miércoles, 01 marzo 2017, actualizado a las 17:30 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Política

 
Actualizada el 24/01 a las 07:53

El eje de Wilebaldo Yanes, en Mesa y López 8

Un 'e-mail' sin rastro en Industria revela una malla de intereses

technorati delicious google meneame digg
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 3443 veces y enviada a 1 persona.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

J.M. / Las Palmas de Gran Canaria

Suena a historia de la cábala, pero en formato siglo XXI. Sobre un correo del que ya no hay constancia en los servidores informáticos, según la Consejería de Industria, gira toda la malla del escándalo político y político que devuelve a la actualidad las dudosas maniobras de algunos para ganar enteros en la adjudicación de los parques eólicos.
Publicidad

Aunque el concurso fue anulado fruto de una orden judicial que estimó nulo el decreto precedente, la denuncia de un particular ante la Fiscalía Anticorrupción, en febrero del pasado año, ha provocado una estampida de especulaciones y nerviosismo en la clase empresarial de las Islas.

Ese correo electrónico, enviado supuestamente a mediados de 2004 desde Industria (gobernada en ese momento por el PP), formaba parte de la acción divulgadora de la Consejería para dar traslado a los agentes económicos del contenido del borrador del futuro decreto del concurso eólico, algo que algunos consideran habitual si se compara con la actuación del mismo departamento (ahora, con CC) sobre la regulación comercial, donde la Consejería filtró hasta tres borradores diferentes a las empresas del sector.

Es decir, desde la Consejería se remitió a las partes información anticipada sobre el borrador; otra cosa es que el contenido del correo electrónico que obra en poder del Juzgado de Instrucción Número 7 disfrute de autenticidad pericial, ya que la Consejería ha advertido de que no hay constancia de su existencia, al haber "vaciado" el contenido del emisor.

Pero ese 'e-mail' iba dirigido a dos representantes empresariales conexiones que convierten ese, teóricamente, simple acto informativo en un caso con graves repercusiones políticas, empresariales y judiciales. Los destinatarios son Wilebaldo Yanes y Daniel Fernández de Salamanca, administradores de una red de empresas que pivota en torno a una dirección: Mesa y López, 8. En esas oficinas, que miran a la Base Naval de la capital grancanaria, figura una red de sociedades que pone al descubierto un cúmulo superpuesto de intereses que entrelaza el concurso eólico con la Cámara de Comercio de Las Palmas (que ahora celebra elecciones) y el edificio corporativo de la Federación de Empresarios del Metal (Femepa).

El denunciante, Alberto Santana, era gerente de Siemenca (con sede en Mesa y López, 8), una empresa coparticipada por dos influyentes asesores de las Agrupaciones Independientes de Canarias, AIC. Siemenca la preside José Martín Paredes (IF, bajo las órdenes de Ildefonso Chacón), y su número dos es Wilebaldo Yanes (PNC). Pero Siemenca no figura en el listado de empresas concurrentes al negocio eólico que la Consejería de Industria ofrece en Internet. Aparece Recursos Renovables de Canarias, administrada por Daniel Fernández de Salamanca (otro de los receptores del e-mail de Industria). De Recursos Renovables cuelgan otras dos sociedades: Sol y Vientos de Canarias y Recursos Renovables Las Palmas, dirigidas por el despacho de abogados Caruana y García.

En Recursos Renovables no está Wilebaldo Yanes, pero la sede social es Mesa y López, 8. Y hay más. Otra empresa vinculada a Recursos es Aprovechamientos Energéticos, en León y Castillo, 89, el edificio de Femepa y la misma dirección de algunas empresas del hijo del presidente de la Cámara. Todas se crearon el mismo día: 5 de agosto de 2004, en pleno mes vacacional.

Publicidad