los blogs de Canarias7


zzzzDSCN4054zas.JPGDecir que el mundo se ha vuelto loco es decir poco, porque no me entra en la cabeza que puedan asesinar a tiros, cazados como conejos, a cien niños, bajo la coartada de que eran hijos de militares. No hay política o religión que pueda justificar algo así, ni siquiera la locura. Es crueldad, maldad, fanatismo y todo a la vez. Y esa frialdad con que se quita la vida a unos escolares inocentes es la misma que hace que quienes ya no saben dónde meter sus millones quiten a otros el pan de la boca, eufemismo que ya ni siquiera trata de ocultar la voracidad feroz de quienes se nutren de la miseria. Estamos envueltos en una superposición de mentiras que conforman juntas la gran mentira de nuestra civilización, que empieza a romperse a la misma velocidad que los hielos polares. Físicamente este planeta va a estallar en cualquier momento, moralmente ya ha estallado. Qué vergüenza pertenecer al mismo género humano que estos desalmados sin conciencia, que cometen los actos más atroces precisamente en nombre de esa conciencia que no tienen. Por eso hay que tener mucho cuidado con las grandes palabras.


zzz0140909_225745rrrr.JPGLa desfachatez del gobierno de Rajoy bate una y otra vez sus propios récords. Solo a un iluminado o en su defecto a un instrumento del capitalismo feroz se le ocurre decirle a un calvo que le ha crecido una melena rubia y pretender que el calvo se lo crea. Es imposible, bastaría con pasarse la mano por la cabeza o mirarse al espejo. ¿Cómo se atreve el presidente a decir que estas van a ser las primeras navidades sin crisis, que hay más alegría, y que todo es maravilloso, con millones de desempleados, emigrados forzosos, prácticas mafiosas en el mundo laboral y empleados temporales con salarios de miseria? Ni siquiera la macroeconomía daría lugar a esas afirmaciones (ya saben, lo dos pollos de la renta per cápita). Estoy convencido de que en el gobierno saben que esas palabras no las cree nadie, porque la realidad es la que es, pero como las grandes fortunas crecen y a los pobres y empobrecidos que los parta un rayo, el presidente se regodea y nos insulta directamente, se ríe de nosotros en nuestra cara, y ya se presta a escupirnos y demás acciones escatológicas proponiendo la persecución de la economía sumergida también de los de abajo, y ni se le ocurre tocar una décima de puntos el impuesto de las grandes corporaciones, que es ridículo. El argumento de que una subida justa de impuestos a los que más tienen significaría una fuga de capital se viene abajo desde que vemos que esas fortunas apenas tributan aquí. ¿De qué nos sirve saber que este o aquel tiene no sé cuántos millones si no paga por ellos? Que se los lleve, aquí no producen y, además, ocupan espacio. Da la impresión de que Rajoy y los suyos se han propuesto, no solo empobrecer este país, sino cachondearse de nosotros, con la complicidad de los de siempre, esos que predican caridad y luego ni siquiera pagan el IBI (entre otras exenciones). Como diría el que ellos tienen por jefe, son todos unos sepulcros blanqueados, hipócritas, y nos roban con el respaldo del BOE (hay una palabra para llamar a eso, pero lo mismo me cae cadena perpetua por ponerla. Así que...)


zzzzz machado.JPGEs tan grave la aprobación de la bien llamada "Ley Mordaza" ayer en El Congreso de los Diputados, que pisotea la Constitución Española, la Constitución Europea de Lisboa, la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración de Derechos Humanos, que por cualquier sitio que la cojas recuerda más y más a las leyes inhumanas de la dictadura pasada (?). Por este camino, pronto seremos un parque temático sobre la España de los años cincuenta o de la Alemania de los treinta. Habrían acabado antes redactando un solo artículo que lo prohiba todo y a conveniencia del poder.

Y porque una vez que se publique en el BOE probablemente será delito escribir el párrafo anterior, ahora que aun puedo, me permito el lujo de pitorrearme de lo que Antonio Machado llamaba "La España de charanga y pandereta,/ cerrado y sacristía,/ devota de Frascuelo y de María". Voy.

SE PROHIBE:

-Dar datos o circunstancias falsos para obtener documentación.
De esta van a empurar a mi tía Enriqueta, que suele practicar la resta cuando tiene que poner su edad.

- Trasladar a personas en vehículos para facilitar su acceso a drogas.
No pienso llevar nunca más a mi vecino a la farmacia de guardia a comprar Diazepan.

- Causar desórdenes graves en las vías, espacios o establecimientos públicos y provocar incendios en la vía pública.
Ya nos quedamos sin entierro de la sardina, sin los fuegos artificiales de San Lorenzo y los valencianos sin fallas. Y nada de voladores cuando marque la UD Las Palmas.

-Perturbar una reunión o manifestación lícita.
Por ahí, tranquilo, cuando hay procesiones yo me quedo en casa.

zzzzz mochila.JPG- Usar en público y de forma indebida uniformes, insignias oficiales, o réplicas.
Adiós a mi chaqueta de Sargent Pepper, con lo mona que era.

- Celebrar reuniones o manifestaciones en lugares de tránsito público sin comunicarlas.
Pues ya se fastidiaron las tertulias improvisadas en la cola de la charcutería.

- Las faltas de respeto a un miembro de las Fuerzas de Seguridad en el ejercicio de sus funciones.
Dejaré de pasar por delante de la comisaría de mi barrio, no vaya a pensar el agente de guardia que lo miro mal.

- Perder tres veces el DNI o el pasaporte en un año.
Eso, para que lo tenga en cuenta mi primo Clodoaldo, que lo pierde todo. Y encima cobran una pasta por renovar.

- Proyectar haces de luz sobre los pilotos o conductores de medios de transporte que puedan provocar accidentes.
-Quitaré la linterna de la mochila, no vayan a pensar que...

- Portar, exhibir o usar armas prohibidas o hacerlo de modo negligente.
Quitaré el cortaúñas de la mochila.
Y el paraguas plegable, que bien usado da un buen castañazo.
Dejaré de llevar en la mochila los peligrosos libros de Bukowski, de Maiakovski y de Lewandowski (ah, carajo, este me parece que es futbolista, pero a lo mejor ha escrito sus memorias).

Vale, directamente dejaré de usar mochila, no la voy a necesitar.


Hace mucho tiempo que desde todas las esquinas de la sociedad española se grita que es necesario un gran cambio, y el único que se ha hecho ha sido el de crear una leyes laborales que destuyan las clases medias. En eso sí que ha sido eficientes y rápidos. El gobierno actual tenía como prioridad reducir la deuda y esta ha subido un 30% en 3 años, también iba a reducir el paro, y los números, aunque pobres, parecen darle la razón, pero es mentira, porque muchos de los parados que no figuran son contratados a tiempo parcial por unos salarios que serían de risa si no fueran de sangre, otros que se han largado de un país que devora a sus hijos y aun otros que, siguiendo aquí, se han cansado de acudir a las oficinas de desempleo porque ya les suena a burla; resumiendo, el paro real no ha descendido, sino todo lo contrario.

tintoretto 1548t.JPGLos catalanes aprovechan el río revuelto para gritar su ¡Viva Cartagena!, que trata de imitar Paulino Rivero en la frontera del ridículo (33,4% de paro, presidente). No se reforma la Constitución, ni el Senado, ni la monarquía, ni nada de nada. Eso sí, se reforma a peor la enseñanza y se escuchan cantos de sirena de aquí y de allá. Lo que sí se ha reducido es la calidad sanitaria que roza lo criminal por negar medicamentos imprescindibles, por el copago y por las interminables listas de espera; también se ha reducido la cobertura a las dependencias y a programas tan necesarios como la lucha contra lacras del tamaño de la violencia machista, el acoso escolar o las familias sin una sola fuente económica. Hasta el fútbol se les ha ido de las manos, poniendo muertos sobre la mesa, y esa Ley de Seguridad Ciudadana es una escafandra para el poder mientra crecen las mafias, las bandas urbanas y los grupos ultras. Y nadie hace nada; ahí siguen, hablando del Pequeño Nicolás, montando cortinas de humo con el cotilleo de corrala alrededor del encarcelamiento de una tonadillera o comiéndole la cabeza a la población con programas de cocina en los que afamados cocineros preparan recetas imposibles, porque la mayoría de los espectadores no podrían pagar sus ingredientes. El ministro de Educación dice: "hay gente que pide para comer y luego resulta que tiene hijos estudiando"; y sigue ahí personificando la eficacia en la creación de una sociedad de esclavos con Iphone, para tenerlos a todos bien desinformados y controlados por GPS. Lo de Orwell ahora parece de Disney.

***
(El cuadro es "El milagro dle esclavo", pintado por Tintoretto en 1548).


Hoy tendría que hablar de la Constitución, pero me he dado cuenta de que se trata de una leyenda urbana, porque hace siete años que en España ocurre exactamente lo contrario de lo que dicen que dice tan encumbrada ley. Y este pensamiento tan obvio me dispara los hartazgos. No voy a hablar, por evidentes, de crímenes diarios como la corrupción, el desempleo, el abuso de poder, los políticos títeres del dinero y todas las lacras como el machismo, el racismo, el postcolonialismo y todo lo injusto que nos aplasta, pero me salen otros que se venden como normalidad pero que empiezan a provocarme arcadas de perplejidad por esta sociedad hipócrita y manipulada. Y aunque no sean cuestión de vida o muerte como los anteriores, empiezo a estar hasta el gorro.

Estoy harto de que todos los famosillos y famosillas de la televisión de repente sean sublimes novelistas, autores y autoras de libros infantiles y ensayistas sobre esto o lo otro, y que nos venden por tierra, mar y aire. Por supuesto, que nadie me hable de libros de cocina o de las memorias de futbolistas de 25 años.

zzxxvvFoto0242.JPGMás harto estoy de los llamados "humoristas inteligentes" que, en aras de una supuesta fina ironía, venden como talento coletillas que, aparte de ofensivas y degradantes, no tienen maldita gracia: la supuesta barba de Isabel Pantoja, el colocón aéreo de Melendi, la obesidad de Paquirrín y Falete, la ingenuidad de Tamara Falcó, la torpeza de Sergio Ramos, el cuello de Fernando Alonso, la poca fiabilidad como conductores de Esperanza Aguirre y Farruquito... Por eso cada día me gustan más Faemino y Cansado, porque de tan absurdos son inteligentes, y Tricicle porque directamente no hablan.

Y ya puestos, también estoy harto de tanta charlatanería cósmica que promete la felicidad suprema siempre que obedezcas las enseñanzas de alguien que dice que lo aprendió de otro que una vez conoció a no sé quién que bebió en las fuente y en lengua sánscrita.

También estoy harto de...

La mayor parte de estas corrupciones y de las mas grandes que mencioné al comienzo proceden de una sociedad desestructurada, de la desidia que procede de la ignorancia y, en resumidas cuentas, de que no se hizo ni se hace lo que dice la Constitución de 1978. Dicen que está vieja; puede ser, pero lo peor es que sus bisagras estás oxidadas porque nunca la han puesto a funcionar. España sería de verdad diferente si de verdad La Constitución de 1978 no fuese virtual e inoperante. ¿Una nueva? Bien, pero que funcione.


Lo mismo que Espronceda, Larra y la mayor parte de los autores y autoras del romanticismo español, el escritor Antonio García Gutiérrez denunció, gritó y señaló la corrupción, el caciquismo y el abuso de las clases poderosas en la España del siglo XIX. De su obra crítica (es autor de una amplia amplia obra diversa) destaco un fragmento de un soneto publicado en 1847:

"La virtud, la hidalguía, en la experiencia


de su estéril valor se han estrellado,

y mi patria infeliz es ya un mercado

en que se vende a gritos la conciencia.


No hay gloria, no hay dolor, no hay sacrificio

que por viles parásitos hambrientos

no se convierta en propio beneficio".


goyassss.JPG¿Les suena de algo? Sí, que parece escrito hace dos horas. Después, muchas voces se han levantado contra esa especie de maldición, que es como una noria, y uno de los que señalaron, dibujaron y criticaron aquella España -que por desgracia sigue siendo esta- fue nuestro paisano don Benito Pérez Galdós. La España que reflejan sus novelas llamadas contemporáneas es la actual, con terratenientes a los que se rinde pleitesía, obispos apocalípticos e iracundos contra las mujeres (mientras engordan en las meriendas de los ricos), y políticos testaferros que solo sirven al poder y al dinero. Galdós, Unamuno, Josefina de la Torre, Machado, Rosa Chacel, Miguel Hernández, Mercé Rodoreda, Blas de Otero y tantas otras voces -y pintores como Goya- los han puesto como chupa de Dómine. Y ya que uso esta expresión nacida en El Buscón, tengo que recordar que Quevedo, Cervantes, Fray Luis de Granada y la mayores plumas españolas han denunciado los mismos desmanes hipócritas, crueles y criminales. ¡Hasta el atildado Moratín ironizaba sobre la corrupta sociedad dieciochesca! Esto ha pasado en otros países, pero han avanzado y hoy son espejos en los que mirarse. Por ello me pregunto que si en cuatro siglos se repite una y otra vez la misma historia, ¿significa eso que España no tiene remedio?


En estos últimos días, se ha ido sucediendo una serie de hechos en Canarias que, si les hacemos una lectura global, entramos en espacios esotéricos que tal vez puedan llevarnos a viajar físicamente a la enigmática isla Non Trubada (San Borondón) o a entablar contacto con los atlantes de aquella isla platónica que tal vez estuvo en esta zona del océano.

En un reciente Consejo de Gobierno, se delimitó la zona de Tindaya que debe proteger los vestigios arqueológicos de la montaña, que hay quien diga que tiene que ver con un renacimiento del famoso proyecto de Chillida. El mismo gobierno canario que critica el empecinamiento del gobierno central en las prospecciones petrolíferas (en esto soy del mismo parecer), desoyendo el clamor de la sociedad canaria, se empeña una y otra vez desde hace 19 años en el vaciado de la Montaña de Tindaya, dando coces contra aguijones económicos, jurídicos y arqueológicos, sin oír a nadie que sea de opinión distinta. Al fondo se ve el gran negocio de la traquita, que es de lo que estamos hablando, porque ya el tonto (que ellos creen que es el pueblo) no traga con discursos artísticos y cósmicos.

zzztindayaa.JPGClaro, le tocas las narices a los dioses y estos montan en cólera, empezando por confundir a los responsables políticos que dicen haber mantenido reuniones con patricios canarios como el Doctor Chil, 113 años después de muerto. Todo es posible cuando los dioses de la montaña se mosquean, y no sería raro que empezaran a soplar y montaran la ventolera que ha azotado Canarias estos días.

La constatación de que que los espíritus de Tindaya andan alterados es que han poseído en Santa Cruz de Tenerife el cuerpo de una cabra, que en medio del vendaval la emprendió a topetazos contra los coches, símbolo de la civilización. Blanco y en botella... Estos son mensajes claros que provienen de otras dimensiones, porque la cabra es el símbolo de Fuerteventura y el Doctor Chil es el custodio de nuestros vestigios aborígenes. Yo me lo pensaría antes de dar el siguiente paso, porque como dice el conocido proverbio judío "No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás y a un tonto por ninguna parte". Y el tonto ya está harto de infundios y manipulaciones. Advertidos están.


cabrea11.JPGJavier Cabrera es una de la voces poéticas inexcusables en Canarias, desde que, hace ya tres décadas, irrumpiera en el espacio literario. Su trayectoria como poeta es constante, como el herrero que golpea el yunque, una y otra vez, siempre buscando nuevas formas, hurgando en otras culturas además de en la nuestra, sin perder de vista la visión insular tantas veces invocada pero que es una realidad desde que, hace más de cien años, la poesía isleña pusiera la piedra definitiva de una tradición secular con Quesada, Morales y Rivero. Pero es que, además, cuando hablamos de la cultura generada en Canarias durante los últimos 30 años, el nombre de Javier Cabrera aparece por todas partes, como crítico de arte, editor, antólogo, viajante de arte y de poesía por Europa y América y animador constante. No podría entenderse el devenir cultural de la isla de Gran Canaria en ese tiempo sin su presencia, tanto en el papel de poeta desnudo como en el creador de cauces para la actividad cultural, casi siempre ligada a la literatura o a las artes plásticas, territorio este en el que se mueve con carta de naturaleza adquirida por trabajo y méritos.

cabrea22.JPGY ahora nos entrega un nuevo poemario, Ardor del agua, editado por Gas Editions e ilustrado fotográficamente por el maestro Angel Luis Aldai. Ya he perdido la cuenta de sus publicaciones, pero entre libros y plaquettes su obra poética supera la docena de títulos, aparte de antologías, selecciones y recuentos (su obra ensayística circula paralela), pero, además del presente poemario, salvo una excepción que recuerde, sus títulos son siempre de una palabra que sintetiza el volumen (Itinerarios,Tránsitos, Senda, Desierto, Humus...) y se podría pensar que al nuevo libro no le vendría mal Agua, porque es el agua el hilo conductor del pensamiento del poeta, que en este poemario está centrado en la tierra y su esencia, el paisaje, la luz, la roca y la vegetalidad, con el agua siempre como fuente de vida y de poesía. Pero el poeta tiene razones de peso para el título final.

Siguiendo la estela de su ya extensa obra poética, Cabrera agota el lenguaje hasta exprimirlo en dosis de muy pocos verso (casi siempre cuatro), que van cayendo como gotas sobre ese yunque tan del autor y van horadando un camino que en conjunto puede verse como una definición de la isla, o como un recorrido espiritual por ella, o haciendo del camino una gran metáfora de la vida. Tiene otras lecturas, tanto poema a poema como globalmente, y ese es el valor de la poesía de Javier Cabrera, la polivalencia de su palabra, siempre hurtada de la verborrea, escogida del río como el que pesca una a una las cuentas de un collar que nos envuelve. Una vez más, Javier Cabrera clava sus palabras en el agua en sus diferentes espacios que tan bien nos traslada Angel Luis Aldai con sus imágenes luminosas.

***

(*) Enlace con la entrevista con el poeta publicada en el suplemento Pleamar de la edición impresa del periódico Canarias7 de Las Palmas de Gran Canaria, Entrevista Javier Cabrera.pdf


Juan Goytisolo es probablemente el escritor más influyente en la narrativa española desde que en 1954 publicara su primera novela, Juego de manos, que fue el aldabonazo que encendió la mecha de la novela social. Pero el escritor estaba siempre en una búsqueda constante, y apenas publicó tres o cuatro títulos -todos importantes- insertos en este movimiento, se desmarcó de los escritores de su generación y entró en un espacio lírico diferente, que dio lugar a libros rutilantes, muy diferentes a lo que se hacía a su alrededor, con joyas tan valiosas como Campos de Níjar. Pero su modo de vida y el ambiente que imperaba en España en plena dictadura lo empujó hacia Francia, e hizo de París su segunda casa, que ahora ya está en Marrakech, como le ocurrió por esa misma época a Fernando Arrabal o Jorge Semprún. París se convirtió entonces en el vértice desde donde miraba el mundo, y desde luego se parecía muy poco a la España de los años sesenta.

goytisolo22.JPGA partir de ahí, su literatura entró en una fase de experimentalidad, a la que no fueron ajenos en España Luis Martin-Santos, Juan García Hortelano, su hermano Luis y autores de generaciones anteriores como Torrente Ballester (La Saga-Fuga de J&B) y el propio Cela (Oficio de tinieblas, San Camilo 1936). Juan Goytisolo lideró una nueva forma de escribir, que se hizo legendaria en Señas de identidad, aunque los desagradecidos oriundos siguen dando la bandera de este movimiento a Juan Benet, discusión que no me hurta mucho tiempo, puesto que ese experimentalismo, a menudo gratuito, no es precisamente la parte de la obra de Juan Goytisolo que más me interesa.

goytisolo11.JPGEl Goytisolo con el que soy más afín es el que se recupera en su libro de memorias, Coto vedado, y ya sigue con magníficos textos tan comprometidos con la buena literatura como con la realidad de un mundo en conflicto. No fue ajeno a la guerra de los Balcanes, a la de Chechenia ni a ninguna otra de las muchas que hoy desangra el mundo. Su voz literaria y su pensamiento intelectual van de la mano, avizorando al ser humano desde arriba, con ojo de halcón al que no se le escapa nada. Podría decir que suscribo cada una de sus ideas, aunque sí que soy muy discrepante de su sorprendente apoyo a lo que él llama El Gran Marruecos, que incluye el Sahara Occidental y a los saharauis dentro de ese inopinado imperio marroquí. Nunca he entendido esa afección a una situación y unas ideas que combate en el resto del planeta, aunque ello no le resta ni un ápice de calidad literaria, simplemente no lo comparto, seguramente porque no lo entiendo.

Esa postura de intelectual crítico le ha retrasado honores literarios en su país, y a estas alturas debo reconocer que me ha sorprendido que le hayan otorgado el Cervantes, porque ya daba por imposible que en España se le reconociera con cualquiera de los grandes galardones oficiales, que han conseguido otros con muchos menos mérito de todo tipo que él. Por lo tanto, estamos ante un fallo que hace justicia, aunque cuando llega a destiempo la justicia empieza a no serlo. Pero resultaba chocante que un escritor que ha capitaneado varios movimientos importantes y que está muy reconocido internacionalmente fuese olvidado en su casa. De alguna manera él también se había hecho a la idea, y, a decir verdad, tampoco hacía demasiados esfuerzos por ganarse la simpatía de la intelectualidad española "de dentro", más bien al contrario, pues todos conocemos algunas de sus declaraciones sobre la narrativa española que a menudo rozan el exabrupto. En todo caso, bien está lo que bien acaba, y, como él dice, es escritor en todos los géneros, pero prefiere la narrativa porque "La novela es un género omnívoro, puede incluir la poesía, pero la poesía no puede incluir la novela". Ok, maestro.
***
(Este trabajo fue publicado en la edición impresa de Canarias7 del martes 25 de noviembre, con motivo de la concesión a Juan Goytisolo del Premio Cervantes)strong>


Ya uno no sabe en qué lengua hay que decir cosas que ve con palmaria nitidez. Los seres humanos son diferentes uno a uno, pero tienen todos los mismos derechos y nadie es más que nadie. Oigo al primer ministro turco esgrimir argumentos machistas que hacen temblar; y enseguida te dicen que Turquía es un país islámico. Es verdad, y aterra ver el nivel extremo de violencia que sufren las mujeres en otras culturas, pero es que miro alrededor y escucho las mimas palabras, como si estuvieran grabadas a fuego. zzzlazo.JPGY lo que más descorazona es que jóvenes y adolescentes repiten las mismas conductas, con lo que, yo que he dedicado muchos años a la enseñanza y he tratado de inculcar valores igualitarios, siento una terrible sensación de fracaso. Pero hay que seguir, repetir hasta que también se grabe a fuego en las mentes que nadie es dueño de nadie, que la violencia quita vidas, anula libertades pero nunca da la razón al que no la tiene. Hoy conmemoramos el asesinato de las Hermanas Mirabal, las mariposas dominicanas que cayeron bajo la bota del sátrapa Turjillo, pero en democracias formales también sigue habiendo crímenes machistas. Es una forma de terrorismo al que no se hace frente en la misma dimensión que a otros terrorismos. ¿Se imaginan cuál sería la movilización del Estado si cada año una organización terrorista asesinara a un centenar de personas, maltratase a miles y humillase a millones? Pues eso está pasando aquí y ahora, y este terrorismo se une a otros que tienen que ver con la raza, la pobreza y el abuso de poder, cuyas víctimas siempre son los más débiles: mujeres, niños, ancianos, minorías étnicas, pobres. Yo a estas alturas me niego a discutir cuando alguien asoma la cresta para tratar de justificar o explicar la violencia machista, y acabo por decirle: "si lo hace es usted un criminal; si lo justifica, es cómplice de asesinato". Y de La Iglesia no hablo hoy para no dar la oportunidad de que me llamen comecuras.