentes del PP, desde su Presidente a su Secretaria General y otras figuras relevantes del partido, se agarran a un clavo ardiendo cuando afirman que es antidemocrático que los sindicatos y la universidad Complutense participen en acto de apoyo al juez Garzón. Es justo al revés: cuando se ejerce la libertad de expresión se están engrasando los engranajes de la democracia. Eso es lo que han hecho los sindicatos, los catedráticos, los actores y muchos ciudadanos en las columnas de la prensa o en la calle con su presencia. Aplicar la ley del embudo sí que es antidemocrático. ¿Es democrática la presión sobre los jueces que ejerció el PP durante el proceso del 11-M? ¿Calificaría de antidemocrática la presencia del PP o de la jerarquía católica en manifestaciones recientes? Yo no, ejercen un derecho, como ahora los sindicatos y la universidad, y la Constitución dice también que la ley es para todos en todos los sentidos, no sólo en el que atañe a Garzón.

Y, tratando de ser ecuánimes, sí que creo que chirría la presencia en el acto de Gaspar Zarrías, siendo Secretario de Estado y por lo tanto miembro del poder ejecutivo. Digamos que podría haberse ido al cine, porque acudiendo al acto atrae las críticas no sólo hacia su persona sino sobre el Gobierno como ente abstracto. Y hasta ahí, no más, porque la puesta en escena farisaica de rasgarse las vestiduras y el griterío que corea peticiones de dimisiones y ceses es la ley del embudo, o, remachando en lenguaje popular, coger el rábano por las hojas. Claro que, mientras se arma ruido con estas cosas, no se habla del fondo de la cuestión: El caso Gürtel.


Cada fecha significa algo distinto para cada persona.

azapatt.JPG

Para mí el 14 de abril es una canción azul

que se alarga como un gozoso amanecer de terciopelo.

Por eso levanto mi copa y brindo con quien hace conmigo el camino

sobre unas azules merceditas de ante con tachuelas.

¡SALUD Y VIDA!

Por supuesto que no me he olvidado de La República, pero más del siglo XXI, como este himno a ritmo de Rock.


Como aquella sangrienta Noche de San Bartolomé en Francia, en la que por orden de Roma fueron pasados a cuchillo más de setenta mil hugonotes (que fue un martes 13, pues el santoral era distinto y de ahí le viene la mala fama a la fecha), o la no menos violenta Cruzada Albigense, me temo una reacción disparatada de La Curia ante lo que consideran una operación de desprestigio contra La Iglesia a consecuencia de los casos de pederastia en su seno. Menuda carajera la que se la ha montado, y Ratzinger galopa manos a las bridas, manos al sombrero, porque las bofetadas vienes de todas partes.

_MG_6972.jpgSon los británicos los que más duro pegan, hasta el punto de que hay quienes piden que el Papa sea detenido en septiembre, como hicieron con Pinochet, cuando pise suelo británico, bajo la acusación de crímenes contra la Humanidad. Qué fuerte. Argumentan que el Papa no tiene inmunidad diplomática porque la creación del Estado Vaticano fue un apaño entre Pío XI y Mussolini sin reconocimiento internacional. Dicen que se le da trato de Jefe de Estado sólo por cortesía. Como no sé una palabra de Derecho Internacional, desconozco si esos argumentos son ciertos, pero todo esto da idea del calibre la tangana, hasta el punto de que ya empieza a rumorearse que el entorno de Benedicto XVI está tomando en consideración la idea de que el Papa dimita, que sería algo nunca visto en muchos siglos, y en Los Países Bajos empiezan a hacer comparaciones con el tiempo de Alejandro VI, el Papa Borgia, español por cierto.

En España -como en todas partes- estas cosas se han denunciado y se han ocultado, y hace unos años hubo un caso muy sonado en la archidiócesis de Madrid. Tiraron de la manta unos catequistas coherentes y Rouco Varela ejerció sobre ellos todo su poder, aunque al final los medios de comunicación consiguieron que los responsables fueran puestos ante los tribunales. Pedro Almodóvar denunció esas prácticas en su película La mala educación, y la "gente de orden" le dio más palos que a un burro majadero.

Menos mal que los mayores embates provienen de Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania -patria del pontífice- y de la muy católica Irlanda, porque eso exculpa a España de esa persecución que comparan con la de Diocleciano. Por esta vez, Zapatero no tiene la culpa de algo, aunque al final ya verán cómo lo enredarán todo y también aparecerá como el gran instigador. Al tiempo.

P/D: Me dice el barbero mientras me recorta la patilla:
-¿Se ha fijado? El juez Garzón fue quien ordenó la detención de Pinochet en Londres.

¿Qué habrá querido decir? Estos barberos filósofos me confunden.


Yo creo que en Europa Oriental hay una capacidad de endiosamiento tremenda, y quienes ocupan cargos públicos acaban creyendo que son enviados del Destino. Lo más terrible es que también lo creen los ciudadanos, y los presidentes de esos países viven rodeados de una pátina de intocabilidad. Esto se ve claramente en Rusia, en Serbia, en Ucrania y, por supuesto, en Polonia.

aa180px-Herb_Polski.svg[1].pngEsa "superioridad" amilana a todo su entorno, y pienso que también creen que, además de intocables, son invulnerables. En pocos años varios presidentes y primeros ministros de países de Europa Oriental han muerto en accidentes aéreos. Debe ser que se piensa que los aviones vuelan por empuje del aura del líder. El caso es que, entre aviones con mal mantenimiento y pilotos atenazados por las exigencias de sus endiosados viajeros, los aviones se van al suelo con una más que mosqueante frecuencia.

Polonia es un país que ha sido colocado en el mapa precisamente en un cruce de caminos de ambiciones expansionistas unas veces de Suecia o Dinamarca, y las más de Austria-Hungría, Chequia, Ucrania, Alemania o Rusia. Por ello ha sufrido mucho y sus fronteras han sido un acordeón. Desde que tuvo conciencia de nación se aferró al catolicismo como elemento diferenciador de los ortodoxos rusos, los protestantes escandinavos y los luteranos alemanes, y tiene por ello también una cultura muy profunda y a la vez mestiza. Polonia, cuna de legendarios reyes en Cracovia y en Varsovia, ahora se quedan sin presidente, y parece que ese sufrimiento no acaba de irse.


Hace más de 15 años, se publicó en un diario nacional un artículo que se titulaba La rebelión de los iletrados, cuyo autor no recuerdo, pero que era profético. Cuanta más zafiedad, más audiencia, y de la televisión, mejor ni hablo, del arte engañoso y truculento, tampoco. Ni siquiera merece la pena hablar de literatura, porque los literatos, esos supuestos intelectuales que creen que lo merecen todo y se quejan de la injusticia de una sociedad inculta, no aportan nada al debate, no ponen el pensamiento al servicio de la sociedad a la que reclaman un reconocimiento.

Después de haber publicado varias decenas de libros, empieza a darme vergüenza que me llamen intelectual, que me señalen como novelista, que me metan en el mismo saco que esa caterva de llorones y mendigos de honores. Nadie se compromete, todos hablan de su propia obra, que en la mayoría de los casos es una inutilidad y un destrozo de materia prima. Es evidente que no me contradigo, porque he dicho muchas veces aquí que en Canarias se escribe hoy más y mejor que nunca, y lo mejor del asunto es que las nuevas generaciones han aprendido la lección y en lugar de llorar laboran. Ese es el camino.

libros150405[1].jpgY es que esto de los honores es relativo. Incluso, aunque alguien haya escrito La Divina Comedia, compuesto Las Bodas de Fígaro o pintado Las Meninas, lo ha hecho porque ese es su gusto, y ya se verá qué aportaciones ha hecho al espíritu humano, a la belleza, a la diferencia entre un hombre y un tigre. Si fuera por mí, creaba cauces para la cultura, suprimía los premios Canarias, Cervantes y hasta el Nobel, porque escribir un gran libro es cosa de talento, y eso viene en el frasco, como tener los ojos azules. No creo que deban premiar a nadie por tener los ojos azules... O sí, porque a ver qué demonios es lo que premian cuando eligen misses, reinas del Carnaval y demás machangadas que ponen a la mujer el precio de la ternera lechal.

La nebulosa surge porque aquí cada cual hace la guerra por su cuenta, se confunden las consejerías, los patronatos y las oficinas de Turismo con la promoción de Canarias. Son dos cosas distintas, y parece mentira que el destino turístico más visitado del planeta aún no sepa la diferencia entre una Sociedad de Promoción y un anuncio turístico. Tienen razón algunos alcaldes al decir que una feria de turismo no es lugar para anunciar chorizos de Teror, que en una feria turística se venden instalaciones, clima y servicios. Pero por esa misma razón, tampoco es sitio para anunciar flora, fauna y cascos históricos, salvo que sean la razón última para atraer a los visitantes, y que yo sepa, a los turistas europeos les interesa tan poco el casco de Tunte como los bizcochos de Moya.

Y en esta confusión, se busca siempre dinero en Turismo (porque es donde está), sea para patrocinar un partido de fútbol, una obra de teatro, un disco o un concierto. A nadie se le ha ocurrido que se cree una sociedad para promocionar Canarias, como tienen en Cataluña o Valencia, y ahí mostramos cultura, historia, gastronomía, ciencia y lo que haga falta. De manera, que todos y ninguno tienen razón, porque no hay quien reparta juego y ordene el partido. Esto no costaría más dinero, se trata de gastar bien el mismo presupuesto de ahora. ¿Es tan difícil de entender?

Siempre estamos con la cantinela de que Canarias tiene otras cosas, además de sol, playa y clima. Y fuera no se enteran, porque lo decimos donde no debemos, en las ferias turísticas. Una sociedad de promoción de Canarias vende imagen, cultura, plátanos y folclore. ¿Qué interés tiene un sueco helado de frío por lo huesos cromañones del Museo Canario? Quiere sol para calentarse sus propios huesos, y las momias le importan un lo mismo que el final de Lo que el viento se llevó.

fitur[1].jpgPero si, fuera del mercado turístico puro y duro, decimos a los demás que Canarias existe, que hay eventos de gran envergadura con periodicidad constante y que serían punto de mira exterior, que hay afamados bizcochos en Moya, rapaduras en La Palma y cabras por un tubo en Fuerteventura, estaremos en los medios y crearemos imagen de la que se beneficiará el turismo, la agricultura, la artesanía y hasta la cultura. Es que seguimos esquemas de los años sesenta, y no se han enterado de que estamos en el siglo XXI.

Y vuelvo al principio, porque los iletrados han tomado el poder, están en todos los medios, y lo peor es que la sociedad es cómplice. Hace unos meses, en una oficina en la que esperaba turno para realizar una gestión, atendían a una chica, que no era fea ni guapa sino todo lo contrario, pero le daban trato principesco, y todos los que esperaban la miraban como se mira a una figura importante. Ante tanta expectación y servilismo, me preguntaba quién demonios era aquella mujer tan famosa. Ella se desenvolvía altivamente, y cuando terminó, se cruzó conmigo y me miró desde arriba -aunque era más baja que yo- igual que una aristócrata que saluda desde su carroza, como si me estuviese concediendo el privilegio de su mirada. Yo seguí caminando a sentarme en la silla para que me atendiesen. Pregunté a la funcionaria y ella me contestó escandalizada: "¡Parece mentira que no la conozca, es Fulanita, la que estuvo en Gran Hermano!" Y pensar que paseé con Benedetti por Triana y no lo conocían ni los libreros. Vamos hacia la Edad Media, cuando los nobles tenían a gala no saber leer.
(Este trabajo fue publicado en el suplemento Pleamar de la edición impresa de Canarias7 el pasado miércoles)

No se preocupen, al final habrá quien será juzgado por los crímenes durante la guerra civil y la postguerra, ya tenemos al hombre, se llama Baltasar Garzón. Esto sólo puede ocurrir en un país que sigue teniendo en su ADN el resabio medieval del fanatismo ultraderechista. Es que no se lo explican fuera de España, y yo tampoco lo entiendo. Se cometieron unos crímenes horribles, niños que fueron robados a sus padres y educados en "familias de orden". Un régimen que negó la identidad a los vivos ahora se prolonga en el tiempo y quiere negarla también a los muertos.

agarzon.JPGAh, sí, que este es un Estado de Derecho. Pues si hay un Derecho que permita semejante barbaridad hay que cambiar el Derecho. Otra opción es cambiar el Estado. Los denunciantes son dos grupos ultraderechistas (uno de ellos La Falange y tres piedras) que se agarran a una interpretación de las leyes cuando menos discutible. El caso es parar la justicia, ajusticiar a quien quiso poner las cosas en su sitio y seguir impunes para siempre. Los norteamericanos hicieron cosas terribles contra los negros hasta los años sesenta amparados en leyes periclitadas. Cambiaron la ley. Los alemanes se han abierto en canal contra el nazismo y hoy es uno de los primeros países del mundo. ¡Hasta los argentinos nos dan lecciones! Sentaron en el banquillo a Videla, Galtieri y a todo los represores de la dictadura. Y en España sigue agazapado el espíritu de la Inquisición.

Pero a nadie parece importarle. Los moderados dicen que hay que dejar trabajar a la justicia. ¿Qué justicia? Eso sí, a la gente se le hinchan las venas del cuello poniendo en la balanza a Messi y a Cristiano Ronaldo, y dejamos que se consume una vergüenza histórica. ¿Es que la Constitución de 1978 no sirve de nada ante el chau-chau de los políticos y los maniobreros que aprovechan el laberíntico entramado judicial de nuestro país? ¿Qué quién va a ganar el partido de hoy y la liga? ¿Importa mucho cuando estamos desmantelando lo poquito que queda de democracia decente? Ojalá el CGPJ y el Tribunal Supremo entiendan que el Estado y el Derecho están por encima de los trucos legales. Si no es así, nos espera un futuro muy difícil. A lo mejor los magistrados hablan de eso esta noche en el palco del Bernabéu.


Me resulta extraño que los medios de comunicación hayan destacado tan poco las vacaciones que ha pasado Angela Merkel en La Gomera (no es un chiste, es verdad). La Canciller (¿o se dice Cancillera?) alemana hace senderismo por el barranco de Alajeró y dialoga con los naturales de la isla, me imagino que sobre el almogrote y el guarapo.

angela_merkel[1].jpgDurante años, en Canarias hemos recibido a personajes ilustres de todos los ámbitos. Los que ya tenemos una edad podemos recordad las figuras paseantes por las playas del sur del mariscal Motgomery, Sir Winston Churchill o los también cancilleres alemanes Willy Brandt y Helmunt Smicht. Recuerdo que eso siempre era portada de los diarios y referencias en los noticiarios.

Y es raro que la visita de Merkel haya pasado tan desapercibida, precisamente cuando estamos en unos momentos en los que tiene la sartén por el mango de la UE, porque ya sabemos que Francia y Alemania son el chasis del asunto, y por Europa ha apostado siempre más Alemania que Francia. Ahora, Merkel está disgustada con las políticas económicas de los países mediterráneos, pero también sabe que no puede perder comba porque si cierra el grifo alemán también sufrirá Alemania, pues no debe olvidarse que su economía industrial se basa en que los demás compren sus productos. En cualquier caso, siempre es bueno tener estas visitas, que son un gran cartel de Canarias cuando aparece en los medios informativos alemanes.

Ya dije hace tiempo que en cuanto a la música pop me había quedado en Pink Floyd y poco más, y les confieso que cuando un amigo me envió este enlace no había oído hablar ni de lejos del grupo Two Door Cinema Club (Dos Puertas Cine Club) y es que los anglosajones tienen morro para poner nombre a los grupos musicales. El amigo mencionado me acompañó el enlace con esta nota, que les traslado:
aa-two-door[1].jpg "Vídeo grabado en Gran Canaria. El trío musical Two Door Cinema Club proviene de la pequeña ciudad de Bangor, en Irlanda del Norte y son una de las apuestas más grandes del sello francés Kitsuné de cara al 2010. Cruzan el electro pop con el indie rock puramente gringo".

Pues qué bien. Lo importante es que, efectivamente está en Youtube, en myspace y en toda la red, de manera que al son de una música que a unos gustará y a otros no se pasean por la isla de Gran Canaria, desde el Hotel Madrid a las dunas de Maspalomas pasando por el barrio de Vegueta. Y como es promoción de la isla, bienvenido sea ese videoclip promocional de Two Door Cinema Club, y que Dios guarde a los tres muchachitos irlandeses (del Norte), no vayan a resfriarse y dejen de promocionar Gran Canaria. Y tengo dos preguntas: ¿Quién les corta el pelo? ¿Que hay dentro de la maleta que con tanto empeño abraza el primero de la izquierda? ¡Ah!

Desde hace semanas nos vienen dando la murga con el centenario de la Gran Vía, una calle madrileña más. Por lo visto, un día de abril de 1910, Alfonso XIII puso la primera piedra de la calle con una piqueta de plata, y ahora la radio, la prensa escrita y la televisión han llenado horas y han producido ríos de tinta a vueltas con la dichosa calle.

Gran-Via-Madrid[1].jpgEntiendo que Madrid es la capital de España, pero la Gran Vía, que es una calle muy popular de la ciudad, no deja de ser una calle más. Y tampoco es una calle ejemplar, porque las noches míticas del bar Chicote y la sala Pasapoga no eran precisamente un ejemplo. Si tuviéramos que celebrar aniversarios de calles no pararíamos, y me vienen a la memoria La Diagonal de Barcelona, Las Ramblas de Santa Cruz de Tenerife o la Avenida de Palafox en Zaragoza. Son cien años, pero ¿cuántos años tienen las calles Sierpes en Sevilla, La Marina en La Coruña, Triana en Las Palmas de Gran Canaria o La Estafeta en Pamplona?

Por eso, no acabo de entender la perreta que han cogido con la Gran Vía, que es conocida en toda España seguramente porque allí instaló sus estudios Radio Madrid y por ende la Cadena SER, o porque Federico Chueca le hizo una zarzuela. En resumidas cuentas, estoy hasta el gorro de la Gran Vía.

Lo sucedido en Seseña ha creado alarma social con razón. Una chica muere a manos de otra, da igual las circunstancias; en cualquier caso es terrible, porque nuestros jóvenes están tomando actitudes que recuerdan a tiempos mucho más primitivos. Si fue violencia accidental, asesinato o una pelea es indiferente, puesto que lo que pone los pelos de punta es la violencia tan brutal con que se conducen nuestros jóvenes, que no dudan en grabar peleas y palizas con los móviles y colgarlas en Internet.
vv02.JPG
Valorando opiniones autorizadas de personas expertas en el trato con adolescentes, existe la posibilidad de que si hubo desafío hubiera testigos. Es frecuente ver cómo se forman corros de niños y muchachos alrededor de dos que riñen, e incluso se anuncia por los pasillos de los colegios e institutos que a la salida va a haber una pelea porque ya existe un desafío. Y si no hubo testigos, también es probable que algunos chicos y chicas amigos de ambas supieran algo, bien antes o después del suceso, y desde luego conocieran el lugar donde buscar.

Ahora los políticos debaten sobre la Ley del Menor, y seguramente es importante. Pero lo fundamental es preguntarnos antes qué estamos haciendo mal para que este clima se haya creado. La ley es punitiva y funciona a posteriori. Lo importante es que el hecho no llegue a producirse. Habría que pensar en la prevención, y aquí hablamos claramente de educación, que no es algo que se circunscriba a las aulas solamente, es toda la sociedad la que tiene que participar en ese proceso, porque no hay mayor lección que el ejemplo.

Después del parón de la Semana Santa, el mundo mundial está pendiente de dos acontecimientos cruciales para la historia de la humanidad: El partido Real Madrid- Barça y ante el otro partido del siglo, el Barça-Arsenal. Los madridistas se concentran en uno, los culés en dos, y el martes los primeros serán todos ingleses, para evitar que el Barça juegue la final de la Champion en el Bernabéu.

adispersa.JPGDel partido del domingo, mejor ni hablar, porque se hablará por todas partes, y los políticos posiblemente hasta vayan a los palcos, después de haber estado una semana en blanco con la que está cayendo. No me imagino a Churchill de vacaciones mientras caen las bombas sobre Londres, y es que no entiendo cómo es posible que los políticos sigan con su calendario vacacional habitual cuando está en juego el futuro del país y de Europa. Ah, ya, el futuro del Barça en Europa, eso es lo que parece importante en todas partes.

Poco importa que Angela Merkel se esté bajando del tren de Europa, que Putin trate de hacer la pinza con Chávez y su soterrado apoyo a Irán, que no haya quien se aclare con lo de Irak y Afganistán, que no se mueva la economía, que... Todo eso es importante, pero es que el próximo fin de semana puede decidirse la liga en Chamartín y yo aún no tengo la entrada. ¡Ese es el problema!


Cuando desaparece un ser querido, el dolor no nos deja ver lo importante que ha sido que esa persona viviera con nosotros, lo que nos dio y lo que pudimos darle. El tiempo no hace que olvides, pero la herida se convierte en cicatriz y llega un momento en que realmente era consciente de lo vida que esa persona vivió y lo importante que fuiste para ella.

arosa.JPGDicen que mientras se nos recuerde no morimos del todo. En este Domingo de Resurrección, cuando justamente ha transcurrido una década de una pérdida tremenda, veo todo eso, y valoro más la relación con las personas que siguen con nosotros. Los mexicanos dicen que la muerte enseña a vivir, y es cierto, porque hasta que no nos falta una persona importante no nos damos cuenta de que la intransigencia, la intolerancia y las suspicacias por cosas banales carecen de sentido. Por eso hay que dar las gracias por lo que aprendimos de los que se nos han ido, y recordarlos para que no mueran del todo porque su aliento sigue en nosotros.
***

(In memoriam de Carmen, que se marchó el 4 de abril del año 2000)


Las Palmas de Gran Canaria ha presentado su candidatura a ser Capital Cultural europea en el 2016, y esa es una decisión controvertida pero que, finalmente, como canarios debemos apoyar. Hay elementos positivos y negativos en esta propuesta, o más bien en las razones que tiene nuestra ciudad para postularse entre otras candidaturas españolas muy respaldadas. Tal vez el solo hecho de presentarse sea un plus de publicidad para Las Palmas, pero creo que con el antecedente de que en 2014 la ciudad va a ser una de las sedes del Mundial del baloncesto se puede tratar de impulsar esta otra candidatura.

acap.JPGEmpezaré con lo negativo para no echar abajo al final algo que parezca un castillo de naipes y que en realidad no lo es. Esta candidatura es cuando menos apresurada, y se produce en un momento en el que la cultura de esta ciudad no pasa por sus mejores momentos. La crisis es para todos, pero desde antes de que se produjera ya se apreciaban signos de debilidad. Porque esta ciudad ha ido eliminando uno a uno edificios singulares que podrían haber tenido un uso cultural importante: los cines Rialto, Avenida y Capitol, tres salas que tenían una trayectoria histórica importante en las artes escénicas y unas condiciones excelentes (sobre todo el Capitol) son hoy edificios de viviendas, mientras el Centro Insular de Cultura no se ha recuperado, el Teatro Guiniguada se dilata en el tiempo y el cacareado rockódromo es ya pasto del olvido.

Y si con estas salas la música (todo tipo de música), el teatro y la danza han perdido oportunidades, son cada vez menos las salas dedicadas a las artes plásticas. Si hablamos de literatura hay que echarse a temblar por la pobreza de nuestra Feria del Libro, y así sucesivamente. Con un par de salas de exposiciones decentes, dos teatros y un auditorio, una ciudad como la nuestra tiene poco que presentar como aval de su candidatura, si nos referimos a espacios físicos y actividades de gran calado.

Por eso debemos buscar lo positivo. Y en este punto hay dos apartados que bien podemos esgrimir: por un lado los festivales que se celebran en la ciudad; por otro el pedigree histórico de Las Palmas de Gran Canaria como avanzadilla de Europa en Africa y América. En el primer punto hay que destacar sin duda el Festival de Música de Canarias, uno de los más importantes del invierno europeo, así como el Festival de Cine, el de Jazz y sin duda el Womad, que cada otoño nos trae las músicas de muchas etnias y culturas, haciendo honor a lo que siempre fue la ciudad: un cruce de caminos que hizo historia.

No podemos olvidar la enorme importancia (aunque las instituciones no se la den) que tiene el Museo Canario, una joya de la arqueología, que con sus fondos nos da lecturas no sólo del pasado de los aborígenes canarios, sino de otras culturas en el noroeste de Africa, que pueden ser estudiadas a distancia puesto que allí las condiciones para ello no son hoy las óptimas. Tenemos también el Museo Pérez Galdós, que está dedicado al mayor novelista del siglo XIX en nuestra lengua y que, junto a los congresos galdosianos podría ser también un foco importante de atención exterior.

Y si seguimos hablando de museos tampoco podemos dejar de lado el CAAM, y nuestro barrio de Vegueta, que es como un museo vivo de la colonización canaria como antecedente de la de América. Hay que reivindicar la Catedral de Santa Ana como edificio inspirador de toda una arquitectura colonial en América. Ahora se habla mucho de la importancia en este punto de la catedral de Jaén, y es cierto que aquella es una joya, pero este prestigio está impulsado por la Junta de Andalucía, mientras que el Gobierno de Canarias olvida una y otra vez al edificio más importante de esta parte del Atlántico. Además, Jaén no estaba en la ruta de América, Las Palmas sí, y por ello su vinculación histórica con aquella arquitectura es más evidente.

Hace quince años se perdió una oportunidad de oro de hacer en esta ciudad un Museo del Cine, con los fondos que donaba Andrés Calvo, que como sabemos posee una de las colecciones cinematográficas más importantes del mundo. Nadie le hizo caso, y entonces tenía ofertas de otros lugares, pero él se mantuvo firme porque quería que sus fondos quedasen aquí. No sé cómo está hoy ese asunto, pero sin duda sería un elemento que daría más protagonismo al cine, yendo de la mano del Festival. Este museo cinematográfico generaría beneficios, por los derechos que pagan muchas publicaciones que utilizan sus fondos. A lo mejor aún no es tarde para este proyecto.

acan1.JPGY está la propia historia de la ciudad, que durante cuatro siglos fue el puerto de referencia de Canarias en la ruta americana. Hoy sigue siendo el primer puerto canario, pero su historia es más brillante que su presente. La Bahía de La Isleta estaba en todas las cartas de navegación de la Edad Moderna, un abrigo singular y un punto de anclaje y reposo antes de continuar viaje. Toda esa historia también nos avala frente a candidaturas como la peligrosísima de Gijón-Oviedo, que se está trabajando el apoyo de los Premios Príncipes de Asturias europeos.

Las Palmas de Gran Canaria debe acreditar su diferencia, porque nuestra historia y nuestra trayectoria es distinta, determinante en muchos casos en el devenir de la historia de muchas naciones. Y esto que suena rimbombante es así, nadie puede discutirlo porque desde Colón a Magallanes, y de Vespucio a Valdivia, todos los grandes viajeros fondearon en nuestro puerto y bebieron nuestra agua.

(Este trabajo fue publicado el pasado miércoles en el suplemento Pleamar de la edición impresa de Canarias7)


Cuando un juez exige una fianza de tres millones de euros es porque sabe que el acusado los tiene o tiene la capacidad de conseguirlos. ¡Tres millones de euros, quinientos millones de pesetas! El solo hecho de hablar de estas cantidades implica una sospecha de corrupción clara, porque esas cantidades no las manejan ni siquiera los grandes empresario, que pueden tener mucho más, pero no en billetes contantes y sonantes. Habría que poner en venta parte del patrimonio, y eso no se hace en pocas horas. Es decir, esas cantidades líquidas en poder al alguien casi lo delata como culpable, porque si revisas su historia personal en toda su vida no ha facturado ni la mitad en dinero limpio.

acorrupcion.JPGY es que la voracidad de los corruptos no tiene límites. Han realizado verdaderos saqueos de las arcas públicas y aledaños. Se habla de presupuestos de 50 millones (de euros) que saltan a cien y no pasa nada, y luego está el sistema judicial que es muy lento y que a veces me pregunto si sigue tan poco dotado porque a los políticos no les interesa una justicia eficaz. Veo los salarios de los políticos, que son altos, y luego veo su forma de vida. No cuadra casi nunca, porque si hacen cuentas verán que por muchas dietas y privilegios que tengan su forma de vivir y su patrimonio es mucho más espléndido. Y no entiendo por qué no se investigan esos signos externos de riqueza que vemos todos los día y hasta sospechamos de dónde salen.

acascada.JPGA estas alturas, ya no sabemos si la literatura es un arte o una moda, porque tenía entendido que el arte es algo que va más allá de la realidad, y nada hay más real que la moda. En siglo pasados, especialmente en el XIX, entre los escritores abundaban los aventureros románticos que se embarcaban en grandes aventuras, fueran de exploración, fueran políticas, o de cualquier otra clase. Muchas obras literarias son el resultado de experiencias personales, como La Araucana de Ercilla, y son bien conocidos los episodios guerreros de Cervantes, Lord Byron, Melville o Espronceda. Otros, como Larra, optaban por pegarse un tiro.

En el siglo XX los escritores empezaron en la bohemia y luego mezclaron esta con la aventura, como Hemigway y Orwel. Luego se hicieron una especie de académicos, muy ligados a lo universitario y subidos a la rama de la intelectualidad. Ahora se empiezan a poner de moda los escritores autodidactas y machacados por la vida, que un día escriben una novela y triunfan. Son los casos del norteamericano Chuck Palahniuk, mecánico y autor de El club de la lucha, o el chileno Hernán Rivera, que fue minero durante treinta años en el desierto de Atacama y ahora acaba de ganar el Premio Alfaguara. Por lo tanto, como la novela histórica, una moda.

Archivos mensuales

Blogs de Canarias7

Atarecos

Entremesas

Los olvidados

Ofelia