viernes, 24 marzo 2017, actualizado a las 13:32 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Economía

 
Actualizada el 13/12 a las 13:29

Un biólogo mexicano descubre tomates resistentes a la sequía

technorati delicious google meneame digg
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 1780 veces y enviada a 3 personas.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

EFE / Washington (Estados Unidos)

Un equipo de científicos liderado por el biólogo mexicano Robert Gaxiola ha descubierto que plantas de tomate modificadas genéticamente desarrollan raíces más eficientes que les permiten resistir condiciones de sequía.
Publicidad

Gaxiola, de la Universidad de Connecticut (EEUU), explicó hoy que el descubrimiento "puede llegar a representar para muchos países el no morirse de hambre".

El descubrimiento, que publica hoy la revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, explica que el citado grupo de investigadores desarrollaron plantas de tomate en las cuales se aumentó la expresión de un gen, el AVP1.

Este gen regula el flujo de sustancias químicas dentro y a través de la membrana de las células vegetales.

Según dijo Gaxiola, estas plantas modificadas genéticamente "fueron sometidas, junto con plantas control, a condiciones extremas de sequía".

"Las plantas desarrolladas fueron capaces de resistir los tratamientos de sequía a los que fueron sometidos gracias a su mayor volumen radicular que se tradujo en una más eficiente toma de agua, previniendo así los daños en el tejido vegetal que la falta de agua produce", agregó.

El investigador mexicano también indicó que en la actualidad está analizando el mismo proceso en "otras plantas de gran interés alimenticio".

El pasado mes de octubre, un equipo liderado por Gaxiola descubrió un factor genético que permite que las plantas desarrollen mayores raíces y follaje.

Ello favorece la subsistencia de las plantas en suelos secos y de pocos nutrientes, y podría ser una herramienta para mejorar la productividad de cultivos y luchar contra la deforestación.

El estudio publicado hoy representa un paso más allá de ese descubrimiento, según Gaxiola.

Publicidad