martes, 28 marzo 2017, actualizado a las 14:45 h.
Portada de la edición impresa de hoy

Opinión

Del Director 
Actualizada el 28/12 a las 07:37

La muerte de Bhutto y el precio que pagamos todos

«Churchill prometió sangre, sudor y lágrimas. En Pakistán lo saben de sobra»

technorati delicious google meneame digg
Diez Minutos en todas las islas, gratis los domingos con Canarias7

Estadísticas

Esta noticia ha sido vista 1348 veces.

Añadir a Mis artículos

Debe ser usuario registrado para añadir esta noticia a su selección.

Vote esta noticia

Francisco Suárez Álamo / Las Palmas de Gran Canaria

Publicidad

Por si era poca la tensión en el extremo oriental del planeta, llega un descerebrado y acaba con la vida de la ex primera ministra paquistaní Benazir Bhutto. Algo debe tener aquella región que los políticos de gran valía son apartados de este mundo antes de lo que les correspondía. Ahora, con Bhutto fuera del tablero de la política paquistaní y del complejo juego de las relaciones internacionales, la paz en la zona y, sobre todo, la estabilidad, se ven mucho más lejanas.

Pakistán es uno de esos estados de los que sólo tenemos noticias cuando hay desgracias, cuando al gobernante de turno le da por violentar las reglas del juego democrático (si es que las hay) o cuando una hambruna se lleva por delante a miles de personas. Esta vez no fue nada de eso, si bien lo sucedido entra perfectamente en el capítulo de las desgracias, aunque en todo caso de aquellas que son parte de la naturaleza del país. El terrorista de turno puso el sello de quien no sólo desprecia la vida ajena, sino también la propia: primero disparó sobre la ex primera ministra y luego, por si había alguna duda, hizo estallar una bomba que se mató a más de una decena de personas y dejó heridas a otras muchas. Vuelve así el rastro inconfundible del terrorismo unido al integrismo religioso, una peligrosa combinación que pone en juego un arma de destrucción ciertamente masiva (desde luego, mucho más temible que las que le imputaban falsamente a Sadam): el terrorista que no sólo no tiene miedo a la muerte, sino que encuentra en ella un supuesto premio a su fidelidad religiosa. ¿Cómo se puede luchar contra ello? ¿Cómo amedrentar a quien no valora ni siquiera quitar una hoja en su calendario vital? Ésa es la pregunta que lleva medio mundo haciéndose desde hace años y todavía no hemos dado con la respuesta: en Pakistán algunos lo intentaron por la fuerza y no les ha servido de nada; Estados Unidos probó con la tortura en Guantánamo y tampoco; y España se sacó de la manga la Alianza de Civilizaciones y todavía tenemos que estar pidiendo perdón a unos cuantos porque Granada y Córdoba son españolas y no parte del califato que ahora se intenta recuperar.

Sangre, sudor y lágrimas es lo que Churchill prometió a su pueblo en plena Guerra Mundial a cambio de la defensa de los valores de la democracia. En Pakistán se ha derramado mucha sangre, se ha sudado mucho para sobrevivir y se ha llorado en exceso. La muerte de Bhutto no es un asunto exclusivo de quienes allí viven: por desgracia, Pakistán es uno de esos estados cuyo gobierno autoritario es un aliado de Occidente en esa guerra contra el integrismo religioso. Es el elevado, más bien costosísimo, precio que hay que pagar para dormir medianamente tranquilo por las noches. Ahora, con Bhutto fuera de juego, las probabilidad del retorno por la senda de la democracia menguan considerablemente. Son los paquistaníes, por tanto, quienes más pierden en primera instancia pero el resto vemos como esa pieza del tablero de gran valor que es el país asiático se sumerge en la violencia irracional, fratricida e indiscriminada del integrismo.

Y puestos a señalar culpables, lo de menos es si se trata de una venganza arraigada en el pasado; si es fruto de los odios tribales que se siguen dispensando las diferentes etnias paquistaníes; si detrás de todo está la mano negra de un Gobierno corrupto que nunca quiso que Bhutto regresara; si es una célula de Al Qaeda... Es, en todo caso, otra obra del terrorismo con mayúsculas, ese que agrieta la convivencia, siembra el odio, agita las bajas pasiones y recoge tempestades. Es el mal de este milenio y lo fue del pasado y ahora que finaliza el año llega un terrorista a recordarnos que más allá de nuestro mundo feliz, de nuestro Santa Claus y nuestros Reyes Magos, hay otra realidad, una cruda realidad, que nos saca los colores a la Humanidad.

opinion@canarias7.es

Publicidad

Comentarios de los lectores

Los usuarios registrados pueden valorar los comentarios y no necesitan escribir su nombre y correo al incluir un comentario nuevo. Regístrese o entre con su nombre de usuario y clave.

#1 majorero dice:
No se debe de olvidar que la creación del Estado paquistaní no tiene otra base que la religión islámica, y que nació en medio de unas terribles luchas y masivos desplazamientos de población por causas de enfrentamientos religiosos. Persecuciones, discriminación, refugiados huyendo de la India, familiares asesinados allí. Las guerra contra la India... Los paquistaníes tienen a flor de piel la marca de su fe islámica, no solamente en su vida diaria, sino también en su historia estatal y familiar. Para colmo, su país fue un peón chino-norteamericano durante la guerra fría, frente a la India, escorada hacia la Unión Soviética, en discordia con los aliados de Rawalpindi. Pero, quizá, lo que más ha alborotado al islamismo extremista y antioxidental, ha sido la cuestión afgana. Paquistán, respaldado por Washington, ha tenido la mayor parte de su vida independiente, dictaduras militares, las últimas de las cuales han fomentado el islamismo militante,una especie de teocracia islámica, y ha
29.12.2007 11:03

Comente esta noticia:

Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Su dirección de correo no será publicada.


cars. actuales

En respuesta al comentario



(si es un usuario registrado, al identificarse en la página no necesitará volver a incluir estos datos en sus comentarios, y aparecerá su avatar al lado de los mismos)

  • Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de Canarias7.es
  • No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
  • Las palabras escritas en mayúsculas equivalen a gritos en Internet, por eso canarias7.es no publica comentarios que contengan palabras o frases escritas de esta manera.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.