los blogs de Canarias7

Archivos Septiembre 2008

Es evidente que el sistema capitalista es el que impera en todo el mundo, salvo en paises como China, Cuba o Vietnam, donde los medios de producción no son de propiedad privada. El dinero, siempre el dinero.

peseta.jpgNo voy a hacer un ataque al capitalismo porque tampoco tengo demasiados argumentos a favor de los sistemas emanados de los regímenes comunistas, al menos hasta hoy, porque ninguno ha conseguido ese ideal que se perseguía en el Manifiesto Comunista de 1848. Pero es evidente que cuando el capitalismo se adjetiva como liberalismo económico o imperialismo, avanza por una senda que, además de injusta por razones obvias, es suicida para el propio capitalismo, que en su afán de acumularlo todo puede llegar a bloquear el sistema, que es el gran peligro de la actual crisis económica.

Sobre todo después de la II Guerra Mundial, el capitalismo descansa en el mercado y este en el consumo. Cuando criticamos el consumo a menudo no nos damos cuenta de que esa es la fuerza motriz de la noria. Lo más terrible es que el propio capitalismo ha ido labrando su ahogamiento con tanta voracidad. A ver qué hacen ahora, ¿llamar de Keynes como hizo el Presidente Herbert Hoover en la Gran Depresión? Keynes no está, pero entonces, como ahora, la paradoja es que finalmente el capitalismo corre a cobijarse en el intervencionismo de los estados. Como dicen en mi pueblo, agárrense que vienen curvas.

El agua es el elemento fundamental de la vida terrestre. Dicen que todos los procesos biológicos que han conducido a la rica diversidad del planeta comenzaron en el agua. iguazú.jpgLo que sí es cierto es que el agua ha sido siempre un factor determinante, y lo vemos en las fundaciones de las ciudades, que suelen nacer junto a un río porque es el que le da posibilidad de sobrevivir. Cada ciudad histórica tiene su río, y no es por casualidad. También el agua es cómplice de la belleza.

En Canarias, el agua ha sido siempre motivo de inquietud. Las hambrunas canarias fueron consecuencia de las sequías, y ahora mismo esto sería un desierto si no fuese por las potabilizadoras. Pero, ¡ay!, desalamos agua a base de petróleo, y eso es algo que no consigo entender a estas alturas, porque si hay un lugar sobre la tierra rico en energías alternativas (sol, viento, oleaje) ese es Canarias.

De hecho, hay quien afirma que si las guerras actuales son por el control de la energía, las del futuro serán como las primitivas, por el control de agua. Y mientras tanto, la derrochamos en destinos inútiles, del que sólo se benefician unos pocos.

(En la foto, las cataratas de Iguazú)

Paul Newman ha muerto. Parece un disparate, una obcenidad, porque las leyendas se supone que no mueren. Tengo la impresión de que Newman no ha muerto o en realidad lo estuvo siempre, porque siempre lo vimos como un ser irreal, guapo, elegante, generoso, valiente, discreto: perfecto. No era un actor, era el actor.

paul newman1.jpgDirigió, además, seis películas, todas muy buenas, y una, Rachel, Rachel, que es una obra maestra. John Huston escribió en sus memorias: "Sólo conozco a tres grandes actores que sean también grandes directores: Wells, Chaplin y Newman. Sólo conozco a tres grandes directores que sean también grandes actores: Wells, Chaplin y Newman".

En mis años de servicio militar había un sargento de película, que cuando quería reforzar un juramento invocaba a Paul Newman. "si esto no es verdad, que se muera Paul Newman", "Te voy a tener a paso ligero hasta que Paul Newman se vuelva feo"... Y Paul Newman no se iba a morir porque en el imaginario colectivo era un icono inmortal, y nunca se volvería feo, como no fuera por el maquillaje para representar al castigado boxeador Rocky Graziano en la película Marcado por el odio.

Después hemos sabido de su compromiso, su generosidad (160 millones de dólares de beneficio de su empresa de salsas donados todos a obras sociales sólo en 2007), y siempre hemos sabido de su gran talento como actor. Tenía la elegancia de Cary Grant, la dureza de Bogart, la profundidad de Montgomery Clift, la rebeldía de Dean, el desparpajo de Gable y la fuerza de Brando. Y un físico único. Ha muerto con la misma discreción con la que vivió. Fue uno de los grandes, pero sobre todo fue una buena persona, ese hombre nuevo que aparece en su apellido.

Dicen que no moriremos del todo mientras haya alguien que nos recuerde. Esto, por supuesto, no es ningún consuelo, porque, a la larga, todos seremos olvidados, porque no creo que nadie recuerde a un tatarabuelo suyo que murió mucho antes de que él naciera.

bandera.jpgPero sí hay que recordar a los muertos sociales, aquellos que fueron víctimas del odio, los que fueron eliminados por pensar distinto o simplemente aprovechando la situación para cerrar una venganza personal. Yo no sé si la Ley de Memoria Histórica tiene errores jurídicos, pero lo que está claro para mí es que había que hacer algo para rescatar nuestra memoria como sociedad, porque ya saben aquello de que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla.

Tampoco sé si la entrada del Juez Garzón en este asunto es técnicamente correcta o no. Eso es lo de menos, porque quienes arman ruido con estos argumentos lo que tratan es de desviar la atención del hecho central. Algunos usan la ley en su beneficio, pero cuando no les gusta se rasgan las vestiduras. Es tan simple como buscar a nuestros muertos y enterrarlos dignamente. Nada más, y eso es lo justo.

Decía Erasmo de Rotherdam que nada hay tan arrogante como la ignorancia, y por ello, porque abomino profundamente de la arrogancia y soy un ignorante en meteorología, no quisiera parecer resabido desde mis nulos conocimientos técnicos en la materia. Valga este preámbulo como escudo, porque ni a mí ni a mucha gente nos sorprendió la ventolera de ayer por la tarde, y por lo visto sí que fue una sorpresa para la Agencia Estatal de Meteorología.

nw_i1x0c200[1].gifSegún mi abuela, la buena lluvia viene del norte o del nordeste, y como mucho del noroeste, aunque esto es raro. De Africa viene el siroco y de Cabo Verde el tiempo de Sur, que en las medianías llaman "El tirajanero", atemporalado y con abundantes lluvias, que es el que suele llenar las presas.

Desde primera hora, la vendedora del cupón de la ONCE de mi calle me anunció que se iba a armar una buena, que se lo había dicho su anciano padre, con no sé que historia del tiempo de poniente. "Dios nos libre del tiempo de poniente", solía decir mi abuela. Decía también que es muy difícil que suceda, ya que por lo visto son rescoldos de tormentas tropicales que vienen desde el Caribe. Eso me cuadra con la tristemente recordada "Delta".

Escuchar la palabra "poniente" despertó mi curiosidad; así que entré en Internet y vi el mapa y la foto del satélite. Alli se dibujaba una depresión que venía del oeste. Es decir, como para mí la palabra de mi abuela va a misa, blanco y en botella, leche: el padre de la lotera tenía razón. Y todavía no era mediodía cuando empezó el temporal. Por eso no puedo entender cómo es que un servicio dotado de sofisticados medios -no ya de predicción, que no son magos, sino de observación- decreta la alerta naranja ¡¡¡a las seis de la tarde!!! cuando el temporal llevaba horas haciendo daño. Releeré a Erasmo a ver si encuentro la respuesta.

Pido disculpas por mi arrogancia, propia de un ignorante en meteorología, pero es que esta se la debía a mi abuela, que acertó veinte años después de irse más allá de los temporales. No podía dejarla pasar.

Antes me hacía preguntas sobre las personas que se ponía al frente de una idea colectiva y sacrificaban horas y lo que hiciera falta en pro de la comunidad. Ahora ya no me lo pregunto; sé que quienes se dedican a la política lo hacen -salvo contadísimas excepciones- para su crecimiento personal, hasta el punto de que ya es habitual que a esa dedicación la llamen "carrera".

gal2663-5[1].jpgY, a mi modo de ver, la política no es una carrera personal (hoy soy concejal, mañana director general, pasado consejero, diputado o lo que sea, siempre hacia arriba). Puede estar bien para quien lo disfruta, a pesar de que le eche horas (sarna con gusto no pica), pero a la comunidad lo que le importa es que la sociedad avance.

Sobre esto hay mucho que hablar, y hablaré, pero hoy me voy a ceñir a la declaración del Parlamento de Canarias en la que condena los editoriales del periódico "El Día". Como formalidad, está bien, pero en una sociedad que se dice democrática lo que tendría es que urgir a los poderes públicos a aplicar las leyes, y no alimentar con su tardanza el fuego del enfrentamiento. Y mientras, el mencionado periódico sigue haciendo victimismo de la peor calaña, arrogándose la representatividad de toda una isla. Para colmo, el presidente el Cabildo de Tenerife quiere que a la diócesis de Canarias la llamen de Las Palmas. Pues en Roma -no aquí- dicen que se llama Canariensis y Rubicensis. Así que tendrán que toparse con La Iglesia, aunque como les dé por tocar al Vaticano vuelven loco al Sacro Colegio Cardenalicio y al mismísimo Papa. Y si no, al tiempo.

(La foto es un fragmento de la publicada hace unos día por Canarias7, y es que me pareció en su magnificencia un símbolo de la grandeza que Gran Canaria lleva en el nombre)

No es discutible que los avances de la Humanidad han ido de la mano de los logros científicos, y por lo tanto ir contra la ciencia equivale a oponerse al progreso. Otra cosa es la ética de esos avances, que en muchos casos tienen que ver con el poder y la hegemonía de unos hombres sobre otros. Cuando hubo un pueblo que logró fundir el hierro, cambió las hachas de sílex por las espadas y fundo un imperio, que le fue arrebatado por otro pueblo que logró meter carbono en el hierro y fabricó espadas de acero. España dominó imperios americanos porque tenía caballos, arcabuces y cañones, y vemos cada día como la tecnología aplicada a la guerra es la que hace a uno ejércitos superiores militarmente a otros.

atomos.jpgEs verdad que cuando hablamos de medicina tenemos que quitarnos el sombrero, y en otros muchos campos. Después de las teorías de Einstein se han disparado las conjeturas científica sobre el nacimiento del Universo, pero sólo son ecuaciones. El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) que han construido en Suiza es un brindis al sol de la curiosidad, porque no entiendo bien qué sacamos si finalmente averiguamos que el Universo surgió de esta manera o de aquella. La tierra acabará el mismo día, y esos miles de millones invertidos en curiosear "la mano de Dios" podrían invertirse en impedir que cada día mueran millones de seres humanos de inanición.

Luego está el peligro -que los científicos consideran remoto- de que recrear ese choque de partículas pueda crear fenómenos que somos incapaces de controlar pues hay quien dice que pueden acabar con La Tierra e incluso con el Universo. Yo de esto no sé, pero me gustaría que me explicasen por qué esa perra en demostrar a cualquier precio algo que, una vez conocido, no nos va a servir para nada.

sorolla.jpgTal vez sea por mirar muchas reproducciones de cuadros de Sorolla o de Vázquez-Díaz, pero siempre que llega el otoño me acuerdo de Madrid, y más concretamente del Paseo de Recoletos y del Prado, donde las acacias amarillean y convierten la tarde en una acuarela.

Y una imagen otoñal que siempre recuerdo es la escena final de la película Muerte en Venecia, en la que, por un lado está la muerte y por el otro las risas. El otoño es cansino, y aunque aquí se anuncia al final del verano con la bravura de las mareas del Pino, el mar se para, que es cuando dicen los pescadores que "la mar está echada". Las olas llegan tenues a la orilla, y la luz empieza a languidecer.

Es como si llegase la hora de cerrar, pero en realidad es cuando todo empieza a regenerarse de nuevo, aunque tenga mejor pedigree la primavera. Pero ya ven, a mí me gusta el otoño, tal vez porque esa fue la primera luz que vi.

Cuadro de Joaquín Sorolla: El palmeral. Otoño de 1918. Colección Hispanic Society Of America. New York.

Lo que está sucediendo en los medios de comunicación con el accidente de Barajas raya en lo indecente. Que haya tanta cutrez en algunos medios es culpa de estos mismos medios, que dan cancha a todo lo que finalmente es pornografía social.

colores.JPGCon el accidente del avión de Spanair está pasando lo mismo. Hay filtraciones que cada día aparecen aquí y allá, y no se entiende cómo es posible que una comisión que se supone secreta deje salir datos, que tomados sin su contexto, pueden llevar a especulaciones interesadas y que tal vez finalmente nada tengan que ver con la verdad. Es evidente que algo falló en Barajas, fuese el avión, las personas o la compañía, porque si no no habría habido accidente. Eso ya lo sabemos porque es una perogrullada, y hay que dejar que esa comisión técnica dictamine qué fue exactamente lo que sucedió. A partir de ahí es cuando se puede empezar a valorar.

La publicación por El País de los 8 segundos grabados por las cámaras del aeropuerto, donde se ve toda la secuencia del accidente debiera ser materia reservada, pero ya está en todos los telediarios. Y es muy cruel que se haga espectáculo (porque es eso y no gloria informativa) con las imágenes reales de la muerte de 154 personas. Si Isabel Pantoja consiguió que un juez prohibiera la repetición machacona de la cogida mortal de Paquirri, otro juez puede ordenar que esas imágenes no se emitan más. Es el mínimo respeto que debemos a los muertos.
***

Foto: De los que se han ido hay que recordar el color que dieron a la vida de los que los conocieron y amaron.

Solemos decir en Canarias que nuestro motor económico es el turismo. No es verdad, puesto que el turismo es solamente la correa de transmisión de la abundancia, y esta debe tener motores anteriores muy lejos de aquí. Si las cosas van mal en Suecia, no vendrán los suecos, y en todo Occidente es Estados Unidos el que marca la prosperidad y la recesión. 5.JPGPor eso se suele decir que cuando la bolsa de Nueva York estornuda Europa se resfría. Menos mal que Alemania, nuestro aval turístico, parece que aguanta el tirón.

Espero que la actual crisis americana (y por ende europea) tenga una solución menos dramática que la de 1929, que desembocó en la Gran Depresión de los años 30 y curiosamente empezó a remontar cuando Estados Unidos entró en la II Guerra Mundial, pues sus empresas se dedicaron a producir material de guerra. De todas formas, de momento la actual crisis no se parece a aquella, pues el crack del 29 provocó que 9000 bancos americanos cerrasen, que hubiese una cifra de paro de un 27% y unas perspectivas de futuro bastante negras. La economía estadounidense remontó, pero necesitó de 10 años para hacerlo, lo que demuestra lo importante y desastroso que fue el crack del 29.

Como ya no sabemos en qué ni a quién creer, a ver si gana Obama y hay un cambio de política. Ya ya sé que debería hablar de algo más cercano, pero es que eso nos afecta más que los soberanismos infantiles de El Día o que el palabrerío de los políticos domésticos que apenas si tienen capacidad de maniobra. Tampoco hay que dejarse llevar por los alarmistas, aunque no está de más poner la espalda contra la pared.

Madonna ha actuado en Sevilla y en Valencia, y tengo que poner sobre la mesa mi admiración por la cantante y por la ciudad del Guadalquivir.

madonna.jpgPongo por delante que no soy ni de lejos seguidor de Madonna, que a veces me parece excesivamente provocadora su puesta en escena cuando se interna en los credos religiosos de los demás, y que sus canciones me parecen todas iguales (también me pasa con Alejandro Sanz), pero es seguro que es una percepción mía porque no he entrado en su universo, porque es evidente que algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Mi admiración por la cantante proviene de su capacidad para generar interés y estar como una adolescente con cincuenta años cumplidos. No es una vieja rockera como Mike Jeager o Miguel Ríos, que mueve a la nostalgia; es plena actualidad, siempre renovada.

La admiración por Sevilla es envidia al ver cómo la ciudad se gasta bien el dinero. Trae a una primera figura y genera diez veces en negocio el dinero que invierte. Eso no sabemos, no podemos o no queremos hacerlo aquí, porque cuando montamos un escenario con ayudas públicas no tiene resonancia fuera y encima perdemos dinero. En fin...

Esta tarde-noche pasada ha estado marcada en nuestra ciudad por el funeral-homenaje a las víctimas del accidente aéreo de Barajas. Como siempre, el dolor queda en segundo plano, cegado por los relucientes fogonazos que alumbran a los Príncipes de Asturias y al Presidente Zapatero. Es la foto que nunca hubiéramos querido por el origen de su visita, y hay que reconocer que los políticos han estado discretos y silenciosos como nunca.

catedral.jpgSeguramente voy a hacer llover sobre mojado sobre el debate de si celebrar o no un funeral católico. En eso estoy con el Obispo, la Iglesia ofrece lo que tiene, que es un ritual católico, y quienes sean de otros credos deben hacer lo mismo en sus respectivas confesiones religiosas. No me parece lógico tratar de impedir que una religión como la católica se manifieste con sus costumbres de siempre.

Ahora bien; no es la Iglesia Católica, sino los poderes públicos los que han actuado por inercia, porque son ellos los llamados a convocar un acto civil para todas las víctimas, cualesquiera que fuesen sus credos. Es en ocasiones como esta cuando hay que ser generoso con todos. Y el funeral hacía falta, porque hay que cerrar el duelo y tratar de seguir adelante.

Desde este pequeño rincón de la red, envío de nuevo mi solidario abrazo a todas las familias de los fallecidos. Y aunque mi ideal no es la monarquía, debo reconocer que el apoyo con su presencia de los Príncipes de Asturias ha sido importante en medio de tanto dolor. Pues sí, para eso sirve un príncipe, y si hace lo que tiene que hacer, pues vale.

David Foster Wallace se ha suicidado. Este parece ser el sino de los que son calificados como genios, aunque ya he dicho muchas veces que en los únicos genios que creo son en los que salen de las lámparas.

david foster.jpgEstá claro que Foster fue un gran novelista, autor de Una broma infinita (1996), una de esas novelas que quedan prendidas en la historia de la literatura, aunque todavía no hay perspectiva para afirmar que es un libro que va a quedar en el Parnaso de los novelistas. La muerte por enfermedad, accidente o suicidio es sin duda una de las maniobras publicitarias más rentables, y graba en el mito a cualquier personaje que esté destacando en ese momento. Pasó con muchos cantantes de rock, con estrellas de cine y con escritores, como Kennedy O'Toole, el autor de La conjura de los necios, con Scott Fitzgeral, con Roberto Bolaño y si me apuran hasta con el mismísimo Hemingway.

Aparte de sus problemas psiquiátricos, está claro que Foster ha querido inscribirse en el mito. Es una pena, porque quienes lo conocían dicen que lo mejor de su literatura estaba por llegar. Pero el mito tira, y tal vez no le gustó la imagen triste de Paul Newman yéndose del hospital a morirse de viejo a su casa. Seguramente prefirió a un James Dean siempre joven en los anuncios de tejanos. En cualquier caso, descanse en paz y recomiendo su novela-fetiche.

Muslos.jpgYo creía que la virginidad era un mito pasado de moda, pero por lo visto tengo que revisar mis percepciones de los avances de esta sociedad.

Pensaba que, después de tantos años de lucha por la igualdad de la mujer, las cosas habían cambiado. Es verdad que no todos los varones han variado su idea de que la mujer es un objeto de placer, y por lo que veo también hay demasiadas mujeres que se han quedado ancladas en un mundo que creíamos en extinción. El mito de la virginidad femenina es uno de los baldones del pensamiento machista, y por lo tanto debería estar sujeto a control por parte de los estados democráticos cuando se intenta comerciar con algo así.

Al ver hace unos días la nota de que una estudiante californiana sacaba a subasta en Internet su virginidad para pagarse los estudios, me quedé perplejo, porque pensaba que eso sólo era una escena de prostíbulo depravado de la película Pretty Baby, pero he visto que incluso esa chica piensa que se llegará a la cifra de un millón de dólares. Y la perplejidad fue mayor cuando, al husmear en Google sobre este tema, encontré docenas de chicas que venden su virginidad. Si hay quien vende es porque hay quien compra. Todo esto asquea, porque es humillante para la raza humana.

guillotina.jpgDice un personaje de cierta novela que las revoluciones las piensan los intelectuales, las empuja la necesidad y las hacen los indeseables. Por eso caen tanta cabezas en las guillotinas y Lenin decía que la revolución no avanzaba porque los pelotones de ejecución eran muy lentos. Yo no sé cuál es la solución, porque tampoco es de recibo que la riqueza esté en manos de unos pocos mientras el pueblo se muere enterrado en todo tipo de miserias, se le idiotiza con los medios audiovisuales que pudren las mentes y los países ricos aplauden desde su supuesta democracia. El mundo está en manos de hipócritas, interesados y visionarios.

Lo que está pasando en Bolivia y el clima tenso que se vive en Venezuela nos deben hacer reflexionar sobre América Latina, porque finalmente no estamos tan lejos como pensamos. Y no lo digo por la retórica hispanista sobre la cercanía de Canarias con el nuevo continente, sino por el clima social que se puede generar en el futuro. Si El Caribe hasta nos envía una tromenta tropical Delta, debemos estar avisados.

No es que tenga el día pesimista, es que hoy me ha dado por leer los periódicos.

Para que no nos liemos, conviene saber cómo define la Real Academia Española cada una de las palabras que tan alegremente usan los políticos:

Recesión.
(Del lat. recessĭo, -ōnis).
obelisco.jpg1. f. Acción y efecto de retirarse o retroceder.
2. f. Econ. Depresión de las actividades económicas en general que tiende a ser pasajera.

Crisis.
(Del lat. crisis, y este del gr. κρίσις).
1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.
2. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.
3. f. Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese.
4. f. Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes.
5. f. Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente.
6. f. Escasez, carestía.
7. f. Situación dificultosa o complicada.

Desaceleración.
1. f. Acción y efecto de desacelerar.

Desacelerar.
(De des- y acelerar).
1. tr. Disminuir la velocidad. U. t. c. intr.

Deflación.
(Del fr. déflation, y este del ingl. deflation).
1. f. Econ. Descenso del nivel de precios debido, generalmente, a una fase de depresión económica o a otras causas.

Inflación.
(Del lat. inflatĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de inflar.
2. f. Engreimiento y vanidad.
3. f. Abundancia excesiva.
4. f. Econ. Elevación notable del nivel de precios con efectos desfavorables para la economía de un país.

No deja de ser sorprendente el anuncio del heptacampeón del Tour de Francia de volver a las competiciones ciclistas. amstrong.jpgTiene 38 años y esa no parece edad para competir en un deporte tan duro, pero Amstrong ha demostrado ser un hombre de una madera especial, por la superación de un cáncer y por la disciplina que le ha llevado a ser uno de los ciclistas más grandes de la historia. Uno recuerda al "viejo" Anquetil arrastrando su bicicleta por las carreteras francesas. Ya no daba la talla como campeón, pero daba una lección de coraje. Era más joven que Amstrong, pero también era grande. Ante un ejemplo del deporte así, uno no puede hacer otra cosa que quitarse el sombrero, porque el ciclismo es sacrificio, esfuerzo y disciplina, justo el espejo en el que deben mirarse los jóvenes, no en el espejucho de feria deformado que son la mayoría de los futbolistas que cobran fortunas indecentes y el ejemplo que dan es el de noches de juerga y quien sabe qué más. Ronaldinho no, Amstrong sí.

Aunque es la Diada de Cataluña, y es una gran fiesta, el once de septiembre es una fecha negra donde las haya, pues ya empezó a oscurecerse en 1973, tores.jpgcuando Pinochet y los suyos acabaron con la democracia chilena y dieron el pistoletazo (nunca mejor dicho) de salida al horror de los muertos y desaparecidos. También los terroristas palestinos ficharon ese día como identificación de su tristemente famoso Septiembre Negro, y seguramente por eso los de Al Qaeda decidieron que esa era la fecha idónea para atacar la capital económica del imperio, lanzando dos aviones sobre el orgullo financiero de las Torres Gemelas. El once de septiembre, salvo en Cataluña, es un día para olvidar, aunque curiosamente también es el día de la pesca de lisas en el Charco de La Aldea. Tal vez las fechas sean lo de menos, pero hay demasiada muerte y demasiado odio en esta fecha. Ojalá la Diada catalana y el Charco aldeano sean el yin de ese negativo yan del once de septiembre.

El Charco es mañana, pero si quiero que me lean los aldeanos tengo que escribirlo hoy, día del Patrón. Mañana La Aldea de San Nicolás de Tolentino no está para leer blogs, sino para la sana fiesta.

charco.jpgEl Charco es, con El Pino, La Rama y los carnavales, el cuarteto festivo más particular de Gran Canaria. La Aldea es un lugar muy especial, casi como una isla dentro de la isla, debido a su situación geográfica y a la escasez de comunicaciones durante siglos. Las cosas han cambiado, pero la Historia ha forjado en los aldeanos una forma de ser muy peculiar, y quien más quien menos tiene un amigo o una amiga de La Aldea y puede dar fe de ello. Yo tengo muchos amigos aldeanos, y no creo exagerar al decir que, en conjunto, son la gente más abierta, divertida y generosa que conozco. Son sencillos, sin doblez, trabajadores y parranderos. Todo a su tiempo, pues por su firmeza fueron los primeros en ganar la guerra social del agua. Y hoy, día del Charco, rindo homenaje de afecto y admiración a La Aldea, que es como decir a la amistad. En esto, seguro, la isla es unánime.

Hoy es día de la Virgen del Pino, fiesta mayor de Gran Canaria, a la que asistirán de miles de canarios, arrodillados romeros implorantes o agradecidos, parranderos que no durmieron anoche y amantes de las tradiciones que entienden esta fiesta como un exponente de eso tan abstracto que llamamos canariedad.

pino3.jpgLo que sigo sin entender es por qué en un estado constitucionalmente aconfesional las intituciones se personan en un hecho estrictamente religioso. A mí las Fiestas del Pino me parecen una hermosísima expresión íntima y popular de los canarios, colectivamente y desde las creencias personales.

Que esa afluencia de peregrinos, parranderos, e isleños en general se produzca de forma espontánea cada ocho de septiembre me emociona como canarión. ¿Qué pintan en Teror las autoridades, incluyendo al representante del Rey de España? Una fiesta es religiosa, popular o ambas cosas porque así lo quiere un pueblo, y nada más.

Cada año, cuando llega el Día del Pino, me viene a la memoria la niñez soñolienta, levantado desde medianoche y surcando los caminos reales de la medianía, de mano con mi madre, que iba descalza y con tiento para no destrozarse los pies.

pino2.jpgMi padre alumbraba diligentemente con una luz de carburo para que se vieran bien las fallas de las veredas. Veíamos despuntar el sol cuando nos acercábamos a Teror cruzando el barranco de la fuente agria. Y recuerdo con pavor de niño asustado aquellas rodillas ensangrentadas de los peregrinos, que se anudaban pañuelos para no manchar el piso de la basílica.

Recuerdo a toda aquella gente que era un murmullo de rezos al amanecer, y ya pensaba entonces en lo extraña que era la relación con la Virgen, a la que se le ofrendaban aquellos sacrificios tan duros. Después de muchos años, El Pino me recuerda al sueño, al cansancio de peregrino, y la memoria de aquellos caminantes silenciosos que se cruzaban con los parraderos. Y por el pecho me sube un pálpito de respeto.

El Pino es algo que escapa a cualquier etiqueta, porque va mucho más allá de la religiosidad o del folklore de la isla de Gran Canaria.

pino1.jpgLo que sigo sin entender es por qué en un estado constitucionalmente aconfesional las intituciones se personan en un hecho estrictamente religioso. A mí las Fiestas del Pino me parecen una hermosísima expresión íntima y popular de los canarios, colectivamente y desde las creencias personales. Las fiestas del Pino, como ocurre con las de las siete vírgenes morenas que patronean cada isla del archipiélago, son hechos sociológicos que abarcan desde el fervor mariano más profundo hasta la parranda más popular y ruidosa, sin olvidar la esencia de eso tan indefinible que llamamos canariedad o incluso ese elemento esotérico que contienen la promesas por favores pedidos o recibidos. La fe es algo muy personal y por lo tanto digno del mayor respeto, pero si la devoción a la Virgen del Pino fuera sólo eso no estaríamos ante el fenómeno de masas que se repite cada año en la villa de Teror.

Entiendo a los romeros de rodillas, a los parranderos y a los curiosos, pero desde niño me pregunto qué relación tiene la Virgen con las armas para que tenga rango de Capitana Generala. Seguramente es otra tradición que no me he ocupado en indagar.

Todavía seguimos incrédulos ante las muertes del accidente de Barajas. Tantos muertos y de un mismo lugar significan un shock social, y más en este caso, que parece que el destino escogió a gente joven y a personas que eran líderes sociales en sus ámbitos.

pie.jpgHa sido tan cruel, que parece haber repartido por todas partes, porque rara es la persona que no tenga referencias de alguno de los fallecidos. El funeral del día 17 no es un consuelo para las familias, pero sí lo es para la sociedad.

Ya que por desgracia lo hemos vivido tan de cerca, podemos imaginar el drama que es la inmigración en pateras y cayucos. Hace unos días murieron 14 personas de golpe, y podemos suponer que muchos eran familiares y provenían de la misma aldea. Nos podemos hacer una idea de la tragedia repetitiva que se vive en el vecino continente. Y la Unión Europea mirándose un ombligo cada vez más sucio, mientras enseña unos pies que nunca pisan la tierra, porque siempre hay alfombras de hipocresía.

María Antonieta.jpgNo hay una definición consensuada sobre lo que es literatura, y nunca la habrá, y tampoco sabemos con certeza para qué sirve.

Hastiados de tanta comercialidad, tanto Ruiz Zafón y tanta Babelia, lo único que podemos decir es lo que nos gusta o lo que rechazamos, porque aportan algo a nuestras vidas o porque sencillamente son papel mojado antes de publicarse. Pero se publican libros tan inservibles como el último de Rosa Montero, que se vende como rosquillas con el apoyo mediático, pero que es el paradigma de cómo una buena idea y una buena historia se autodestruyen sencillamente porque quien escribe carece de los aperos necesarios para estructurarla o escribió con apuros porque ya le tocaba publicar.

Por el contrario, vuelvo a recomendar un clásico como la Biografía de María Antonieta, escrita por Stefan Zweig, y como siempre doy referencias de la revista La Mancha Literaria, que sí que hace aportaciones interesantes.

Los listillos se reían de los abuelos cuando estos decían que entrar en el euro no era bueno. Estar en la zona euro significaba -decían- tener cubiertas las espaldas para afrontar cualquier eventualidad. La peseta era una antigualla, y el euro la modernidad.

euro.jpgLa cosa empezó a torcerse de entrada, cuando nos vaciaron la cabeza con aquello del redondeo, que tenía que ver con los céntimos de euro. No hizo falta aplicarlo, porque rápidamente lo que se hizo al cobrar fue cambiar la moneda de veinte duros por la de euro, con lo que perdimos un porcentaje disparatado de poder adquisitivo.

Pero el euro era bueno, porque nos cubría las espaldas, y mira por dónde ahora resulta que estar en el euro va aser una dificultad para luchar contra la crisis, porque una de las medidas básicas en estos casos es devaluar la moneda, y España no puede. Los abuelos, que no son tontos, solían decir: "Si el euro es tam bueno, ¿por qué los ingleses siguen con su esterlina?" Pues eso, que ahora el euro es un muro infranqueable que resta capacidad de maniobra para afrontar la crisis.

Comienzan las clases y toca hablar de la juventud. En los últimos años se habla mucho de los jóvenes. manos.JPGNos quejamos, con razón, del disparate de los fines de semana, en que las ciudades de todo el país aparecen como si hubieran sido bombardeadas, después de unas noches de ruido, alcohol, velocidad y Dios sabe qué más. Vemos cómo los jóvenes que estudian se instalan en una cierta apatía, propiciada tal vez por la presión publicitaria que los rodea, y vienen flotando sobre imposibles. En los colegios se ve la violencia latente en la sociedad, y poco puede hacerse si no hay un pacto entre instituciones, medios de comunicación, padres y las propias asociaciones estudiantiles.

Algo estamos haciendo mal, y ese es el gran debate. La educación no es sólo labor de la escuela, y el profesorado solo no puede sacar adelante esta empresa. Las bandas juveniles, los chandaleros, la desidia y el sueño tribal de una moto sin carnet deben tener una respuesta de toda la sociedad. Los jóvenes de hoy merecen un mundo menos artificial que el que han encontrado. Y creo que desde las instituciones, los medios de comunicación y la sociedad en general no se están haciendo las cosas bien porque la escuela, por buena que sea, es sólo una parte de la educación.

Archivos mensuales