martes, 25 abril 2017, actualizado a las 19:49 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Política

 

Parramón mantiene a Álvarez Gil como clave en la trama

technorati delicious google meneame digg
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 4326 veces y enviada a 2 personas.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

F.S.A. / Las Palmas de Gran Canaria

Vicente Álvarez Gil, inversor tinerfeño al que se considera bien relacionado con Coalición Canaria, aparece en el sumario del caso eólico como pieza clave en el grupo que supuestamente traficó con información privilegiada. El juez llegó a pedir a Luxemburgo que informase si había cuentas bancarias a su nombre.
Publicidad

Celso Perdomo González, Jesús González Martín y Vicente Álvarez Gil hacen de enlace entre una serie de inversores representados por Alfredo Briganty Arencibia, que habrían presentado una serie de proyectos al denominado concurso eólico y el investigado Honorato López Torres con el objeto de que este último, a cambio de algún tipo de compensación económica, sitúe los proyectos presentados por aquellos en un puesto que les garantice alguna o algunas adjudicaciones en el mismo». En esos términos resumió el juez Miguel Ángel Parramón una de las vertientes de la trama eólica en el exhorto que con fecha de 17 de abril de este año remitió al procurador del Estado de Luxemburgo para que éste requiriese a «la entidad bancaria Fortis Bank y/o Banque Generale du Luxembourg o cualesquiera otras entidades bancarias para que se facilite toda la información existente sobre todas las cuentas» a nombre de Celso Perdomo, Enrique Guzmán, Alfredo Briganty, Honorato López, Jesús González y Vicente Álvarez Gil.
La respuesta a ese exhorto detalló las transferencias bancarias entre Enrique Guzmán y Mónica Quintana, compañera sentimental de Celso Perdomo. En la información recopilada en el sumario no consta que Luxemburgo aportase dato alguno sobre los otros imputados de los que se recabó dicha investigación bancaria.
Respecto a Vicente Álvarez Gil, fuentes oficiales de la investigación sostienen que aún está por desentrañar el alcance de la vertiente tinerfeña de la trama, por lo que no se descarta una próxima citación de Vicente Álvarez Gil o una ampliación de las pesquisas en colaboración con la Fiscalía Anticorrupción de Santa Cruz de Tenerife.
En su escrito (folios 5.264 a 5.266 del sumario), Miguel Ángel Parramón detalla lo siguiente: «El investigado Celso Perdomo González mantiene conversaciones con Alfredo Briganty Arencibia, Jesús María González Martín y Vicente Miguel Álvarez Gil a los que informa de su entrevista con Honorato López Torres y de las pretensiones de éste, que serían de dos millones de pesetas para dejar colocados los expedientes en un buen puesto de salida y otros dos millones de pesetas por cada megavatio adjudicado, quedando en concertar una entrevista entre Alfredo Briganty Arencibia y Honorato López Torres, que según las vigilancias policiales se celebró el 4-10-2005 en el Hotel AC; tras negociar con Honorato la fórmula de pago pactada, será medio de una pignoración de acciones, probablemente un pequeño porcentaje de alguna de las sociedades que en su momento resultaren adjudicadas. El grupo representado por Alfredo Briganty Arencibia habría invertido más de setenta millones de pesetas en las adjudicaciones fraudulentas del concurso eólico».
El titular del juzgado de Instrucción número 7 no sólo requirió a Luxemburgo información de los movimientos bancarios, sino también el «inmediato bloqueo y embargo preventivo de los saldos de las cuentas bancarias, depósitos, valores, títulos, acciones, deuda pública, contenido de cajas de seguridad u otros activos financieros» de las personas referidas.