martes, 25 abril 2017, actualizado a las 19:49 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Política

 
Actualizada el 11/02 a las 03:33

Soria: «Pongo la mano en el fuego por el ex consejero»

technorati delicious google meneame digg

Etiquetas de la noticia

josé manuel soria
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 3114 veces.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

Rebeca Chacón / Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del PP y del Cabildo de Gran Canaria, José Manuel Soria, pone la mano en el fuego a la hora de garantizar que ni él ni su hermano, el ex consejero de Industria Luis soria, tienen alguna relación con la ‘trama eólica’. Un día después de las detenciones, Soria analiza la situación política.
Publicidad

—Para empezar me gustaría que diera su versión de la llamada trama eólica y de las recientes detenciones.

—Yo Preferiría que me fuera preguntando cosas concretas.

—¿Cómo llega Celso Perdomo a la Dirección General de Industria?

—Llevaba más de quince años como militante del PP. Cuando el PP hace Gobierno, lógicamente los consejeros recaban información del partido para hacer los nombramientos. El consejero propone a Celso Perdomo, lo lleva al Consejo de Gobierno y, tras una deliberación, por unanimidad, se aprueba su nombramiento y lo firma, como es preceptivo, el presidente.

—¿En algún momento dudó de la idoneidad de su nombramiento?

—En ningún momento me metí en la política de nombramientos. Por respeto a los consejeros y porque sólo es de mi competencia la política de personal del Cabildo de Gran Canaria.

—Alberto Santana presentó su denuncia por la llamada trama eólica en marzo del año pasado, ¿usted o el consejero se interesaron por averiguar si algo había de cierto en la denuncia?

—Yo no desde luego porque no era mi función, pero sí me consta que el consejero habló con el director general y le desmintió absolutamente cualquier tipo de vinculación con lo que se estaba denunciando.

—Pero usted, como presidente del PP, también se podía haber interesado

 —De los cargos públicos del PP y de mí mismo llevan diciendo cosas prácticamente todos los días durante los últimos diez años, desde que estoy en política activa. Se dicen muchas cosas, pero las cosas hay que probarlas. Una vez pregunta el consejero y le dicen que no hay nada, se sigue trabajando igual. No tenía ningún motivo para no creer su palabra.

—Mirando atrás, ¿piensa que debían haber investigado más la denuncia?

—Cuando contamos con personas para puestos públicos, miramos la profesionalidad y la capacidad. En este caso, se cumplían estos requisitos. De todas forma, no quiero presuponer nada. Hay que respetar la presunción de inocencia. Tendrá que ser el juez quien dilucide sobre la responsabilidad personal y, si la hubiera, penal. Las responsabilidades políticas se tendrán que ver en el Parlamento. Quiero recordar que la denuncia se produjo en marzo de 2005. El PP tuvo la responsabilidad de la Consejería de Industria un tiempo después, pero desde mayo hasta ahora la responsabilidad ha sido de otros.

— ¿Qué quiere decir exactamente?

—No sé si todos lo hechos que ha investigado la policía ocurrieron después del 14 de mayo, fecha en que el PP salió del Gobierno, o también después de esa fecha. Sólo digo éso.

—Además de a Perdomo, ¿conoce a alguno de los detenidos?

—Conozco a Celso como militante, pero es de otra generación y no de mi grupo de amigos. Conozco personalmente, pero tampoco mucho, a Mónica Quintana porque es funcionaria del Cabildo y al abogado Alfredo Briganti porque conozco a su familia.

—Le pregunto directamente por su relación con Alfredo Briganti que como usted sabe es secretario de la empresa del llamado caso Megaturbinas, ¿tiene alguna relación usted o alguien de su círculo con esta persona?

—Que yo sepa no.

—¿Garantiza que el ex consejero de Industria, su hermano Luis Soria no tiene ninguna relación con la trama eólica? ¿Pone la mano en el fuego por él?

—No le quepa la menor duda que pongo la mano en el fuego por el ex consejero de Industria.

—¿Y por Celso Perdomo?

—Tendremos que esperar a que se pronuncie el juez porque ha habido una detención y yo presumo que será porque a ojos de la policía han creído que había algo. Pero no por ello voy a prescindir de la presunción de inocencia de ninguna persona. Prefiero esperar a que se pronuncie el juez y me gustaría que fuera positivo.

—CC quiere que también se investigue en el Parlamento la relación del Cabildo con la trama eólica y Megaturbinas, ¿defiende la legalidad de esa segunda operación?

—El expediente es absolutamente impecable. Eso se verá en la comisión de investigación del Parlamento y en la investigación judicial que se sigue. Absolutamente impecable. Se verá quién hace imputaciones que no se corresponden con la realidad. Cuando proceda, esas imputaciones se responderán con acciones legales. Respecto a Megaturbinas, puedo garantizarle que en lo que toca al Cabildo de Gran Canaria, todo se hizo de acuerdo a los consejos de administración. Se verá.

—¿Dónde?, ¿en el Parlamento?

—Es la primera vez en la historia de la Autonomía de Canarias que un partido pide una investigación parlamentaria de un área que ha gobernado. El PP y yo especialmente somos los primeros que queremos saber qué ocurrió. Si lo permiten los demás partidos, seré el primero en declarar en esa comisión.

—CC asegura que el PP no quiere que se investigue también al Cabildo de Gran Canaria.

—Es falso, porque el PP no pone ninguna cortapisa a la investigación. Ninguna limitación. Éso lo dicen CC y PSC como argucia parlamentaria. Puertas abiertas, que venga a declarar todo el mundo. Yo el primero. ¿Es ése el rasero que aplican ellos cuando se producen situaciones similares en su áreas? Otros han pactado no investigar en el Parlamento nada menos que una treintena de irregularidades detectadas por la Audiencia de Cuentas en una consejería que no fue gobernada por el PP.

—Se refiere al llamado caso Amorós.

—Yo no le pongo nombre. Pero me gustaría que CC y PSC dejen de dar el espectáculo para intentar que los responsables políticos no den la cara. Les pido que tomen ejemplo del PP. La Audiencia de Cuentas ha detectado 29 irregularidades en la gestión del Tesoro en 2002. ¿Vamos a ver si éso conlleva responsabilidades políticas? No es bueno que hayan dudas. No hay que prejuzgar, pero el Parlamento tiene que evaluar responsabilidades en términos políticos. PSC y CC tiene un pacto para que no se investigue nada. Yo doy un paso al frente, ¿a ver si me imitan?

—¿Hasta dónde llega ese paso al frente?

 —Estoy dispuesto a que se me investigue desde el 28 de mayo de 1995, cuando gané las primeras elecciones. No hay cosa que me apetezca más que comparecer y no salir de la comisión parlamentaria hasta que se hayan cansado de preguntarme cuanto quieran. Cuanto quieran.

—Le veo muy convencido...

—Eso que todavía no me ha visto en la comisión de investigación. Le adelanto que voy a pedir que se trabaje de nueve de la mañana a dos de la tarde y de cuatro de la tarde a nueve de la noche.

—¿Para que no se dilate la investigación en el tiempo?

— A lo mejor hay alguien que quiere echarle tiempo, que llegue el verano...No. Vamos a ver la voluntad de todos por aclarar. Además pediré que la investigación parlamentaria sea pública y televisada en directo por el canal autonómico.

—Estos días también cobra protagonismo una denuncia que afecta al presidente del PP de Fuerteventura, ¿cuál es su opinión?

—He hablado personalmente con Domingo González Arroyo y me ha negado rotundamente que haya tenido nada que ver con esas acusaciones que se le hacen. Prefiero esperar a que haya un pronunciamiento del juez.

—Mientras tanto, ¿el PP no investigará?

—¿Cuantos años lleva oyendo historias sobre Domingo González Arroyo? ¿Ha visto alguna vez que lo que se le atribuía se haya probado? Yo no lo he visto. Y ahora no vamos a constituir todos en juez. No me parece que sea justo. Mientras no haya pronunciamiento judicial, no haré ningún pronunciamiento.

—¿Creé que hay una estrategia por parte del PSC para utilizar el poder del Estado contra del PP?

—Donde el PSOE utiliza su poder para intervenir en la vida judicial es a nivel nacional, como estamos viendo con el escándalo de los fiscales. Aquí en Canarias, no lo creo, aunque mis adversarios políticos darían la vida por apartarme. No tengo la más mínima duda de que la investigación judicial se ha realizado con la máxima pulcritud.

—¿Quiere decir que PSC y CC están utilizando estas detenciones en su contra?

 —No le quepa la menor duda. Mis adversarios están suspirando para ver si en ésto, después de diez años, me pueden atrapar. ¿Sabe lo que les digo? En esta ocasión, tampoco. En ésta, tampoco.

 —¿Qué está pasando en Canarias que todo suena a corrupción?

—Ciertamente lo que está pasando es malo. Pero, éso no es lo peor. Lo peor es que ocurran las cosas y algunos se pongan de perfil, miren para arriba y empiecen a silbar. Hay que llegar al fondo de las cuestiones.

—¿Quién creé que sufrirá más electoralmente esta situación tan convulsa?

—No creo que ésto influya en 2007, pero si lo hace será para castigar a quienes utilicen unos hechos en contra de sus adversarios políticos y para premiar la valentía de quienes hemos apostado por aclarar todo hasta el fondo. Insisto en que Canarias necesita un cambio político para que dejen de gobernar los que llevan haciéndolo durante los últimos años.

Fiel a su estilo

Tranquilo y seguro. El presidente del Partido Popular (PP) de Canarias, José Manuel Soria, afronta con ese talante los últimos acontecimientos de la vida política canaria con la detención del ex director general de Industria, Celso Perdomo, y de otras seis personas como centro de la actualidad. Fiel a su estilo, Soria sigue trasmitiendo una imagen de firmeza anunciando que será «el primero» en comparecer ante la comisión de investigación parlamentaria de la llamada trama eólica. Un paso el frente, parece ser la estrategia del líder popular para acallar a los dedos que le señalan como el «conejo que saldrá de la chistera», en palabras de Alberto Santana, denunciante de la trama eólica.