los blogs de Canarias7

Archivos Mayo 2009

Sí, sé de sobra que hace mucho que no me paso por aquí, aunque también es cierto, que no he tenido mucho tiempo de actualizar (ahora tampoco) y que me gusta escribir cuando realmente hay algo interesante que contar y yo en ese momento esté relativamente inspirado. Hoy, una noticia que publica elmundo.es no sólo me ha inspirado en el noble arte de la palabra escrita, sino también, un profundo cabreo.

resplandor.jpg

El titular es el siguiente, La SGAE se lleva el 10% de lo obtenido para salvar a un niño. He de reconocer que es una frase impactante e inquietante, pero lo es aún más, cuando al leer la noticia, uno lee que se trataba de un concierto benéfico en el que el conocido cantante David Bisbal, actuaba sin cobrar un solo euro. Ave Marías aparte, uno no espera que la Sociedad General de Autores y Editores, signo teórico de la conservación cultural de los derechos de autor, se lleve 5000 Euros de un pobre crío de cinco años, cuya esperanza de vida por su enfermedad, no excede de los seis años. Tiene el Síndrome de Alexander, una de esas enfermedades raras que se manifiestan en una persona entre un millón. Su principal característica, es la degeneración prematura del cerebro, produciendo un retraso mental profundo en el niño.

Dicho esto, sé que la lectura de esta enfermedad puede provocar cierto malestar general en las personas. Pero cuando uno habla de la SGAE, hablamos de una raza superior al resto de los mortales, son seres exentos y carentes de sentimientos, pero que eso sí, tienen todo el peso de la ley a su favor. No voy a decir que he visto ordenares más sensibles que ellos, ni tampoco el porqué esa nueva forma de vida tiene derecho a excluirnos la cultura de toda la humanidad. Sabiendo que al final lo he dicho, creo entender su razón de ser. No les bastaba sólo con negarnos el derecho de toda persona de acceder a la cultura, sino que ahora, también, son capaces, no de robar caramelos a los niños, sino de robar 5000 euros, que fácilmente podrían salvar la vida a Juanma, crío del que hablo. Sé que vendrá alguien Pro-SGAE y me diga que eso no es robar, sino que es la ley, Lex et Lex. No sé ustedes, pero para mí, y para cualquiera que se ponga en la situación de esos padres, eso es robar, eso sí con estilo parafraseando a Woody de Toy Story. Y es que todos cometemos infracciones al margen de la ley, ante determinadas situaciones que lo requieren, porque hay momentos en los que el no hacerlo, supone un daño mayor que el cumplirla. Pero claro eso solo lo hacemos las personas humanas y corrientes, la SGAE no, porque como ya he dicho es superior a todo hombre y se la ha dado la ley, es decir, nuestros representantes. Irónico ¿verdad?

1241465705_0.jpg

Esa superioridad legal, además, no tiene razón de ser, hay más instituciones en el país, en las que cualquier persona puede registrar su obra, la pregunta es, ¿Por qué tiene la superioridad que tiene? Y no hablo de que un creador, o un artista, no tenga derecho a que se le reconozca su obra. Sino, que esa obra, al igual que el autor debe ser conocida. Y lanzo otra pregunta, ¿Qué vale más, la vida de una persona o el cobrar derechos de autor? Sinceramente, la sociedad, y más aún, las instituciones, apoyadas en parte por el estado, está acabando no sólo con la cultura, sino que ya, hasta con nosotros mismos. Ahora, pido al lector un ejercicio de reflexión, piense, en un futuro sin acceso a la red, un futuro, en el que la divulgación científica, la música, el arte... sea sólo para quien lo pague, para personas como Botín, al estilo medieval, sólo que en vez de estar reservada al clero, esté reservada a la aristocracia, cuando que un futuro Einstein puede nacer de entre toda la humanidad, y lo que es más grave, puede estar muriendo ahora mismo de hambre o de cualquier enfermedad en cualquier parte.

Saludos a todos y disculpad por lo que he tardado en actualizar.

De regalo para todos, unos consejos atípicos para usar protector solar, y que más de uno debería aplicárselos. Aunque el ser humano tiene una capacidad innata para que por más consejos que se le dé, hasta que no los viva desde su propia experiencia, no los tomará en serio. Véanlo, merece la pena.

Gracias a Tara por pasármelo


Fotos: M. Del Mar extraídas del www.elmundo.es
Película El resplandor - Stanley Kubrick

Otros blogs en C7.es

Atarecos

Banderín de córner

Bardinia

Entremesas

La destilería

La Zaranda

No está el horno para bollos

Ofelia

Punto de vista

Televisión pura

Virtualario