miércoles, 29 marzo 2017, actualizado a las 06:00 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Sociedad

 

Un estimulador espinal ayuda a pacientes cuadripléjicos a mover las manos

technorati delicious google meneame digg

Etiquetas de la noticia

estudio sanidad
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 1011 veces.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

Europa Press / Madrid

Publicidad

Médicos del Centro Médico Ronald Reagan de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, han implantado un estimulador espinal que se está mostrando prometedor a la hora de devolver la fuerza y el movimiento de la mano a un hombre de California que se rompió el cuello en un accidente de bicicleta hace cinco años.

  Brian Gómez, de 28 años, se ha convertido en uno de los primeros pacientes del mundo en someterse a una cirugía, en junio de 2016, para la implantación de este dispositivo experimental. Científicos de UCLA colocaron el estimulador de 32 electrodos por debajo del sitio de la lesión en la médula espinal de Gómez, cerca de las vértebras C-5 en el centro de su cuello, el área más comúnmente asociada con la cuadriplejía, o pérdida de función y sensación en las cuatro extremidades.

  "La médula espinal contiene vías alternas que pueden emplearse para evitar la lesión y llevar mensajes del cerebro a los miembros", explica Daniel Lu, profesor asociado de Neurocirugía y director del Laboratorio de Neuroplasticidad y reparación de UCLA y el Centro Neuromotor de Recuperación y Rehabilitación. "La estimulación eléctrica entrena la médula espinal para encontrar y utilizar estos caminos", añade.

  Mientras que otros dispositivos se han mostrado prometedores recientemente en el tratamiento de la parálisis, estos enfoques involucraron a animales o se basaron en brazos robóticos. Según los autores de este nuevo método, es único porque el dispositivo se implanta en la columna vertebral en lugar del cerebro y está diseñado para aumentar la capacidad de los pacientes para mover sus propias manos.

  Lu comparó la estrategia con un viaje en una autopista ocupada. "Si hay un accidente en la autopista, el tráfico se detiene, pero hay un número de calles laterales que puedes usar para evitar el accidente y llegar a donde vas -pone como ejemplo--. Lo mismo ocurre con la médula espinal".

  UN DISPOSITIVO IMPLANTADO EN LA COLUMNA VERTEBRAL, CON BATERÍA Y UNIDAD DE PROCESAMIENTO Además del estimulador, los médicos implantan una pequeña batería y una unidad de procesamiento bajo la piel de la espalda baja del paciente. Lo suficientemente pequeño como para caber en la palma de la mano, el implante se contecta con un mando a distancia que los pacientes y los médicos utilizan para regular la frecuencia y la intensidad de la estimulación. "Podemos marcar o indicar diferentes parámetros y programar en el estimulador ciertos algoritmos para activar electrodos específicos -detalla Lu--. Es un proceso continuo que readapta la médula espinal y, con el tiempo, permite a los pacientes fortalecer su agarre y recuperar la movilidad en sus manos".

  El equipo de UCLA realizó las primeras cirugías de implante del mundo de este tipo en dos pacientes con lesión cervical de la médula espinal antes de Gómez y vieron en ellos un aumento en la movilidad de los dedos y la fuerza de agarre de hasta 300 por ciento. El estudio actual, financiado por el Instituto Nacional de Imagen Biomédica y Bioingeniería, parte de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, se centra en ampliar el éxito de sus hallazgos anteriores en pacientes con lesiones de la méducla espinal lumbar. "Hemos utilizado la estimulación eléctrica para recuperar la capacidad de los pacientes parapléjicos de estar de pie y mover sus piernas por su cuenta después de una lesión en la columna vertebral inferior", realata el coautor Reggie Edgerton, distinguido profesor de Biología Integradora/Fisiología y Neurocirugía en la Escuela de Medicina de UCLA. "Hubo un escepticismo considerable en el campo sobre poder usar un enfoque similar para recuperar la función de la mano en pacientes tetrapléjicos con lesiones en la columna vertebral", añade. "Está marcado una gran diferencia para mí", relata Gómez, propietario de un negocio de tostado de café en su ciudad natal, San Dimas, California. "Uso un tostador industrial que se calienta hasta 450 grados y hace sólo unos meses, me acerqué para tirar una palanca para vaciar un lote de granos después de que se habían terminado de tostar, pero como no tenía fuerza en el brazo ni la médula, me quemé", dice Gómez señalando una cicatriz en su antebrazo. "Eso ya no sucede debido a la fuerza y la destreza que he desarrollado", subraya.

  FUNCIONA EN UN PACIENTE TRANSCURRIDOS CINCO AÑOS DE SU LESIÓN Las mejoras de Gómez son especialmente alentadoras debido a los cinco años transcurridos entre su lesión y la cirugía. Las personas que sufren lesiones de la médula espinal generalmente tienen una ventana de tiempo de sólo unos meses para obtener la rehabilitación necesaria para mantener al menos el uso parcial de sus manos, de forma que una mejoría significativa es rara tras más de un año desde la lesión. "A pesar de que se lesionó en 2011, Brian es un candidato perfecto para este tratamiento experimental por muchas cosas. Todavía tiene sensación de la cabeza a los pies, por lo que puede darnos la retroalimentación para ajustar el estimulador. Es un joven positivo y motivado", resalta Lu.

  Varias veces a la semana, Gómez regresa a un laboratorio en la UCLA, donde un equipo de científicos le someten a ejercicios de rehabilitación y continúan afinando el estimulador. "Se necesita mucho tiempo y compromiso para hacer esto, pero estoy decidido --explica Gómez--. Las cosas están a punto de cambiar para mejor, así que estoy emocionado por lo que está por venir".

  El objetivo del equipo de la UCLA no es restaurar completamente la función de la mano, sino mejorarla lo suficiente para permitir que los pacientes realicen tareas cotidianas, un logro notable teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde sus lesiones. A medida que la tecnología se desarrolle, los pacientes podrían ser capaces de beneficiarse de otras mejoras.

  Los investigadores evalúan la fuerza de la mano midiendo una unidad conocida como newton de fuerza. "Una mano normal es capaz de impartir alrededor de 100 a 200 newtons de fuerza, pero después de un accidente, a menudo cae a sólo 1 o 2 newtons de fuerza -explica Lu--. Nuestro objetivo es lograr que estos pacientes regresen al rango de 20 a 30. Eso les permitirá hacer las tareas diarias y marcará una gran diferencia en la calidad de sus vidas". 

Comentarios de los lectores

Los usuarios registrados pueden valorar los comentarios y no necesitan escribir su nombre y correo al incluir un comentario nuevo. Regístrese o entre con su nombre de usuario y clave.

Comente esta noticia:

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.


cars. actuales



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Canarias7.es
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • Las palabras escritas en mayúsculas equivalen a gritos en Internet, por eso canarias7.es no publica comentarios que contengan palabras o frases escritas de esta manera.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.