los blogs de Canarias7

Novedades en la categoría Desarrollo sostenible

A menudo las crisis son simplemente el mero fruto de una acción no pensada a medio y largo plazo, las de peores consecuencias, las más duras, las que hacen transformar la mentalidad de toda una sociedad. La crisis que vivimos hoy, la de las subprime, es un ejemplo de ello, aunque no de tanta importancia como la que se nos avecina en la próxima década.

findopetroleo_0.jpg

Y es que ya lo dice el refrán la avaricia rompe el saco, sólo que, como en cualquier crisis, quien la sufre de forma más severa, es el más pobre, el más trabajador, que de la noche a la mañana, se puede encontrar sin trabajo. Mientras que los bancos, pese a ella siguen obteniendo importantes beneficios.

Pero, hay otra crisis, que desde los gobiernos, no se le da la atención que merece, una crisis que hará tambalear nuestra forma de vivir, y nos hará cambiar forzosamente la mentalidad del ahorro energético y el aprovechamiento de energías renovables o de nueva generación (como la del hidrógeno, o la fusión nuclear). Todo debido al fin del oro negro, cada año se consume en el mundo 84 millones de barriles de crudo, y la demanda sigue aumentando, mientras que las explotaciones no dan más de sí, y la cantidad de descubrimientos de nuevos yacimientos es menor, al igual que la calidad del petróleo existente en ellos.

Además y por si fuera poco, los yacimientos que se explotan en la actualidad, son relativamente viejos, y están próximos a agotarse. Se dice ya que en 2010, la producción de petróleo iniciará su descenso, y no podrá abastecer mucho más al resto de la población, estará más caro, por consecuencia, los transportes también lo serán, y la vida será mucho más cara de lo que es aún.

artwork_5th_19_2_big.jpg

El verdadero problema surge de nuestra radical dependencia de los combustibles fósiles, llenamos el tanque de nuestro coche, sin pensar que, llegará un día en el que será todo un lujo poder hacerlo. Actualmente el 80% de la energía que usamos proviene de los combustibles fósiles, mayoritariamente el petróleo. Y sólo un 0,5% del total comprende la energía eólica y fotovoltaica del planeta.

La primera pregunta que uno se hace es ¿estamos preparados para sustituir el petróleo por otra energía, en un espacio de tiempo realmente corto? La respuesta la tenemos en el transporte, tanto el transporte marítimo, el terrestre (salvo el ferrocarril) y el aéreo depende del coste de los combustibles y de su disponibilidad. Y todo aquello que consumimos y usamos sabemos que ha sido transportado en algún momento, aumentando el coste de la vida. La culpa en este caso, es de los gobiernos, que sabiendo de sobra el problema, han preferido hacer oídos sordos, hasta que el día que no podamos seguir usando nuestro coche, porque usarlo será un lujo.

La segunda cuestión es: ¿Existe una solución? Al final si, pero hay que cambiar nuestra mentalidad energética, empezar a ser eficientes y no depender de un recurso que pueda subir o bajar su precio según se agote o no. Hay que, también, intentar descentralizar la energía, y que cada persona pueda contar con su suministro, sin depender de una central nuclear, o del buen funcionamiento del tendido eléctrico. Otra posible solución que están implementando en Alemania para la automoción es el desarrollo de Hidrógeno, de tal forma que han creado surtidores de este gas por el país. El problema de esta alternativa es el alto coste que tiene la producción del Hidrógeno. Pero, todo es cuestión de tiempo y de que la energía usada sea lo más limpia, y autosuficiente posible.

petroleo-crudo.jpg

Pero aún así queda muy poco tiempo, y expertos como el profesor Kenneth Deffeyes de la Universidad de Princeton apuestan por el carbón y las plantas nucleares como medio de transición hasta que las renovables pasen a ser una energía más potente y una alternativa seria. En mi modesta opinión, pienso que está bien usar el carbón, pero lo veo como tapar un agujero con otro mucho más grande. Es más, las energías renovables progresarán a medida en que estas entren en nuestros hogares, al igual que ya sucedió con la informática. Y en cuanto a la energía de fisión todos sabemos sus riesgos, y pocos quieren una central cerca de casa. Está en marcha el proyecto del ITER, pero éste avanza tan lentamente que cuando las eléctricas se decidan instalar más reactores de fusión nuclear, quizás sea demasiado tarde, y se decanten antes por la de fisión. Y en cuanto a los biocombustibles, sinceramente creo que no se deben quemar las cosas que son de comer, y si vamos a usar biocombustibles, que estos provengan de cultivos de algas y no de cereales.

En definitiva, hemos de progresar con las energías renovables, optimizar el uso de la energía y aprender que no podemos seguir dependiendo de un recurso limitado. Sobre éste tema y la cantidad de reservas de petróleo existentes en la actualidad se hablará en la VII edición de la ASPO (Asociación para el estudio de las reservas de petróleo y gas) durante los días 20 y 21 de Octubre en el World Trade Center de Barcelona.

Y bueno... un viejo vídeo... que da mucho que reflexionar.

Ayer día 29 la Agencia Europea de medio ambiente publicó un informe titulado Impactos del cambio climático en Europa. En él se recoge las consecuencias que el calentamiento climático traerá al viejo continente en las próximas décadas.

800px-Flood_dresden_april2006_004_list_view.jpg.jpg

En la publicación se presentan los datos históricos, la estimación a medio plazo, y el impacto que tendrá sobre el continente mediante el uso de 40 indicadores, entre los que están, la atmósfera y el clima, la criosfera, la diversidad biológica marina y los ecosistemas, la cantidad de agua (incluyendo río inundaciones y sequías), la calidad del agua dulce y la biodiversidad, los ecosistemas terrestres y la biodiversidad, el suelo, la agricultura y la silvicultura, la salud humana, etc. Además se proponen una serie de medidas para suavizar los efectos del cambio climático.

Uno de los factores más preocupantes es ese tesoro que a menudo derrochamos, el agua. El estudio recoge los datos de consumo humano del agua desde 1975 hasta 2006 , vaticinando un aumento del mismo, sobre todo en aquellas regiones del sur de Europa o mediterráneas. En el resto de Europa las precipitaciones serán intermitentes, y su clima será similar al actual en España, la cual se estima sufrirá, aparte de un proceso de desertización, mayores inundaciones y un agravamiento de la sequía. Y es que desde 1980 el 90% de los desastres a nivel europeo están relacionados con el cambio climático.

Holanda 104.jpg

Además de inundaciones, se contempla un serio aumento del nivel del mar en países como el Reino Unido, Sicilia, Grecia. En España se notará un leve aumento en Galicia, Andalucía, Baleares y más pronunciado en el País Vasco, mientras que en Canarias prácticamente permanece en los mismos niveles.

Entre las propuestas, la Unión Europea urge adaptarse ante lo inevitable, valorando positivamente las ideas propuestas para Venecia, mediante el sistema de 72 compuertas que se elevarán cada vez que el mar aumente un metro sobre su nivel (sucede 7 veces al año) y la de Holanda, al presentar un programa piloto de casas flotantes que normalmente están en tierra firme pero que cuando hay inundaciones flotan sin perder ni luz, ni Internet. Dicho programa se hizo para comprobar la habitabilidad de las casas y lleva ya cuatro años implantado en 32 casas de la localidad de Maasbommel.

319939313_869aaebfcd_o.jpg

Y es que, aparte de la crisis económica que acecha sobre nosotros hay otro mal igual de duro, nuestro clima. El culpable de todos estos males que están por venir irremediablememte somos todos y cada uno de nosotros. Y en nuestras manos está evitarlo. Y no sólo eso, tenemos que empezar a cambiar nuestra mentalidad, y diversificar la economía de sol y playa que llevamos teniendo, impulsando otras tan abandonadas como la agricultura, la pesca o la industria, aunque esta no esté tan abandonada. Hemos de ser capaces de ser eficientes con los recursos hídricos, y saber almacenar cuando la poca agua que caiga, caiga fuerte sobre nosotros. Pero también, hemos de renovar nuestra mentalidad de Energía fósil y dependiente del exterior, y convertirla en una Energía limpia, barata e inagotable (y no gastarse tanto dinero en el ITER).

La Agencia Europea de Medio Ambiente reconoce que para estabilizar el clima, hace falta bajar para 2020 la temperatura, en torno a dos grados respecto a los niveles preindustriales. ¿Lo lograremos?

El informe se encuentra alojado en la siguiente página web:
http://reports.eea.europa.eu/eea_report_2008_4/en/

Y un regalo a la vista con la siguiente fotografía del National Geographic.

mar08-11-1280.jpg

Noticia del día Iberia y la British Airways abren las negociaciones ante una casi segura fusión. Ambas guardarán sus marcas pero estarán bajo la batuta de la nueva empresa que formen y que promete ser una de las compañías aéreas más importantes a nivel mundial (tercera para ser exactos). Y es que para superar una crisis como esta, hace falta unirse y concentrarse.

iberia02.jpg

En el transporte aéreo esta crisis se agudiza más, ya que al depender tanto del precio del petróleo y de la demanda de pasajeros, lo convierte en un verdadero quebradero de cabezas. Los pasajeros, viajan si tienen dinero, pero, oh sorpresa que hoy también sale la noticia de que el 61% de españoles se queda sin vacaciones (me incluyo). Además, el avión al realizar la ruta programada debe ir con un buen número de pasajeros, de lo contrario, la balanza se vuelve negativa y la empresa puede ir a pique, drásticamente.

KLM y Air France, Lufthansa y Swiss ya lo hicieron hace unos años, con una muy buena previsión todo sea dicho, Clickair y Vueling también están en la mesa de negociación. ¿Para qué? Pues bien, con las fusiones, podemos recortar rutas que estén operadas por las dos compañías a fusionar. Y traducido al castellano quiere decir que habrá los mismos vuelos que tenía una u otra compañía, pero los aviones irán llenos al tener los pasajeros de ambas compañías, y con esto, gastamos menos combustible, es decir menos emisiones. Esto, añadido a la modernización de la flota de aviones permite el ahorro de muchos millones de litros de queroseno (combustible principal de la aviación) y por consiguiente menor impacto medioambiental.

Pero las fusiones no son las únicas medidas contra el cambio climático, de hecho es más bien el motivo menos importante en una fusión. Ayer, Sandra, nos dejó un comentario (muy cierto) en la Alpispa, donde hablaba de la apertura de rutas militares para vuelos civiles. Esto reduce, el recorrido entre rutas, pero siempre estamos sujetos a que no cierren ese espacio aéreo, lo cual no es una ruta que podamos decir que es fija. En cambio, hay otra serie de rutas y medidas.

Una de ellas es la conocida como "cielos abiertos" entre EEUU y la Unión Europea firmada el 30 de marzo de 2008. Antiguamente, Estados Unidos, abría determinadas rutas con determinados países de origen y con compañías aéreas de dicho país, que con España no había, por ejemplo. Ahora, con esta apertura, se espera el ahorro de combustible al acortar distancias, ya que dicho acuerdo recogía la optimización de las rutas para evitar la mayor cantidad de emisiones como sea posible.

Pero un tema más interesante es el de los Vuelos transpolares. En los últimos diez años, algunas compañías aéreas han comenzado a utilizar rutas comerciales a través del Polo Norte como alternativa para ahorrar tiempo y combustible. La medida comenzó a estudiarse en la década de los 90, una vez que Rusia decidió abrir sus fronteras y los aviones pudieron cruzar su espacio aéreo. Hoy en día los vuelos a través del círculo Polar Ártico salvan distancias de más de 15.000 kilómetros y permiten ahorrar hasta cuatro horas de vuelo en algunos recorridos. Sin embargo, lo cierto es que existen una serie de riesgos bien definidos tanto para la seguridad del avión como para la salud de sus ocupantes.

A pesar de los avances técnicos, volar sobre el océano ártico sigue planteando algunos retos. Los aviones sobrevuelan la zona a unos 12.000 metros de altitud y pasan a una distancia de unas 100 millas a la derecha o a la izquierda del Polo Norte geográfico. Una vez en el cielo del Polo Norte, el avión entra una especie de zona de oscuridad, donde no hay control de tráfico aéreo ni sistemas de radar convencionales. Si el avión cayera o tuviera un problema técnico en este lugar estaría demasiado lejos de cualquier lugar habitado y la ayuda podría tardar horas en llegar.

Además, durante el viaje transpolar, los pilotos utilizan el antiguo sistema de radio-posicionamiento para mantener el rumbo del avión y siguen una trayectoria milimétricamente computarizada. Otro de los peligros, es el de la congelación del combustible. Para ello, los aparatos cuentan con un sofisticado sistema de alarma que en caso de detectar que el fuel empieza a solidificarse, obliga al piloto a alterar la ruta y dirigirse a altitudes menos frías.

Actualmente, la United Airlines - la compañía líder en este tipo de vuelos entre EEUU y Asia, realiza hasta 1.500 vuelos transpolares al año. Le siguen otras como la Continental Airlines (796), y Air Canada (515) y algunas compañías asiáticas como Air China o Singapore Airlines. Por esta nueva ruta, un trayecto como el de New York a Honk Kong permite ahorrar hasta cinco horas de viaje. Otro recorrido, como el de Toronto - Pekín, se cubre en cuatro horas menos que por las vías tradicionales
Pero este ahorro de tiempo y dinero para las compañías tiene otra contrapartida sobre la salud de los viajeros. Según algunos estudios, los pasajeros y la tripulación de los vuelos transpolares están expuestos a niveles de radiación cósmica y solar inusualmente altos.

El físico estadounidense Robert Barish asegura que el nivel de radiación recibido por cada uno de estos viajes equivale al de tres radiografías, una cantidad muy por encima del umbral aconsejado por la directiva europea y otras regulaciones internacionales. Según los expertos, el motivo por el que estas radiaciones son especialmente altas en estos vuelos está en la atracción magnética que las regiones polares ejercen sobre las partículas procedentes del espacio. Además, el alarmante adelgazamiento de la atmósfera en ambos polos contribuye a agravar el efecto.

Estas dosis de radiación ya son especialmente altas en los vuelos convencionales. De hecho, determinados tipos de cáncer son estadísticamente más frecuentes en pilotos y azafatas que entre el personal de tierra. Y algunas compañías europeas han adoptado como política la permanencia en tierra de sus empleadas embarazadas.

De momento, las compañías con vuelos transpolares no informan a los pasajeros de este tipo de riesgos, pero afirman que toman medidas como la medición constante de las radiaciones solares. Algunas empresas como la Continental o la United Airlines han empezado a desviar los aviones por zonas menos expuestas a la radiación, y cada vez son más los pilotos y expertos que exigen que se tomen medidas sobre el tema.

Muchas gracias a Sandra por la fenomenal idea que me dió para tratar este tema. Ah, y aquí les dejo un vídeo para saber si hay química o no entre los distintos elementos. Nunca viene mal un poco de frikismo científico.

¡Saludos desde el nido, alpispas!


Cuando el precio del barril de petroleo mueve la economía de los países industrializados, existe un problema. Hoy en día gran parte de nuestras comodidades y avances se lo debemos al crudo, para empezar los plásticos que usamos en nuestras casas, y para acabar, algo que es de suma importancia en la industria, y en el turismo, el transporte.

barco_i_Beluga_Skysail_i_propulsado_combustible_traves_vela.jpg

Y es que hoy, me levanto con dos noticias sobre mi portátil, la primera, un reportaje muy bueno de Ariel Schwartz, en el que nos habla sobre la viabilidad de volver a los orígenes en el transporte marítimo, es decir, regresar a los barcos de vela. Y la otra, me la encuentro en la edición digital de El País, en el que plantean un regreso al tren. Vayamos por partes como decía el renombrado filósofo Jack el destripador.

Un barco a vela, tema de enorme complejidad, y más tras el aumento de la capacidad de los modernos barcos de mercancias y petroleros. Lo cierto es que ni es tan complejo, ni es tan sencillo, ni tan... ecológico. Una empresa, llamada Beluga Projects, ha ideado un sistema, en el cual, un parapente de una longitud considerable y de un buen estudio aerodinámico, consigue reducir el consumo de combustible en un 30% y sus emisiones en la quinta parte del total. Lo malo es que no puede ser usado con vientos en contra, porque cómo es lógico aumentaría el consumo en un 30%. Habrá que decirle a Naviera Armas y a Fred Olsen que pasen un poquito de regalar tanto coche y más regalar en salud para nuestro planeta, y para sus bolsillos porque al fin y al cabo un 30% con el precio de los carburantes hoy en día, es mucho dinero. El sistema cuesta unos 500.000 Euros y viene una especie de piloto automático que optimiza el uso del parapente, que tiene que estar a unos 300 metros de altura, dónde los vientos son predecibles y sin turbulencias debidas a la térmica de las olas, etc.

Respecto al regreso al tren, es una gran idea, para la península ibérica, pero eso querrá decir también que las inversiones para modernizar la red ferroviaria de la península, serán las que quiten en parte a Canarias, a no ser que piensen también en instalar una red ferroviaria en las islas. Y el motivo principal es que el transporte supone el 70% de las exportaciones de petróleo, y el tren es uno de los más limpios y eficaces transportes. De todos modos, no hay que olvidarse de la aviación, y menos en Canarias, que sin este medio, las islas se irían a pique.

De todos modos, aún queda mucho por trabajar en la eficiencia energética y ecológica de los nuevos transportes.

Recuerdan el OVNI que encontramos en el Roque Nublo, pues bien hoy, la BBC ofrece una entrevista con Timothy Good, reconocido ufólogo de fama mundial y escritor de varios libros sobre el fenómeno OVNI, donde reconoce que en la Tierra hay bases extraterrestres. Yo me he quedado, descolgado, aunque cómo éste hombre saca a la venta un nuevo libro, no sé porqué pero decir esa serie de cosas le dan publicidad extra, y no me creería mucho. En la entrevista se habla de la incidencia de los extraterrestres en la génetica, los últimos casos que han ocurido en Gran Bretaña etc...
Y es que hay gente para todo en esta vida.

¿Es posible tener una casa 100% ecológica, con una emisión nula de dióxido de carbono? La respuesta es sí, un estudio de arquitectura español, Diseño Earle, pondrá a la venta en 2009 una casa de cero emisiones a la atmósfera.

eco-architecture-1.jpg

Uno de los rasgos característicos es su techo, que forma un diedro como el de las alas de los aviones, para optimizar la recepción de la energía solar en las células fotovoltaicas de sus paneles solares. Es decir, el ángulo que forman ambas partes del ala consigue el mayor tiempo de exposición solar. Además, permite una menor transmisión de calor en la casa, ya que debajo del techo "alar" se encuentra el techo principal de la casa. Esto es por el sistema de ventilación natural que posee el edificio entre techo y techo, al pasar el aire entre ellos y disponer de un canal ajustable que permite que el aire frío llegue a las habitaciones, y el caliente de la casa salga al exterior; en invierno bastaría simplemente con cerrar el canal.

La parte principal de la casa como cocina y salón, se eleva 30 cms sobre un canal de agua que permite que la entrada de aire fresco a la casa, evitando así la instalación de aire acondicionado. Un sistema de purificación del agua permitirá que el agua de lluvia, sea acumulada y depurada en unos tanques, que luego surtirán de agua a dicho canal. La piscina de la casa no necesitará de tratamientos químicos ya que será llenada con agua salada.

La electricidad vendrá dada por el sistema de paneles solares situados en el techo ala, al igual que la calefacción. Sólo que la energía geotérmica (la del propio suelo sobre la que se asienta) reforzará la calefacción del hogar.

La casa, que rondará los 250 metros cuadrados, está construida con un 65% menos de residuos que los modelos tradicionales y su consumo es un 80% más eficiente que otros hogares de similar tamaño. Eso sí, no es una casa al alcance de todos los bolsillos, ya que es una casa de alta gama. Pero si tiene dinero suficiente como para comprarla a pesar de la crisis, es un político que acepta regalos por desempeñar su trabajo espectacularmente, o es catalán y no quiere volver a pagar un céntimo a Unelco; y tiene una clara conciencia ecológica. Ésta puede ser, por qué no, su futura residencia. Quíen pudiera tener semejante chalet... de momento, y tal y como esta el coste de vida... habrá que buscar alguna cuevita por ahí perdida en el campo.

eco-architecture-9.jpg

Otros blogs en C7.es